Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

De la Historia un día como hoy

| 1

whitman31 de mayo de 1819
Nace en West Hills (EE.UU.), Walt Whitman, poeta estadounidense, cuya obra “Hojas de hierba” influenciará grandemente en la literatura, no sólo de dicho país sino del resto del mundo. (Hace 195 años).

Walt Whitman

(West Hills, EE UU, 1819 – Camden, id., 1892) Poeta estadounidense. Hijo de madre holandesa y padre británico, fue el segundo de los nueve vástagos de una familia con escasos recursos económicos. Pasó sólo ocasionalmente por la escuela y pronto tuvo que empezar a trabajar, primero, y a pesar de su escasa formación académica, como maestro itinerante, y más tarde en una imprenta.

Allí se despertó su afición por el periodismo, interés que le llevó a trabajar en varios diarios y revistas neoyorquinos. Nombrado director del Brooklyn Eagle en 1846, permaneció en el cargo sólo dos años debido a su disconformidad con la línea abiertamente proesclavista defendida por el periódico. Su afición por la ópera (género que influyó enormemente en su obra poética) le permitió coincidir en una noche de estreno con un dirigente del periódico de Nueva Orleans Crescent, quien lo convenció para que dejara Nueva York y aceptase una oferta para trabajar en el diario.

Durante el viaje hacia al Sur, que emprendió en 1848, tuvo la oportunidad de contemplar una realidad, la de provincias, para él totalmente desconocida y que, en definitiva, sería decisiva para su carrera futura. Por todo este conjunto de experiencias, cuando regresó a Nueva York, unos meses después, abandonó el periodismo y se entregó por completo a la escritura.

La primera edición de su gran obra, sin embargo, no vio la luz hasta 1855. Esta primera edición de Hojas de hierba (Leaves of grass) (habría otras ocho en vida del poeta) constaba de doce poemas, todos ellos sin título, y fue el propio Whitman quien se encargó de editarla y de llevarla a la imprenta. De los mil ejemplares de la tirada, Whitman vendió pocos y regaló la mayoría, uno de ellos a Ralph Waldo Emerson, importante figura de la escena literaria estadounidense y su primer admirador. Su crítica, muy positiva, motivó a Whitman para seguir escribiendo, a pesar de su ruinosa situación económica y de la nula repercusión que, en general, habían tenido sus poemas.

Al año siguiente apareció la segunda edición y, cuatro años más tarde, la tercera, que amplió con un poema de presentación y otro de despedida. La noticia de que su hermano George había sido herido, al comienzo de la Guerra Civil, le impulsó a abandonar Nueva York para ir a verle a Fredericksburg. Más tarde se trasladó a Washington D.C. donde, apesadumbrado por el sufrimiento de los soldados heridos, trabajó voluntariamente como ayudante de enfermería. Tras el fin de la contienda, se estableció en Washington, donde trabajó para la Administración. Allí publicó varios ensayos de contenido político, en los cuales defendía los ideales democráticos, pero rechazaba el materialismo que, a su juicio, impregnaba la vida y las aspiraciones de la sociedad estadounidense.

Aquejado de varias enfermedades, en 1873 se vio obligado a abandonar Washington y trasladarse a Camden, en Nueva Jersey, donde permaneció hasta su muerte. Dedicó los últimos años de su vida a revisar su obra poética, y a escribir nuevos poemas que fue incluyendo en las sucesivas ediciones de Hojas de hierba.

Whitman fue el primer poeta que experimentó las posibilidades del verso libre, sirviéndose para ello de un lenguaje sencillo y cercano a la prosa, a la vez que creaba una nueva mitología para la joven nación estadounidense, según los postulados del americanismo emergente. El individualismo, los relatos de sus propias experiencias, un tratamiento revolucionario del impulso erótico y la creencia en los valores universales de la democracia son los rasgos novedosos de su poética; en línea con el romanticismo del momento, propuso en su poesía una comunión entre los hombres y la naturaleza de signo cercano al panteísmo. Tanto por sus temas como por la forma, la poesía de Whitman se alejaba de todo cuanto se entendía habitualmente por poético, aunque supo crear con los nuevos materiales momentos de hondo lirismo.

(Tomado de BiografíasyVidas)

Me celebro y me canto a mí mismo

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo asuma tú también habrás de asumir,
Pues cada átomo mío es también tuyo.
Vago al azar e invito a vagar a mi alma.

Vago y me tumbo sobre la tierra,
Para contemplar un tallo de hierba.

Mi lengua, cada molécula de mi sangre formada por esta tierra y este aire.
Nacido aquí de padres cuyos padres nacieron aquí y
Cuyos padres también aquí nacieron.
A los treita y siete años de edad, gozando de perfecta salud,
Comienzo y espero no detenerme hasta morir.

Que se callen los credos y las escuelas,
Que retrocedan un momento, conscientes de lo que son y
Sin olvidarlo nunca.
Me brindo al bien y al mal, me permito hablar hasta correr peligro.
Naturaleza sin freno, original energía.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Casi dos siglos hace que nació este humilde de la poesía en inglés. Yo que soy un materialista convencido, sinembargo, conincido con él y soy un pocó panteísta y creo que el mundo es material pero el pensamiento, si bien tiene un origen material, se independiza y cuando se vuelve ideas y sale de la gente y recorre mundo, es un ente aparte y si se vuelve poesía alcanza aún mayor independencia y se vuelve inmaterial, intocable, inviolable por nadie y si se hace posesivo y la gente lo acoge como patrimonio es una sombra que nutre y crea y que nadie suele volverlo a su continente y si llega como influjo de la história o de épocas pasada nutre y liba. Si algo marca al ser humano es la creación a partir de realidades materiales de su pensamiento inmaterial e inmortal y en lo concerniente al panteísmo me admiró, hace una veintena de años, haber leído por primera vez Hierba, una serie de esrcritos a los cuales me enfrenté con curiosidad al conocer de las referencias de José Martí sobre el poeta y no entendí en mi primera intención nada, me parecían disloques de alguien que no estaba bien situado en la tierra que pisó, pero en muchas otras intenciones, después de la curiosidad que despertó en mi cerebro, descubrí las realidades que contenían, las busque y las entendí todas. Tengo la apreciación, como que esta curiosidad me hizo más humano y me dió más cultura que muchos tomos de ciencia que he leído, en mi ya larga vida. Hay que encontrar en la humildad la grandeza y poner en el jucio de su poesía el andar del mundo, que hoy, luego de haber evolucionado casi dos siglos, desde que escribió su poesía este gigante, para tener razones para encontrar en la humildad la grandeza del decir y el hacer para los demás. Hay hechura humana, filosofía, tratado político y social, historia y humanidad, mito y creencia pero hay sobre todo respeto a la diversidad humana, al amor humano y a lo que puede alcanzarse y al perdon que hay que tributar a los errores, hechura de toda la sabiduría universal. Celebremos, que no es el único, que haya nacido al mundo, este profeta, que tendrá su contenido en las generaciones futuras y, de seguro, ocupará un espacio en la consepción del hombre que aparecerá legitimo y hecho con el material humano terminado para formar la felicidad futura de la especie. Démosle gracia a la madre que trajo al mundo este poeta humilde y grande.
    No digo más.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también