Inicio » Noticias, Política  »

Palestina logra sentarse como Estado observador en Naciones Unidas

En este artículo: Mahmud Abbas, ONU, Palestina
29 noviembre 2012 | 16

palestina1La Asamblea General de Naciones Unidos aceptó a Palestina como Estado observador por una abrumadora mayoría de 138 votos a favor, solo 9 en contra y 41 abstenciones.

La decisión deja a Israel y a Estados Unidos en el mayor aislamiento diplomático de la historia respecto a este conflicto que desangra la región desde hace décadas.

Con anterioridad, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, alertó que ésta era la última oportunidad de salvar la solución de Dos Estados para el Medio Oriente y llamó a decir basta a la agresión, los asentamientos y la ocupación del gobierno israelí sobre los territorios del pueblo árabe.

La ventana de las oportunidades se está cerrando y el tiempo avanza rápido. La paciencia se acorta y la esperanza es abrasadora, expresó al reclamar apoyo para la solicitud de otorgar a Palestina el estatus de Estado Observador de Naciones Unidas.

El mandatario instó a proteger las posibilidades todavía existentes para una paz justa en la región y ratificó la decisión de Palestina de proteger sus más altos intereses nacionales y de adherirse a la ley internacional.

Las vidas inocentes arrebatadas por los bombardeos israelíes recuerdan al mundo que la ocupación colonial y racista hacen de la solución de Dos Estados y la perspectiva de paz una alternativa difícil, si no imposible, alertó.

Asimismo, denunció las crecientes amenazas israelíes frente a la iniciativa palestina de elevar la categoría de su representación en la ONU que acabaron “de manera horrible y bárbara en la Franja de Gaza”.

Dijo que Israel puede continuar su política agresiva y sus crímenes de guerra porque está convencido de “estar por encima de la ley y cuenta con inmunidad” frente a las consecuencias de sus actos.

Y esa creencia es estimulada por la actitud de algunos que no condenan a Tel Aviv ni demandan el cese de sus violaciones y crímenes, al tiempo que equiparan a la víctima con el victimario, explicó.

“Ha llegado el momento para que el mundo diga claramente: basta de agresión, asentamientos y ocupación”, proclamó.

Abbas reiteró que no busca deslegitimar un Estado (Israel) establecido hace años, sino a afirmar “la legitimidad de un Estado que debe conquistar su independencia ahora: Palestina”.

Destacó la necesidad de un serio intento final para alcanzar la paz y de tratar de dar nueva vida a las negociaciones creando una base sólida fundada en las resoluciones internacionales.

Nuestro pueblo no renunciará a sus inalienables derechos nacionales y se defenderá frente a las agresiones y la ocupación, al tiempo que continuará su resistencia popular y pacífica y su épica constancia, agregó.

Abbas advirtió que “no aceptaremos menos que la independencia del Estado de Palestina, con Jerusalén oriental como capital y todos los territorios palestinos ocupados en 1967, para vivir en paz y seguridad junto al Estado de Israel”.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • abdurrahman dijo:

    Alhamdulillah, las alabanzas a allah al fin abbas hace algo util, menos mal

  • luis felipe lopez nazario dijo:

    Que se respete que se cumpla la auto determinación de los pueblos una palestina con derechos al mar como en la antigüedad y un aeropuerto en el tiempo y espacio para florescer, crecer y prosperar con un nuevo orden global en lo político, económico, social, tecnológico, cultural y científico con principios económicos islámicos los cuales son que prevalecen con la restitución 50% de la mujer en el nuevo orden mundial LA PAZ, BENDICIONES Y GRACIA DE “ALHA” SEA CON TODOS LOS HÉROES Y MÁRTIRES POR LA LIBERACIÓN DE PALESTINA Y LOS HERMANOS”!!
    VIIIIVAAA…….. LIBRE”,,,,,,

  • Juana La Cubana dijo:

    Al fin, esa moribunda organización hace algo en el sentido correcto.

    Saludos,
    JLC

  • RAUL DS dijo:

    Seria bueno conocer quienes votaron en contra de la resolucion………

  • Enrique dijo:

    LAMENTABLEMENTE LA ONU ES UNA COMEDIA, LOS USA HACEN LO QUE LES VIENE EN GANA, ESTE DE ACUERDO LA ONU O NO ESTE DE ACUERDO LA ONU. CON ELLOS LA RAZON NO VALE, SOLO LA FUERZA Y LAMENTABLEMENTE AHORA SON LOS MAS FUERTES.
    ALGUN DIA LLEGARA QUE EXISTA UN EQUILIBRIO AL MENOS Y ESO PERMITA QUE LA RAZON Y LA PAZ OCUPEN SU SITIO, OJALA SEA PRONTO Y ANTES QUE EL MUNDO VUELE EN PEDAZOS O NOS AHOGUEMOS EN OXIDO DE CARBONO.

