Imprimir
Inicio » Noticias  »

Califican en EEUU de excepcional encuentro entre músicos cubanos y norteamericanos en La Habana

| 11
jumpjazz2-popup

El Teatro Mella. Fotos: Frank Stewart/JALC

The New York Times reseña este lunes la gira de la Jazz at Lincoln Center Orchestra en Cuba, que consideró de excepcional.

A continuación fragmentos del artículo publicado en el diario, bajo la firma de Victoria Burnet:

La orquesta tocó en el Teatro Mella, durante visita de una semana en Cuba. “Me dijo: ‘usted tiene algo especial'”, recordó Kali Rodríguez, quien ha estudiado música durante siete años en el Conservatorio Amadeo Roldán de La Habana.

Marsalis llevó a Kali al teatro vacío y le dio una lección tarde en la noche, tocando blues en el piano, mientras el muchacho tocaba su trompeta. El maestro trompetista dio sus consejos de fraseo musical y algo de aliento, dijo Kali.

“Me dijo, ‘Usted es muy serio en lo que haces, y me gusta lo que haces'”, agregó Rodríguez, quien reconoció que estaba tan abrumado por la atención de Marsalis que rompió en lágrimas a medio camino de la clase . “Sentí que mi alma estaba saliendo de mi cuerpo. Quiero decir, si Wynton Marsalis dice que usted es bueno en la trompeta, entonces eso es una gran cosa. “

Los famosos músicos estadounidenses estuvieron en  La Habana para un torbellino de reencuentros que los llevó desde la interpretación de la rumba hasta los vibrantes conservatorios en el que son educados los jóvenes talentos de Cuba.

jumpjazz1-popup

Dayron Rodríguez, el bongosero de 12 años. Foto: Frank Stewart/JALC

Dayron Rodríguez, que no es familia del joven trompetista, resultó ser un demonio del bongó. Tiene 12 años de edad y no se inmutó cuando fue invitado a tocar en el escenario con la banda del Lincoln Center y otros 13 músicos cubanos para el concierto final en el Teatro Mella. Kali, el trompetista, también intervino en el concierto.

“No es la primera vez que he tocado con grandes músicos”, dijo Dayron, quien señaló que había estado en un escenario con Yaroldy Abreu Robles, un amigo de la familia y percusionista del grupo de Chucho Valdés.

Los músicos del Lincoln Center se encontraron con un público entusiasta, mientras los cubanos estaban ávidos de toda la información posible.

Muchos miembros del grupo del Lincoln Center admitieron que estaban impresionados por los músicos jóvenes que participaron en los talleres. “Me encanta el talento de los cubanos, su actitud, su seriedad y su cultura”, dijo Carlos Henríquez, quien toca el bajo en la Lincoln Center. “La dedicación de estos músicos es increíble. No conseguimos algo así en los Estados Unidos.”

Se habló mucho de los puentes la semana pasada: el que existe entre Cuba y los Estados Unidos, y el que existe entre la música afro-cubana y el jazz norteamericano.

marsalis-new-york-times

Clase para los estudiantes de música. Foto: Frank Stewart/JALC

“El puente fue construido cuando Chano Pozo y Dizzy comenzaron a hacer sus cosas juntos – incluso antes de eso,” dijo Carlos Henríquez, en referencia al encuentro histórico en la década del 40 entre el percusionista cubano y Dizzy Gillespie. “Lo que hemos hecho esta semana es repavimentar ese puente.”

Ahora que el puente está en uso otra vez, los músicos se preguntan cómo mantener la fluidez del tránsito. Chucho Valdés, el veterano pianista y co-director artístico de la gira, dijo que el siguiente paso sería conseguir músicos norteamericanos que vengan al festival de jazz de La Habana en diciembre. El festival se ha mantenido en los últimos años, pero resultaba difícil para los estadounidenses asistir después que el presidente Bush endureció las restricciones de viajes en el 2003.

