Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Estadísticas con lentes violetas

| 22 |

Enccuesta Nacional de Género, Cuba 2016. Portada. Imagen: ONEI.

¿Cuánto trabaja realmente una mujer? ¿Qué significa tener “tiempo libre” cuando se trata de ellas? ¿Crece la proporción de jefas de hogares? ¿La reducción de la brecha digital avanza pareja para ambos sexos? ¿Qué aporte hacen a la economía las llamadas amas de casa? Y, sobre todo, ¿qué significan exactamente todos esos números posibles, vistos desde perspectivas de igualdad?

Debatidas a menudo en entornos académicos e investigativos, esas y otras muchísimas interrogantes han alimentado una necesidad cada vez más evidente de nuestro tiempo: urge mirar las cifras con “lentes de género”.

La estadística ha sido, históricamente, una herramienta poderosa para promover cambios, sostener políticas y proyectos o tomar conciencia de la realidad social que nos rodea. Nadie lo duda. Pero cuando esa realidad se complejiza y diversifica, comienzan a hacer falta otros cálculos para describirla y entenderla.

“Al ser contados nos hacemos visibles", decía Ban Ki-moon, quien fuera hace unos años secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La frase, aunque en su momento aludía al valor enorme de los censos de población, describe como anillo al dedo la creciente necesidad de datos precisos, claros, para visibilizar las desigualdades entre mujeres y hombres.

No se trata solo de desagregar la información por sexo, sino de contar con indicadores complejos, combinados, que permitan identificar la situación de unas y otros en la economía, la política o la sociedad. En el camino de escudriñar la cotidianidad desde otras perspectivas, tener información por sexo vendría a ser solo el primer paso para construir datos que ayuden a comprender las brechas de género.

La economista Teresa Lara Junco, pionera en la producción de este tipo de estadísticas en Cuba, lo “descubrió” no solo por su labor profesional, sino también por “su experiencia personal cotidiana”.

"Me atrajo la posibilidad de reflejar, a través de los números, realidades de la cotidianidad de las mujeres cubanas que no siempre eran visibles", dijo hace unos años en entrevista con SEMlac.

"Esas tres o cuatro jornadas de trabajo que puede tener una mujer no se entienden hasta que no se realizan ", confesó la experta, quien fuera durante varios años una de las directivas de la actual Oficina Nacional de Estadísticas (ONEI).

Adentrada ya en la búsqueda de indicadores que permitieran evaluar toda esa problemática, Lara confirmó la necesidad de metodologías comparables, que ubicaran a las mujeres en el contexto social de sus países y regiones.

Fue en 1975, durante la Conferencia Internacional por el Año Internacional de la Mujer realizada en México, donde se logró por primera vez el apoyo de los gobiernos a la necesidad de contar no solo con estadísticas sobre asuntos de mujeres, sino con cifras que mostraran las diferencias entre la población femenina y masculina.

Veinte años después, en 1995, la Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing urgió a los servicios de estadísticas nacionales, regionales e internacionales a asegurarse de que los datos fueran recopilados, analizados y presentados por sexo y edad. Sin embargo, el desglose de las cifras entre mujeres y hombres sigue siendo una asignatura pendiente en muchas zonas del planeta. Ni hablar de los soñados indicadores de género.

Juan Carlos Alfonso, actual vice jefe de la ONEI y el demógrafo que ha conducido a buen puerto los dos últimos censos nacionales de población en Cuba, reconoce esa necesidad de construir datos más profundos, más reveladores.

"Hay que tener claro que los de género son indicadores construidos. Existe la noción equivocada de que sexo es igual a género. Eso es un error. Las estadísticas se dan por sexo y luego se procesan y se construyen los indicadores", dijo.

Las estadísticas son cifras. Responden a preguntas como ¿cuánto? ¿cuántas?  ¿cuántos? y aportan información desagregada en números, tasas o proporciones. Los indicadores, en cambio, se construyen a partir de varios datos y brindan información relevante para aclarar problemas del área económica, demográfica o social. Cuando se les suma el apellido “de género” significa, también, que deben reflejar las múltiples diversidades de mujeres y hombres y la manera en que estas se relacionan. Y tener en cuenta los estereotipos y las herencias culturales que marcan los sesgos de género.