  • Ironbeer dijo:

    La ONU acepta a Palestina
    La Asamblea General de Naciones Unidas concede a los territorios palestinos la condición de Estado “observador”
    Los palestinos celebran por adelantado el voto en la ONU
    Antonio Caño Nueva York 30 NOV 2012 – 00:14 CET

    Una mujer israelí se manifiesta en Tel Aviv a favor de la resolución de la ONU de admitir como “Estado observador” a Palestina. / AMIR COHEN (REUTERS)

    Por una abrumadora mayoría, la Asamblea General de Naciones Unidas admitió este jueves a Palestina como “Estado observador” tras una votación en la que 138 países se pronunciaron a favor, solo nueve en contra y 41 se abstuvieron. De esta manera, la organización más representativa de la voluntad internacional reconoce implícitamente la soberanía de los palestinos sobre el territorio ocupado por Israel desde 1967. Esta decisión abre un nuevo capítulo en un conflicto que se prolonga por más de seis décadas y deja a Israel y a Estados Unidos en el mayor aislamiento diplomático que han conocido jamás.

    La votación no supone la admisión de Palestina como miembro de pleno derecho de la ONU, un paso que corresponde al Consejo de Seguridad, ni tiene consecuencias inmediatas en cuanto a la creación efectiva de un Estado. Pero da a los palestinos renovada legitimidad en su lucha contra la ocupación y llama la atención mundial sobre la urgente necesidad de poner fin a un problema que explica en gran medida el clima permanente de inestabilidad y violencia en Oriente Próximo.

    más información
    Los palestinos celebran el voto en la ONU
    Fotogalería: alegría en Palestina
    España y Francia reconocen a Palestina
    La ONU pedirá negociar un Estado palestino en las fronteras de 1967
    Israel y Estados Unidos se encontraron solos en la Asamblea General de la ONU frente a un amplísimo bloque de países de todos los continentes, tanto con gobiernos democráticos como autoritarios, de derecha como de izquierda, que se pronunciaron a favor de la reclamación palestina. Únicamente la República Checa, Canadá, Panamá, Nauru, Palau, Micronesia y las Islas Marshall votaron junto a ellos.

    La mayor parte de los países de Europa, incluidos España, Francia, Italia o Portugal, votaron a favor de la resolución, patrocinada por trece naciones, que iguala el nivel de representación de Palestina al del Vaticano. Otros, como Alemania, el Reino Unido y algunos países del Báltico, optaron por la abstención. La suma total da un número de votos afirmativos algo menor que el que esperaban los palestinos, que cuentan ya con el reconocimiento bilateral de 132 naciones y confiaban llegar a los 150, y un número de votos negativos menor que el que esperaban Israel y Estados Unidos, que confiaban en el respaldo de algún miembro de mayor relevancia que ese grupo de islas del sur del Pacífico.

    En la presentación de la resolución, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, aseguró que esta iniciativa “no pretende deslegitimar a Israel sino legitimar a Palestina”. Aseguró que este paso ha sido dado no para obstaculizar las negociaciones de paz con Israel, sino “porque Palestina cree en la paz y porque su pueblo está desesperadamente necesitado de ella”.

    Israelíes en las calles de Tel Aviv celebran el anuncio de la partición de Palestina el 30 de noviembre de 1947. / Jim Pringle (AP)

    En su respuesta, el embajador de Israel ante Naciones Unidas, Ron Prosor, manifestó que los palestinos nunca habían reconocido “la existencia de Israel como el Estado del pueblo judío”, afirmó que su país quiere “acabar de una vez y para siempre con este conflicto”, pero advirtió al líder palestino que “no es con resoluciones en Nueva York sino con conversaciones en Jerusalén como se conseguirá”.

    Abbas recordó que, así como esta misma Asamblea General emitió hace exactamente 65 años “el certificado de nacimiento de Israel” —en la resolución sobre la partición de la colonia británica de Palestina—, ahora “debe emitir el certificado de nacimiento de la realidad de Palestina”.

    La embajadora de Estados Unidos, Susan Rice, fue la primera en tomar la palabra tras la votación para recordar que “esta resolución no crea un Estado que no existe ni cambia la situación sobre el terreno”, lo que únicamente ocurrirá mediante negociaciones entre palestinos e israelíes. Rice prometió que su Gobierno hará todos los esfuerzos para reanudar el diálogo.

