Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Piero Gleijeses: Risquet me dio la ciudadanía cubana (+ Video)

| 18
Piero Gleijeses

Piero Gleijeses

Piero Gleijeses conversa con Arleen Rodríguez Derivet en la Mesa Redonda de la Televisión Cubana. El motivo tiene nombre: Jorge Risquet Valdés, amigo de este investigador ítalo-norteamericano, cuyo rigor intelectual e integridad personal hacen de él un académico excepcional y un sabio, que ha estudiado como nadie las relaciones entre Estados Unidos, Cuba, Rusia, Sudáfrica, Angola y otros países que sustentan sus dos libros sobre la presencia cubana en el continente africano, clave para liberar a Sudáfrica del Apartheid.

Piero Gleijeses es profesor de Política Exterior de los Estados Unidos en SAIS, Universidad Johns Hopkins. Han sido traducidos y publicados en Cuba por la Editorial de Ciencias Sociales sus libros La esperanza destrozada, sobre la política de EU hacia la Guatemala de Arbenz, en 1954; La esperanza desgarrada, sobre la intervención de Estados Unidos en República Dominicana en 1965; Misiones en Conflicto: La Habana, Washington y África 1959-1976 y Visions of Freedom (Visiones de la Libertad: La Habana, Washington, Pretoria y la lucha por el sur de África 1976-1991).

Cubadebate comparte con sus lectores la conversación, que fue transmitida este viernes:

Arleen Rodríguez: Háblenos de su amigo Risquet, el papel que usted cree que ha desempeñado tanto en la historia cubana, como en ayudar a que se conozca esa historia.

Piero Gleijeses: Risquet estuvo vinculado a Angola dos veces; él llega a Angola el 3 de diciembre del ‘75 y se queda hasta mayo del ‘79, y era el jefe de la misión civil cubana en Angola, estaba por encima del embajador, directamente con Agostinho Neto, primero, y José Eduardo Dos Santos, después, y en comunicación directa con Fidel y con Raúl; y fue un papel fundamental en aquel momento.

Después regresa a Cuba y se vincula a otra cosa, creo que a la agricultura. Y otra vez Fidel lo vincula a Angola, empezando en el ‘80, pero sobre todo a raíz de Cangamba, en el ‘83.

A raíz de Cangamba, una escalada muy fuerte de los sudafricanos, hay una reunión en la cual está Fidel, Raúl, está Risquet, y Fidel le dice: “Mira, tú vas a Angola, te quedas un mes en Angola, regresas aquí, te quedas un mes aquí, regresas a Angola como mi representante personal con José Eduardo”, etcétera, y entonces a partir de este momento, agosto del ‘83, y hasta los acuerdos de Nueva York de diciembre del ‘88, Risquet es el hombre de punta de Fidel para Angola, yo diría que para África, en realidad, pero lo caliente era en Angola.

Y lo que yo puedo ver a través de los documentos es que Risquet tuvo un papel excelente. Claro que cuando Risquet hablaba, cuando hacía diplomacia, él estaba siguiendo las indicaciones de Fidel, y Fidel a veces le daba indicaciones que eran noventa y nueve renglones de puntos, pero por buenas que sean las indicaciones necesitas que el hombre, ahí verdaderamente, pueda jugar el papel, y lo hacía con todo el mundo, porque por ejemplo, yo me acuerdo de una conversación, creo que en diciembre del ‘83 con, de Risquet con el segundo del alto mando soviético en la URSS, y Risquet le metió una descarga: “Y bueno, de parte de Raúl —dijo Risquet—, Raúl me encarga que te diga esto, esto y esto”, y este general recoge la conversación de alguna manera en sus Memorias, y dice que llegó a la misión militar en Luanda, lo reciben, y Risquet empieza a hablar y le mete la descarga, y cuando Risquet termina de hablar el soviético dice: “Bueno, yo creía que quien hablaba primero en una reunión eran los invitados”, y Risquet le contesta con mucha chispa: “Para nosotros un general soviético no es un invitado, es un miembro de la familia”, y por ende le metió la descarga primero.

Y entonces en toda esta conversación, si tú quieres, hay tres niveles de conversación de Risquet: él con los soviéticos, que a veces tenía que enfrentarse con los soviéticos por un problema de la estrategia militar soviética en Angola, que era mala, en realidad; las conversaciones con José Eduardo y con líderes del gobierno angolano; y después, empezando en el ‘88, son las conversaciones con los gringos.

Y en estas conversaciones con los gringos Risquet era una maravilla. El jefe de la delegación norteamericana, Chester Crocker, Secretario de Estado adjunto para África, era un hombre tremendamente arrogante.

He leído conversaciones de Chester Crocker con los angolanos, con el canciller Afonso Van Duner, M’Binda, y los trataba como muy poca cosa, casi los insultaba. Y claro, Angola no tenía una fuerza militar en el terreno que le permitiera tener una posición más dura con los gringos; pero entonces Chester Crocker mismo, un hombre muy arrogante, habla en sus Memorias de cuando él encontró a Risquet por primera vez, de cuando Cuba se suma a las negociaciones que ya ha habían empezado entre Angola y Estados Unidos, y dice Chester Crocker que cuando entraron los cubanos en la sala de reunión el rumbo de las negociaciones cambió completamente. Describe a Risquet, lo hace bien, no voy a tratar de hacerlo yo porque no lo voy a hacer bien, pero entró con su tabaco, Risquet lo estaba haciendo de propósito, con unos ojos muy inteligentes y brillantes, y cómo Risquet tomó el mando de la conversación.

Y entonces yo siempre digo que esta negociación en el año ‘88, además del mando, de la inspiración de Fidel, Cuba tuvo la suerte de tener un equipo diplomático muy grande que empieza con el Embajador Rodolfo Puente Ferro, en las negociaciones preliminares en enero-marzo del ‘88, y después entra Risquet.

Cuito lo ganaron los cubanos

Jorge Risquet

Jorge Risquet

Y de Risquet te voy a contar, si tú me lo permites, un episodio. Hay una tercera persona que es brillante, Ulises Rosales del Toro. Había conversaciones entre militares, que eran parte de una ronda de negociación, pero aparte, y Ulises tenía una habilidad de hablar con un sarcasmo muy fino, y hablaba, y yo he leído a Ulises hablando con los soviéticos y hablando con los gringos y con los sudafricanos, era brillante a todos los niveles.

La reunión de la cual te quería hablar, que yo creo que fue la reunión más importante de la ronda de negociaciones, es la famosa reunión de El Cairo del 24 de junio del ‘88. Ya Cuba había ganado la batalla de Cuito Cuanavale, y digo Cuba había ganado la batalla, porque son los cubanos los que salvaron a Cuito Cuanavale. Cuando yo estudio la historia de la guerra en el sur de Angola en el ‘88, uso documentos sudafricanos, documentos norteamericanos, y todo lo que te voy a decir ahora va a estar basado en ellos. Y ya los cubanos habían empezado la ofensiva en el suroeste, que siempre había sido el sueño de Fidel, que era avanzar de la línea de defensa que se había creado en el 1979 de Namibia a Menongue, a doscientos cincuenta o trescientos kilómetros de la frontera, y las tropas cubanas habían empezado a bajar, y Cuba había logrado la superioridad en el cielo, ya los aviones sudafricanos no volaban en el sur de Angola, quienes volaban eran los aviones cubanos, y ya aviones cubanos estaban entrando en Namibia, había duelos de aviones cubanos, de Mig-23, en Namibia; y era una fuerza tremenda, con tanques y todo.

Entonces esta reunión de El Cairo empieza en la tarde del 24, y tú la puedes leer a través de los documentos cubanos; pero antes que empezara la reunión en la tarde del 24 hay una reunión que tiene lugar en la mañana del 24, y este es un documento sudafricano. La delegación sudafricana va a la Embajada gringa, y es una delegación de altísimo nivel, el canciller, el ministro de defensa, un copón de generales, diplomáticos, y les tienen dos preguntas a los gringos: una, quieren la evaluación de los gringos de las fuerzas del ejército cubano que está bajando hacia la frontera de Namibia en el suroeste, porque los norteamericanos tenían los satélites y todas esas cosas; y segundo, quieren una evaluación de los norteamericanos, de cuáles son las intenciones cubanas, ¿se van a parar en la frontera o no se van a parar en la frontera de Namibia?

