Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Análisis de Xinhua: Éxito de Trump y Sanders radica en las víctimas de la crisis económica

| 5 |
Aspirante republicano a la prensidencia de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: AP.

Aspirante republicano a la prensidencia de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: AP.

El multimillonario y aspirante repúblicano a la Casa Blanca, Donald Trump y el demócrata, Bernie Sanders, quien se autodescribe como un socialista, pueden ser los contrincantes ubicados en los extremos del espectro político de Estados Unidos, pero tienen un factor crucial en común: ambos apelan a los millones de estadounidenses que quedaron rezagados en una economía que nunca se ha recuperado del todo de la crisis del 2008.

Aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Bernie Sanders. Foto: Boston Globe.

Aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Bernie Sanders. Foto: Boston Globe.

Tanto Trump como Sanders han sorprendido a los analistas, comentaristas y futurólogos políticos en Washington, quienes originalmente esperaban que los dos hombres desaparecieran con rapidez de la contienda presidencial del 2016. Pero de hecho ha ocurrido lo contrario. Trump se ha convertido en el favorito en el partido republicano y Sanders continúa siendo un desafío impresionante para la puntera demócrata, Hillary Clinton.

Aunque un candidato es un populista que se inclina a la derecha y el otro se encuentra lejos a la izquierda, Trump y Sanders son personalidades que s e oponen a lo establecido y que apelan a millones de estadounidenses que continúan sintiendo los efectos de la recesión económica de 2008.Para estos electores, ni el gobierno republicano ni el demócrata los han ayudado a lograr sus objetivos en los siete años pasados de esfuerzos.

El estratega republicano Ford O’ Connell dijo que existe un desencanto no sólo en el Partido Republicano, que ha fascinado a los medios estadounidenses, sino también en el Partido Demócrata.”Si los medios no estuvieran tan preocupados con el circo republicano, en realidad estarían revelando la creciente división en la izquierda”, comentó el estratega. La popularidad de Sanders muestra el alto nivel de decepción de los electores demócratas con la élite de Washington.

Estadounidenses se manifiestan contra el alto desempleo tras la crisis de 2008. Foto: Getty Images.

Estadounidenses se manifiestan contra el alto desempleo tras la crisis de 2008. Foto: Getty Images.

Dan Mahaffee, un analista del Centro para el Estudio de la Presidencia y el Congreso, dijo a Xinhua que existe un número considerable de individuos sin apego en la izquierda y que la popularidad de Sanders refleja eso.

Aunque aún existen más probabilidades de que Clinton gane la nominación de su partido, la popularidad de Sanders muestra que los electores demócratas están sumamente insatisfechos con la élite de Washington, coinciden los expertos.
De hecho, muchos en la izquierda ven a Clinton como una candidata, que de ser elegida, simplemente mantendrá el statu quo, el cual no los ha satisfecho económicamente en los siete años de la peor recesión económica desde la Gran Depresión.

En muchas formas, la recesión económica de 2008 que sacudió a la economía global nunca ha terminado.

Aunque la tasa de desempleo oficial es de 4,9 por ciento, los críticos dicen que la cifra está llena de vacíos. Por ejemplo, si un científico desempleado limpia el césped de su vecindario durante un día y reúne unos cuantos dólares, es considerado empleado en esa semana por los estadísticos gubernamentales.

Además, la tasa sólo mide a quienes buscan trabajo activamente y no incluyen a los millones que han renunciado a hacerlo por simple frustración ant e las ma las perspectivas de empleo.

El diario “The Wall Street Journal” calcula que 2,6 millones de estadounidenses que no tienen trabajo simplemente no lo están buscando. Muchos otros vacíos existen en la tasa de desempleo, lo que enmascara la verdadera gravedad de la situación de desempleo en el país.

Expertos dicen que el desempleo real es mucho mayor que el sugerido por la tasa de desempleo.

Muchos estadounidenses marginados económicamente se encuentran en áreas rurales alejadas de Washington D.C., una ciudad donde los empleos son abundantes y los salarios son mucho más elevados que en la mayor parte del resto del país. La idea de que Washington es una gigantesca fiesta de coctel que es financiada por el resto de la nación alimenta el resentimiento hacia la capital de la nación y hacia los políticos de carrera que dirigen el espectáculo.

Muchos individuos marginados constituyen una gran parte de los seguidores del incendiario Trump, cuyo mensaje populista contra Washington ha atraído a gran des número de individuos insatisfechos.

