Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

El gobierno guatemalteco se compromete a esclarecer masacre en Totonicapán (+ Video)

| +

El gobierno de Guatemala ratificó su compromiso por esclarecer los hechos ocurridos el jueves 4 en Totonicapán, en el occidente del país, y en los cuales el ejército asesinó al menos 7 indígenas e hirió a otros 40 manifestantes.

Cientos de trabajadores agrícolas de los 48 cantones de Totonicapán bloqueaban la carretera Interamericana en el kilómetro 170, en oposición al aumento del precio de la energía eléctrica, la propuesta de reformas constitucionales del Ejecutivo y el alargamiento a cinco años de la carrera magisterial. La protesta se dirigía particularmente contra la transnacional inglesa Energuate.

Varias versiones contradictorias han circulado sobre el suceso. El gobierno guatemalteco pidió de inmediato la intervención de los organismos legalmente establecidos de investigación para conocer el detalle de los hechos y entregó las armas de los militares al Instituto Nacional de Ciencias Forenses, para hacer las investigaciones científicas necesarias.

En un mensaje a la nación, el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina manifestó: “este gobierno está comprometido con el respeto estricto a los derechos humanos. Vamos a cumplir siempre la ley, y las fuerzas de seguridad tienen la instrucción de proteger la vida de los habitantes de Guatemala”.

El ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, explicó que en esas y otras tareas las fuerzas de seguridad siguen unas normas que fijan el respeto a la vida humana y la ley: “los lamentables hechos ocurridos son un incidente que ocurrió en un momento anormalmente excepcional; estamos colaborando con los investigadores que la ley ordena, para determinar qué ocurrió y facilitar la aplicación de la ley”.

Humanamente es casi imposible contener el viento de la transición hacia estados plurinacionales que sopla desde el Sur, sobre todo, desde Bolivia y Ecuador, impulsado por pueblos indígenas. Habrá que conocer la contrapropuesta que tiene el pueblo maya de los 48 cantones de Totonicapán a la multimillonaria propuesta de reforma constitucional que Otto Pérez impulsa actualmente.

Respecto a este suceso, el Consejo Político 13 Baktún manifestó en un comunicado su profundo y completo rechazo a la política de regreso al pasado de represión, masacres y control militar del gobierno guatemalteco.

La agrupación instó a la comunidad internacional a crear una comisión para observar de manera permanente los hechos de represión, militarización y persecución de indígenas y líderes comunitarios de varias regiones de este país.

Este consejo lo integran mayas de dentro y fuera de Guatemala, actores sociales y políticos comprometidos con los grandes cambios que necesita esta nación a partir de lo plasmado en los Acuerdos de Paz, suscritos en diciembre de 1996, refiere el sitio digital www.oxlajujbaktun.org.

Hace unos meses, indígenas mayas de Santa Cruz de Barrillas, Huehuetenango, fueron brutalmente reprimidos (con dos asesinatos de por medio) por la guardia privada de una empresa hidroeléctrica española y el Ejército de Guatemala. En aquel entonces, para escarmentar a los indígenas sublevados en contra de la empresa, el Gobierno dictó un Estado de sitio.

VERSIONES ENCONTRADAS

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala (Oacnudh) condenó los siete muertos y más de 40 heridos, causados por el enfrentamiento.

La Oacnudh manifestó su solidaridad con las familias de todas las víctimas fatales, que hoy entierran a sus seres queridos en medio de las versiones encontradas de los hechos, según el gobierno y los testigos.

Esa instancia de Naciones Unidas también expresa en la comunicación su respaldo a las comunidades indígenas, particularmente con los 48 cantones de Totonicapán.

La investigación inicial del Ministerio de Defensa determinó que siete efectivos accionaron sus armas, con disparos al aire, para dispersar a numerosos manifestantes, precisó la víspera el presidente Otto Pérez Molina en rueda de prensa.

Sin embargo, Rigoberto Caxac, presente en la protesta de hace dos días, negó que las detonaciones de los soldados fueran al aire.

“Ellos nos comenzaron a disparar y hay personas que tenían disparos en las piernas y se quedaron ahí tirados”, sostuvo Caxac, citado por el sitio informativo elperiodico.com.gt.

Por su parte, Miguel Tzubán, relató a ese mismo medio de comunicación que llegaron dos camiones, uno con hombres armados, de donde se bajó un soldado y empezó a disparar.

(Con información de Agencias)

Entrevista a María del Carmen Tacam, presidenta de los 48 cantones de Totonicapán:


Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también