Y entonces Chester Crocker dice que les conteste el representante del Pentágono, porque bueno, él lleva la cosa militar; y este señor primero les lee un listado de las fuerzas del ejército cubano que están avanzando, que era una cosa muy fuerte, muy, muy impresionante; entonces cuando empieza a hablar de cuáles son las intenciones dice: “Bueno, para saber cuáles son las intenciones de los cubanos habría que meterse en la cabeza de Fidel Castro, porque él está dirigiendo esto muy de cerca, y esta es una cosa muy difícil en cualquier situación, pero lo que les puedo decir es esto, si ellos deciden entrar en Namibia —esa es la parte escalofriante para los sudafricanos—, ellos tienen la fuerza para tomar la parte sudafricana en Namibia y empujarlos a ustedes más al sur”, más al sur de Namibia está Sudáfrica, y esto coincidía con la evaluación sudafricana.

Entonces ahí, cuando empieza la reunión en la tarde, los sudafricanos llegaban con exigencias absurdas, y ahí Risquet, de una manera muy brillante, les mete una descarga muy fuerte, que no debo a tratar de resumir ahora, porque no lo haría bien, está recogida en mi libro palabra por palabra; claro, eran las instrucciones de Fidel: “Si se ponen majaderos, sean majaderos ustedes también”, pero Fidel no le había dicho a Risquet qué palabras exactamente usar, la brillantez, etcétera, etcétera. Eso era Risquet, con el cerebro de Risquet, y ahí, pensando en el momento.

Y en esta reunión de El Cairo es cuando los sudafricanos, que llegan con exigencias absurdas -la retirada simultánea de las tropas cubanas y sudafricanas de Angola, que ya no se hable de Namibia, etcétera, etcétera-, abandonan sus exigencias.

Pero la parte que te quería contar es, cuando termina la reunión. Chester Crocker va a ver a Risquet, es un aparte entre ellos dos, no están los sudafricanos, no están los angolanos. Y Chester Crocker le pregunta a Risquet: “Yo tengo una pregunta que hacerle, y esta pregunta es ¿va a pararse el ejército cubano, se va a parar en la frontera de Namibia o no?, porque ustedes ya están muy cerca”; ahora te voy a resumir la respuesta de Risquet, que es brillante y está en el libro, Risquet le dice: “Mire, yo a usted no lo quiero ni amenazar ni darle seguridad. Si yo le dijera que nos vamos a parar en la frontera de Namibia, yo le estaría dando un meprobamato; si le dijera que vamos a cruzarlo lo estaría amenazando, yo no quiero darle un meprobamato”. Ahí Risquet se iluminó, se da cuenta de que el pobre gringo no sabía qué era el meprobamato, le dijo: “No le quiero dar un Tylenol. Y la única garantía que ustedes pueden tener de que nosotros nos paremos en la frontera, es que ustedes acepten nuestras exigencias: el cese de la ayuda de Sudáfrica, a la UNITA y elecciones libres bajo control de la ONU en Namibia”.

Y hay gente, yo he vivido aquí en Cuba durante veinte años, estas son cosas que uno aprende, hay gente aquí que criticó a Risquet, que dijo: “Concho, le habló demasiado duro al gringo, no había que hablar así con diplomáticos”, etcétera, pero yo te puedo asegurar, hay momentos en que hay que hablar de manera suave, etcétera, etcétera. Yo me imagino con Obama hoy, pero hay momentos que, sin insultar hay que ser muy duro, y Risquet escogió el momento ideal para ser muy duro, porque detrás de él venía la fuerza del ejército cubano en el suroeste. Si un angolano le hubiera hablado de esta manera a Chester Crocker, Chester Crocker se reía y hasta lo hubiera insultado, porque era muy majadero, pero detrás de Risquet estaba esto.

Ojalá te lo pudiera leer: hay un cable que Chester Crocker que le manda al Secretario de Estado, George Shultz, a raíz de las conversaciones, y dice: “Entender lo que piensan los cubanos es una obra de arte, están listos tanto para la guerra como para la paz”, y habla de la calidad de la diplomacia cubana en la mesa de negociaciones: “Estamos viendo una verdadera muestra de maestría diplomática y de creatividad diplomática en la mesa de negociación, y todo esto tiene como resultado la culminación de Fidel Castro y el poderío del ejército cubano en el terreno”.

Te repito, esto él lo dice de una manera más impactante, que tengo en el libro, pero bueno, te lo estoy resumiendo. Y este es el resultado, esta es la gran combinación que tú tienes en el ‘88, por un lado una diplomacia de primera, excelente, pero que no tendría mucho valor si no estuviera la fuerza del ejército cubano detrás, y es la combinación de los dos, y el hombre que ejecutó la diplomacia de parte de Fidel, bajo la dirección de Fidel y de Raúl, fue Risquet, y lo hizo a las mil maravillas; Fidel no hubiera podido escoger mejor persona para Angola que la que escogió en Risquet.

Panafricanismo

Juan Almeida Bosque, Nelson Mandela y Jorge Risquet en Namibia. Foto: Arnaldo Santos

Juan Almeida Bosque, Nelson Mandela y Jorge Risquet en Namibia. Foto: Arnaldo Santos

Arleen Rodríguez: Hay un elemento que hace a Risquet, que es el carácter auténticamente panafricanista de Risquet.

Piero Gleijeses: Es cierto.

Arleen Rodríguez:Es decir, no estamos hablando de un hombre circunstancialmente vinculado a África, es un hombre que junto con el Che hizo los primeros intentos contra la colonización del continente.

Piero Gleijeses:Sí, es cierto.

Arleen Rodríguez: Es un panafricanista, un hombre que ama honestamente a África, que tiene una pasión por África, es decir, no es un amor circunstancial; me gustaría que hable de eso, de la parte espiritual de Risquet.

Piero Gleijeses: Bueno, el primer acercamiento de Risquet con África es en el ‘65, cuando Fidel lo manda a llamar y le habla de la misión, que el Che ya está en el Congo Belga y que a Risquet lo va a mandar al Congo Brazzaville, al frente de una fuerte columna cubana, doscientos cincuenta hombres más o menos. Y bueno, el Congo Brazzaville jugaría un papel muy importante. Había que respaldar al gobierno del Congo Brazzaville y darle entrenamiento a los movimientos guerrilleros que luchaban para la liberación y tenían su base en el Congo Brazzaville, empezando con el MPLA. Y ahí es cuando empieza la relación de Risquet con África.

Y tienes perfectamente razón, Risquet se enamora de África. Y de hecho hay una conversación muchos años después de Neto con Raúl, donde le dice: “Risquet es como si fuera uno de los nuestros”, los angolanos se sentían muy, muy bien con Risquet, y es cierto, Risquet logró sentirse como si él fuera angolano.

Y es muy simpático, porque hay una reunión, me imagino que fue en noviembre, a mediados de noviembre del ‘75, una reunión del Buró Político y los miembros del Secretariado, y todo el mundo tenía ganas de ir a Angola. Ya estaban las primeras tropas cubanas, y se había decidido que nadie podía apuntarse voluntario, porque todo el mundo quería ir, y entonces Risquet fue a la reunión del Buró Político con una foto de él con Neto, y entonces hubo quienes se quejaron, porque claramente Risquet estaba haciendo lobby para que Fidel lo enviara, y dijeron: “No es justo”, y Risquet dijo: “No, yo soy un caso especial porque soy amigo de Neto”, y es cierto. Entre otras cosas, la inteligencia de Fidel fue escoger como jefe de la misión civil cubana en Angola al hombre que tenía más experiencia con ese país, y que tenía aquel sentido africanista que siguió teniendo.

Ahora, yo tengo que decir una cosa en realidad. Si Risquet hubiera trabajado sobre América Latina hubiera tenido la misma pasión y la misma entrega. Es cierto, él siente un lazo muy fuerte con África, la deuda que tenemos con África por los esclavos que vinieron aquí; él mismo tiene en la sangre, una abuela de él, o la bisabuela, fue una esclava africana. Pero la clave de Risquet es el internacionalismo, esta entrega completa al internacionalismo, y por ende, al internacionalismo de Fidel. Y Risquet se hubiera compenetrado con la misma inteligencia, con el mismo cariño, con el mismo sentimiento, si hubiera trabajado en África o en América Latina. Y yo creo que esto le pasó a muchos cubanos, por ejemplo, los cubanos que fueron con la columna del Che al Congo Belga, ellos estaban pensando a ir a América Latina a lucha para la liberación de los pueblos, pero la clave de todo esto era el internacionalismo.

