Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Proponen fármaco experimental para salvar células tras un infarto

En este artículo: Ciencia, Farmacéuticas, Salud
| 7

corazónCientíficos de Filadelfia proponen hoy un fármaco para proteger el corazón tras el infarto, al menos hasta que el paciente pueda ser atendido en un hospital, y probablemente más allá. Ese es un periodo crítico durante el que porciones del corazón mueren o sufren daños irreversibles. El posible fármaco es un inhibidor de una proteína del corazón llamada TNN13K que normalmente responde al infarto matando células cardíacas, en una de las paradojas más perdurables de la cardiología. El trabajo demuestra en ratones que inhibir esa proteína con fármacos evita la mayor parte de estos daños. El trabajo se publica en Science Translational Medicine.

La gravedad y las secuelas a largo plazo —para el resto de la vida, en realidad— de un infarto de miocardio dependen en gran medida de la cantidad de células del músculo cardíaco (cardiomiocitos) que mueran en las primeras horas tras el ataque. Cuantos más cardiomiocitos resulten liquidados en ese periodo crucial, más deficiente resultará la reparación espontánea del corazón y peores serán después las arritmias y las carencias derivadas de una contracción defectuosa: peor será la calidad de vida del paciente, y eso en el caso de que sobreviva.

Como la causa inmediata del infarto es el bloqueo de una arteria coronaria —los vasos sanguíneos que satisfacen la enorme y continua demanda de oxígeno del músculo cardíaco—, lo primero que hacen los médicos cuando el paciente llega a urgencias es restaurar el flujo coronario, en general mediante la introducción de un catéter (intervención coronaria percutánea, o PCI). La rapidez con que se ejecute esta intervención es crítica para salvar el mayor número posible de cardiomiocitos para el futuro.

Paradójicamente, la restauración del flujo sanguíneo en las arterias coronarias, con ser vital, provoca un incremento de la muerte celular en las células fronterizas con la zona infartada. Esta paradoja se llama lesión por perfusión: la PCI evita que se muera el resto del corazón, pero al mismo tiempo mata cardiomiocitos que serían viables pese a su mala situación geográfica.

Ronald Vagnozzi, Thomas Force y sus colegas de las universidades Temple y Thomas Jefferson, ambas en Filadelfia, han identificado al que parece ser el responsable de la mayor parte de la muerte celular que ocurre antes de que la ambulancia llegue al hospital e incluso después de que los de urgencias le hayan hecho la PCI, la TNN13K, y han colaborado con los científicos de la unidad cardiovascular de GlaxoSmithKline, en Pensilvania, para desarrollar tres fármacos candidatos. Se trata de inhibidores específicos de la TNN13K.

Estos funcionan en ratones y los autores apoyan probarlos en humanos. Una de sus mejores cartas es la siguiente: como la TNN13K solo existe en las células cardíacas, es probable que los fármacos no tengan muchos efectos secundarios en otras partes.

Pero, en ciencia, la teoría propone y el ensayo clínico dispone.

(Con información de El País)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Leoneidis dijo:

    Yo diria sobre esto que es impresionante e importante a la vez, porque seria una forma de prevenir la muerte de muchas personas que padecen del corazón y de las que no padecen tambien. la verdad que es muy importante.

  • José Luis Aparicio Suárez dijo:

    Tiempo es músculo. Esta es una verdad en relación con la salud del corazón; órgano vital que late incesantemente (unas 80 veces por minuto, 4800 veces en una hora, 115 200 veces en un día, 42 millones de veces en un año y unas 3 billones de veces en 80 años, que es una razonable expectativa de vida, con la posibilidad real de alargarla mucho más),para asegurar el oxígeno que necesitan nuestras células. Cualquier alternativa terapéutica que evite la muerte precoz de cardiomiocitos es ganancia para el paciente que sufre un infarto. Lo más aconsejable es evitar los factores de riesgo, incluso si se demuestra la efectividad del nuevo fármaco. De cualquier manera, es una esperanza que la ciencia continuará profundizando. Atentamente, Dr. José Luis Aparicio Suárez.

  • Leo dijo:

    Sería buenísimo tener unas pastillitas de esas al alcance de la mano, en que farmacia la irán a vender?

  • hacker de sombrero blanco dijo:

    JA ESTA GENTE NO ME VA A TOMAR EL PELO PORQUE EL INFARTO MATA A CUALQUIERA LA MAYORÍA DE LAS VECES Y DESPUÉS DE MUERTO UNO NO SE VA A TOMAR LA PASTILLA ESA

  • hacker de sombrero blanco dijo:

    DOCTOR APARICIO MIJO TREMENDA INFORMACIÓN … SOLO PARA HACER VER QUE ERES DOCTOR AHÍ TE HICISTE MÁS QUE EL FORISTA G. BRUNO

  • akm3d dijo:

    esta noticia es mala, mi suegra tendria 7 vidas c de verdad

  • Estrella dijo:

    Que gran noticia, ojalá no quede sólo en eso…Noticia!! Por qué la salud, no espera.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también