    Pese a todo su esfuerzo por reducir la trascendencia de esta votación, el resultado deja claramente en evidencia la posición insostenible en que Israel se encuentra para continuar la ocupación y la difícil situación de Estados Unidos como su único e incondicional valedor. Para EE UU el problema es doble, puesto que sus intereses en la región son múltiples y está obligado a jugar un papel decisivo en la promoción de las negociaciones de paz.

    Ahora solo les queda a ambos un intento de contención de daños. Poco antes de la votación, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, hacía “un llamamiento urgente a las dos partes para que eviten acciones que, de alguna manera, pudieran dificultar la reanudación de negociaciones”. Washington pretende evitar que los palestinos acudan, como pueden hacer con su nuevo estatus, al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya contra Israel, lo que, definitivamente, alejaría cualquier posibilidad de diálogo, e intenta evitar también que Israel tome represalias, en forma de sanciones económicas o nuevos asentamientos, contra los palestinos. Al mismo tiempo, la Administración procurará que el Congreso norteamericano no congele la ayuda económica a los palestinos, lo que será difícil porque el apoyo a Israel en el Capitolio es mucho más categórico que en la Casa Blanca. Ayer mismo, un grupo de congresistas, tanto demócratas como republicanos, anunció su propósito de cesar los fondos para la Autoridad Palestina.

    Si los escenarios más catastróficos no se producen, si nadie trata de aprovechar este momento en su particular beneficio, no es imposible que la votación en la Asamblea General abra el paso a nuevas negociaciones de paz. Pocas veces como en esta jornada en la ONU se habrá visto con tanta nitidez que Palestina está ahí, soberana o no, y que la solución de dos Estados vecinos y pacíficos es la única que beneficia a ambos.

    Pero esa evidencia, tan solemnemente corroborada en Nueva York, no ha hecho más fácil en el pasado el diálogo palestino-israelí ni tiene por qué, necesariamente, hacerlo ahora. Múltiples factores conspiran en estos momentos contra las negociaciones: la proximidad de las elecciones en Israel, el reciente ascenso de Hamás, la interinidad en la que vive la Administración de EE UU —especialmente su política exterior— la debilidad de Europa para convertirse en agente promotor de la paz. Todo eso se podría superar si los principales protagonistas, Israel y los palestinos, tuvieran voluntad de llegar a un acuerdo. Como se demostró en Oslo en 1993, ambos son capaces de entenderse, por encima de cualquier adversidad, cuando quieren hacerlo.

    Sin embargo, Israel considera que el reconocimiento obtenido por Palestina en la ONU supone una violación de los acuerdos alcanzados en Oslo, por cuanto equivale a la ruptura del compromiso de hacer las cosas de forma bilateral, sin tener en cuenta los numerosos asentamientos judíos construidos unilateralmente desde esa fecha y la reciente negativa del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de aceptar las fronteras de 1967, aceptadas por Barack Obama, como la base para negociar el estado palestino.

    Para Obama esta votación de la Asamblea General es, en cierta medida, una frustración y un fracaso personal. Obama llegó, en la presión a Netanyahu, todo lo lejos que puede llegar un presidente de EE UU que quiera conservar su puesto. Es sabido que el primer ministro israelí no respondió a esa presión. Ahora, también los palestinos desatienden sus recomendaciones y acuden a un foro con larga tradición de proporcionar largas sesiones de aplausos pero muy pocos resultados tangibles.

    NOTICIAS RELACIONADAS

  • Ironbeer dijo:

    La Asamblea General de Naciones Unidas concede a los territorios palestinos la condición de Estado “observador”
    Los palestinos celebran por adelantado el voto en la ONU
    Antonio Caño Nueva York 30 NOV 2012 – 00:14 CET

    Una mujer israelí se manifiesta en Tel Aviv a favor de la resolución de la ONU de admitir como “Estado observador” a Palestina. / AMIR COHEN (REUTERS)

    Por una abrumadora mayoría, la Asamblea General de Naciones Unidas admitió este jueves a Palestina como “Estado observador” tras una votación en la que 138 países se pronunciaron a favor, solo nueve en contra y 41 se abstuvieron. De esta manera, la organización más representativa de la voluntad internacional reconoce implícitamente la soberanía de los palestinos sobre el territorio ocupado por Israel desde 1967. Esta decisión abre un nuevo capítulo en un conflicto que se prolonga por más de seis décadas y deja a Israel y a Estados Unidos en el mayor aislamiento diplomático que han conocido jamás.