Ahora, si hubiese sido, qué sé yo, mandar a Risquet a Asia, hubiera podido ser diferente, ahí tú tienes un bache cultural, pero África, África portuguesa en especial, África francesa, el bache cultural no era tan fuerte, y Risquet se compenetró completamente.

¿Quién es Piero?

Arleen Rodríguez:Ahora vamos a. Piero, ¿qué nacionalidad, o qué nacionalidades tiene Piero Gleijeses?

Piero Gleijeses: Bueno, yo soy italiano, nací en Italia, crecí en el sur de Italia, dicho sea de paso, que es la parte más simpática de Italia. Como que vivo en Estados Unidos tengo también ciudadanía norteamericana. Y lo que más me honra es que Risquet me dio la ciudadanía cubana, así que ahora tengo también la ciudadanía cubana.

Arleen Rodríguez: ¿Cuándo se enamoró de Cuba?

Piero Gleijeses: Mire, mi interés empezó, bueno, como joven italiano, en el ‘59, ‘60, ‘61; todo el mundo tenía mucho interés en lo de Cuba, pero verdaderamente mi interés, no mi pasión, mi interés empezó en el ‘75 con la llegada de las tropas cubanas a Angola, me dio una curiosidad tremenda entender por qué este país pequeño enviaba las tropas, etcétera, etcétera.

Y bueno, este interés siguió a lo largo de los ochenta, estaba trabajando en otra cosa, pero empecé a enamorarme de Cuba cuando empecé a trabajar en los archivos cubanos, empecé a conocer la historia bien desde dentro.

Lo que yo siempre cuento, y no lo cuento por retórica, lo cuento de verdad, es que cuando yo empecé a trabajar en los archivos cubanos yo ya tenía una impresión muy positiva, porque había estado leyendo de la política cubana. Pero es como cuando uno mira a una persona desde lejos, que sea mujer u hombre, y se ve muy bonita la persona, pero uno dice: “Bueno, cuando me voy a acercar voy a verle alguna cosita que no me gusta mucho”, y lo que pasó, y me extrañó tremendamente, fue que yo quedé más impresionado todavía con la política cubana después de estudiarla durante años que al comienzo, y esto siguió con el segundo libro, y esta es entonces la primera razón de por qué me enamoré de Cuba.

Y la segunda es una cosa bellísima: cuando estás trabajando en un proyecto conoces a gente muy bella, y entonces aquí conocí a mucha gente que me impresionó tremendamente, y algunos de ellos ahora son mis mejores amigos, prácticamente, ¿verdad?, empezando por Gloria León y con Risquet; y entonces eso fue, yo diría que empecé a enamorarme, ya tenía interés y todo esto, pero empecé a enamorarme en el ‘94, y esto sigue más fuerte, y más fuerte, y más fuerte.

Arleen Rodríguez:Claro, pero también hay, más que cosa digamos pasional o sentimental del ser humano. Está el estudioso, los argumentos, lo que encuentra. Si tuviera que definir qué cosa es Cuba, qué cosa somos los cubanos, ¿ya tiene un perfil hecho de lo que somos, de lo que somos en el contexto mundial, y a partir de qué momento lo somos? ¿Se ha sobrestimado o se ha subestimado el papel de la Revolución en el cambio del carácter del cubano?

Piero Gleijeses: Mira, yo esto no lo puedo decir con ninguna autoridad porque no conocí a Cuba antes del ‘59. ¿Qué puedo decir de Cuba? Hay una parte de Cuba que me hace pensar en el sur de Italia; el sur de Italia es diferente del norte, el norte de Italia es más parecido a Argentina, al cono sur, que es menos simpático; el sur de Italia es más parecido a Cuba, y es la calidez del ser humano, una generosidad del ser humano.

Esto culturalmente otra vez me hace pensar en mi país, en Italia, pero claro, aquí hay una nueva dimensión que es el internacionalismo del cubano, bueno, que tuvo que existir, en parte, porque ya antes, y es una cosa interesante, Cuba, pequeñita, mandó mil voluntarios a luchar en la Guerra Civil Española. Si se tiene en cuenta la proporción por habitantes es el país que más gente mandó; entonces ya un internacionalismo claramente existía. Pero naturalmente, esto se desarrolla después, al calor de la Revolución cubana con Fidel, con Raúl, y entonces hay una nueva dimensión, que es algo que me impresionó mucho cuando hablé, por ejemplo, con la gente que fue a dar una ayuda técnica a los médicos, los maestros, ¿verdad? Hay algunos que me cayeron mal, que no me impresionaron, pero en su gran mayoría me impresionaron por esta carga de humanidad, y esta carga de humanidad tenía este aspecto que sólo podía dar el internacionalismo y la Revolución cubana, que era este sentimiento de ayudar a otro pueblo.

Conocí aquí a una médica cubana que estuvo en Angola, la doctora Franco, y tuvimos algunas conversaciones, yo le dije al final: “Mire, a mí me gustaría saber, ¿usted tenía algunas cartas que enviaba?”, ella dijo: “Bueno”, perdón, un diario, ella dijo: “Mi diario son las cartas que le enviaba a mi mamá”, y me prestó las cartas que le enviaba a su mamá, y hay una carta que me llamó la atención en particular, que era ya al final de su misión, cuando le dieron la medalla del trabajador internacionalista. Fue una cosa muy sencilla en el hospital, estaba el personal angolano, el personal cubano, y ella escribe a su mamá que bueno, fue un momento muy bello, y que a pesar de los problemas que había en Angola, de las frustraciones del trabajo, verdaderamente esta estadía en Angola la enriqueció y sintió que eso era su deber como cubana, de dar lo mejor de sí misma para ayudar.

Y esto lo encontré, por ejemplo, en una compañera que me enseñó una carta que le enviaba al hijo, la tarjetita, desde Angola, por ahí por el ‘77, que dijo: “Bueno, estamos luchando para ayudar a este pueblo que quiere salir de la miseria y que no tiene nada”.

Y usted lo encuentra, por ejemplo, desde el primer momento, cuando se manda la misión médica a Argelia en el ‘63, y ahí José Ramón Machado Ventura tuvo una frase bonita cuando me explicó esto, dijo que “Era como un pordiosero dándole ayuda a otro pordiosero, porque nosotros nos quedamos con dos o tres mil médicos, pero ellos lo necesitaban más que nosotros, y lo merecían”, y entonces todo esto ayuda a formar a un nuevo cubano, que está basado en esas cualidades que encontramos también en el sur de Italia, pero en el sur de Italia no hubo ningún gobierno que le enseñó el internacionalismo, la entrega, etcétera, etcétera, y esta es la nueva dimensión que he encontrado en Cuba.

Tras los documentos

Arleen Rodríguez: ¿Y qué dicen los colegas de la Johns Hopkins de los estudios de Piero Gleijeses?, ¿qué dicen, en general, los africanistas, qué le han dicho? Bueno, ya sabemos que fue premiado con el más alto galardón de la Johns Hopkins, ¿pero en qué medida eso forma parte de un trabajo a largo plazo?

Piero Gleijeses: Bueno, en mi universidad me miran como un bicho raro, pero el hecho es que Misiones en conflicto consiguió un premio de la Asociación de Historiadores de Política Exterior de los Estados Unidos. Es un premio importante, porque es el que se reconoce como el mejor libro según la Asociación de Historiadores de Estados Unidos, de todos los historiadores, y entonces como resultado de esto me miran como un bicho raro, pero al mismo tiempo tienen que tratarme con respeto, y tienen que tomar en serio estos libros.

Lo que pasa es esto cuando escribo, por ejemplo, es lo mismo con el libro, pero con los artículos que escribo, me dicen: “Mira, sería mejor si le pusieras alguna crítica a Cuba, porque de esta manera se va a ver más objetivo”, entonces tenemos discusiones sobre el sentido de la objetividad, y mis explicaciones, la objetividad no es ponerle alguna crítica, porque así el gringo sale más contento, la objetividad es contar exactamente lo que fue.

Y entonces este asunto que yo digo que Cuba ha tenido y tiene la política más noble que se ha visto en la edad moderna, es una cosa que les choca mucho no sólo a los norteamericanos, sino a los europeos.

