Imprimir
Inicio » Noticias  »

Congresista norteamericano visita Museo Hemingway en La Habana

En este artículo: Cuba, Ernest Hemingway, Estados Unidos
| 5 |
congresista eeuu

Jim McGovern, legislador demócrata de Massachusetts.

Un legislador estadounidense visitó el lunes la casa donde vivía Ernest Hemingway cerca de La Habana para celebrar un esfuerzo de Estados Unidos y Cuba para preservar y digitalizar escritos y efectos personales del ganador del premio Nobel.

Curadores en la isla le dieron a Jim McGovern, legislador demócrata de Massachusetts, y a la delegación estadounidense que visita Cuba, un recorrido por la Finca La Vigía, un predio rodeado de árboles tropicales en
lo alto de una colina desde donde se ve la capital cubana.

Tanto Estados Unidos como Cuba, donde vivió Hemingway de 1939 a 1960 y escribió gran parte de “El viejo y el mar” y otros trabajos, consideran al escritor su hijo predilecto. McGovern dijo el lunes que ese cariño compartido trasciende las divisiones políticas entre ambas naciones.

“Hemingway siempre unió a la gente”, dijo McGovern. “Él trasciende a la política y uno de los puntos que quiero destacar hoy es que si cubanos y estadounidenses pueden unirse de forma constructiva y hacer esto, ayudar a preservar una casa con todo su contenido, entonces no hay límite sobre lo que podemos hacer si trabajamos juntos”.

Académicos de ambas naciones han trabajado juntos durante más de una década para preservar la casa y su tesoro de documentos, que incluyen de todo, desde cuentas de bar hasta boletos de peleas de toros, notas personales y recetas.

El mes pasado miles de papeles escaneados de cuando Hemingway estuvo en Cuba se hicieron públicos en la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy en Boston. En el recinto está la colección más grande del escritor, incluyendo 90% de sus manuscritos.

La colección en Cuba incluye cosas como el seguro de la camioneta Plymouth 1941 de Hemingway, su permiso local de armas de fuego y el telegrama donde le notifican que ganó el Nobel de Literatura en 1954.

“Estamos trabajando para preservar la colección de Hemingway para los hijos de nuestros hijos y para los nietos de nuestros nietos”, dijo Ada Rosa Alfonso, directora de la Finca La Vigía.

Mary Welsh Hemingway, cuarta y última esposa del escritor, donó la finca de San Francisco de Paula, ubicada a una media hora en coche a las afueras de La Habana, al gobierno cubano en 1961, poco después de que se confirmó su suicido en Idaho.

En años recientes la casa estuvo en riesgo de derrumbarse, lo que provocó que académicos estadoun que la han preservado más o menos como la dejó “Papá”, como era conocido el escritor.

Al menos una decena de cabezas de animales disecados están montados sobre las paredes en un tributo a su entusiasmo por la cacería. En la mesa de una sala de espera están las botellas de licor consumidas a la mitad tal cual estaban hace más de cinco décadas. Todavía se alcanzan a leer apuntes en las paredes del baño donde Hemingway registraba su peso, presión arterial y pulsaciones todos los días.

“Todo el mundo habla de los documentos. Pero si tenemos en cuenta que Hemingway escribió hasta en las paredes, la casa es un gran documento. Además es el testimonio de todo lo que Hemingway hizo”, dijo Gladys
Rodríguez, presidenta de la cátedra Hemingway.

Foto: Ramón Espinosa / AP.

Foto: Ramón Espinosa / AP.

senador en vigia

(Con información de AP)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • abelboca dijo:

    He estado varias veces en la Finca Vigía y todo lo de Hemingway se conserva bien. Sin dejar de reconocer que ese escritor tenía calidad tampoco puedo ignorar que su comportamiento personal en La Habana dejó mucho que desear, como buen norteamericano prepotente que fue, amante de emborracharse y escandalizar, y vacilar todo lo que pudo en cuanto lugar frecuentó. En lo personal creo que la propanda cubana sobre él lo ha hecho más grande de lo que realmente fue. A esa Finca la Vigía prácticamente nadie va. Poquisimos cubanos la frecuentan. A veces te encuentras con algunos “paquetes turísticos” extranjeros que los turoperadores incluyen para llenar una agenda. La familia Hemingway nunca ha sido simpatizante de la Revolución Cubana. Esto lo ha expresado en incontables ocasiones. La visita de McGovern está dirigida a explorar el estado de opinión de Cuba sobre diversos temas referidos a los EEUU, que no se publicarán en nuestra prensa, pero no para “elogiar” la conservación de la Finca ni la “gran buena voluntad” de nuestro gobierno por preservar el legado de ese escritor. En lo que a mí respecta cuando quieran pueden llevarse en un barco la finca completa con todo lo que tiene dentro pues no significa absolutamente nada para el patrimonio cultural de nuestro pueblo, y ya de paso que se lleven también el ¡”barquito pesquero” que él utilizaba. Espero me publiquen estas opiniones, y que otros me repliquen con todo su derecho. Para eso es el Debate y si no me equivoco este sitio se llama CUBADEBATE. Saludos a todos.

  • un tipo ahi dijo:

    a mi no me dejaron entrar… tuve que verlo todo por fuera de la casa…

  • Carol dijo:

    Normalmente se puede entrar, excepto por alguna razón mayor como por ejemplo si fuiste el mismo dia de la visita, creo que es lo logico.

  • Carol dijo:

    abelboca
    !!Qué pobreza de espíritu usted tiene!!Qué arrogancia, qué pena para usted no saber valorar lo mejor en cada persona.Sepa que no representa el sentir de la gran mayoría de lso cubanos.

  • Fauris Parra Verdecia dijo:

    Que poco valor le puedes dar a Hemingway no por gusto es un premio Nobel de seguro que no eres mejor qu el jurado que le concedio el titulo. Abelboca

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también