Imprimir
Inicio » Noticias  »

Juno llegó a Júpiter. La sonda de la NASA viajó durante cinco años

En este artículo: Astronomía, Cosmos, Júpiter, NASA
| 8

 

La sala estalló en alegría cuando el observatorio propulsado por energía solar, que viajó 2.700 millones de kilómetros desde su lanzamiento hace cinco años desde Cabo Cañaveral, Florida, ingresó exitosamente en la órbita de Júpiter a las 23.53 hora local (03.53 GMT del martes).

“Estamos dentro”, gritó Scott Bolton, el responsable científico de la misión de la agencia espacial estadounidense. “Son el mejor equipo que existe”, dijo a sus colegas en la misión de control. “Acaban de hacer lo más difícil que hasta ahora ha hecho la NASA”.

La sonda de casi cuatro toneladas, impulsada por energía solar, efectuará una serie de 37 sobrevuelos alrededor de Júpiter, la mayor parte entre 10.000 y 4.667 kilómetros sobre la espesa capa nubosa, durante una misión científica de 18 meses.

Los sobrevuelos de Juno serán mucho más próximos al planeta gigante que el precedente récord de 43.000 kilómetros establecido por la sonda estadounidense Pioneer 11 en 1974.

Dada la distancia entre Júpiter y la Tierra, unos 869 millones de kilómetros, la señal de radio de confirmación del encendido del motor llegó a los controladores de vuelo 48 minutos después..

Después de las dos primeras vueltas de 53,5 días, Juno se colocará a partir de octubre en una órbita de 14 días que le hará pasar sucesivamente cerca de los dos polos.

Durante sus sobrevuelos, los instrumentos de la sonda penetrarán la espesa capa de nubes para estudiar las gigantescas auroras boreales, su atmósfera y su magnetósfera.

“Juno se acercará a Júpiter a una distancia sin precedentes para desentrañar sus misterios”, destacó la responsable del programa de la NASA, Diane Brown.

Uno de los objetivos principales de la misión será comprender mejor de qué se compone el interior, hasta ahora inobservable, del planeta gigante.

Nueve instrumentos a bordo

Juno, una misión de USD 1.100 millones lanzada el 5 de agosto de 2011, va de igual modo a cartografiar los campos gravitacionales y magnéticos de Júpiter para determinar su estructura interna.

Los nueve instrumentos de la sonda, entre ellos varios europeos (incluidos franceses e italianos), van igualmente a medir las emisiones radiométricas de la atmósfera profunda del planeta, lo que permitirá conocer su composición, su estructura térmica y su ambiente ionizado.

“Hoy no se sabe si Júpiter posee o no un núcleo central”, explicó Tristan Guillot, director del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y miembro del equipo científico de la misión Juno, precisando que la sonda va a permitir hacer “mediciones 100 veces más precisas”.
El lanzamiento del cohete Atlas V, que llevó a la sonda Juno, el 5 de agosto de 2011 (AP)
El lanzamiento del cohete Atlas V, que llevó a la sonda Juno, el 5 de agosto de 2011 (AP)

Juno no solamente debe ayudar a desentrañar los secretos que encierra Júpiter, sino también suministrar nuevos índices sobre las condiciones imperantes al momento del inicio del sistema solar, cuando el planeta gigante estaba en formación.

Los responsables de la misión advierten sobre los riesgos potenciales para Juno al aproximarse tanto al planeta. Mencionan principalmente la capa de hidrógeno –90% de la atmósfera–, sometida a tal presión que actúa como un poderoso conductor eléctrico.

Según los científicos, este fenómeno combinado con la rápida rotación de Júpiter –un día jupiterino dura solamente 10 horas terrestres– generan un campo magnético muy potente que rodea al planeta y puede amenazar a la sonda.

Para protegerse de las fuertes radiaciones, Juno está provista de una sólida armadura de titanio que cubre sus instrumentos electrónicos, su computador a bordo y sus cables eléctricos. De 172 kilos, esta bóveda reducirá las exposiciones a las radiaciones 800 veces en comparación con la parte no protegida.

Juno lleva a bordo tres estatuillas Lego hechas de aluminio. Representan a Júpiter, el rey de los dioses en la mitología romana; a su esposa y hermana Juno; y a Galileo, el científico italiano que descubrió las cuatro grandes lunas de Júpiter.

Hace más de 20 años, la misión Galileo de la NASA permitió estudiar las lunas de Júpiter, entre ellas Europa, dotada de un océano de agua bajo su espesa capa de hielo, donde podrían existir organismos vivos.

(Información de Agencias)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • venom dijo:

    Buen articulo.
    Me queda una pregunta: La sonda esta impulsada por energia solar???
    No entiendo lo que se quiere decir con esto porque nunca he escuchado que exista un propulsor de energia solar. Que tipo de motor es?
    De verdad que me han dejado atonito. Sera en el mejor de los casos que la sonda es alimentada o mantenida con energia solar con paneles no que es impulsada por energia solar

    • m&m dijo:

      Es mala traduccion de CD o de los sitios originales. Ya vi aqui exactamente esta misma frase hace tiempo con respectoa otra mision
      CD, las sondas “son alimentadas sus sistemas electricos/electronicos medianrte electricidad generadas por las celdas solares o los generadores termoelectricos nucleares de radioisotopos”, no “son impulsadas por celdas solares”, de hecho casi que el unico impulso que tienenestas sondas espaciales es el del despegue y la ultima etapa de insercion en trayectoria, luego los “impulsos” son mediante aistencia gravitatoria de planetas

    • Cesar dijo:

      Hermano me creaste la duda a mi tambien, y lo busque en la wikipedia. Saludos.

      Una vela solar es un método de propulsión para sondas y naves espaciales alternativo o complementario al uso de motores. Las velas solares captan empujes producidos por fuentes externas a la propia nave, de manera que ésta no necesita transportar consigo ni motor ni combustible, aligerando considerablemente el peso de la nave, y pudiendo alcanzar así mayores velocidades.
      Consisten en una gran superficie compuesta por una o varias láminas reflectantes muy ligeras, capaces de aprovechar la presión lumínica de la radiación solar para obtener impulso. Además de fotones de origen solar, las velas pueden diseñarse para aprovechar cualquier otro tipo de ondas electromagnéticas generadas por el ser humano, tales como rayos láser o microondas.

  • labala dijo:

    que bello es cuando el ser humano se propone hacer cosas buenas. Mis felicitaciones para todos esos extraordinarios cientificos

  • REFLEXIVO dijo:

    Sin embargo, aún no conocemos bien a La Tierra, no dominamos enfermedades mortales, cada vez hay más problemas de salud, como el cólera, el Dengue, el Zyka y muchas otras, de las que no se habla y matan miles diariamente, como la Enfermedad de Chagas, la Cisticercosis, la Tuberculosis, la Brucelosis. Sería bueno, que orbitáramos un poco más alrededor de esos problemas. No estoy en contra de la exploración espacial. A lo mejor eso salva a los humanos en el futuro.

  • Henry. dijo:

    Felicidades al equipo, ahora nos queda seguir al tanto de los resultados de la sonda

  • alcani dijo:

    Los yanquis hacen show mediatico con todo. Los rusos y los chinos hace mucho tiempo mandaron sondas propulsada hacia el sol.

    • UN Tio dijo:

      Siempre fuera de toda veracidad, por la terquedad política.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también