Pero la ventaja que tienen mis libros es la fuerza de la documentación, la fuerza de la documentación arrolladora, no sólo documentación cubana; por ejemplo, este libro se basa en los archivos norteamericanos, los archivos sudafricanos y cubanos fundamentalmente, después un copón de otros archivos, y esto naturalmente desarma a la gente, que se quedan un poco molestos por este asunto de lo que yo digo de Cuba, que es tan positivo, pero al mismo tiempo, gané el premio de una asociación que no simpatiza con Cuba.

Y entonces, bueno, ahí yo tuve la gran suerte que el hombre que fue mi contraparte aquí en Cuba para los archivos, porque no podía entrar paseando en los archivos, “Me llamo Piero Gleijeses, denme los documentos”, había una persona, y era Jorge Risquet, y que tuvo una inteligencia tremenda, porque mire, cuando empezamos Risquet y yo fuimos aprendiendo en el camino.

Voy a darle dos ejemplos. Fuimos al Instituto de Historia, y ahí estaban los informes de Díaz Argüelles, el primer jefe de la misión militar cubana en Angola, y había como diez informes, y entonces Risquet me dijo: “Bueno, escoja uno, se va a llevar uno”, le dije: Bueno, a mí me interesan todos”, y Risquet me dijo: “Usted no está escribiendo una biografía de Díaz Argüelles, escoja uno”, y me sentí como una madre que le dicen: “Bueno, tiene cuatro hijos, vas a salvar uno y los otros se quedan”, Y entonces bueno, escogí uno, ¿pero qué quiero decir con esto? Al año conseguí todos los informes de Díaz Argüelles, Risquet entendió que hacían falta.

Y la otra cosa es que tengo una deuda, una de las tantas deudas que tengo con Risquet. Al comienzo Risquet me decía: “Bueno, aquí no hace falta un documento, usted puede decir que lo dije yo”, yo le decía: “Pero comandante, nadie le cree a ustedes en Estados Unidos, yo vivo en Estados Unidos, cuando yo diga que lo dijo Risquet la gente se va a reír, me hace falta el documento”, y de hecho, como que la gente siempre piensa que ustedes están mintiendo, si uno quiere decir algo positivo de Cuba, porque Cuba se lo merece, hacen falta diez documentos”, y bueno, otra persona hubiera dicho: “Regrese, váyase, ya fastidió bastante”, y Risquet lo entendió.

Y entonces el permiso lo dio gente más arriba de Risquet, los que llaman los compañeros, me imagino Fidel y Raúl, pero quien ejecutó la dirección de ellos en el terreno, como en el campo, cuando estamos hablando de Angola antes, ¿verdad?, fue Risquet, y no bastaba la decisión de Fidel y de Raúl a pesar de que era fundamental y necesaria, etcétera, hacía falta un hombre verdaderamente inteligente que fuera adaptarse a la necesidad de un historiador que venía desde Estados Unidos, a pesar que tenía la ventaja de ser italiano, y ahí fue una cosa impresionante, y es esto, la fuerza de la documentación cubana, que hace que estos libros tengan tal impacto.

La otra cosa que pasa, Arleen, que es muy interesante, es que muchas veces los archivos enemigos dicen la misma cosa. Cuando yo hablo de la campaña del ‘88 pensando que estoy escribiendo para un público hostil, el público norteamericano, el público europeo, que en su conjunto es hostil, yo uso documentos norteamericanos y documentos sudafricanos, y ellos dicen exactamente la misma cosa que dicen los documentos cubanos: que Cuba ganó la guerra en el sur de África.

Tensiones con la URSS

Regreso a otro punto muy álgido. Cuando Fidel decide enviar las tropas a Angola en noviembre del ‘75 se toma la decisión, como se tomó en noviembre del ‘87 de enviar refuerzos, sin consultar o informar a la Unión Soviética, y claramente, hubo un frío, una tensión, en la relación entre Cuba y la Unión Soviética entre noviembre del ‘75, que es cuando empiezan a llegar los soldados cubanos, hasta enero del ‘76. En este período Cuba envió sus soldados en barcos y con los aviones cubanos, los viejos Britannia, que tenían que pararse dos veces para echar gasolina antes de llegar a Luanda. Era una pesadilla porque había un aeropuerto seguro en Bissau o Conakry, que eran exactamente la misma cosa, pero faltaba un aeropuerto antes de esto. Si se descubría un aeropuerto los gringos lo cerraban; ahora, los gringos y los europeos se han pasado la vida diciendo que esto fue un puente aéreo soviético, y es una gran mentira, y los documentos prueban que exactamente fue como lo dijo Cuba, que fue con los viejos Britannia cubanos, etcétera. Está en los archivos abiertos en Washington, a veinte minutos de mi oficina, porque cuando empieza el puente aéreo cubano los gringos se dan cuenta de esto inmediatamente y cada mañana Kissinger recibía un informe que le detallaba cómo iban los aviones cubanos. Entonces uno no tiene ni siquiera que molestarse para ir a Cuba para esto en los archivos cubanos, está en los archivos gringos, y sin embargo tan fuerte es el prejuicio, que todavía hay gente seria que dice que no, que el puente aéreo soviético empezó enseguida, etcétera, etcétera.

Y esto lleva otra gran mentira: decir que Cuba intervino en Angola en noviembre del ‘75 en parte para complacer a la Unión Soviética. Aparece, por ejemplo, en este libro muy bueno de dos historiadores norteamericanos, Peter Kornbluh y William Leogrande, que se ha presentado aquí,un libro muy serio, de gente muy seria, muy honesta, en conjunto es un libro excelente, y sin embargo, pone esta torpeza. No lo hicieron por maldad para complacer al público norteamericano, únicamente lo escribieron sin pensar, creo yo, por la fuerza del prejuicio. Se niegan a creer que este país tan pequeño tuviera una política tan audaz, tan increíble.

La conclusión en realidad de los dos libros, es que Cuba venció a Estados Unidos en Angola, porque la operación, la invasión sudafricana en octubre del ‘75 en Angola estaba en contubernio con los gringos. Cuando Cuba rechaza a los sudafricanos está también derrotando el plan de Kissinger, de Estados Unidos, pero hace más que vencer a Estados Unidos, también desafía a la Unión Soviética, porque los soviéticos estaban en contra de esta intervención, y estaban en contra por dos razones, y una resulta tremendamente difícil a los norteamericanos entenderla, cada vez que yo se lo digo a mis estudiantes me miran como si fuera un loco, que Brezhnev en el ‘75 estaba obsesionado con la política de distensión con Estados Unidos, y lo más importante para él era lograr la firma del acuerdo SALT II antes del Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, que era en febrero del ‘76, y los gringos creen que no, que los soviéticos no estaban tan interesados, etcétera, etcétera.

Y la otra razón era porque la URSS le tenía desconfianza al liderazgo del MPLA, porque era muy independiente, y a los soviéticos les resultaba difícil manejarlos, y lo mismo pasa en ‘87-‘88 cuando Fidel se reúne el 15 de noviembre del ‘87 en aquella famosa casa en El Laguito, creo que hay una placa ahora afuera, a las cinco y veinticinco de la tarde, dura diez horas, están Fidel, Raúl, seis generales, un coronel que toma notas, y Risquet, y se toma la decisión no sólo de salvar a Cuito Cuanavale, que es lo que estaban pidiendo los soviéticos y los angolanos a gritos, pero también de lanzar una ofensiva en el suroeste y de sacar a los sudafricanos de Angola de una vez. Eso se hace sin consultar a la Unión Soviética y se le informa a posteriori, porque como muy bien me dijo Risquet en una entrevista que tuve con él, la preocupación de los soviéticos en aquel momento era la Cumbre que iban a tener con los norteamericanos en Washington en diciembre del ‘87, y la distensión, y la decisión cubana iba en otra dirección: responder a la agresión sudafricana. ¿Y entonces qué pasa?, otra vez hay un período de tensión con la Unión Soviética.

Y cuando yo escribí este segundo libro tuve más acceso a los archivos cubanos que lo que tuve en el primer libro; en el primer libro yo no pude seguir de cerca el frío entre la Unión Soviética y Cuba de noviembre del ‘75 a enero del ‘76, porque no tuve acceso a los documentos. Me di cuenta de esto porque no llegaban los aviones soviéticos, pero para este segundo libro tuve mucho más acceso a los documentos, y entonces ahí el frío lo veo muy claro, hubo un intercambio de mensajes muy fuertes entre Gorbachov y Fidel. Gorbachov le mandó un mensaje a Fidel quejándose, y Fidel le contestó con un mensaje que era una cátedra de moralidad y de internacionalismo. Un mensaje muy duro, muy duro, muy educado pero muy duro, y Gorbachov se refiere a esto de paso en sus Memorias, sin entrar en detalles.

