Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

"Esta tarde vi llover"... con Chucho Valdés, Omara Portuondo y Wynton Marsalis

| +

Por Yinett Polanco
La Jiribilla

Marsalis y Chucho. Foto: R. H. Hdez, La Jiribilla

Marsalis y Chucho. Foto: R. H. Hdez, La Jiribilla

Chucho Valdés ha sido uno de los ídolos musicales de Wynton Marsalis. El líder de la Jazz Lincoln Center Orchestra recuerda cómo, a los 11 años, su padre le mostró un disco del artista cubano y lo que representó para él el descubrimiento de aquellas notas.

Más de tres décadas después, Wynton Marsalis regresa por segunda ocasión a la tierra de Chucho para ofrecer varios conciertos en La Habana, dos de ellos junto con los Afro Cuban Messengers, la banda que Chucho dirige en la actualidad.

"Esta es una visita histórica -afirmó el líder del histórico conjunto Irakere en el recibimiento de los músicos norteamericanos-. Es la primera vez que una banda de esta magnitud, con el respaldo del prestigio de una institución como el Lincoln Center, visita a Cuba. Esto mismo es ya histórico: lo estamos recordando viviéndolo. Todos los músicos nos han dado un aliento. Hacen una música from the heaven."

Entre las actividades de la apretadísima agenda de Marsalis en la Isla estuvo la grabación del tema "Esta tarde vi llover" junto con Chucho y Omara Portuondo. Sobre la experiencia de la participación de Wynton en esta grabación, Chucho comentó: "hizo un coro para ensayar, que hubiera sido imposible volverlo a hacer".

En un ir y venir de influencias musicales, músicos cubanos y norteamericanos reconocen las influencias mutuas entre el jazz clásico y el latin jazz. Baste recordar que mientras los designios de Washington lo permitieron, a los Festivales Jazz Plaza acudieron figuras de la talla de Dizzy Gillespie y Max Roach. Chucho Valdés es reconocido en los EE.UU., entre otras muchas razones, por los varios Premios Granmy que ha recibido -New conceptions (2010), Canciones inéditas (2008), Live at the Vanguard (2001), Crisol of Havana (1997) -junto con el trompetista Roy Hargrove-, e Irakere (1978).

En la conferencia de prensa ofrecida por los integrantes de la JLCO, el afamado jazzista cubano afirmó: "la música es el lenguaje de los sonidos, el cual, a diferencia de la palabra, llega a todas partes, al ser universal por excelencia; es parte de todos los países, las culturas, los pueblos. La visita de esta orquesta de gran prestigio -añadió- es el sueño realizado".

MARSALIS OFRECIÓ CLASE A ESTUDIANTES DE MÚSICA

El trompetista estadounidense Wynton Marsalis guió el viernes a cientos de jóvenes estudiantes cubanos a través de una lección de historia musical que mostró las profundas influencias que comparten la música cubana y la estadounidense.

Marsalis y su Orquesta Jazz y Centro Lincoln, con sede en Nueva York, están en Cuba para una serie de conciertos innovadores junto con leyendas cubanas como el pianista Chucho Valdés y Orlando Valle "Maraca" que han llenado toda la semana el Teatro Mella de La Habana, de 1.500 butacas.

En una entrevista con The Associated Press, dijo que está en Cuba por la música y por la gente.

"El hecho de que la situación política entre Cuba y Estados Unidos sea mala otorga (al viaje) una línea narrativa adicional. Pero nosotros vivimos por abajo de esa línea narrativa", señaló Marsalis, sentado en la parte posterior de un automóvil con chofer que lo conducía a la restaurada Escuela Nacional de Artes de La Habana.

Marsalis, de 48 años, dijo que siente que él y los miembros de su banda tienen un papel que desempeñar para fomentar una mejor comprensión entre los dos pueblos, pero es un papel emocional y cultural que hace conexión a un nivel humano, no político.

"Nosotros estamos desempeñando un papel en este momento. Venimos, somos aceptados, y nosotros los abrazamos", agregó antes de discurrir sobre el lugar subyacente de la música en cualquier batalla épica.

"¿Los espiritualistas tuvieron una función en la liberación de los (esclavos) afroamericanos? Sí, claro; pero la gente, cuando cantaba, ¿decía 'cantemos espirituales para así poder ser libres?' ¡No! ... La función del arte es elevar las conciencias y corazones y mentes de la gente".

Aunque los conciertos nocturnos de la orquesta han sido la charla del día, y la música se ha repetido casi sin parar en la radio estatal, otro motivo del viaje ha sido educativo.

Marsalis y otros miembros de la banda han realizado talleres, visitas a escuelas y sesiones de improvisación con músicos jóvenes, e incluso están planeando un acto el sábado para presentar el jazz a niños desde 6 años de edad. (Con información de AP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también