Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Gran Templo Masónico de La Habana: Cuando el mundo giró otra vez

| 55 |
Fue un trabajo colectivo para rescatar un símbolo de la ciudad.Foto: René Pérez Massola

Fue un trabajo colectivo para rescatar un símbolo de la ciudad.Foto: René Pérez Massola

“Esta es la mía”, exclamó Osorio, el intrépido, cuando escuchó aquel día, mientras trabajaba en su taller, una entrevista radial donde el Gran Maestro de la masonería cubana pedía colaboración para echar a andar otra  vez la esfera terrestre que corona al emblemático edificio  habanero, propiedad de esa  organización fraternal.

Bayamés de nacimiento, la vida de este hiperquinético electricista e innovador de  la fundición guanabacoense Vanguardia Socialista, daría para el guion de una telenovela de enredos, celebridades y creatividad.

En su identificación oficial reza como Ramón Eurípides Osoria Cabrera, pero jura y perjura que una confusión registral varió con el tiempo su primer apellido, legado de  su padre Francisco Eurípides Osorio Osoria, descendiente  de renombrados mambises.

A punto de cumplir sus 68 años el próximo 31 de agosto, Osorio llegó a La Habana cuando era niño, justo hacia 1955, año en que abrió sus puertas el Gran Templo Masónico de La Habana, en la céntrica esquina de Carlos III y Belascoaín.

“Hace un tiempo iba yo en una guagua y un niño le preguntaba a su abuela por la ‘bolita del mundo’ sobre el edificio —contó—. Le comenté a Julio Manuel Morúa, el jefe de mantenimiento de mi fábrica, cuyo bisabuelo fue general independentista y también tuvo  parientes masones, quien me animó a echar una mano.

“Pero no fue hasta que escuché al Gran Maestro en la emisora Habana Radio cuando me dije: ‘arranca para allá’, y me presenté a ver cómo podía ayudar”.

Pero no era la primera vez que la inventiva de Osorio salía de los talleres de  Vanguardia Socialista. Apasionado por las artes y la  electricidad, presume de su  vieja amistad o nexos con relevantes personalidades de la  cultura cubana, historias que  vienen desde su niñez y luego  de cuando era camarógrafo  del cine aficionado.

Rita Montaner, Alicia Alonso, María Teresa Linares, Santiago Álvarez, son algunos de los nombres cercanos que menciona este hombrecillo locuaz, quien, sin embargo, expresó: “no tener suerte” en su  vida, porque paradójicamente hoy no posee ni techo propio, como consecuencia de un complicado conflicto familiar.

No obstante, con una alegría contagiosa habla de sus  otros arreglos anteriores en  la Escuela de Ballet, el Museo de la Música o el Instituto  de Literatura y Lingüística. “Nunca estudié nada en academias, solo un curso de idioma ruso por la televisión”, sonrió al explicar su empirismo autodidacta.

El trabajo

Hacía más de 15 años que la esfera terrestre rotatoria en la cúpula del Templo Masónico no funcionaba. Según  rememoró Orestes Calzadilla  González,  presidente de la comisión de edificio adscrita al gabinete de trabajo del Muy  Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, hubo  un intento por echarla a andar hacia finales de la primera década de este siglo, pero  aquella costosa reparación no duró más de 20 días.

Una nueva dirección de la organización fraternal, que resultó electa en el 2015 y regirá hasta el 2018, puso entre  las prioridades de su labor la  atención a este inmueble de  valor patrimonial, pero con  múltiples afectaciones por la  desatención integral, las modificaciones en su interior y  la pobre cooperación de las  entidades que hoy lo habitan.

Eso explica por qué a inicios de este año el Gran Maestro de la masonería, I.P.H. Lázaro Faustino Cuesta Valdés, 33, interrumpió una de sus reuniones de trabajo cuando supo que un electricista a quien nadie allí conocía quería verlo, para ofrecerle su ayuda de forma voluntaria.

Lo demás parece fácil, ahora cuando lo narran sus protagonistas. “En un día hicimos el trabajo”, recordó José Enrique Manito López, hermano de la Logia, empleado del edificio y uno de los  cuatro ayudantes que secundaron a Osorio en su labor de reconocimiento y rescate del antiguo mecanismo, junto con Alexis Domínguez, Jorge Luis  Arrebato y Denis Caballero.

Primero hubo que comprobar el buen estado y darle  mantenimiento al viejo motor trifásico General Electric de los años 50 que impulsa a la “bolita del mundo”, asunto  donde fue clave la participación del innovador de la empresa Vanguardia Socialista.

Luego hubo que revisar y limpiar todos los cables eléctricos, rodamientos y engranajes mecánicos, adaptar y empalmar las nuevas correas  que ponen en movimiento las  poleas para hacer girar el eje de la esfera terrestre, y calzar  el motor en la posición exacta  de modo que su propia fuerza  no partiera las cintas.

“No hice el trabajo solo. Solo compulsar la idea y compartirla con los demás”, reconoció Osorio con modestia.