Y hay este famoso viaje de Ulises (Rosales) a la Unión Soviética, que es una maravilla, y si bien me acuerdo Ulises sale para la Unión Soviética el 23 de noviembre, el Ministro de Defensa en aquel momento no estaba en Moscú, primero se reúne con el jefe del Estado Mayor Conjunto, una gran persona, y que sabía tratar con los cubanos. Ulises hace una cosa muy divertida, por un lado le da la información de cuáles son las intenciones de Cuba, ¿verdad?, que van a lanzar esta ofensiva, y que claramente, no le gustaba a los soviéticos; por otro, les tenía un listado de armas que Cuba pedía, que creo yo eran cuarenta páginas o algo por el estilo, y se lo entrega al mariscal muy educado, que le responde: “Bueno, yo lo voy a enviar a los altos niveles del Partido, ellos decidirán y se lo dejaremos saber”, y entonces le hace una pregunta, dice: “¿Cuándo van a salir las primeras tropas cubanas para Angola?”, “No —dice Ulises—, ya salieron”, y entonces dice el compañero cubano que tomó la nota de la reunión, que se vio como una mueca de disgusto en la cara del mariscal .

¿Pero qué pasa dos días después?, ha regresado el Ministro de Defensa, creo que estaba en Rumania, y entonces hay una reunión con Ulises. Este oficial no estaba acostumbrado a tratar con los cubanos, era bastante nuevo, y entonces se porta malcriado en la conversación. Ulises le contesta muy, muy fuerte al Ministro de Defensa soviético. En los archivos cubanos hay dos documentos, el borrador que escribe Ulises y después el documento en limpio de la transcripción de una conversación con Leopoldo Cintras Frías. Otra vez es una cátedra de firmeza de parte de los cubanos, Ulises empieza diciéndole: “Vine preparado para todo menos para tener que escuchar estos insultos, estas palabras injustificadas”, y Polo le dice: “Usted tiene razón, compañero Ulises”, etcétera, etcétera.

Y entonces hay este período de frío, y se repite en el ‘88 lo que pasó en el ‘75-‘76, Cuba vence a los Estados Unidos porque estos acuerdos de Nueva York Cuba se los impone los Estados Unidos, pero al mismo tiempo desafía a la Unión Soviética, y Cuba envía todas las armas de aquí.

Una cosa, yo he leído las Memorias del que era el embajador soviético en La Habana, ¿verdad?, una cosa que le impactó, que escribe en sus Memorias, es que los cubanos dejaron muy claro que ellos iban a enviarlo todo a Angola, aún si los soviéticos no les daban ninguna ayuda, que iba todo. Y Raúl le dijo a un alto líder soviético: “Vamos a enviar todo, hasta los calzoncillos”.

Claro, lo que había pasado, había habido el escándalo Irán-Contras en Estados Unidos a fines del ‘86, y esto debilitó mucho a Reagan, y obligó a Reagan a sacar a algunos de los halcones en la posición de Seguridad, en el aparato de Seguridad Nacional, y esto llevó a Fidel a la conclusión, muy correcta, de que no era posible esta pesadilla que Cuba había tenido durante los años de Reagan de un ataque norteamericano, ya no existía, porque Reagan estaba demasiado debilitado. No podía meterse en un ataque a Cuba, que dicho sea de paso, en el ‘81 se consideró una invasión a Cuba, y tanto la CIA como el Pentágono le dijeron a Reagan que esto llevaría a bajas tremendas para el ejército norteamericano, y eso es lo que detuvo a Reagan, porque usted sabe muy bien, no había un escudo soviético, no había protección soviética para Cuba.

Y entonces lo que quería decir es esto, prácticamente Cuba lo envió todo, y los soviéticos se dieron cuenta que, bueno, Cuba iba a hacerlo de todas maneras, y Cuba era un aliado demasiado importante para pelearse con Cuba, y entonces ahí, a finales de enero del ‘88 finalmente hay una respuesta soviética a la petición de armas de Cuba, y los soviéticos lo entregaron casi todo, no todo, pero casi todo; y dice Fidel: “Al fin nos contestaron, después de callarse durante cincuenta y ocho días”.

Y a partir de aquel momento los soviéticos se portaron bien, el mismo Chester Crocker, Secretario de Estado adjunto norteamericano para África reconoce, se da cuenta, él dice: “Nosotros pensamos que en las negociaciones, quienes iban a llevar la dirección de las negociaciones de parte del otro lado eran los soviéticos”, pero en realidad no se dio cuenta que los soviéticos no tenían nada que ver con esto, quien dirigía el tren comunista era Fidel Castro.

Y por el otro lado, no hubo ningún intento soviético de presionar a Cuba, y los soviéticos siguieron enviando las armas, con la excepción, y se me olvida la palabra tanto en inglés como en español, es algo que se le da a los aviones para que puedan volar más lejos, no sé cuál es el término.

Arleen Rodríguez: Reabastecer.

Piero Gleijeses:Sí, para reabastecer, y entonces eso los cubanos lo pidieron y los soviéticos dijeron que no lo tenían, que no tenían a disposición. Dijeron eso por el miedo de que los aviones cubanos se metieran en Namibia, esto era el gran miedo de los soviéticos, que los cubanos entraran en Namibia; pero ahí también los soviéticos se portaron bien, porque Fidel le dio seguridad a los soviéticos de que las tropas cubanas no iban a entrar en Namibia.

Y este era un momento en que los gringos presionaban mucho a los soviéticos, y Gorbachov le hacía un montón de concesiones a los gringos; pero los soviéticos, a sabiendas de que Cuba no iba a entrar con sus tropas a Namibia, nunca se lo dijo a los norteamericanos. Chester Crocker, Secretario de Estado adjunto, que tuvo una reunión con el vicecanciller soviético que se ocupaba de África, y hablándole en un tono duro, casi como si fuera angolano, le dijo: “Usted no puede sentarse ahí sin hacer nada, usted tiene que decirme qué es lo que piensan hacer los cubanos”, etcétera, etcétera, y el Vicecanciller le respondió: “Nosotros no lo sabemos, la única garantía que pueden tener es que se pararán en la frontera”. La Unión Soviética en esto se portó bien; en conjunto, en lo de Angola la Unión Soviética se portó bien.

El desastre con los soviéticos era que la estrategia militar que ellos aconsejaban en Angola era equivocada. Nunca entendieron cómo manejar la guerra en Angola, y entonces empujaban a los angolanos a que lanzaran operaciones descabelladas, la famosa ofensiva el extremo sureste cuando Kwando-Kubango, era, como la llamó Fidel, la “fantasmagórica capital de Savimbi”, y cuando los soviéticos lo plantearon por primera vez en el ‘84 Cuba se opuso diciendo: “No, primero que todo es una zona que no tiene importancia económica o de población, nada, y segundo, los sudafricanos ahí tienen superioridad, y entonces si las FAPLA logran avanzar los van a golpear con la fuerza aérea”; bueno, pero en el ‘85 los sudafricanos lograron convencer a las FAPLA de que lo hicieran, hay una ofensiva que empieza, y pasó lo que había dicho Fidel, las FAPLA peleó bien, en los documentos sudafricanos se dice: “Las FAPLA está peleando bien”, pero cuando se acercaron a Mavinga, llegaron prácticamente al rio Lomba, los golpeó la aviación sudafricana y bueno, tuvieron que retirarse con muchas bajas.

Y después los soviéticos siguen en el ‘86 presionando a los angolanos, en el ‘87, diciéndoles: “Tenemos armas antiaéreas mejores que les vamos a dar”. En el ‘86 Cuba logra convencer a los angolanos de que no lo hagan. En el ‘87 los angolanos no resisten a la tentación, porque a ellos, también era una humillación para ellos que Savimbi abiertamente tuviera su capital, entonces empieza otra vez la ofensiva, y esta vez pasa lo mismo prácticamente, las tropas de las FAPLA llegan al río Lomba, la última defensa natural antes de ir a Mavinda. Una brigada, creo que era la brigada 24, cruza el río Lomba ya, ¿y entonces qué hacen?, los sudafricanos golpean con la fuerza aérea, también con la artillería, con tropas, ellos tenían los cañones de EG-5, que eran una maravilla, tenían un alcance que ni los cañones cubanos ni los angolanos tenían; pero a diferencia del ‘85, no se limitan a parar la ofensiva, empiezan a acosar a las tropas angolanas que se retiran hacia Cuito Cuanavale, y es cuando empieza el drama de la batalla de Cuito Cuanavale, porque usted tiene las mejores tropas angolanas arrinconadas en Cuito, y usted tiene una situación desastrosa, porque la única comunicación verdadera que tenía Cutio Cuanavale con el mundo exterior era la carretera que iba de Menongue a Cuito Cuanavale, que eran ciento ochenta kilómetros, porque el aeropuerto de Cuito Cuanavale no servía para mucho, además, los sudafricanos tenían la superioridad aérea.