En Cuba, una de las primeras experiencias en este tipo de cálculos fue un trabajo conjunto de la hoy ONEI con la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), a fines de la década de los ochenta del pasado siglo, que evaluó el cumplimiento de las estrategias de la Conferencia Mundial de la Mujer de Nairobi, de 1985.

Luego, entre 1997 y 1999 se incorporaron otras cuentas que incluían el tema de género, a raíz de los acuerdos de la cita mundial de Beijing. Pero probablemente la Encuesta sobre el Uso del Tiempo, en 2001 y, más recientemente, la Encuesta Nacional de Igualdad de Género (ENIG), realizada en 2016, resultan los resultados más trascendentes en materia de estadísticas de género en el patio. Estas investigaciones muestran, entre otros datos relevantes, la diferencia entre hombres y mujeres con relación al uso del tiempo y las cargas laborales, remuneradas o no, un asunto que ha sido casi focus delirante en este espacio.

Desde otros espacios investigativos del país, como el Centro de Estudios Demográficos (CEDEM) de la Universidad de La Habana, también se han registrado aportes. Este colectivo, en los últimos años, ha puesto la lupa sobre las estadísticas diferenciadas del cuidado, el bono demográfico y el de género, o las intersecciones múltiples de la fecundidad adolescente, por solo citar algunos ejemplos.

En los tiempos que corren, construir indicadores de género también puede aportar luces a los diferenciales múltiples que atraviesan la infección por SARS-CoV-2.

Este domingo se hablará mucho de estos temas en el archipiélago cubano. Como cada 6 de septiembre, quienes trabajan con cifras y números recibirán merecidos aplausos. Será su día, en recuerdo de aquel de 1970 escogido como momento censal del primer Censo de Población y Viviendas realizado después de la Revolución.

No será un homenaje formal, pues hay razones para celebrar. Las estadísticas que se producen en este lado del mundo han sido reconocidas como sólidas y confiables por organizaciones internacionales como las Naciones Unidas o la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Sin dudas, habrá un reconocimiento muy especial para la batería de profesionales que se bate, literalmente, con las estadísticas de salud en Cuba, en medio de las tensas condiciones que les ha impuesto esta pandemia sin precedentes. Y también para quienes desde la matemática y la demografía; la física, la epidemiología o la geografía, por solo enumerar algunos campos de estudio, se han articulado en frente común para producir datos que guíen el combate contra la COVID-19. Desde estas Letras… nos sumamos al homenaje.

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • guillermo ramirez dijo:

    Por mi educacion familiar, aprendi que en `principio, las esposas deben "educar" a sus esposos y luego, las madres a los padres y secuencialmente , a los hijos, en el sentido de que las madres NO son criadas de nadie, menos de los hijos, que van creciendo con el reflejo condicionado de que "todo se lo merecen",pues las madres recogen lo regado, lavan lo ensuciado, recogen los juguetes, dan la cominda cuando "el niño" llega a las 8 p.m y exclama" Mama dame mi comida!!" y entonces la "criada" esta fregando a las 10 de la noche.
    Conclusion: el "machito" va crweciendo convencido de que TODAS las mujeres son sus criadas y le deben obediencia,ect. y de ahi, solo hay un paso al abuso DE TODO TIPO:
    Las madres deben educar a los hijos en la nocion del respeto y del servicio.....

    • Uno ahi dijo:

      Bravo!! Las personas recogen lo que siembran. Si malcrias a tu hijo después no te quejes y después no vallas por el mundo diciendo que las mujeres no tienen los mismos derechos que los hombres, tu y tu esposo fueron los culpables. En lo único que discrepo es que las mujeres no tienen que educar a sus esposos, si no aprendió cuando le tocaba o lo acepta como es o lo cambia por otro, pero no es su tarea enseñarle lo que tiene que hacer.

