Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

¿Cómo viviremos la nueva normalidad en las relaciones sociales y amorosas?

Por: Beatriz Torres Rodríguez, Carlos Gutiérrez Gutiérrez
| 23 |

Una pareja usa mascarillas para protegerse del coronavirus en Barcelona, España, el 13 de mayo de 2020. Foto: Reuters.

“Ya no es antes, todavía es durante, pero sin dudas habrá un después”

La “nueva normalidad” es un término que está de moda a nivel internacional, es decir, cómo seremos durante la fase de la recuperación y después de ella. La desescalada y el arribo a la normalidad dependerán de las estrategias que se asuman en cada país.

La COVID-19 pudiera permanecer endémica durante un tiempo indeterminado, se espera tener disponible una vacuna y un cambio en la protección inmunológica, pero todo continúa en suspenso. En estos momentos la incertidumbre acompaña a todos los países del mundo.

La pandemia ha generado nuevas experiencias de vida, aprendizajes en el día a día que nos han obligado a crear nuevas rutinas, a cambiar los estilos de vida y a modificar nuestras relaciones interpersonales. Esto ha impactado en todos los ámbitos en que nos desarrollamos: personal, familiar, laboral y social, entre otros.

Ahora, nos enfrentamos a un nuevo momento, que consiste en regresar poco a poco a una normalidad, que ya no será, ni puede ser la misma a que estábamos acostumbrados. Debemos incorporar nuevas rutinas para nuestro desempeño y en la relación con nuestros familiares, amigos, en nuestro entorno laboral, pues el peligro de la enfermedad acecha y debemos continuar cumpliendo determinadas normas higiénicas y un cierto distanciamiento físico para poder prevenir el contagio, esto implica que debemos adaptarnos a una nueva situación.

El confinamiento ha podido provocar un malestar emocional en muchas personas y para salir de él, también es necesario tener en cuenta este nuevo proceso, lo que puede generar inestabilidad. Tras estos días de estar en casa y convertirla en nuestro refugio, el hecho de salir al exterior, incorporarnos a una dinámica que solía ser normal en el pasado, genera nuevas amenazas. La organización de la desescalada, por meticulosa que sea, es poco probable que asegure totalmente esta nueva adaptación.

Muchas personas pueden permanecer con las dudas de qué pueden hacer o no sin someterse a riesgo, cómo comportarse y relacionarse con los demás, qué será de su futuro profesional, el encuentro con familiares y amigos, hasta donde podemos desencadenar nuestras expresiones afectivas. Esto implica salir de una nueva zona de confort que organizamos durante la cuarentena y aunque ansiábamos el regreso a nuestras rutinas antiguas, el romperlas nos puede generar un estrés emocional.

El pensar sobre la utilización de un transporte público, compartir en un espacio social, retomar las actividades profesionales y laborales tras esta pausa forzosa en nuestras vidas, puede provocar desajustes, que van desde repuestas psicofisiológicas (taquicardia, insomnio, tensión muscular, entre otras) hasta ansiedad, miedos e irritabilidad.

Un pensamiento que pudiera ser lógico, es que las personas de mayor riesgo tendrían que limitarse o tener muchos más cuidados que los más jóvenes y que los que no tienen factores predisponentes. Esta idea resulta errónea. Primeramente, nadie está exento a padecer esta terrible enfermedad y la experiencia lo ha demostrado, en segundo lugar, la exposición al virus causaría la persistencia de la enfermedad como una endemia y de todas formas se contagiarían las personas con un mayor riesgo de mortalidad. Tampoco puede olvidarse que un grupo aún indeterminado de pacientes, aunque no mueran, podrían presentar secuelas como es la insuficiencia respiratoria, lo cual se estudia en estos momentos.

Por todo lo anterior debemos prepararnos para asumir esta “nueva normalidad”. Hay que tener en cuenta las experiencias de vida que hemos desarrollado, los nuevos aprendizajes y las nuevas vivencias placenteras desde la cotidianidad. Esta pausa o intervalo forzoso también puede servirnos para percatarnos de que hay muchos elementos en nuestras vidas que habíamos dejado de disfrutar.

Es recomendable :

  • Admitir la nueva realidad, aceptando que no la podemos cambiar, por mucho que lo deseemos.
  • Pensar en las nuevas rutinas que debemos organizar.
  • Planificar nuevas metas y proyectos, tomando la experiencia de lo que hemos vivido.
  • Potenciar nuestras relaciones sociales, que no tienen necesariamente que ser cercanas desde el punto de vista físico, la cercanía es emocional.
  • Reflexionar y crecer como personas.

