Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Pérez Molina al año de dirigir destinos de Guatemala

En este artículo: Guatemala, Otto Pérez Molina, Violencia
| 3

Por Randy Saborit Mora

Otto Pérez Molina

Otto Pérez Molina

Poco más de 11 meses lleva el presidente Otto Pérez Molina al frente del destino de Guatemala, mientras hoy persiste el reto de disminuir la violencia, la desnutrición crónica y despenalizar las drogas tal y como se propuso el mandatario.

El Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) reportó la semana pasada que los sucesos violentos descendieron en este país centroamericano en un dos por ciento de enero a noviembre de 2012 con respecto a igual período de 2011, índice muy por debajo de la promesa de Pérez Molina.

Un comunicado del GAM advierte que esa reducción no llena la expectativa latente al ofrecimiento hecho en campaña por el jefe de Estado de bajar en un 20 por ciento los asesinatos en su primer año de mandato en comparación con el 2011 cuando se cuantificaron seis mil 500 actos de ese tipo.

La fuente humanitaria criticó en octubre pasado la estrategia de la administración del Presidente con relación a su palabra de bajar el número de homicidios en Guatemala.

Para culminar 2012 con una descenso del 20 por ciento de la tasa de criminalidad comparado al año pasado “tendrían que dejar de haber homicidios todo noviembre y diciembre”, alertó ese grupo al computar los datos de violencia de enero hasta finales de octubre de 2012 en Guatemala.

El gobernante también ha instado a bajar la tasa de desnutrición crónica en Guatemala, donde la mitad de los infantes sufre ese padecimiento.

“Hemos hecho énfasis especial para frenar y lograr descender esos números que marcan nuestra realidad” porque “la desnutrición limita sus capacidades desde niño y los deja marcado para el resto de toda su vida”, aseveró el pasado 16 de octubre en la cooperativa Chicoj, de Cobán, cabecera del departamento de Alta Verapaz, ubicada 112 kilómetros al norte de esta capital.

Para el ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Efraín Medina, es triste y vergonzosa la cifra de desnutrición crónica infantil en Guatemala, según afirmó en el mismo acto del 16 de octubre último.

En su opinión, es una contradicción que este país rico, con gran potencialidad en sus recursos naturales, un clima diverso y un capital humano heredero de una tradición ancestral cuente con altos rezagos en los parámetros de desarrollo humano a nivel mundial.

Al aludir al programa gubernamental Pacto Hambre Cero, Medina manifestó que el desafío es reducir en los próximos años en por lo menos un 10 por ciento la desnutrición crónica que aqueja a la mitad de los menores de cinco años en esta nación.

Otro asunto pendiente de la administración de Pérez Molina es despenalizar las drogas, entretanto el narcotráfico prospera como un negocio rentable con su principal mercado de consumidores en Estados Unidos.

Su iniciativa -impugnada por unos y apoyada por otros- llegó hasta la ONU y la Organización de Estados Americanos, pero esa opción hasta la fecha no ha encontrado terreno fértil en la vida práctica.

El exjefe de Estado guatemalteco Álvaro Colom desestimó que legalizar los narcóticos sea la solución para erradicar el consumo y la elevada estadística de muertes violentas.

“Deben fortalecerse las políticas y los mecanismos de extradición para combatir el narcotráfico”, comentó Colom a Prensa Latina en el III Foro Esquipulas, celebrado en esta capital en agosto último.

Contrario a este criterio, Vinicio Cerezo (otro exmandatario guatemalteco) llamó, en el mismo evento, al Ejecutivo a dar luz verde al propósito de despenalizar los estupefacientes en el istmo.

Este país es una vía desde el cual sale la droga hacia Estados Unidos, donde se consume cada año entre 150 y 160 toneladas de cocaína, de acuerdo con el balance de 2011 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de Naciones Unidas.

Casi el 90 por ciento de la cocaína consumida en Estados Unidos llega a través de México y Centroamérica, acota el citado documento.

Todavía son muchos los retos que tiene por delante el gobierno de Pérez Molina, quien el próximo 14 de enero cumple su primer año en el sillón ejecutivo.

(Tomado de Prensa Latina)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Marco Antonio Villeda Sosa dijo:

    Pesimo presidente que tenemos en Guatemala, porque es un fascista que no ha podido resolver nada, necesitamos una revolucion social en nuestra nacion Maya, porque la mediocridad actual va para peor Guatemala.

  • manolo dijo:

    Marquitos, no te quejes tanto de tu presidente, que los conocemos peores…
    Sus antecedentes no son fáciles, pero por algo lo escogieron ustedes, que como dicen, lo que hacen es cambiar cada 4 años de ladrón.

  • Marco Antonio Villeda Sosa dijo:

    Por suerte no elegi a ese mediocre presidente, porque inclusive lo adverti en muchos comentarios de prensa aqui en Guatemala, asi como hable a varias personas, al respecto porque se aunque no mucho acerca de este personaje, esta mediocridad de gobierno que tenemos ahora la padece el pais entero, por desgracia las personas con el problema de la inseguridad nuestro pais de mucho, Guatemala, esta nacion Maya merece un cambio autentico un cambio de clase politica corrupta, necesitamos de autentica democracia donde al pueblo se le respete sus decisiones, donde tengamos un Estado que sirva y que exista un Estado con instituciones que existan no como ahora, que es un pais en debacle, con la inseguridad igual o hasta peor con esto los responsables somos la ciudadania de cambiar a este desgobierno, por su incompetencia por su fascismo, esto ademas de decir que la clase politica actual es igual de incompetente debido a un sistema fallido, necesitamos un gobierno con participacion ciudadana.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también