Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Murió Miguel Delibes, el escritor español que ensalzó la naturaleza (+Fotos)

| 2
manuel-delibes-espana-escritor

Fotografía de archivo (21/10/2002), del escritor y académico Miguel Delibes, que ha fallecido a las 7:00 horas de hoy en su casa de Valladolid, rodeado de sus seres queridos, han informado a Efe fuentes familiares. La salud del Premio Cervantes, que desde ayer estaba inconsciente, se había agravado drásticamente en las últimas horas, motivo por el cual sus hijos cancelaron todas sus actividades para estar cerca de su padre. EFE/Archivo/Nacho Gallego.

El escritor, periodista y académico español Miguel Delibes, autor de una extensa obra en la que ensalzó a la Naturaleza y a su Castilla natal, murió este viernes en su casa de Valladolid (centro), rodeado de su familia, a los 89 años de edad.

La salud de Miguel Delibes, nacido en Valladolid en 1920 y que había sido operado de un cáncer de colon en 1998, empeoró de manera irreversible el jueves, entrando en un estado de inconsciencia que resultó irreversible.

El literato murió tranquilo, ya que se encontraba sedado, hacia las 7h00 locales (6h00 GMT), rodeado de su familia, en su ciudad natal, en la región de Castilla y León.

El cuerpo del escritor se trasladará al ayuntamiento de la capital castellano-leonesa, donde “sobre las 12h00 (11h00 GMT) se instalará la capilla ardiente”, dijo a AFP un portavoz del consistorio, en el que las banderas ondean a media asta y decretará tres días de luto.

La capilla ardiente permanecerá abierta “por lo menos hasta la noche”, añadió la misma fuente, con vistas a que todo el que desee pueda pasar a dar su último adiós al literato y académico español.

“Era una persona buena que seguía y perseguía las palabras”, afirmó el ministro de Educación español, Angel Gabilondo, a Radio Nacional de España (RNE), tras conocer el fallecimiento de Delibes.

“Hay que recordarle como una buena persona y un gran escritor”, insistió el ministro, al hablar de un escritor que tenía “pasión” por el “cuidado de la escritura”.

Es un día tristísimo para toda la Academia, para todos los académicos y para todos los hispanohablantes”, añadió, por su parte, el presidente de la Real Academia Española de la Lengua, Víctor García de la Concha, a la radio Cadena Ser.

Miguel Delibes, que recibió el Premio Cervantes, considerado el Nobel de las letras hispanas en 1993, es conocido por una obra en la que cantó a la Naturaleza, a la caza, a la que era gran aficionado, y a los paisajes de su Castilla natal en obras como “Los santos inocentes” o “El camino”.

“En mi obra siempre están presentes la naturaleza, la muerte, el sentimiento del prójimo y la infancia”, había afirmado el autor hace años en una entrevista con la televisión pública española.

“Con Miguel Delibes se nos ha ido uno de los grandes escritores en lengua castellana del siglo XX“, afirmó la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, en un comunicado.

Delibes ha tenido “una trayectoria larga, intensa y profundamente comprometida con nuestra lengua, con una ética humanista a favor de los humildes y de los pueblos de Castilla y con la defensa de la naturaleza frente a los riesgos de un progreso que tantas veces se desarrolla de forma caótica”, añadió.

En 2008, el autor español, al que el premio Nobel siempre le fue esquivo, había lamentado haber cumplido diez años sin poder escribir una línea desde 1998 cuando escribió su última novela “El hereje”, en el mismo año en que se le diagnosticó y fue operado de un cáncer de cólon.

“He dejado de hacer lo que más me gustaba hacer, escribir y cazar perdices rojas“, lamentó hace dos años.

Autor de “La sombra del ciprés es alargada” o “Cinco horas con Mario”, Delibes, que nunca utilizó máquina de escribir u ordenador y que siempre escribió, como él decía, con “un rotulador con punta fina”, recibió en 1982 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y en 1991 el Premio Nacional de las Letras.

Su obra también ha sido adaptada al cine en al menos nueve ocasiones y ha sido traducida a una treintena de idiomas.

Miguel (i) y Alfonso (2d), hijos de Miguel Delibes, junto a otros familiares, esperan la llegada del féretro con los restos mortales del escritor al Ayuntamiento de Valladolid, donde ha sido instalada la capilla ardiente. EFE/Ricardo Suárez

Miguel (i) y Alfonso (2d), hijos de Miguel Delibes, junto a otros familiares, esperan la llegada del féretro con los restos mortales del escritor al Ayuntamiento de Valladolid, donde ha sido instalada la capilla ardiente. EFE/Ricardo Suárez

(Con información de AFP)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • unkas dijo:

    Que pena

    A quien le guste Miguel Delibes, le recomiendo que lea Diario de un cazador y Las ratas, este ultimo libro muy bueno. Cuenta como las personas pobres en Espana cazaban y comian las ratas de agua y como vivian en cuevas.

    A Miguel Delibes, mas o menos en Abril, le gustaba ver como las perdices rojas iban peoneando por la carretera

  • Daydí dijo:

    Miguel Delibes murió pero queda su obra y su familia, por tanto para mi no ha muerto. Reciban pues ellos mis comentarios. Les diré una anécota que me sucedió leyendo Cinco Horas con Mario, estuve casi cinco días sin dormir pues una especie de rencor, miedo y asco se apoderó de mí por Carmen, a quien al principio veneraba. Parecía la esposa buena que ofrendaba su alma a los pies de su finado. Me trastornó… así es la magia de su palabra. La de Delibes. Es la mejor narración en segunda persona que haya leído. Y la mejor forma de boicotear un sentimiento. Lo que parece gris no lo es sino en la medida que se pinta de otro tono. Hay que leerlo para notarlo. Contado no es igual.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también