Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Solidaridad desde EEUU en ‘una nueva era’

En este artículo: Cuba, Estados Unidos, Solidaridad
| +
Gloria La Riva

Gloria La Riva en el Encuentro Internacional de Solidaridad, La Habana. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

El cambio del contexto en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos tiene resonancia en todos los ámbitos de lo político, lo económico y lo social. En un escenario tal, los ejes sobre los que ha trabajan los grupos de solidaridad con Cuba también deben redefinir sus focos de atención; más cuando se produjo la liberación de los cinco cubanos que permanecían prisioneros injustamente en la nación norteña: una de las bases fundamentales de las redes solidarias.

Gloria La Riva, activista de la Coalición Answer y muy conocida en Cuba por su extensa labor y su participación en la campaña por la liberación de Los Cinco vino como parte de la más grande delegación estadounidense de solidaridad en los últimos años. “Somos más de 160, además hay otras personas que vinieron que no son parte de una delegación, lo que nos convierte en un grupo aún más grande. Todo esto a pesar de los altos precios de los vuelos: es muy caro venir a Cuba”, comenta La Riva.

-Con Los Cinco de regreso en Cuba, uno de los reclamos fundamentales que han estado haciendo estos años, además de múltiples avances en otros temas relativos a la relación entre los dos países, ¿cómo se reordenan las prioridades de su trabajo?

Las prioridad es ahora aprovechar el gran interés que se ha despertado con el anuncio del 17 de diciembre. Lo veo en conversaciones con gente con quien trabajo, u otros a quienes conozco por años y que nunca habían hablado de Cuba y de repente llaman diciendo que quieren venir.

El pueblo norteamericano siente ahora la libertad de no tener que cargar sobre sus hombros el deber apoyar esa política de enemistad de Estados Unidos contra Cuba. Además, siempre han pensado en Cuba como el país inaccesible. Ahora, si bien no todos se dan cuenta de que el cambio aún no supone que puedan venir abiertamente, sí perciben que es más fácil. ‘Ahora podemos’: ese el pensamiento.

Me ha sorprendido pasar por algunas calles de La Habana y encontrarlas llenas de estadounidenses que han venido por primera vez, por curiosidad. Van a llevar una imagen muy positiva de la paz social, la seguridad de la que nunca han escuchado antes. Vivimos en un país tan violento, tan inseguro, y venir aquí es realmente algo nuevo que abre ojos y mentes.

Desde esto tenemos mucho potencial para exigir en grupos más numerosos este cambio que todos deseamos: el fin del bloqueo y de todas las leyes que están diseñadas específicamente para Cuba, parte de una política hostil.

Es una nueva era, la lucha toma diferente dimensión y carácter. Pero estamos dispuestos a librarla.

-¿Será positivo el intercambio per se en un escenario de levantamiento total del bloqueo? ¿Cómo lo percibe usted?

Hay diferentes incidencias que ustedes conocen muy bien. No sabemos qué pasará con el bloqueo, pero mucha gente tiene preocupaciones del tipo: ¿Pero entonces McDonald´s va a invadir? ¿Starbucks en las esquinas? Cuba tiene su gobierno y ministros que saben cómo manejar eso. Debe haber contratos mediante, no es tan sencillo.

Pero me pregunto qué está pasando, por ejemplo, con individuos. Hay muchos pequeños capitalistas que pueden traer dinero no abiertamente, invirtiendo en negocios o propiedades que no están a su nombre. Habrá que analizar, por ejemplo, qué hacer con la brecha que va a abrirse entre los cuentapropistas de negocios pequeños y otros que están acumulando capitales de forma que no se había visto antes. Eso también forma parte de las contradicciones que vienen con el cambio. Va a ser un proceso de ajuste, de ir arreglando las cosas. Pero el cambio es necesario.

En la calle le he preguntado a mucha gente qué piensa sobre todo esto y lo que percibo siempre es un respiro, un aliento. Tal vez no ha cambiado sustancialmente la economía para todos, pero hay esperanza de que mejore la situación. Por otro lado, tenemos que entender la economía cubana en su contexto, pensar qué está pasando en el mundo: la pobreza y el hambre están creciendo, la destrucción de los Estados, solo en Estados Unidos la población negra y latina están sufriendo un gran incremento del racismo, el horror de las matanzas policiales… Desempleo, desalojo. Y el cambio en las relaciones está en proceso: la agresividad de Estados Unidos no ha cambiado. Ha cambiado su fachada. Eso es un reto mayor para nosotros: ser capaces de entender y explicar qué está pasando realmente y qué debemos hacer como pueblo estadounidense en solidaridad con Cuba y por el avance del diálogo.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también