Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Trabajos de recuperación en Maisí: El agua, la mayor urgencia

| 7 |
El día 13 la estación de bombeo de Maya era la única que servía agua por bombeo y en pipa a la mayor parte de la población. Foto: Leonel Escalona Furones

El día 13 la estación de bombeo de Maya era la única que servía agua por bombeo y en pipa a la mayor parte de la población. Foto: Leonel Escalona Furones

Por Julio César Cuba Labaut

Muchas personas se crecen en Maisí, el municipio más oriental de Cuba, para borrar las dolorosas huellas dejadas por Matthew, considerado el huracán más fuerte que ha afectado el área del Caribe desde el Félix en 2007.

Un golpe demoledor propinó el devastador fenómeno atmosférico a los 13 acueductos de la localidad, que al colapsar dejaron sin el líquido a los más de 28 mil habitantes del territorio.

Pero la fuerza de los maisienses, que como todos los cubanos, saben sobreponerse a las dificultades y conocen bien de cerca la hermandad y la solidaridad, es más fuerte que la del poderoso ciclón que asoló al territorio durante varias horas.

Así lo demostraron los jóvenes Luís Meider Fernández Guzmán e Inaeldis Áreas Matos, operarios de la estación de bombeo del acueducto Maya, quienes a pesar de quedar sin casas por la furia de Matthew, corrieron a sus puestos a cumplir con el sagrado deber.

Actitudes enaltecedoras

Bien avanzada la tarde el equipo de reporteros de Venceremos y Solvisión llegó hasta ese sitio, distante unos 10 kilómetros de La Máquina, capital municipal. Mientras llenaban las pipas en cola con dos motobombas, Luis e Inaeldis instalaban una tercera para agilizar la maniobra.

“Estamos aquí a tiempo completo, el evento derribó mi casa totalmente, solo pude proteger a la familia y después no he podido volver a allá, tratando de ordenar el desastre que provocó aquí, para restablecer, en el más breve plazo posible, el servicio que es la mayor urgencia de la población”, explicó el primero.

“Se llevó el techo de la caseta que resguardaba el motor y este por supuesto se mojó, obstruyó las tuberías, llenó de arena la fuente de abasto, cubrió con palos y otros desechos el muro de contención…

“Tenemos los pies pelados, porque llevamos varios días metidos en el río sacando arena, apenas hemos pegado los ojos, pero es lo menos que podemos hacer por nuestros hermanos que están en igual o peores condiciones que nosotros”, indicó.

Sobre los gestos de solidaridad de muchas personas en Cuba, manifestó que la ayuda es buena de donde venga cuando es desinteresada, pero la principal es la que seamos capaces de ofrecernos entre los propios maisienses.

Inaeldis, por su parte, también con serias afectaciones en su vivienda, contó que luego de reparar los daños mayores comenzaron a bombear el líquido el día 11 hacia la parte baja de La Máquina, Los Arados y Cupei.

“Además, trajeron tres motobombas con las cuales llenamos las pipas que llevan el agua hasta las ocho zonas de defensa, pero el proceso es demasiado lento y por supuesto es mayor el tiempo que la población debe esperar para recibirla”.

“En la estación permanecemos todo el día haciendo lo que sea necesario, incluso custodiamos la instalación. Esta es la misión principal ahora y estaremos aquí hasta que la situación lo requiera”, recalcó.

Actitudes altruistas como las de estos jóvenes se replican a cada paso en Maisí. Allí mismo mientras transcurría el llenado de las pipas que distribuyen el agua a los diferentes asentamientos, conversamos con uno de los choferes, muchos de los cuales llegaron desde otras provincias y municipios guantanameros a ofrecer su mano amiga.

“Esos dos tractores son míos”, se adelantó el campesino de alto rendimiento Idael Azahares Matos, a quien el huracán le arrasó la finca, señalando la larga cola de vehículos.

“Me puse a tirar agua con ellos, porque si lo hago cuando el líquido escasea normalmente, mucha más razón tenía en una situación extrema como esta.

“Con mis equipos llego a los lugares más intrincados del municipio, hasta donde no pueden entrar los camiones, ahora mismo estoy llevándola a Puriales, unos 20 kilómetros de aquí.

“No podía quedarme de brazos cruzados en casa sabiendo que podía ayudar a mis coterráneos. A mí también el ciclón me llevó el techo, pero lo más importante es estar vivos, lo demás se recupera con nuestro esfuerzo y la acostumbrada ayuda de la Revolución, que no deja desamparado a nadie.

“Por ello confío en la dirección del Gobierno, lo apoyo incondicionalmente y mientras les queden gomas a mis tractores estarán repartiendo agua a la población”, sentenció.

A medida que se servían las pipas, un hombre delgado y de mediana estatura subía y bajaba a cada una de ellas y vaciaba alguna sustancia en su interior.