Un símbolo de la ciudad

Cuando el pasado 23 de marzo, poco antes de caer la noche y después de todo un día  de intensa labor, la Tierra  comenzó a rotar de nuevo sobre el edificio masónico, hubo  aplausos, fotografías colectivas en la azotea, satisfacción  colectiva. “La pasamos bien, nos divertimos cantidad”, resumió Osorio.

Para Cuesta Valdés esta esfera planetaria sobre la principal sede de la masonería en el país —actualmente  con alrededor de 26 mil 500  integrantes en 324 logias—  representa la universalidad  de esta organización fraternal, en una construcción que  en su momento fue simbólica  para el resto del continente.

“Es la brújula para saber que en el templo un grupo de hombres trabaja por el mejoramiento humano”, valoró el Gran Maestro, para enseguida reconocer el aporte desinteresado de Osorio, al  ofrecerles su tiempo, conocimientos y resultados.

Por eso la “bolita del mundo” —como le llamamos popularmente desde nuestra niñez la mayoría de quienes habitamos en La Habana— funciona de lunes a viernes, entre las siete y las once de la noche aproximadamente, mientras sesionan las nueve logias que acoge el Gran  Templo. También la activan  cuando ocurren acontecimientos masónicos relevantes o eventos nacionales e internacionales de su membresía.

“El objetivo es cuidarla”, explicó Calzadilla González. El administrador del edificio apuntó como propósitos más inmediatos retocar la pintura del globo terráqueo con el concurso de un alpinista integrante de la organización, quien  también pondría a punto el  imponente reloj de la fachada, cuyo mecanismo interno de relojería ya se arregló también.

“Mi satisfacción —concluyó Osorio, nuestro singular  anirista— es dejar una huella en algo que les preocupaba  a las personas en la ciudad. La gente se preguntaba por  qué no daba vueltas la bola.  Yo soy el ′culpable′ de que el  mundo gire otra vez”.

(Tomado de Trabajadores)

El Gran Maestro Lázaro Cuesta Valdés reconoció el aporte de Osorio, al ofrecerles su tiempo, conocimientos y resultados. Foto: René Pérez Massola

El Gran Maestro Lázaro Cuesta Valdés reconoció el aporte de Osorio, al ofrecerles su tiempo, conocimientos y resultados. Foto: René Pérez Massola

Osorio llegó al edificio masónico a ofrecer su ayuda desinteresada como innovador. Foto: René Pérez Massola

Osorio llegó al edificio masónico a ofrecer su ayuda desinteresada como innovador. Foto: René Pérez Massola

Se han publicado 55 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Felicidades Osorio. Hombres como tú son los que harán de Cuba el país próspero y sobre todo humano, que nos hemos propuesto construir. Gracias por existir.

  • ivette dijo:

    Que alegria, algo regresa a al normalidad, continuen, gracias.

  • Maritza dijo:

    Que bien que el mundo vuelva a girar, mi admiración y respeto por esta hermandad Masonica, que ayuda en parte a que los seres humanos y en especial los jovenes de hoy sean mejores personas, como en su tiempo los fueron muchos de los guias de la guerra de independencia y la lucha revolucionaria, que viva la fraternidad masónica en Cuba.

  • Alina dijo:

    Una linda historia de un gran hombre …………de esos que existen en silencio y se quedaron ya en la memoria por sus buenas acciones …………
    Deberían hacerle hasta un reportaje para la televisión donde todos pudieran ver la “”bolita” .Él no solo recuperó parte importante o simbolo de los mazonicos o del edificio ,sino también de la habana , por lo que merece el repecto de todos y la FELICITACIÓN

  • JC dijo:

    Gracias al interés de estas personas por rescatar valores arquitectónicos que identifican nuestra ciudad, devolviéndole la belleza y el esplendor que siempre la caracterizo.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Con el perdón del entrevistador y el entrevistado, he releído en tres ocasiones el artículo y casi es increíble que este abnegado mecánico (con la misma expresión de mi papá) haya empleado solo UN DIA para resolver un asunto que llevaba más de 15 años afectando ese emblemático símbolo de la capital.
    Para los que saben de asuntos jurídicos, ¿Se puede demandar a una entidad o persona jurídica con carácter retroactivo por estafa? Porque, pagar un servicio de reparación caro y que el equipo funcione solo 20 días, en mi escaso entender es ESTAFA.
    Muy contento por ver nuevamente funcionando ese bello Monumento. Ahora falta el reloj y la fachada oeste del edificio….

  • remigio dijo:

    Eso es algo excelente. Por lo narrado aquí se deduce que este trabajo se pudo hacer con anterioridad pero la desidia pudo mas que la voluntad de hacer y cambiar poco a poco el rostro de nuestra deteriorada capital.
    Muy buena noticia que ya estén cerca de poner en movimiento también el reloj de la fachada. También es importante que se ocupen de las losas laterales que se han caído(donde está el mapamundi), pues eso se nota mucho y afea el edificio.