“Imagínese si pudiéramos lograr que los estadounidenses puedan venir a estudiar los ritmos afro-cubanos, que puedan ir venir sin ningún tipo de problema, sin política en el camino”, dijo Chucho. “Ese sería mi sueño.”

Por unos 200 años los ritmos afro-cubanos alimentaron la música norteamericana de la que surgió el jazz, tanto como el comercio y la gente fluía libremente entre La Habana y Nueva Orleans. Todo eso se paralizó con la política del bloqueo de Estados Unidos a la Isla, a finales de la década del 60.

Las dos ciudades podrán estar aisladas una de la otra, pero el espíritu de Nueva Orleans estuvo presente en La Habana durante la gira del Lincoln Center. “Veo muchas cosas aquí que son exactamente como en Nueva Orleans: la arquitectura, el sentimiento de la gente, el clima, la camaradería”, dijo Marsalis, oriundo de Nueva Orleans.

Se refirió a las raíces comunes africanas, como la bendición Yoruba cantada en la rumba cubana y la influencia que la habanera cubana tuvo en el ragtime. “La música cubana está en las raíces de nuestra música. Esta es una oportunidad para volver a conectarnos, para profundizar en nuestras raíces”, dijo.

Así que era lógico que la penúltima prueba de la gira concluyera con una presentación al estilo de Nueva Orleans. El sábado los músicos se presentaron ante 1.500 estudiantes de música de cinco escuelas de La Habana para un taller en el Teatro Mella, en que disertaron sobre los “tres pilares” del jazz – el swing, el blues y la improvisación – y llevaron a los estudiantes al escenario para improvisar con ellos.

Al final el público bailaba y aplaudía cuando los norteamericanos interpretaron el blues y desfilaron por la sala, detrás de una línea de trompetistas de Cuba, violinistas, clarinetistas y saxofonistas. Y a continuación, la banda salió del teatro, a través de la puerta del escenario y en la calurosa tarde de La Habana, siguió haciendo sonar sus bocinas, mientras los bailarines giraban pañuelos detrás de ellos. Una multitud saludó y aplaudió cuando los músicos se dirigieron a su autobús.

(Versión de Cubadebate)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    NO HACEN FALTA COMENTARIOS.
    SOLO ABRIRSE AL MUNDO.

  • Francisco Rivero dijo:

    Este encuentro fraterno entre musicos, el publico en general y los estudiantes de los conservatorios de Musica de la Habana. Reafirma la idea de que la colaboracion en el Arte, tiene ese don maravilloso de dar luz al conocimiento mutuo entre las personas y los pueblos.

    Cuando supe de la visita de estos prestigiosos musicos a Cuba, pense que lujo para el publico de la Habana el poder asistir a los Conciertos de Jazz de la Lincoln Center Orchestra y de Wyton Marsalis.

    Atendiendo a todo lo ocurrido podria decirse que algo util y hermoso esta naciendo entre los ciudadanos de los EE.UU. y de Cuba. La cultura con su enregia positiva invita al saber y al respecto mutuo.

    Como fue el caso ahora en la Habana o como ha sido en cualquier ciudad de los EE.UU. Creo que sera siempre un lujo mas que bienvenido que los artistas de ambos paises den lo mejor de su arte y de su alegria.

    Gracias a los estudiantes de musica de los conservatorios de la Habana por su presencia, por su educacion musical y por esa energia serena que tanto alienta.

    Un saludo cordial

  • Alexis Hernándéz Domínguez dijo:

    Poco a poco se va rompiendo el bloqueo que nos han impuestos , la música está creando un puente que no se cerrará más , los pueblos al final diran la última palabra.

  • Agustìn Navarro dijo:

    Estoy de acuerdo con Olimpo ojalà y de una ves se acabe esta lejania de la Cultura estando tan cerca las dos Culturas.

  • glenda dijo:

    Eso es para que vean que en el mundo todos somos iguales y se deberían romper las cadenas para que todos los pueblos se conecten entre si, sin ningun tipo de dificultades, así es como se demuestra que estos encuentros son los que valen la pena, que por estos medios, la musica , el deporte etc se van entrelazando los pueblos del mundo.