  • Greborio dijo:

    Las personas tienen sexo, no género

    • Www dijo:

      Tienen sexo biológico, identidad de género y orientación sexual

  • Miguel Ángel Mapa dijo:

    Muchas gracias una vez más por abordar el tema, que además sirve
    como dices de homenaje a la gente de estadísticas.
    Vital, sin dudas, las estadísticas y el enfoque de género para entender y para actuar en este tema.
    No es lo mismo decir, para poner un ejemplo hipotético, que muchas mujeres tienen una doble jornada (de ellas una sola pagada) y dejarlo así como algo etéreo que aterrizarlo y decir 85 % de las mujeres trabajadoras tienen una doble (o triple) jornada de trabajo.

    • DPR dijo:

      Sí: estas en lo cierto sobre la doble, triple o quién save cuántas jornadas más, viéndolas como tareas, son muchas las tareas, aún existen muchas personas muy equivocadas en este mundo, pues se creen con el derecho de exigir y exigir y no acaban de aterrizar y ver q este mundo ya cambió, que la mujer ha estudiado, ha obtenido títulos, por tanto no es esclava, no es criada, debe ser respetada siempre, en la casa, en la calle, en el trabajo donde quiera que se encuentre. "NO descriminación hacia la mujer" "NO"

  • Borna Jovetic dijo:

    Basta de ideología de género! Bastaaaa!!

  • darelys dijo:

    Interesante artículo. Al terminar de leerlo me quedé preguntándome si cambiará en el futuro el rol de la mujer en éste planeta diseñado para hombres.
    Me he esforzado mucho por NO ser la subalterna en el hogar. No siempre lo he logrado. A mi hija la he educado para que luche por su dignidad humana y que sepa relacionarse con los varones en igualdad de derechos; pero ahora está casada y sé que a menudo se somete a la voluntad del esposo, para no buscarse problemas y mantener la armonía matrimonial. Está bien, pero por qué transamos casi siempre nosotras?
    En cuanto a las infelices que les toca ser amas de casa, son prácticamente indispensables en el hogar. Ellas ayudan a todos. Mantienen aseados y alimentados a los demás habitantes de la casa. Trabaja tanto la ama de casa, que vive agotada y nunca tiene tiempo para ella; pero todos la juzgan como un parásito que no hace nada, que para colmo se arregla poco.
    Me nació recientemente una nieta y espero que el mundo en el que será mujer, cambie mucho a favor de su género.
    Gracias por no olvidarnos, periodista.

    • Justo dijo:

      Desde que son novios, ya se deben transar la igualdad en todo, pero en su mayoría esa selección no se toma correctamente, y por lo general se paga durante la vida, he visto aceptar por mujeres grandes abuso, maltrato y más, sin darse el lugar que le corresponde en nuestra sociedad, que está diseñada para que ambos sexos tengan los mismos derechos, solo hay que exigirlos y tomar buenas decisiones.

    • DPR dijo:

      Que pena Darelys, la situación de la ama de casa es muy fuerte, pero que me dices de la mujer que trabaja y debe llevar todo lo de una casa también, pues yo te respondo es el doblemente más fuerte, pero bueno eso no viene al caso, sino que ambas son descriminadas y ambas son mujeres por eso la mujer debe luchar y decir "NO Basta ya de abusos" BASTA"

  • Paloma dijo:

    Felicidades a todos los especialistas q trabajan las estadísticas en cualquiera rincón del país!
    Especialmente al colectivo de la ONEI, gente comprometida q siempre han enfrentado grandes batallas, y q prestigian el sistema estadístico de nuestro país

  • Miguel M dijo:

    En Cuba se ha hecho mucho por la mujer, por sus derechos, pero ciertamente aun falta. No pueden desaparecr en un día ciertos hábitos y viejos estereotipos. Pero apoyo totalmente todo lo que se pueda hacer por la igualdad derechos de nuestras mujeres, tanto en el trabajo, estudio como dentro de la casa.

    Pero solo hay dos sexos hombres y mujeres. No necesitamos ninguna "teoria" de genero.