“Soy inspector y aunque mi deber es velar porque los clientes consuman racionalmente y no derrochen el agua, que la paguen en tiempo y no cometan delitos, permanezco aquí hasta las 11 o 12 de la noche clorando toda la que se distribuye”, precisó.

“Con el ciclón las aguas se contaminaron y lo más importante es preservar la salud de las personas. Además, si cada uno de los maisienses se incorpora al puesto de trabajo y cumple lo que le toca, la mayoría se beneficia, sobre todo, de un servicio que es vital para la subsistencia”, acotó este vecino de La Máquina, a quien Matthew también le llevó el techo de su vivienda.

Entre las medidas adoptadas por el Consejo de Defensa Municipal para garantizar la entrega de agua se habilitaron 24 pipas, que la sirven a razón de 50 litros diarios por persona en puntos de distribución habilitados en las zonas de densa población, mientras se restablece progresivamente el sistema de bombeo mediante los acueductos.

Eso explicó Nivardo Gaínza González, director de la Unidad Empresarial de Base de la Empresa de Acueductos y Alcantarillados, quien aseguró que para la recuperación total de esas instalaciones con recursos que asigna el país se requerirán no menos de 30 días, “pero todas quedarán en mejores condiciones que antes de Matthew”, precisó.

Mientras tanto, la población tiene que usar racionalmente el líquido y los trabajadores de la referida entidad redoblar los esfuerzos para cumplir ese compromiso con la calidad y eficiencia requeridas.

(Tomado de Venceremos)

A pesar de perder sus casas bajo la furia de Matthew, Luis Meider Fernández Guzmán (a la izquierda) e Inaeldis Áreas Matos, operarios de la estación, corrieron a sus puestos para ayudar a servir agua a la población. Foto: Leonel Escalona Furones

A pesar de perder sus casas bajo la furia de Matthew, Luis Meider Fernández Guzmán (a la izquierda) e Inaeldis Áreas Matos, operarios de la estación, corrieron a sus puestos para ayudar a servir agua a la población. Foto: Leonel Escalona Furones

“Yo confío en la dirección del Gobierno y lo apoyo incondicionalmente, por ello mientras les queden gomas a mis tractores estarán repartiendo agua a la población”, sentenció Idael Azahares Matos, campesino del alto rendimiento. Foto: Leonel Escalona Furones

“Yo confío en la dirección del Gobierno y lo apoyo incondicionalmente, por ello mientras les queden gomas a mis tractores estarán repartiendo agua a la población”, sentenció Idael Azahares Matos, campesino del alto rendimiento. Foto: Leonel Escalona Furones

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry. dijo:

    Seria bueno que el gobierno tomara mas en serio el problema del agua en ese territorio, en Maisí el problema más apremiante es la falta de agua potable. Ya lo había antes de Matthew. Sabana, por ejemplo, no tiene suministro fluido. La gente, incluida la Iglesia de la localidad, usa el agua de lluvia y la almacena en aljibes. Pero estos recipientes están contaminados y el ciclón también se llevó las canales

    • Elizabeth Olivares Carbonell dijo:

      Sería muy indispensable que le direran solución lo más pronto posible porque estos una necesidad de primer orden y sin el agua no se puedo vivir hay que tener uno depósitos también con estremada limpieza para no contraer ninguna enfermedad y para evitar epidemias es triste saber lo que ustedes está pasando nos unimos a su dolor desde santiago de cuba

  • JC dijo:

    Que bella es mi tierra, pero mas bellas de alma son las personas que viven en ella, soy Guantanamero y me enorgullezco de serlo, sobre todo cuando leo historias como estas, con la confianza en nuestra querida revolución y en nuestro pueblo,saldremos adelante.

  • Arianna dijo:

    Los estudiantes del IPU: Nives Morejon Lopez, de Cabaiguan nos solidarisamos tambien con las provincias orientales afectadas por el fenomeno Mathew. Fue, algo realmente impresionante, todos mis compañeros preocupados pensando que iban a donar y al dìa siguiente montañas de ùtiles, estaban sobre la mesa de la biblioteca escolar, lista para enviar y ayudar.

  • nelys dijo:

    Me alegra mucho saber que los pueblos afectados por el huracan Matthew se esten recuperando y que esten recibiendo varias ayudas de varios pueblos hermanos, por eso hay un dicho que dice que el que siembra recoge y como cuba ha sembrado en todos los paises del mundo, cuando tenemos alguna afectación recoge.

  • Carla dijo:

    Que bueno que con estas ayudas se irán recuperando así poco a poco nuestra hermosa tierra mas orienta del país gracias a La constructora,Acueducto y a otras entidades que se incorporan a dar ayuda para su pronta recuperación

  • antonio dijo:

    Yo confío en la dirección del Gobierno y lo apoyo incondicionalmente, por ello mientras les queden gomas a mis tractores estarán repartiendo agua a la población”, sentenció Idael Azahares Matos, campesino del alto rendimiento

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también