¿Pero qué pasa?, y esto uno lo ve en los documentos soviéticos, documentos sudafricanos, lo que pasa es que la fuerza aérea sudafricana está golpeando a las caravanas que llevan abastecimientos, municiones, desde Menongue a Cuito Cuanavale, y entonces los sudafricanos hasta pensaban, y lo pensaban también los soviéticos, que Cuito Cuanavale podría caer sin ni siquiera un ataque en fuerza de los sudafricanos por falta de abastecimientos, por falta de material; ahí había casi sesenta asesores militares soviéticos en Cuito Cuanavale, entonces uno puede saber lo que estaba pasando en Cuito Cuanavale a través de las memorias de ellos, que han escrito memorias, y algunos documentos, y hablan cómo ya las FAPLA estaba tremendamente desmoralizada, estaba verdaderamente en una situación, todo el mundo esperaba que cayera Cuito Cuanavale; y ahí regresamos a la famosa reunión del 15 de noviembre del ‘87 cuando Fidel toma la decisión de salvar a Cuito.

Entonces usted lee en documentos sudafricanos que dicen: “Si los cubanos llegan a Cuito Cuanavale, si hay dotaciones cubanas en los tanques y encargándose de la artillería, esto va a cambiar”, y lo que los sudafricanos no se imaginaban es que los aviones cubanos tomaran el control del cielo, y esto es lo que pasa en Cuito Cuanavale en diciembre del ‘87, comienzos del ‘88, Cuba toma el dominio del cielo, ya los aviones sudafricanos no volaban en Cuito Cuanavale.

¿Qué significa esto?, primero, que ya no hay problema con la carretera de Menongue a Cuito Cuanavale porque hay patrullas aéreas cubanas, y entonces los aviones sudafricanos no se atreven a atacar; segundo, que la tropas sudafricanas, imagínese el choque para los soldados sudafricanos, siempre estaban acostumbrados a tener la superioridad en el aire, en control del aire, y de repente no hay aviones sudafricanos volando sobre Cuito Cuanavale, y hasta que en el momento, las tropas sudafricanas que estaban cerca de Cuito Cuanavale las habían abastecido por el aire, porque por tierra desde Mavinda es pesado, ahora ya no se podía hacer porque el aire pertenecía a los cubanos.

Y hay otra cosa. Los sudafricanos tenían magníficos cañones EG-5, que tenían un alcance mayor, le repito, de los cañones cubanos y angolanos, pero ya los EG-5 no pueden disparar, ¿por qué no pueden disparar?, porque cuando había un disparo de un cañón EG-5 los cubanos se daban cuenta dónde estaba el cañón y llegaba un Mig-23 y disparaba contra, entonces, el cañón sudafricano, entonces lo que los documentos sudafricanos demuestran, lo dicen abiertamente, es: “Cunde la desmoralización en la tropa sudafricana frente a Cuito Cuanavale”; lo que estaba pasando con los angolanos al final de noviembre del ‘87, es que estaban tan desmoralizados que ya no tenían energía para combatir casi. Lo que estoy diciendo no lo afirman los documentos cubanos, sino lo conozco a través de los documentos sudafricanos y norteamericanos, y hay un diario del jefe de las tropas sudafricanas frente a Cuito Cuanavale, hablando de los cubanos dice: “El enemigo es fuerte e inteligente, y ya prácticamente estamos jodidos”, y esa es la historia de Cuito Cuanavale.

Arleen Rodríguez: Yo quiero saber del hombre que mejor conoce los caminos que ha transitado el diálogo en la época de no diálogo entre Cuba y los Estados Unidos, cómo interpretó los acontecimientos del 17 de diciembre.

Piero Gleijeses: Mira, a mí me sorprendieron completamente, yo pensé que ya Obama no tendría el valor de hacerlo. Yo pensé, cuando Obama llegó a la presidencia, que él a lo mejor iba a tratar de cambiar la política hacia Cuba, y no lo hizo. Entonces la primera cosa es que Obama, ya al final de su presidencia, con tantos fracasos que tiene, decidió hacer algo bueno.

Ahora, naturalmente en Estados Unidos, ¿cómo pueden presentarlo ellos? Ellos dicen: “Bueno, era una política que había fracasado y por ende hubo que cambiarla”; ellos se olvidan de decir la segunda parte: “Era, además, una política profundamente inmoral”, y entonces era una gran vergüenza para Estados Unidos, y hay algunos norteamericanos que se dan cuenta de esto; entonces esta es, claramente, una victoria de Cuba, una gran victoria, pero al mismo tiempo un comienzo, porque el embargo sigue, la presión norteamericana sigue, entonces hay que ver ahora si Obama va a tener la fuerza, y con el Congreso, para ir más allá y verdaderamente levantar el embargo.

Arleen Rodríguez: Pero seguramente en el momento que se dio el anuncio usted pensó en todas las negociaciones de paz de África y Estados Unidos.

Piero Gleijeses: No.

Arleen Rodríguez: ¿No le pasó por la mente eso? ¿No?

Piero Gleijeses: Yo pensé en una conversación que tuvo Fidel con Peter Tarnoff y Robert Pastor, dos altos funcionarios del gobierno norteamericano en diciembre del ‘78; ellos vinieron aquí para preguntar de África, de las intenciones de Cuba en África, que salieran las tropas cubanas, pero Fidel les dio una cátedra de moralidad, y dijo: “Bueno, yo estoy muy decepcionado con Carter, yo pensé que Carter iba a ser diferente, me doy cuenta que no ha cambiado nada, y me doy cuenta también que Estados Unidos considera que hay dos leyes y dos sistemas, uno por Estados Unidos y otro para los otros países; a lo mejor es idealista de mi parte, pero nunca he aceptado este derecho imperial de Estados Unidos”, y siguió hablando, y terminó diciéndoles: “La historia será testigo de su vergüenza, la vergüenza de Estados Unidos, que hasta negó medicinas cuando eran necesarias para salvar vidas humanas”, es un discurso, es una cátedra que da Fidel bellísima.

Dicho sea de paso hay una cosa un poco cómica, esto es un documento desclasificado por los norteamericanos. Si hubiera sido Cuba lo hubiera desclasificado enseguida, un documento tan bello. Y entonces yo pensé en esto, no sé por qué me vino a la cabeza este discurso de Fidel, esta plática, que siempre me impresionó mucho cuando leí el documento; ahora le he dado, además, un resumen muy rápido, pero es verdaderamente muy bello cómo le habla Fidel, y también cómo les habla de África, cuando les dice que: “No vamos a negociar África para lograr algo con ustedes”, es una negociación entre iguales, si quieren tener una negociación con nosotros, y nosotros lo queremos, tiene que ser un negociación entre iguales, y no vamos a negociar a otros países, no vamos a negociar África; es decir, el planteamiento constante de Cuba: “Nosotros queremos relaciones con Estados Unidos, pero no vamos a vender a nuestros amigos o a renunciar a nuestros principios para tener relaciones con Estados Unidos”. Esto ha sido algo constante, y que bueno, se ha realizado ahora aquí porque no hubo concesiones de parte de Cuba.

Y parece que por ahí hay gente que va diciendo que ahora Cuba va a hacer concesiones, va a cambiar su política, no sé qué, y yo creo que Cuba va a seguir exactamente como ha sido, manteniendo su valor, manteniendo sus principios, y bueno, muy bonito, hay menos presión sobre Cuba, pero nada va a cambiar en lo que se refiere a los principios de la política exterior cubana.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • labala dijo:

    He disfrutado como nunca esta entrevista a este gran conocedor de la historia de Cuba en africa,ha sido para mi un gran placer, y si antes me sentia orgulloso de mi pais y de los cubanos, ahora ese orgullo aumento,mis respetos a la memoria de Jorge Risquet y a su talento en estos actos.
    Luis Rios.

