Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Expolicia hondureño revela acciones de escuadrones de la muerte

En este artículo: Honduras
| 4 |

violencia en HondurasUn exagente de la Policía Nacional de Honduras reveló la forma en que trabajan los escuadrones de la muerte en el organismo de seguridad.

Esta denuncia la hizo este jueves el director de Radio Globo, David Romero, que tuvo acceso a documentos que comprometen a altos mandos del organismo que vela por la protección de la ciudadanía.

La declaración fue ofrecida por el exmiembro de la Policía, que fue contratado en la sección de Análisis donde prestó servicios por varios años y en una declaración que hizo sin coacción, narró que tuvo conocimiento de las ejecuciones porque estuvo en cada una de ellas.

Narró con detalles acerca del secuestro de una persona de 65 años en Copán, zona occidental de Honduras; en el operativo de rescate del rehén estuvo involucrado el exdirector policial Juan Carlos “Tigre” Bonilla, comisario Zavala Vásquez y otro oficial de apellido Turcios Andrade.

También se hizo acompañar de otros oficiales y miembros de la Policía de Colombia, de apellidos Morera, sargento Palomo y otro agente de apellido Gaviria.

En cuanto al secuestro, las llamadas salían de la localidad de El Paraíso y la intercepción fue hecha por los tres agentes colombianos. El equipo antisecuestros se encontró con Bonilla alrededor de las 3:00 de la tarde con base a la información que habían recabado.

En La Entrada, Copán, dijo la fuente, se encontraba el autor intelectual que fue capturado horas después mientras conducía un mototaxi y dio la información del lugar donde tenían al secuestrado, que era resguardado por tres cómplices.

Se planificó llevar la comida en la unidad de transporte, por lo que el jefe de la banda fue esposado al timón; con él se transportaba por Bonilla y Turcios Andrade, dirigiéndose al punto donde se entregaba la comida.

Llegaron dos de los secuestradores que se aproximaron al área donde acordaron encontrarse, lo hicieron con mucha cautela. Al dar con los dos secuestradores, oficiales y agentes de la escala básica los emboscaron, logrando matar a uno y el otro se dio a la fuga.

En tono burlesco, aseguró el informante, los funcionarios se disputaban quién le había hecho el disparo, cuyo casquillo era de calibre 38.

Después del crimen, pusieron al captor que se contactara a sus compinches para que movilizaran al secuestrado al punto de encuentro, cuando salieron, 30 policías dispararon indiscriminadamente contra el bandido. Bonilla, que portaba un subfusil UZI, le disparó en varias ocasiones hasta causar la muerte al facineroso.

Al segundo caso, según documentación en poder de Romero Ellner, lo llevaron a los bordos de San Pedro Sula para ser asesinado; dos miembros de Análisis fueron encomendados a la misión, los policías lo acribillaron sin reparar que la víctima quedó vivo, este salió a la carretera y fue trasladado al hospital donde declaró que estuvo a punto de ser ejecutado.

Luego que el incidente fuera publicado en los medios, varios policías lo quisieron matar para que no diera más detalles sobre el atentado que padeció.

Uno de los comisionados sugirió que se le podía matar y para eso fue asignada una policía que a su vez es enfermera para realizar la acción; y le dieron permiso cuando surgió el escándalo y fue trasladada de inmediato a la sede del Grupo Especial Antisecuestros (GEAS) donde hizo varias acciones administrativas, incluso de aseadora. La policía encomendada para la misión en el centro hospitalario, conocida como “la china”, inyecto insulina para acabar con la vida del ciudadano.

El tercer caso –prosigue– es el secuestro de una señora con un niño en el Barrio Cabañas de San Pedro Sula, norte de Honduras y fue interceptada en tres vehículos bajo el aval del exjefe policial, comisionado Héctor Iván Mejía.

En esa acción se estaba el jefe del GEAS, comisionado Turcios Andrade y otro alto oficial de apellido Zavala juntos a 16 miembros más. La señora fue trasladada a una casa de seguridad a la exclusiva colonia Trejo donde fue interrogada por 48 horas y después fue ahorcada y desaparecida.

A la fecha, familiares de la dama siguen exigiendo a los operadores de seguridad y justicia que se dé con el paradero del cuerpo sin vida de la dama, cuyo nombre no ha sido revelado.

En cuanto al cuarto caso, un grupo de policías secuestraron en la localidad de Choloma a una joven, a fin de presionar a su madre para que esta diera con la ubicación de una persona conocida por el mote de “Amílcar El Renco”.

La muchacha fue trasladada a la misma casa de seguridad. En ese lugar fue violada por varios elementos de la unidad de Análisis; la madre los llamó porque dio con la ubicación de “el Renco”…este fue torturado y asesinado días después.

El denunciante reveló que quienes dieron la orden fueron los comisionados Heberto Arias Aguilar, López Flores y Turcios Andrade y contaron con el apoyo de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) y la unidad de Análisis.

En el quinto caso, añadió, hubo tres muertos de la denominada banda “Agua de Mayo”, a estos los interceptaron en un punto no determinado, trasladados a una casa de seguridad en la colonia Jardines del Valle de la capital industrial donde fueron torturados y ahorcados.

Luego, fueron decapitados y los cuerpos aparecieron en distintos puntos de San Pedro Sula. A cada cadáver le pusieron una cabeza distinta para dificultar la identificación de los fallecidos.

En esta ejecución, reveló el exagente, participaron los comisionados Arias Aguilar, Mejía, López Flores, Turcios Andrade y Zavala con el apoyo de GEAS y DNIC y los matones hicieron fiesta.

En la sexta ejecución extrajudicial, denunció que Arias Aguilar se molestó por la falta de respeto que un policía, conocido como “El chelito”, le hiciera y ordenó que se le asesinara al menor descuido.

Arias encontró al agente del orden ingiriendo bebidas alcohólicas en una cantina del populoso barrio sampedrano Miguel Paz Barahona. El oficial aprovechó la coyuntura y acompañó al policía en la ingesta de alcohol hasta que no tuviera capacidad para reaccionar.

De inmediato, el jefe policial llamó a un grupo de subalternos para que se prepararan para la operación, por lo que interceptaron a “El chelito” y fue trasladado a una casa de seguridad a la marginal colonia San José V donde fue torturado y el cadáver fue tirado en la cañeras ubicadas en la periferia sur de San Pedro Sula.

(Tomado de El Libertador)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    “Luego, fueron decapitados y los cuerpos aparecieron en distintos puntos de San Pedro Sula. A cada cadáver le pusieron una cabeza distinta para dificultar la identificación de los fallecidos.” Esos policias ,¿eran del DAESH, ISIS, EI o cualquier otro engendro? No, no hace falta copiar, son autodidactas.

  • Jose Garcia Parrales dijo:

    Grandes injusticias, de estas miserias”humanas” transformados para la seguridad ciudadana segun el imperio norteamericano, lo que son nada mas , asesinos de su propio pueblo. la prensa amarilla callará esta atrocidades. mas temprano que tarde caeran y pagaran por lo que ellos hicieron.

  • Critickall dijo:

    Qué paisitos esos!! y que gentuza de ambos lados!!

  • ken dijo:

    callate la voca no dfendas a los criminales

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también