Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Rusia niega salida de Al-Assad como condición para el diálogo sobre Siria

En este artículo: Bashar Al-Assad, Rusia, Serguei Lavrov, Siria
| +
Serguei Lavrov

Serguei Lavrov

El Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, reiteró este domingo que su Gobierno rechaza categóricamente la destitución del presidente sirio, Bashar al-Assad, como precondición para entablar un diálogo nacional en la nación árabe, y considera que se trata de un hecho “imposible”.

Lavrov recordó, una vez más, que la remoción del presidente Al-Assad “no forma parte de los acuerdos internacionales pasados”, suscritos en el marco del conflicto armado interno que vive Siria, motivo por el cual “resulta imposible llevarla a cabo”.

“Nuestros socios están convencidos de que la renuncia del presidente Al-Assad es esencial como condición previa. Esta condición, que no se encuentra en la Declaración de Ginebra (documento acordado por las potencias mundiales en junio de 2012), no se puede cumplir, porque no depende de factores externos”, indicó Lavrov

Lavrov refirió que así lo planteó al Gobierno de Estados Unidos y al enviado especial de las Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, Lakhdar Brahimi, en la reunión que sostuvo con ambas partes el pasado viernes, en la cual coincidieron que la única vía de poner fin a la violencia es “la pacífica y no la militar”.

“La salida de Bashar al-Assad contribuirá al agravamiento del conflicto y conllevará más víctimas”, enfatizó.

Durante una conferencia de prensa, el Canciller también se refirió al plan de paz propuesto por Al-Assad para resolver la crisis, el pasado seis de enero, y argumentó que será evaluada detalladamente, como cualquier otra “oferta seria” que provenga de las partes involucradas.

“Si yo estuviera en el lugar de la oposición, quisiera escuchar y presentar ideas para el establecimiento de un diálogo nacional, en vez de rechazar las del Presidente sirio”, apuntó.

Asimismo, el diplomático ruso reafirmó su apoyo a una transición política en Siria, advirtiendo que son los sirios quienes deben decidir sobre el futuro de su país, sin interferencia externa.

“En nuestra opinión, la tarea prioritaria es detener inmediatamente todo tipo de violencia y derramamiento de sangre; además de proporcionar ayuda humanitaria al pueblo sirio, incluyendo los desplazados internos y los refugiados en otros países”, aseveró.

El domingo seis de enero de 2013, Al-Assad comunicó que su Gobierno está “dispuesto a entablar un diálogo amplio con la oposición y los partidos políticos” de su país, siempre y cuando “las naciones extranjeras pongan fin al apoyo que brindan a los grupos armados y estos últimos cesen las actividades terroristas en el país”.

(Con información de Telesur)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también