    La votación no supone la admisión de Palestina como miembro de pleno derecho de la ONU, un paso que corresponde al Consejo de Seguridad, ni tiene consecuencias inmediatas en cuanto a la creación efectiva de un Estado. Pero da a los palestinos renovada legitimidad en su lucha contra la ocupación y llama la atención mundial sobre la urgente necesidad de poner fin a un problema que explica en gran medida el clima permanente de inestabilidad y violencia en Oriente Próximo.

    más información
    Los palestinos celebran el voto en la ONU
    Fotogalería: alegría en Palestina
    España y Francia reconocen a Palestina
    La ONU pedirá negociar un Estado palestino en las fronteras de 1967
    Israel y Estados Unidos se encontraron solos en la Asamblea General de la ONU frente a un amplísimo bloque de países de todos los continentes, tanto con gobiernos democráticos como autoritarios, de derecha como de izquierda, que se pronunciaron a favor de la reclamación palestina. Únicamente la República Checa, Canadá, Panamá, Nauru, Palau, Micronesia y las Islas Marshall votaron junto a ellos.

    La mayor parte de los países de Europa, incluidos España, Francia, Italia o Portugal, votaron a favor de la resolución, patrocinada por trece naciones, que iguala el nivel de representación de Palestina al del Vaticano. Otros, como Alemania, el Reino Unido y algunos países del Báltico, optaron por la abstención. La suma total da un número de votos afirmativos algo menor que el que esperaban los palestinos, que cuentan ya con el reconocimiento bilateral de 132 naciones y confiaban llegar a los 150, y un número de votos negativos menor que el que esperaban Israel y Estados Unidos, que confiaban en el respaldo de algún miembro de mayor relevancia que ese grupo de islas del sur del Pacífico.

    En la presentación de la resolución, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, aseguró que esta iniciativa “no pretende deslegitimar a Israel sino legitimar a Palestina”. Aseguró que este paso ha sido dado no para obstaculizar las negociaciones de paz con Israel, sino “porque Palestina cree en la paz y porque su pueblo está desesperadamente necesitado de ella”.

    Israelíes en las calles de Tel Aviv celebran el anuncio de la partición de Palestina el 30 de noviembre de 1947. / Jim Pringle (AP)

    En su respuesta, el embajador de Israel ante Naciones Unidas, Ron Prosor, manifestó que los palestinos nunca habían reconocido “la existencia de Israel como el Estado del pueblo judío”, afirmó que su país quiere “acabar de una vez y para siempre con este conflicto”, pero advirtió al líder palestino que “no es con resoluciones en Nueva York sino con conversaciones en Jerusalén como se conseguirá”.

    Abbas recordó que, así como esta misma Asamblea General emitió hace exactamente 65 años “el certificado de nacimiento de Israel” —en la resolución sobre la partición de la colonia británica de Palestina—, ahora “debe emitir el certificado de nacimiento de la realidad de Palestina”.

    La embajadora de Estados Unidos, Susan Rice, fue la primera en tomar la palabra tras la votación para recordar que “esta resolución no crea un Estado que no existe ni cambia la situación sobre el terreno”, lo que únicamente ocurrirá mediante negociaciones entre palestinos e israelíes. Rice prometió que su Gobierno hará todos los esfuerzos para reanudar el diálogo.

    Pese a todo su esfuerzo por reducir la trascendencia de esta votación, el resultado deja claramente en evidencia la posición insostenible en que Israel se encuentra para continuar la ocupación y la difícil situación de Estados Unidos como su único e incondicional valedor. Para EE UU el problema es doble, puesto que sus intereses en la región son múltiples y está obligado a jugar un papel decisivo en la promoción de las negociaciones de paz.

    Ahora solo les queda a ambos un intento de contención de daños. Poco antes de la votación, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, hacía “un llamamiento urgente a las dos partes para que eviten acciones que, de alguna manera, pudieran dificultar la reanudación de negociaciones”. Washington pretende evitar que los palestinos acudan, como pueden hacer con su nuevo estatus, al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya contra Israel, lo que, definitivamente, alejaría cualquier posibilidad de diálogo, e intenta evitar también que Israel tome represalias, en forma de sanciones económicas o nuevos asentamientos, contra los palestinos. Al mismo tiempo, la Administración procurará que el Congreso norteamericano no congele la ayuda económica a los palestinos, lo que será difícil porque el apoyo a Israel en el Capitolio es mucho más categórico que en la Casa Blanca. Ayer mismo, un grupo de congresistas, tanto demócratas como republicanos, anunció su propósito de cesar los fondos para la Autoridad Palestina.