  • Tomás dijo:

    Todo depende de los que tienen el poder en sus manos!….
    Ojalá que pronto podamos intercambiar conocimientos libremente.
    TIJD

  • Juan Clemente Aguilera Carbonell dijo:

    Ha sido un encuentro maravilloso entre dos grandes musicos: Wiston Marsalis y Jesús “Chucho” Valdéz y entre una gran orquesta norteamericana y nuestros músicos y estudiantes de nuestro sistema de educación artística implementado por el Ministerio de la Cultura de nuestro país, una vez más nos convencemos que en materia de enseñanza estamos en lo correcto, los criterios vertidos por los músicos norteamericanos nos avalan lo que hemos hecho con esfuerzo y dedicación en materia artística.
    Y recurro a nuestro Héroe Nacional para reafirmar sobre estos intercambios culturales que rompen el injusto bloqueo impuesto…”El arte, como la sal a los alimentos, preserva las naciones.”…{“Qué es el arte, sino el modo más corto de llegar al triunfo de la verdad, y de ponerlo a la vez, de manera que perdure y centellee en las mentes, y en los corazones?.”}…¿(…)de que vive el artista sino de los sentimientos de la patria?…”El color tiene límites: la palabra, labios: la música, cielo. Lo verdadero lo que no termina: y la música está perpetuamente palpitando en el espacio.”…”La música es la más bella forma de lo bello.”(…)”La música es el hombre escapado de sí mismo: es el ansia de lo ilímite surgido de lo limitado y de lo estrecho: es la armonía necesaria, anuncio de la armonía constante y venidera.”
    Estos intercambios culturales deberían hacerse cada año para enriquecer el acercamiento de nuestros pueblos y de afianzar nuestras raíces comunes entre el Jazz y el Son.
    Gracias a todos lo que hicieron posible este intercambio cultural.
    Un saludo solidario.
    Juan Clemente Aguilera Carbonell.
    Un tunero-pinero en el corazón de Toronto City.

  • Damian dijo:

    Una de las cosas que el bloqueo no nos puede quitar el deseo de hacer y ver como se logra poco a poco, las culturas de los paises no se puede encerrar y muchos menos guardar, si no lo que nunca han ido a la china por citar un país no conocieran sus costumbres, ni sus tradiones, ni su música, no conocieran absolutamente nada. Un gran paso de avance hemos dado dentro de la esfera cultural que logramos unir varios lazos musicales de ambos paises que por muchos años tienen problemas en sus relaciones y todos sabemos el por qué. Pero pienso que echos como estos deben reptirse para fomentar los lazos de amistad entre los dos paises basados en el respeto.

  • Anastasia dijo:

    La música rompe barreras
    une mundos y continentes
    Lleva tu cultura a todos
    y el viento y las señales
    tendrán sabor a ti
    y el mundo entero te reconocerá
    y tu canto se escuchara por todas
    no habrán murallas ni nada
    que no destrulla la unidad

  • Jorge L Guerrero dijo:

    Compañero Olimpio y que el mundo se abra tambien ok.Si esto a sido un super acontecimiento cultural,es el golpe que poco a poco ira rompiendo las cadenas y al ASESINO llamado BLOQUEO,estos intercambios culturales entre ambas naciones, allanaran el camino hacia la definitiva normalizacion de relaciones en todos los campos,estoy siendo super optimista, ya que los vientos que soplan del norte,no indican lo antes expuesto, pero la esperanza es lo ultimo que se pierde y quizas Wiston Marsalis,una estrella en el mundo norteamericano y mundial le toque el corazon a obama y le diga vamos presidente intente usted, adelante un paso y tome la iniciativa,pura especulacion pero seria lo mas deseado por todos,mientras tanto que siga este intercambio cultural

  • hector jorge barrera aranda dijo:

    hola que gusto poder compartir ese concierto con tada la gente linda de cuba fue maravilloso agradesco mucho a la gente de la lincon orquesta que nos invitaron a asistir reciban un gran saludo y espero tener noticias de ustedes

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también