  • drago dijo:

    Antes de comentar el articulo quisiera hacer una sugerencia, de un informático cubano.
    Cuando cualquier usuario intente comentar y intruduce los datos incorrectamento o vacios del formulario, por favor no lo redirecionen a otra pagina practicamente en blanco, para mi no se ve bien y afecta la usabilidad(Un requerimiento no funcional o RFN). Simplemente validenlo pero mantendiendo la pagina actual y marcar los campos incorrectos, es sencillo de hacer, usando javascript o algun framework de javascript como JQuery. Es una critica contructiva para mejorar cada día este blog que me encanta mucho, soy cubadebatemaniaco.

    Sobre el articulo sin palabras. Excelente. Para los revolucionarios cubano y admiradores de cuba y para los que no tambien.
    Quisiera hacer una pregunta. Que lugar del 1 al 10 tenia Cuba en America como potencia militar? segun la wiki era despues de EEUU, junto con Brasil que tan cierto es o algo al respecto.

  • carlos dijo:

    me he deleitado con esta entrevista, es una pena que todavia no haya podido llegarle al libro de Piero Gleijeses..
    solo un detalle no es “Reabastecer.’ lo que los sovieticos noquisieron darle a los cubanos fuero los tanques de combustible auxiliares que le permiten a l avion tener un mayor alcance
    salud

    • Eduardo González S. dijo:

      Querida paisana: El lugar se llama Mavinga en lugar de Mabinda; sobre él volé muchas veces. Otrosí: cuando los soviéticos se negaron a darnos tanques auxiliares alares se les sacó un as de la manga y se envió a Angola un escuadrón de Mig-23 BN (bombarderos) que deben haber llegado por agosto-septiembre del ´88. Estos contenían 1200 litros más de combustible en el fuselaje y podían “deambular” por el norte de Namibia sin despegar desde Cahama sino desde Menongue, Lubango y Matala, aeródromos situados más atrás, en la línea defensiva Mosámedes-Cuito. Después de la guerra, el General Richard Stanley Lord (Jefe de la Fuerza Aérea desplegada en Namibia) y tu paisano, hicimos amistad y me preguntó vía e-mail si tuvimos intención de golpear sus bases en la entonces Africa Sudoccidental. “Intenciones no – le dije – pero los cálculos para eso estaban hechos por si se ordenaba”.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Profesor: Muy de acuerdo con Ud. Cuando los zanjoneros vendieron su alma y el esfuerzo de los mambises parecía borrarse, en condiciones absolutamente difíciles surgió la fuerza de Maceo negando aquel oprobioso tratado. Nos convocan hoy a que olvidemos esa Historia, pero afortunadamente los desmemoriados forman parte de una exigua minoría. En nombre de mi familia, gracias por enamorarse de mi país, el cual le puedo asegurar que, con el esfuerzo de sus mejores hijos, continuará siendo un eterno Baraguá.

  • Bernardo dijo:

    Pocos extranjeros han podido investigar, describir e interpretar la esencia de la política exterior de la Revolución cubana como lo ha hecho el Profesor Gleijeses. Si a algún cubano le faltaran razones para sentirse orgulloso de su país, puede salvar esa brecha leyendo el libro Visiones de Libertad. Es una tesis de política e historia, apuntalada por el más riguroso esfuerzo investigativo y la autoridad sin precedentes de abundante documentación oficial de Cuba, los Estados Unidos, Angola, Sudáfrica y la ex Unión Soviética. El esfuerzo de la nación cubana en Angola y su impacto para todo el sur de África, es un episodio de dimensiones épicas.

  • Manuel López Rodríguez dijo:

    “Conocí” al Comandante Jorge Risquet Valdés a través de su hijo Jorgito, del cual fui compañero de estudios en la Escuela Vocacional Lenin de La Habana.
    Nunca fui amigo ni compañero de aula de Jorgito. Pero siempre me impresionó mucho su afabilidad, compañerismo, su sencillés hasta para vestirse y comportarse, su participación en todas las actividades como uno más entre todos, a pesar de que es hijo de uno de los más emblemáticos integrantes de la Generación Histórica de la Revolución Cubana.
    Muchos de nuestros compañeros de escuela visitaban la casa de Risquet, como también le llamábamos a Jorgito, los fines de semana como si fuese la suya propia. Allí había cabida para todos, y todos eran acogidos con cariño y hospitabilidad. Contaban nuestros compañeros que en aquella casa siempre vivían niños angolanos, muy mimados por el Comandante Risquet, que no permitía ni la mínima refriega hacia los niños, que hacían lo que querían.
    En el año 93, después de 16 años de haber concluido la escuela, me encontré sorpresivamente con Jorgito en la calle, e inmediatamente me invitó a hospedarme en su casa ya que yo soy de Camaguey y había viajado a La Habana a pasar un curso. Yo no lo acepté por pena. Pero ese gesto me reafirmó que así son Los Risquet.
    Me consta que recientes años atrás, además de cumplir con su labor diplomática en la Argentina, Jorgito Risquet, que fue compañero de escuela y de equipo de futbol del Héroe Cubano Tony Guerrero, también luchó constantemente por la libertad de Los Cinco participando y organizando acciones concretas.
    Como sea la vida me regaló la oportunidad de conocer al Comandante Risquet en un encuentro casual en La Habana a inicios de 2015, y disfrutar de su conversación y enseñanzas.
    ¡Gloria eterna al Gran Cubano, el Héroe Comandante Jorge Risquet Valdés!

  • David Diaz dijo:

    Arleen has hecho una monumental entrevista que toca varias aristas de la politica exterior de la revolucion cubana con la guia del Comandante a un investigador y academico que conoce como ninguno la realidad de nuestra revolución, sus codigos, anecdotas y vivencias hay que reproducirlas y distribuirlas a las nuevas generaciones, Piero saca las lagrimas de cualquier cubano, cuando cuenta y parafrasea las palabras de Fidel y otros dirigentes que denota la fibra internacionalista, la consecuencia de la politica de la Revolución cubana y su camino victorioso. Solo tengo una sugerencia, si Arleen Cubadebate podria traducir esta entrevista (escrita) al ingles, estoy seguro que tendra una difusión megamillonaria entre los anglo parlantes y los hermanos sudafricanos, tanzano, zambianos y los propios representantes de occidente incluyendo los EEUU y la Union Europea le dejaremos menos espacio a su control mediatico y mentiras historicas que suelen difundir. Gracias, Gracias, Gracias, para ti Arleen y para Piero que esperamos pronto puede venir a Sudafrica, donde tiene un monton de seguidores y veteranos que idolatran la ayuda de Cuba y la victoria de Cuito Cuanavale.

  • Sergio RH dijo:

    Magistral clase de historia de heroes, hechos quehan sucedido y muchos no habiamos tenido la oportunidad de conocer, Gracias a la periodista por tan profunda entrevista.

  • Angola dijo:

    Me parece excelente, la mejor explicación que he visto de nuestra participación en Angola.¿donde puedo encontrar el libro?

  • Dalmis dijo:

    buenisima, me emociono

    • Manuel Mercado dijo:

      LO DIDACTICO, EJEMPLAR Y HUMANO DE ESTA ENTREVISTA RESALTA COMO LA LUZ SOLAR, SOBRE LOS HOMBRES QUE NO SE AUTO-RESPETAN, NO AMAN Y DEFIENDEN LA LIBERTAD, LA INDEPENDENCIA, LA SOBERANIA Y LA DIGNIDAD NACIONAL, NO RECONOCEN LOS ALTOS VALORES REVOLUCIONARIOS, MARXISTAS Y MARTIANOS DE NUESTROS DIRIGENTES HISTORICOS EN SU LARGA VIDA AL FRENTE DEL PAIS CUBA, Y NO QUIEREN RECONOCER LA HISTORIA DEL PAIS CUBA EN SU LUCHA CONTRA EL IMPERIO DEL NORTE REVUELTO Y BRUTAL, POR TANTO EN ESOS HOMBRES NO PUEDE EXISTIR DEFENSA VERDADERA Y LEGITIMA DEL PUEBLO DE A PIE DE CUBA Y SI ANSIAS DE PODER PERSONAL DE UN GRUPITO PARA SU UNICO Y MENDAZ BENEFICIO, PASANDO POR ENCIMA DE TODO LO BELLO, HUMANO, HISTORICO Y DIGNO QUE TENEMOS HOY EN CUBA, ESOS HOMBRES SON LOS DEL OBSERVATORIO CRITICO.

