Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Más soldados de EEUU de vuelta a Iraq

| +

soldados estadounidenses ebola africaLa Casa Blanca anunciará el envío de al menos 450 efectivos adicionales a Iraq para abrir una nueva base militar, después de que la caída de la ciudad de Ramadi zanjó un debate interno en el gobierno sobre si la campaña contra el Estado Islámico (EI) debía enfocarse en recuperar Mosul en 2015.

Tras su promesa de retirar las tropas del país asiático, el presidente Barack Obama comenzó nuevamente a enviar sus fuerzas bajo la figura de consejeros militares adicionales para pelear contra el EI.

Según fuentes no reveladas de altos funcionarios del gobierno de Barack Obama, citadas por el New York Times y el Wall Street Journal, la cifra de nuevos soldados varía ligeramente entre ambos 450 y 500.

Los funcionarios citados por los medios explicaron que se esperaba que a partir de ahora Ramadi, la capital de la provincia iraquí de Al Anbar, se convirtiera en el centro de una larga campaña, aunque Mosul, a la que ya no se esperaba tomar antes de 2016, se mantendría como objetivo mayor.

Durante el debate, el Comando Central estadounidense, liderado por el general Lloyd J. Austin III, deseaba avanzar sobre Mosul, y dependía de los esfuerzos que debía realizar la tropa local del ejército iraquí, que a juicio del Times se movió con excesiva lentitud.

Funcionarios iraquíes consideraban que el cronograma de operaciones no era realista. El anuncio que el Comando Central estadounidense hizo en febrero pasado de que durante la primavera boreal (otoño en Argentina) se lanzaría un asalto sobre la ciudad del Norte del país provocó airadas reacciones en Bagdad.

La caída de Ramadi en manos del Estado Islámico el 17 de mayo, que sorprendió a Bagdad, convenció al ejecutivo estadounidense (que oscilaba entre esta táctica o lanzarse sobre Mosul) de la necesidad de enviar más tropas, en carácter de entrenadores, para ayudar al ejército iraquí en una nueva base militar.

Los nuevos efectivos se concentrarían en el entrenamiento de combatientes sunnitas del ejército iraquí, en lo que la fuente citada por el Times definió como “una adecuación para tratar de darle el entrenamiento correcto a la gente correcta”.

En cambio, funcionarios del Departamento de Estado señalaban que la provincia de Al Anbar tenía la mayor importancia estratégica y geopolítica. Las discrepancias se hicieron públicas en abril pasado con una declaración del general Martin E. Dempsey, que negó que Ramadi tuviera importancia en el futuro de Iraq.

Cuando el EI tomó Ramadi en mayo quedó en claro que el grupo yihadista no estaba a la defensiva en torno a Mosul, sino a la ofensiva, y forzó al gobierno iraquí a improvisar un plan que le permitiera retomar la ciudad, a solo 70 kilómetros de Bagdad.

La nueva base estará localizada en Al Taqqadum, un cuartel iraquí cercano a la localidad de Habbaniya, precisamente en esa provincia de alta densidad de población sunnita que fue uno de los últimos bastiones a los que se aferró Saddam Hussein para resistir a la invasión internacional liderada por Washington en 2003.

Posteriormente, Al Anbar, centro de numerosas tribus iraquíes, fue uno de los focos insurgentes de resistencia tanto contra el gobierno de ocupación como contra los gobernantes de mayoría chiíta durante la violencia religiosa que azotó el país antes y después de la retirada de las tropas de la coalición invasora, liderada por Estados Unidos.

La última vez que EE.UU. aumentó el número de tropas en Iraq fue en noviembre pasado, cuando Obama decretó el enví­o de 1.500 nuevos soldados, lo que situó la cifra total de personal militar estadounidense desplegado en el paí­s asiático en 3.080.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la escalada de violencia registrada en Al Ramadi en los dí­as previos a su toma por parte del EI forzó la huida de más de 133.000 personas.

Por su parte, las fuerzas de seguridad iraquí­es y la milicia chií­ta Multitud Popular avanzan ahora hacia Al Ramadi desde tres ejes, una estrategia pensada para cortar las lí­neas de abastecimiento del EI en la ciudad.

(Con información de Página 12)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también