    Si los escenarios más catastróficos no se producen, si nadie trata de aprovechar este momento en su particular beneficio, no es imposible que la votación en la Asamblea General abra el paso a nuevas negociaciones de paz. Pocas veces como en esta jornada en la ONU se habrá visto con tanta nitidez que Palestina está ahí, soberana o no, y que la solución de dos Estados vecinos y pacíficos es la única que beneficia a ambos.

    Pero esa evidencia, tan solemnemente corroborada en Nueva York, no ha hecho más fácil en el pasado el diálogo palestino-israelí ni tiene por qué, necesariamente, hacerlo ahora. Múltiples factores conspiran en estos momentos contra las negociaciones: la proximidad de las elecciones en Israel, el reciente ascenso de Hamás, la interinidad en la que vive la Administración de EE UU —especialmente su política exterior— la debilidad de Europa para convertirse en agente promotor de la paz. Todo eso se podría superar si los principales protagonistas, Israel y los palestinos, tuvieran voluntad de llegar a un acuerdo. Como se demostró en Oslo en 1993, ambos son capaces de entenderse, por encima de cualquier adversidad, cuando quieren hacerlo.

    Sin embargo, Israel considera que el reconocimiento obtenido por Palestina en la ONU supone una violación de los acuerdos alcanzados en Oslo, por cuanto equivale a la ruptura del compromiso de hacer las cosas de forma bilateral, sin tener en cuenta los numerosos asentamientos judíos construidos unilateralmente desde esa fecha y la reciente negativa del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de aceptar las fronteras de 1967, aceptadas por Barack Obama, como la base para negociar el estado palestino.

    Para Obama esta votación de la Asamblea General es, en cierta medida, una frustración y un fracaso personal. Obama llegó, en la presión a Netanyahu, todo lo lejos que puede llegar un presidente de EE UU que quiera conservar su puesto. Es sabido que el primer ministro israelí no respondió a esa presión. Ahora, también los palestinos desatienden sus recomendaciones y acuden a un foro con larga tradición de proporcionar largas sesiones de aplausos pero muy pocos resultados tangibles.

  • MGC.... dijo:

    BRAVO POR PALESTINA, BRAVO POR EL MUNDO QUE SE RESPETA ASÍ MISMO EN OCASIONES,

  • latinosoy dijo:

    gloria eterna al heroico pueblo palestino, ha sido una bofetada diplomática para los gringos, y me tomo el atrevimiento de plantear en nombre de pueblo panameño, que aunque nuestro gobierno por imposición de los gringos y de los empresarios judíos (radicados en panamá)esté en contra del reconocimiento de Palestina, dejamos claro que las bases populares de nuestro país, la clase explotada de Panamá, está y apoya incondicionalmente al pueblo Palestino y a cualquier pueblo del mundo que luche por su liberación y libre autoderminación…

  • jose roman dijo:

    En que sitio puede encontrarse la relación de los que votaron en contra, a favor y se abstuvieron?

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    Esta es una victoria de la justicia, pensamos que debe resolverse el conflicto entre Irael y Palestina de una manera digna para estos pueblos, una paz en esta zona oriental sería una bendición de Dios y porque no de los hombres de buena voluntad.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo.

  • Luis Raimund dijo:

    Bien por la Asamblea General de la ONU, donde cada uno tiene voz y voto, independientemente como lo use. y VICTORIA PARA PALESTINA, se abren nuevas espacios diplomáticos con mayor nivel de acción. Que lastimosos votos de apoyo a Israel-USA: La Republica Checa, no recuerda a Praga en la II Guerra Mundial y los territorios checos a manos de los hitlerianos (igual papel que Israel, ahora), ellos olvidan rápido por dinero, Canadá aupando a su socio, la frontera pesa mucho y Panamá, apoya a USA para que Nicaragua no abra su canal, los demás territorios colonizados por USA, es el aporte obligado del socio fuerte de los asesinatos y desmanes de Israel, EE UU, que lógicamente que no acaban de entender su propia opresión y luchan por su plato de lentejas. Las abstenciones tiran las piedras y esconden las manos. ! Aprenderemos por fin que juntos si se puede mucho contra esta caterva de engreídos que son los EEUU, Israel y algunos otros pretendientes a ser hegemónicos!

  • antonio Abarca dijo:

    _____donde se puede conocer y ver ___LOS NOMBRES DE LOS QUE SE ABSTUVIERON___gracias.Seria por ZMoral saber quienes son,nuevamente gracias.

  • Chino dijo:

    es algo que ya necesitaba ese pueblo masacrado por Israel. ser miembro de la ONU.

  • Cerebrito dijo:

    Ahí no hay otra, que tomar las armas

  • JoséM dijo:

    Felicidades a toddos los palestinos del mundo.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también