    Gracias

  • Homero gil dijo:

    HASTA AHORA LO QUE SE HA VISTO ES QUE LAS PARTES LLEVADAS A IGUALDAD SALEN MAS BENEFICIADAS QUE LAS TRADICIONALES GENERANDO ESTO UNA DENIGRACION DE LO QUE SIEMPRE FUE COMÚN Y SUS ACTORES YO LO LLAMARIA LA NUEVA DESIGUALDAD

  • Uno ahi dijo:

    Yo lo digo y lo repito y no es matraca mia: en cuba no hay desigualdad de género, todos tenemos los mismos derechos. Si alguna persona decide someterse a los designios de otra, pues tiene todo su derecho y eso debe ser respetado. Es cierto que hay mas mujeres amas de casa que hombres, pero estan en todo su derecho de ponerse a trabajar y si no lo hacen pues es de mutuo acuerdo con su pareja. Si su pareja no le permite trabajar o no cumple con sus obligaciones hogareñas usted esta en todo su derecho de exigírselo y si no cambia su actitud puede divorciarse, o puede aguantar y sufrir, pero sin protestar, porque es su decisión. Asi de sencilla es la vida y las relaciones interpersonales. Ah!! Y se aplica para ambis sexos.

    • J dijo:

      Ojalá la vida fuera así d sencilla, no existirían ni el racismo, ni la xenofobia, ni la homofobia, ni el maltrato a los animales... En fin! Tan solo decirle a le gente lo que se siente y si no funciona pues q remedio

    • Alheli dijo:

      Yo no creo que la ideologia de genero sea un concepto desvirtuado de forma general, pero que en nuestro pais no puede asumirse como un copia y pega de como se maneja en el mundo, donde es normal que la mujer adopte el nombre del marido, que gane menos que un hombre, que no ocupe ciertos cargos de direccion, y que se considere que tras un divorcio quede como discapacitada, por lo cual muchas veces el hombre tiene que seguir siendo responsable de ella. Las condicionantes del machismo son mas bien de la mentalidad provinciana y metiche que aun constituye la base de nuestra ideosincracia social, donde el 'que diran', el 'quedar bien' y el 'seguir a la masa' constituyen las bases de la interaccion en el colectivo de trababjo y la comunidad. De acuerdo a esta vision, una mujer sola se desvaloriza socialmente, luce como fracasada o incapaz, e incluso se le atribuye alguna condicion mental u orientacion sexual que no es la suya. La mujer cubana se ha emancipado tanto que ya en el tema de la codependencia economica es normal que tanto hombres como mujeres se aferren a una pareja o 'se instalan' en una familia con posibilidades para conservar un status de bienestar o al menos residir en una comunidad afluente con oportunidades de trabajo; en especial cuando hay hijos u otros familiares a los que hay que apoyar. Creo que siempre es valido la revision de las corrientes civicas y de pensamiento que se producen en el mundo, y en el caso especifico de las cuestiones de genero creo que por ejemplo en el tratamiento del acoso sexual -que si es un fenomeno que se produce mayormente del hombre hacia la mujer, sobre todo en el que conlleva abuso de la autoridad y la jerarquia- y de la objetificacion de la imagen de la mujer en los medios nos hemos quedado un poco atras, pero no se pueden seguir todas las modas a pie juntillas.

  • YULIAN dijo:

    CUANDO EMPEZARON ESTOS IDEALES ES CIERTO QUE EXISTÍAN SERIAS CONDUCTAS RESPECTO AL MACHISMO RASISMO Y ANTIOMOSEXUAL ME REFIERO ENTRE LOS 60-90 PERO ALREDEDOR DE LOS 2000 ESTO HA SIDO REVERTIDO PERO DE MANERA PATOLÓGICA PORQUE EL FOMENTAR UNA CONDUCTA FAVORABLE A LOS GÉNEROS ANTERIORMENTE MENOS FAVORECIDOS HA PROVOCADO UN RESULTADO ESTREMISTA QUE AFECTA AL HOMBRE COMÚN EJEPLO DE MUESTRA ES EL ECHO DE QUE EXISTEN ORGANIZACIONES PARA MUJERES PARA OMOXESUALES Y DEMAS PERO NO LAS HAY PARA MAS NADA EXISTE DIA DE LAS MADRES PADRES Y GAY DEL SIMPLE HOMBRE NO LAS MUJERES TIENEN PRIORIDAD EN LAS COLAS Y EXISTE UNA COSTUMBRE QUE SE RESPETA EN TODOS LUGARES LLAMADA CABALLEROSIDAD DONDE LAS MUJERES APARTE DE TENER EL DERECHO OBLIGATORII DE SUBIR PRIMERO EN LAS GUAGUAS TAMBIEN DE QUE LOS ASIENTOS SON DE ELLAS SIN NI PREGUNTARSE QUE PROBLEMAS DE SALUD PUEDE TENER ESE HOMBRE A QUIEN COACCIONAN QUE IGUALDAD ES ESTA DONDE ELLAS TIENEN TODOS LOS VENEFICIOS Y VENTAJAS NATURALES DE SU SEXO MAS LAS NUEVAS REGLAS YA CABE NOTAR QUE A PARTIR DE UN TIEMPO ACÁ SON MUY POCOS LOS HOBRES EN CARGOS DE LIDERASGO Y CON ESTUDIOS UNIVERSITARIOS O FUNCIONES DE IMPORTANCIA SIMPEMENTE SE ESTÁ YENDO LA MANO LA VIDA ES UNA BALANZA Y DEL LADO QUE SE PONGA MÁS PESO SE INCLINA PARA HABLAR DE IGUALDAD HAY QUE CONOCER Y RECONOSER QUE NO SOMOS NI PODEMOS SER IGUALES NI HACER LAS MISMAS COSAS NI IGUAL Y QUE UN GENERO NO DA MÁS DERECHO QUE OTRO

    • darelys dijo:

      De todo lo dicho por usted sólo concuerdo en el final, un género no tiene más derecho que otro: así debía ser.

      • Uno ahi dijo:

        Y asi es, todos tenemos los mismos derechos. Si usted no los exige es su responsabilidad.

  • Luis dijo:

    Aquí lo que si está claro es que estamos queriendo imitar en cuba las luchas que son de otros países y pueblos, eso solo nos trae problemas. Basta de ideología de género!!!! Busquen temas que verdaderamente interesen y ayuden al pueblo de Cuba, llevamos más de 60 años siendo un ejemplo de igualdad entre hombres y mujeres, decir todo eso que estan diciendo y apoyar esta supuesta "lucha" es decir que el gobierno cubano no ha sido justo en este asunto. Como me hace falta mi querido comandante Fidel, él sí podría las cosas en su lugar.

  • Uno más dijo:

    Es bueno que se entienda que género y sexo no es lo mismo, por otra parte aceptar y comprender que las mujeres tienen roles popio de su sexo y los hombres otros es algo normal y no es ser machista. Machista sería yo si le digo a mi esposa que coja un machete y se ponga a picar palos o quitar la malesa porque "hay que luchar por la igualdad de los géneros" o porque yo entonces voy a cocinar ya que todos somos iguales, nunca he visto una mujer que esté pidiendo trabajar como estibadora en un puerto o almacén, ¿no se trata de igualdad de los géneros y las oportunidades? no seamos hipócritas, las mujeres tienen sus roles y responsabilidades en el hogar y el hombre las suyas, que uno pueda apoyar en cualquiera de ellas, es cierto, pero ayudar no es obligar o decir que es responsabilidad de los dos, NO!!, las responsabilidades no se delegan. Seamos serios en lo que escribimos.

    • K dijo:

      Si es responsabilidad de ambos, a usted no le gustaría q toda la carga de la familia y el hogar cayera sobre usted,verdad? Pues así mismo es, mi madre sabe poner azulejos y nunca se ha quedado atrás en nada que hagan los hombres, crío dos hijas y tiene un matrimonio consolidado de años, q m dice? Las mujeres lo pueden todo y más, hay q enseñarles a no depender de nadie

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dixie Edith

Dixie Edith

Periodista cubana y profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @Dixiedith

Vea también