  • Gisela Alvarez Diaz dijo:

    este articulo me gusto es merecedor el fortalecimiento de este edificio masonico esto es emblematico ademas se fortalece mas la revolucion y todos los cubanos con esto crea valores Marti era Mason felicitaciones a todos los que contribuyeron. de gisela

  • BP dijo:

    Ahora lo único que hace falta es una buena reparación a la fachada del edificio.

  • Iván Blanco dijo:

    Mis respetos a Ramón Eurípides Osoria Cabrera (u Osorio, como el decida)

  • duviel dijo:

    la masonería de cuba está aislada del resto del mundo

  • cadillac dijo:

    enhorabuena, me alegro mucho la masoneria es un organizacion muy respetada y seria.

  • Yair dijo:

    Gloria al M:.R:.G:.M:. de la Gran Logia de Cuba que sabe hacer realidad sus promesas y ha trabajado a lo interno para ser cada día mas organizadaos, más ejemplares y más fuertes como institución. tiene todo el apoyo de su logia “Cuba” para lo que necesite.
    Salud
    Reciba un fuerte abrazo
    Logia Cuba “Rito York”

  • NANDO dijo:

    MI AGRADECIMIENTO PARA ESE HOMBRE QUE LOGRO RESCATAR ESTE SIMBOLO DE LA FRATERNIDAD

  • Dragon-fly dijo:

    Gente dispuesta a darlo todo por el bien de la humanidad, gracias Osorio por hacer que nuestro mundo gire otra vez. Amiga de un Mazón, personas fieles en todo momento, muy buen artículo.

  • jayku dijo:

    Hombres asi son los que necesita esta ciudad,Un edificio que desde lejos ,antes de entrar a La habana ya se deja divisar,ojala recuperen los simbolos de sus paredes asi como el de su reloj,pues esta bella edificacion hasta la acera de su frente la tenia personalizada.

  • jadya dijo:

    clasico de los cubanos………… tiene problemas y carencias el hombre, sin embargo ofrece sus conocimientos y empeño en un bien colectivo.
    Gracias Osorio
    …. deseo que resuelvas el problema de “tu techo”. O más, que alguien, de forma desinteresada igual te ayude.
    Salud y saludos

  • Sara Santacruz V dijo:

    Espero que sea solamente la expresión romántica del paisaje y por lo tanto la nostalgia de signos de procesos que hoy día serían ahistóricos si se quieren retomar, para un momento de tantos retos para la creación, la inventiva y el coraje de el que Cuba ha sido un testimonio tan grande para nuestro sostén en las mejores causas.
    Ya se sabe que en las luchas independentistas y por la soberanía han estado como miembros de esa logia, personalidades de la Historia, mas ahora, en estos tiempos, por qué no construir las vertientes del espíritu humano que no recrean pertenencias y gregarismos trasnochados. En Cuba y Latinoamérica no solo hay acacias; hay palmeras, de mil formas y capulíes, arrayanes, y pequeñas chuquiraguas, ¡que caray!.. Tenemos que construir más que fraternidad e igualdad.
    Repito, ojalá seaa lo de la tal essferra sólo una nostalgia un poco cursi,
    espero que no inventen que Patria o Muerte se inspiró en un precepto masón.

    • Cristopher dijo:

      Para Sara:

      Creo que la unica cursi aqui eres tu al hacer un cometario tan fuera de lugar. Al parecer tienes algo contra los masones y las acacias.Revisate.Ademas ,tambien deberias ocuparte un poco mas de tu ortografia.
      Ahhhhhhhhhhh ,se conoce el origen de la frase Patria o Muerte, no tergiverses la historia.

  • Ruben dijo:

    Lindo gesto de Osorio, para restaurar otro símbolo de nuestra ciudad, felicidades a los que se interesan porque este bello y emblemático edificio, luzca sus mejores galas, también cuando era niño y pasaba por allí , el cuello se me partía mirando hacia arriba viendo al mundo girar.

  • Ing. ETECSA_STGO dijo:

    Que artículo tan interesante, yo soy un joven de padre masón en Santiago de Cuba, pero cada evz que voy a La Habana y paso por el Gran Templo, no puedo dejar de mirar hacia arriba para ver a “bolita del mundo”, solo que hoy me acabo de enterar que la dichosa bolita está montada sobre un mecanismo giratorio, así que desde ya tengo deseos de volver y verla en acción, aunque más complacido quedaré de ver renovada la pintura también. Que bueno saber que hay preocupación por recatar los valores patrimoniales y arquitectónicos de esta edificación, ojalá todas las instituciones que cohabitan en dicho edificio, se contagien con la voluntad de la Gran Logia y aporten su granito de arena para tal propósito. Muchas Felicidades a señor Osorio por aplicar su inventiva y trabajo desinteresado para arrglar lo que tantos años estuvo roto, una vez más se demuestra que el deseo de hacer es poderoso y da resultados favorables.

    • Ing. ETECSA_STGO dijo:

      Disculpen las omisiones o erratas, pero este teclado es casi de palo, y algunas teclas comienzan a fallar.

Se han publicado 55 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también