Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

FAO reconoce la importancia de los indígenas en la erradicación del hambre

| 3

FAOLas comunidades indígenas son más vulnerables a la inseguridad alimentaria en comparación al resto de los habitantes de América Latina, sin embargo, poseen conocimientos que pueden ser claves para erradicar el hambre, señaló este viernes la FAO durante el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hay que reconocer en los pueblos indígenas su capacidad para erradicar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición “aunque solos no lo pueden hacer”.

“Es de enorme importancia de trabajar codo a codo con ellos para lograr la erradicación del hambre, utilizando su sabiduría ancestral y practicas milenarias como herramientas claves para garantizar la seguridad alimentaria”, destacó el representante regional de la FAO, Raúl Benítez.

Aunque en esta misma línea, la ministra de Desarrollo Rural y Tierras del Estado Plurinacional de Bolivia, Nemesia Achacollo, señaló que “solo, el pueblo campesino indígena no va a poder defenderse”.

“Tenemos que hacer alianzas, ellas nos han de permitir la consolidación de la lucha conjunta. Cada hermano indígena, cada campesino, cada compañera mujer lucha por el bienestar de sus pueblos”, enfatizó Achacollo, durante un evento realizado hoy en la oficina regional de la FAO.

Según el organismo, los índices de pobreza e inseguridad alimentaria entre los pueblos indígenas son 3 veces más altos que entre el resto de la población de la región, y en algunos casos hasta 8 veces más.

En algunos países hasta el 90 % de la población indígena es pobre y el 70 % vive en extrema pobreza, precisó.

Asimismo, la desnutrición infantil de los niños y niñas de los pueblos indígenas duplica el promedio de la población no indígena de la región, existiendo casos extremos donde el 95 % de los niños indígenas menores de 14 años padecen desnutrición en algún grado.

Según Achacollo, el tema de la reducción del hambre no es sólo el esfuerzo de las organizaciones internacionales -en su opinión- la lucha contra el hambre es con los pueblos campesinos indígenas del mundo, implementando las políticas hacia el desarrollo.

“Ahí es donde tenemos que trabajar, con la agricultura familiar, en un esfuerzo conjunto con el apoyo directo de los gobiernos. La única salida de hambre es con los agricultores familiares”, subrayó.

 

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batistai dijo:

    Toda la ciencia del mundo deberá trabajar en virtud de la justicia y del futuro del género humano. Se ocupan muchos de los problemas políticos, que son muy importantes, pero la primera política deberá ser el común interés por la supervivencia.

    Se pone poco énfasis en resolver el problema medioambiental, las grandes ciudades crecen interminablemente y los campos se pierden a la vista de todos y se convierten en eriales, desertidos, se agotan las fuentes de energía naturales no renobables y el dominio del gobierno está en mano de la fuerza y lo ejerce un grupo mundial que no llega al 1% de la población del mundo importándole poco la supervivencia del resto, salvo para obtener ganancias y para agrupar los recursos naturales que le permiten mantener los bancos, los precios y las ganancias en los niveles de asegurar una seguridad a sus intereses egoistas y clasistas.

    Con lo que botan de sobras en alimentos y recursos, en las grandes siudades de los países desarrollados, bastaría para dar alimentación tres veces al día como mínimo a la población hambrienta del universo, lo que garantiza mi opinión de que lo que faltan no son recursos sino justicia.

    Hay recursos naturales que limitan la existencia de la humanidad y generalmente padecen de su falta la gran población del tercer mundo: como es el agua, la energía y los alimentos. Tiene esa población por lo general contaminado el aire, no tiene alcance al agua potable y see consume por la impompetencia de sus gobiernos de garantizar un mínimo de salud en el consumo de un agua potable con garantía de salud, unos alimentos que sean propio para personas y un confort de un alcance humano.

    Existen en el mundo millones de analfabetos, gente que anda en plena miseria y millones de mueren por enfermedades curables.

    Lo más imcompetente que tenemos hoy es un gobierno mundial dominado por el capitalismo y centrado en las NN.UU. sin alcance a la justicia.

    Cuando se muevan los cimientos del mundo y venga el cataclismo que lo cambie todo sin destruirlo, se verá que el hombre actual ha adquirido una cultura de sobrevivencia y que está en camino de explorar y conquistar Marte y otros universos en favor de la raza humana.

    No hay tiempo real para la ciencia porque el hombre por su egoismo capitalista se centra aún en gastos de guerra, dominio y opresión, dominado por una dictadura que no deja ni pensar a la gente.

  • gallo dijo:

    Hace un tiempo leí (no se si los lectores viejos lo recordaran) una investigación que salio en la revista Bohemia de los 70 y mostraba los resultados de provocar una especie de ayuno general a las células del cuerpo: según recuerdo, vacas y gallinas viejas volvían a producir luego de una metamorfosis que les provocaba el ayuno y la ingestión de ciertos brebajes a base de yerbas proporcionados por aquel investigador búlgaro creo que elaboro esta teoría extrañísima cortando con brusquedad el alimento cotidiano para despertar nuevamente el sentido de la vida a las células…A los humanos les pasaría igual?

  • VGCD dijo:

    Ojalá y la CELAC contribuya con todos sus habitantes a eliminar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también