Con respecto a Sanders, los “millennials” representan la mayor porción de sus seguidores. El grupo ha sufrido las mayores afectaciones de la debilidad económica del país, mucho más que la mayoría de los otros grupos.

Muchos universitarios graduados recientemente se han visto obligados a regresar a casa con sus padres, en un país en que los jóvenes generalmente se van después de concluir la preparatoria, y con frecuencia trabajan en empleos muy por debajo de su calificación y expectativas salariales.

Ese grupo de población espera tener un nivel de vida más bajo que el de sus padres. Además, la generación tiene que cargar con un deuda estudiantil promedio de 35.000 dólares por persona, mucho mayor que los graduados universitarios de hace una década.

Eso dificulta la compra de una casa, lo que obliga a los graduados endeudados a continuar rentando y los imposibilita a invertir en bienes raíces, lo que puede afectar negativamente su situación financiera en los años próximos.

Datos de un censo reciente muestran que 40 por ciento de los estadounidenses desempleados son “millennials”, lo que significa que 4,6 millones de personas de ese grupo de edad carecen de trabajo.

Los expertos dicen que todo esto conforma el contexto en el que Trump y Sanders están buscando un éxito inesperado.

Aunque la mayoría de los analistas no prevén que Sanders gane la nominación demócrata, posiblemente continuará representando un desafío para Clinton en la batalla por la nominación partidista.

Con respecto a Trump, es altamente posible que gane la nominación republicana y recurra a su mensaje contra lo establecido para enfrentar a Clinton en la contienda 2016 por la Casa Blanca.

(Con información de Xinhua)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Zapya dijo:

    Ser presidente en eua es tan facil, solo hay que analizar tendencias y partes de ahi para realizar campaña

  • PJ dijo:

    Me parece que habrán tres aspirantes a las Presidenciales. Trump por los Republicanos, Clinton por los Demócratas y Sanders se postulará Independiente

  • PJ dijo:

    Se dividen las fuerzas políticas en EEUU.

    Se autodestruye el imperio como ley de la dialectica y el desarrollo de las fuerzas productivas como predijeron Marx y Engels. Así como lo dijo nuestro comandante hace unos años

  • emilio dijo:

    En mi opinión muy personal, si gana Sanders gana Trump, recuerden que para los usamericanos Bernie es un comunista y eso en USA es una mala palabra. Yo quisiera que ganara Sanders para demostrar que al final será un social demócrata algo “rosadito” que llegado el momento no le temblará la mano si tiene que meterle par de cohetazos a algún país “en nombre de preservar los intereses y la seguridad nacional de los Estados Unidos” amen de que si a Obama los republicanos le hicieron la vida “un yogurt” con las poquitas cosas que quiso hacer me imagino que Sanders no pueda pasar ni una del montón de “buenas” iniciativas que tiene.

    Gracias por publicarme. Saludos a todos

  • EddySS dijo:

    Las contradicciones serán cada vez más insalvables. Estas son las tendencias que se veían venir, no por casualidad las recientes protestas populares denotan que se gestan cambios transcendentales en la ideosincracia estadounidense. Unos aprovecharán la brecha para arraigar la propiedad privada y otros la distribución social.

    Cambios que no supo prever por ejemplo Marcos Rubio, muerto antes de nacer esta campaña electoral al ir contra Cuba, no porque el diferendo Cuba Estados Unidos ha dejado de ser un negocio político, sino por lo que representa el modelo cubano.

    Para los que quisieron engañarse en el sueño y ahora tienen la pesadilla americana, buscan en los prometedores discursos las soluciones a sus problemas, lo que será imposible resolver en el actual sistema imperial. Falta mucho trecho por recorrer, pero ya apareció el primer “Socialista”.

    Mientras Cuba defiende el modelo socialista que resuelve los problemas de las multitudes, ahora el problema lo tienen creado los estadounidenses con su propio sistema, entrando en la disyuntiva de seguir el camino de la mentalidad imperialista y las guerras, la profundización de las diferencias entre las multitudes y la minoría acaudalada; o el camino de la paz y solidaridad con los pueblos, el pensamiento racional común.

    Eso es a lo aportó Obama para llegar al poder, para lograr reelegirse y para pasear por las calles de la Habana: la fe de los pueblos que tienen el derecho a sentirse dueños de sus destinos.

    Estados Unidos necesitas cambios, la pregunta es ¿quién, cuándo, como, cuántos, con qué, y por qué los hacen?

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también