Opinión, Medios  »

| 24

Las nuevas plataformas digitales favorecen la aparición de grupos de individuos organizados como una claque dispuesta a aplaudir de manera incondicional al que paga. Cualquiera que no esté en un país bloqueado como Cuba puede crear contenidos, invertir para que los vean grupos específicos y hasta alquilar o comprar aplaudidores virtuales para generar “me gusta” en Facebook o “seguidores” en Twitter.