Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Horas antes del juicio político Dilma Rousseff pide mantener la esperanza

| 6 |
Dilma ROusseff. Foto tomada de Tiempo.

Dilma ROusseff. Foto tomada de Tiempo.

Dilma Rousseff, pidió ayer a sus seguidores que había que mantener la esperanza, horas antes de que el Senado conduzca el juicio en su contra. “Con la misma fuerza que luché contra la dictadura militar y ganamos porque recuperamos la democracia, de esa misma manera vamos a luchar para profundizar la democracia ahora en nuestro país. Tenemos que tener esperanza”, dijo la mandataria en el Teatro dos Bancarios, un pequeño recinto en Brasilia.

“Tenemos que saber que hay que seguir luchando. Y pueden contar conmigo, yo cuento con ustedes”, agregó en medio de un ambiente militante y rodeada de diputados y ministros de su gobierno.

Este jueves, el Senado iniciará la fase final del impeachment contra la mandataria de 68 años que es acusada de violar la Constitución al aprobar gastos de espaldas al Congreso.

Rousseff, que llamó “parásitos antidemocráticos” a sus acusadores, reafirmó que es inocente y volvió a denunciar que es víctima de un golpe parlamentario orquestado por quien fuera su vicepresidente Michel Temer, que saltó a la oposición para aglutinar un amplio arco de fuerzas y terminar la saga de más de 13 años del Partido de los Trabajadores (PT) en el gobierno.

“Estamos a algunos días de mi juicio, un proceso que nació de cuatro derrotas”, dijo Rousseff. Todos los sondeos indican que ya no volverá al Palacio de Planalto y perderá su mandato en los próximos cinco días. Si ese pronóstico se cumple, Temer, un abogado de 75 años que fue dos veces su compañero de fórmula presidencial (2011 y 2015), completará el mandato hasta fines de 2018.

“Dilma, querida, fica” (quédate), fue la respuesta del público, seguida del canto “golpistas, fascistas, no pasarán”, un anticipo del clima que se espera el lunes cuando Rousseff realice personalmente su defensa ante el Senado.

La ahijada política del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva se convirtió en la primera mujer en presidir Brasil, la coronación de una vida que incluyó años de cárcel y tortura durante la dictadura (1964-1985) cuando actuaba en una guerrilla marxista.

Desde el comienzo de su segundo mandato en 2015, quedó acorralada por una feroz crisis económica que consumió su popularidad junto con un reguero de denuncias de corrupción contra el PT que terminaron dejándola sin margen.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Albert dijo:

    Espero que la gran mayoría del pueblo de Brasil se den cuenta de lo que está pasando en su país con ese golpe de estado parlamentario, igual al de Paraguay, que va contra los trabajadores y más humildes de ese país y contra la democracia y que salgan a defender su país para que no quede en manos de esos traidores golpistas que en breve tiempo entregarán ese país a las corporaciones de occidente, en fin será un dictadura disfrasada para no parecerse a la anterior pero usará metodos modernos pero parecidos.
    Fuerza Dilma.

  • Cubano con la Revolución dijo:

    Tal parece que la han dejado sola o el pueblo no sabe cómo revertir el golpe o ni se ha enterado de que le han dado un golpe. Evidentemente los gobiernos populares no han encontrado aún la fórmula de hacer que los “medios de información”, sin dejar de tener libertad de expresión, sean serios, objetivos e imparciales y no actuen a favor de los poderosos y contra aquellos que buscan mayor participación del pueblo en el escenario político y el rescate de los recursos nacionales para distribuirlos con más equidad y justicia entre todos. Ojalá se pueda encontrar pronto la fórmula, porque si no nos esperan años de injusticia y de duro batallar.

  • ramon dijo:

    Infelizmente estan creadas las condiciones para q no regrese a la presidencia. La clase media y pobre de Brasil q se mire en el espejo de argentina. Aun no saben lo q les viene encima. La corrupcion esta en todos los partidos políticos de Brasil.

  • chicho dijo:

    Lamentablemente Dilma ya está sentenciada, y no precisamente por violación constitucional alguna…esto es una lucha por el poder, en la cual se ha visto aventajada, por los errores cometidos al asociarse con quienes no debía…los que la van a juzgar no son imparciales, ya tienen su decisión preestablecida, el juicio es simplemente un paso de rutina, para completar el GOLPE DE ESTADO…

  • garcia dijo:

    falta de control y fiscalización durante su mandato ,pero ella no es corrupta el corrupto es temer y su camarilla

  • RAMANOCO dijo:

    Hay algo en que debemos actualizarnos. Aunque el partido se llama de los trabajadores no necesariamente tiene el apoyo de estos.
    Lo que pasa es que a los que Marx calificaba como proletarios (por ejemplo, empleados de grandes plantas industriales) ya no lo son, ahora pertenecen a una clase que, si ciertamente no llega a ser media, si se siente diferente a las grandes masas de humildes sin un buen empleo. Estos últimos son la base no solo de la izquierda de Sur América, sino también de los demócratas al norte del continente.
    A estos desclasados (nada peyorativo, solo que no son ni obreros, ni campesinos, ni intelectuales, ni soldados) se les compra su voto con algunos fondos, provenientes en América Latina de la exportación de las materias primas (como la canasta petrolera) y en los EEUU de los impuestos.
    Expongo todo esto para entender que la ola de izquierda no se cayó por otra cosa que la bajada en los precios de estos productos. Piénsese en la difícil situación del gobierno de Venezuela. No es lo mismo un barril de petróleo a $120.00 que a $40.00.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también