      En el dia de ayer lei un articulo de los senores Facistas y Pro-Imperiales nombrados Observatorio Critico, dicho articulo refleja el bajo nivel moral, etico, literario, humano, politico e ideologico de esos personajes, no solo por el contenido del infame articulo sino tambien por el pie de foto que han utilizado en ese abominable engendro pro-anexionista del presente siglo, aclarandole a los comentaristas que lean este comentario , les alerto que la lectura del mencionado articulo de los senores del Observatorio Critico, requiere de una gran dosis de paciencia, cordura, mente fria y corazon ardiente, pero por encima de todo una inteligencia y un civismo que son las caracteristicas de nuestro pueblo de a pie, la coneccion con el articulo es el siguiente: http://kaosenlared.net/barack-obama-en-la-habana-y-los-limites-del-antiimperialismo/

      He comenzado mi comentario de este brillante, educador, historico y revolucionario articulo con lo mencionado arriba, sobre los que dicen llamarse Observatorio Critico, pues leyendo esta entrevista y posteriormente el mencionado contrarrevolucionario y facista articulo de los anexionistas de Observatorio Critico, los hombres y mujeres que forman parte de un pueblo valiente, sacrificado, luchador, sufrido, acosado, y decidido a vencer al Imperio en todos los frentes, y me refiero al Pueblo de Cuba, repito los cubanos podran constatar que los dirigentes que hemos tenido antes del primero de Enero de 1959 y los que hoy tenemos, son de una constitucion moral, etica, revolucionaria, marxista y martiana, que no ha existido en muchos paises de este mundo, pues las lecciones de firmeza ideologica y patriotica que se muestran en esta entrevista, son la mejor respuesta a los senores de Observatorio Critico y sus amigos de la anexion, el mercenarismo, la contrarrevolucion y la traicion a la patria de Marti, Maceo, Gomez y otros tantos hombres que lo dieron todo por el pais, la libertad, la independencia, la soberania y la dignidad que hoy disfrutamos los cubanos, aun con nuestras deficiencias, errores, carencias, sufrimientos pasados y actuales como resultado de las politicas facistas y genocidas del Gobierno de los Estados Unidos de America.

      El articulo que mencione de los facistas de Observatorio Critico, es la mejor muestra de lo que nos espera si estos senores llegasen en momento alguno a tener algun poder en el pais, tanto economico, politico y social, seria el comienzo del fin de la libertad, la independencia, la soberania y la dignidad de todos los cubanos de a pie y al mismo tiempo el del facismo y el crimen en nuestro querido pais Cuba.

      Les sugiero lean el articulo en cuestion, y saquen sus propias conclusiones, yo no trato de crear fantasmas, cambiar mentalidades ni llevar a persona alguna que piense como yo, por favor saquen sus propias conclusiones y a partir de ahi hagan sus propuestas del trato que se le debe dar a personas que se dicen defienden o tratan de defender al pueblo de Cuba, puesto que utilizar los metodos, vias, imagenes y textos como los que han mostrado los senores de esa organizacion en su articulo en Kaos en la Red, solo tiene un nombre TRAICION A LA PATRIA, TRAICION AL SOCIALISMO, TRAICION A LOS DIRIGENTES HISTORICOS, TRAICION A LOS HERORES Y MARTIRES DEL PAIS Y AL MISMO TIEMPO CONTUBERNIO INMORAL Y MEZQUINO CON EL IMPERIO Y SUS MERCENARIOS EN LA ISLA DE CUBA Y FUERA DE ELLA.

  • Hector Pupo Velázquez dijo:

    Excelente entrevista. Drago he leído que, en ese entonces, los expertos consideraban al ejército cubano como el más poderoso después del USA en América.

    • drago dijo:

      Gracias hermano por reponderme, queria saberlo por varias fuentes para confirmar la veracidad de la información. Tambien he leido por ahi en foros anecdotas de Los leones de Castro, asi le llamaban creo y me gustaria recopilar informacion. Saludos.

  • drago dijo:

    Para Cubadebate:
    Es una sugerencias para el equipo de desarrollo del blog, de un informatico cubano. Si un usuario ¨A¨ comenta sobre una noticia y otro usuario ¨B¨ le responde, a mi modo de ver deberian el sistema automaticamente enviarle una notificacion al usuario ¨A¨ al correo y asi este pueda responderle, para mantener una trazabilidad de los comentarios. A veces uno comenta en varias noticias y en alguna de estas noticias algun usuario le responde, si no se acuerda de la noticia no puede intencambiar o revisar la noticias a ver si alguien le respondio. El boton de ¨Enviar comentario¨ deberia de estar a la derecha es a mi modo de ver mas usable, ya que la posicion del mouse esta a la derecha y el recorrido del puntero es menor. Tambien pueden aqui abrir un servicio de chat para que alla mas intercambio con los usuarios( incluyendo los autores de la noticia) sobre las noticias. Y es fácil de desarrollar. El sitio deberia tener un sistema de encuestas sobre cualquier tema y hacer estadisticas. Tambien abrir una via para cualquier usuario aporte ideas al sitios.Invito a todos los usuarios al aporte de buenas ideas para continua mejorar el sitio.

  • Gilberto Arias dijo:

    Lamento mucho no haber podido presenciar esta entrevista televisada con Piero Gleijeses a quien admiro y respeto profundamente desde que leí su libro “Misiones en Conflicto”, obra considerada por muchos, entre los que me cuento, como la investigación más acuciosa y documentada que se haya realizado sobre los acontecimientos asociados a la primera misión internacionalista cubana en Angola, elaborada de una manera tan atrayente que atrapa al lector desde las primeras páginas haciendo imposible separarse de ella, algo que se repite en su obra “Visiones de libertad” también excelentísima obra y cuyas lecturas recomiendo encarecidamente a todos aquellos que aman a su Patria y a su Revolución, se sentirán enormemente orgullosos de haber nacido cubanos y de ser contemporáneos de Fidel y de Raúl, de revolucionarios de la talla de Jorge Risquet y de tantos otros que pusieron en un sitial tan elevado la moral y la dignidad de este pequeño país que le ganaron el cariño de los amigos y el respeto de sus enemigos.
    ¡Gloria eterna a los que dieron su vida por la libertad de Africa!

    • drago dijo:

      Donde puedo encontrar es libro, lo quiero.?

  • AbelBC dijo:

    Amigos, si interesante está la entrevista que reproduce cubadebate, no menos interesante está la participación de los foristas, donde evidentemente han opinado personas que tienen gran dominio del tema que se comenta. No me queda otra que darles las gracias a todos los foristas y como dice alguno antes que yo, de sentirme ahora más orgulloso de ser cubano.
    Tuve la oportunidad de leer Misiones en conflictos, excelentísimo libro donde encontré cosas que ni siquiera imaginaba, ahí redondeé la idea que ya tenía de quién era Risquet y de su participación en los problemas de Angola, porque ya antes había leído un grupo de cosas que me habían adelantado el camino.
    El caso es que estuve en Angola cumpliendo misión de colaboración por casi tres años y les digo que si en Cuba muchas de las cosas relacionadas con la guerra de Angola y la participación cubana se desconocen o no se tiene claridad, pues en Angola multipliquen eso por 10, y tal vez me quede corto.
    Allí tuve posibilidad de conversar con muchas personas, incluidos generales que estuvieron en la guerra y otros muchos oficiales, hay un gran agradecimiento a Cuba y los cubanos somos muy bien mirados por la población angolana, allí somos más que respetados, somos tratados como hermanos, de hecho los Angolanos dicen que en Angola hay Angolanos, extranjeros y cubanos, eso da la idea de que allí somos especiales.
    Pero realmente la idea que se tiene es la del hombre que fue al combate y fue capaz de ofrecer su vida en la trinchera junto con el Angolano, pero no hay ni la más mínima idea del combate político y diplomático que Cuba libró, muchas veces en conflicto con la URSS y que fue el que permitió el final de la guerra en Angola, la liberación de Namibia y el fin del Apartheid.
    Alnos pensarán que me equivoco cuando hablo del fin de la guerra, pero no es así, los 10 años de guerra después de la salida de cuba fueron porque ya la UNITA no tenía el mismo apoyo internacional, si lo hubiera tenido todavía habría guerra y el apoyo lo perdió en las negociaciones para la retirada de las tropas cubanas de Angola.
    De nuevo gracias a los foristas y muchas más a Arleen

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Vea también