Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Libia, terrorismo y 11 de Septiembre: ¿Sabías que...?

| 13

Abdelhakim Belhaj

Abdelhakim Belhaj

Marc Vandepitte
Dewereldmorgen.be
Taducción: Ellen Thielemans

Libia

El número uno del consejo de transición en Tripoli no es nadie menos que Abdelhakim Belhadj, el cabecilla del ramo de Al Qaeda de Libia: el Libyan Islamic Fighting Group (LIFG). Esta organización figuraba en la lista de las organizaciones terroristas prohibidas. El hombre mantuvo entre otras contactos estrechos con luchadores de Al-Qaeda en Irak y especialmente con Abu Musab al-Zarqawi, otro cabecilla de Al-Qaeda, procedente de Jordania.

En 2004 Abdelhakim Belhadj fue detenido en Bangkok por las tropas de los EE.UU. y trasladado a Libia, donde fue encarcelado. En 2010 en el marco de una ley de amnestía fue liberado junto con otros doscientos islamistas. Los últimos semanas y meses jugó un papel prominente en la conquista de Tripoli. Mandó sobre dos a tres miles de hombres. Ahora mantiene el control militar sobre la capital de Libia y logró ocupar Tripoli, gracias a las tropas terrestres especiales de Gran Bretaña y Francia, y el apoyo aéreo de la OTAN. Es una guerra curiosa esa "war on terror". [1]

Según el periódico The Economist parece que los islamistas ahora prevalecen en Libia, junto con el apoyo de Qatar, el país de Al Jazeera, que invirtió miles de millones de dólares en Libia y que jugó también un papel clave en las operaciones militares. El pequeño estado del Golf podría desempeñar el mismo papel como el que juega Pakistán en Afganistán estos últimos años. No promete nada bien . [2]

Militares británicos tienen la misma opinión sobre la operación militar como Obama y defienden cierta versión 'light'. En intervenciones militares clásicas se destacó masivamente 'propias' tropas terrestres. Libia muestra que también existe otra forma. La guerra en la tierra tuvo que ser encargado a tropas locales o ejércitos amigos de la región. Así se puede limitar hasta el mínimo e incluso callar por la opinión pública unidades especiales propias. Según los militares británicos la OTAN tendría que dedicarse más al entrenamiento de ejércitos locales o amigos. [3]

11/9 y la war on terror

El coste de la guerra contra el terror es muy alto, tanto en vidas humanas como en gastos financieros. Se estima que en Afganistán e Irak fallecieron unas 900.000 de personas. (Existen estimaciones serias que hablan de 1,2 millones de muertos). Es casi 300 veces más el número de personas que falleció en el atentado de 11/9. Otro 7,8 millones de personas se vieron obligados a huir de aquellos países. [4]

La Universidad Brown estima el coste total de la war on terror en unos 4.000 mil millones de dólares. Es más del doble que costó la guerra de Vietnam y iguala al déficit total del presupuesto de los EE.UU. entre los años 2005 y 2010. Anualmente son $400 mil millones, o sea cuatro veces lo que se necesita anualmente para hacer desaparecer la peor miseria y pobreza del mundo. [5]

Se conoce la CIA siendo sobre todo un servicio de inteligencia. Pero después de 11/9 recibió paulatinamente un carácter militar. Desde 2001 esta organización mató a más de 2.000 militantes y civiles en el marco de la guerra contra el terror. No hay mucho control democrático de un ejército organizado, un servicio de inteligencia ni siquiera está controlado. [6]

Aparte de la CIA existe otra organización misteriosa, que es culpable de aún más muertos. Se trata del Joint Special Operations Command (JSCO), una unidad secreta del ejército americano. Antes de 11/9 era una unidad especial de unos 1.800 miembros especializados en la liberación de rehenes en todo el mundo. Recientemente esta unidad se convirtió en un ejército secreto de unos 25.000 hombres. Era el JSCO que ejecutó a Osama Bin Laden. El JSCO actúa sobre todo en Afganistán e Irak, pero también operaba los últimos años en países con los cuales los EE.UU no están en guerra: Jemen, Pakistán, Somalia, las Filipinas, Nigeria y Siria. ¿Quién fue el que recibió el Premio Nobel? [7]

Después del 11 de septiembre Bush declaró la guerra al terror. "A partir de hoy qualquier país que aloje o apoye a los terroristas, será considerado régimen enemigo". Diciendo esto olvidó a los estados amigos Pakistán, Colombia, Israel, Rwanda, y no mencionó ni una palabra sobre el terrorismo en su propio estado. Hoy día, Posada Carriles camina ale