El mundo que existirá tras el aislamiento, es el que comenzará entonces y no el que habitábamos hasta inicios del año 2020.

Por eso, los invitamos a pensar ¿Cómo serán las relaciones de pareja, el amor y la sexualidad en estos nuevos tiempos?

Hay que partir de la respuesta a otras interrogantes, para poder responderla:

1ro: ¿Cómo era la calidad del vínculo?

2do: ¿Cómo la pareja se ha adaptado a los cambios?

3ro: ¿Qué condiciones han tenido durante este aislamiento sanitario?

Lo que se traduce en dinámicas diferentes para cada pareja y en un grupo heterogéneo de posibilidades, por lo que no se deben hacer generalizaciones, ni en los análisis de lo que está ocurriendo en las parejas, ni en lo que ocurrirá durante y después de esta pandemia.

Se presentan infinidad de formas en las que se están desarrollando las relaciones amorosas y sexuales, en un contexto de encierro involuntario y en función de cada una de nuestras vivencias particulares. No es lo mismo pasar un periodo de aislamiento con tu pareja, en solitario, con niños, al cuidado de un familiar de la tercera edad o teniendo que trabajar dobles jornadas. Para algunos se les habrán intensificado las oportunidades/frecuencia/calidad de los encuentros pero para otros se ha tornado más complejo.

Hay un nuevo modo de convivencia para cada pareja, con independencia de la calidad del vínculo, en algunas se ha reforzado lo positivo de la relación, en otras se han abierto nuevos caminos de comprensión, costumbres que estaban olvidadas por las prisas y la rutina, pero en otras se han agudizado los conflictos o han aparecido nuevos: ¿Cuántas de estas últimas se separarán?, es un análisis que amerita tiempo, pues estamos viviendo este proceso y las consecuencias se observarán a mediano y largo plazo.

Hay países como China, que plantean un aumento del número de divorcios y separaciones, pero esto es un proceso en desarrollo, que debemos ir observando, hay otros especialistas que refieren que el modelo de pareja tradicional se reforzará, buscando la seguridad ante la incertidumbre y el temor al contagio; son todas especulaciones que habrá que constatar en la realidad.

Nos han llegado muchas interrogantes, pues hay parejas que se sienten amenazadas ante la posibilidad de volver a sus rutinas laborales, escolares y comienzan a analizar los posibles riesgos de contagio y expresiones como: “si en la casa, tengo que estar detrás de ti para que cumplas las normas de cuidado, imagínate cuando yo no esté”, o las posibilidades de un encuentro seguro de las parejas que no conviven de forma habitual, implican el haber sido cuidadosos con las medidas sanitarias, pues pueden contagiar a la otra parte de la pareja.

Una amiga nos comentaba, “tengo muchas ganas de tener un espacio íntimo con mi pareja, pero su medio es más riesgoso que el mío” y “me preocupa cómo podremos comportarnos en nuestra intimidad”.

Todavía se desconoce mucho sobre esta enfermedad y los estudios científicos buscan la posibilidad de transmisión en todas direcciones, semen, fluidos vaginales, lo que sí está claro es que el contacto físico con una persona infectada, independientemente del tipo de práctica sexual, conlleva un gran riesgo de contagio.

La principal vía de contagio es a través de las microgotas que expulsa la persona enferma o contagiada asintomática, al toser, estornudar o hablar, la distancia mínima en la que podemos estar seguros es superior a 1.5 metros, requisito que muy difícil, sino imposible de cumplir, con nuestras formas tradicionales de un encuentro erótico presencial.

Otro tipo de prácticas podrían aumentar el riesgo de contagio, como el sexo oral, ya sea del tipo que sea (cunnilingus o felación) y aquellas en las que pueda estar involucrado el contacto con las heces (como el annilingus). Al igual que en la saliva, el virus también ha sido encontrado en las deposiciones de las personas infectadas. Todo esto nos muestra que debemos aprender y buscar alternativas ante esta nueva realidad para lograr una sexualidad placentera y mantener la calidez del vínculo.

Es importante desarrollar la responsabilidad y el autocuidado personal y de pareja para protegernos, solo será seguro en aquellas personas que conviven y no han estado en situación de riesgo, o con aquellas que hayan sufrido la enfermedad y estén de alta clínica y epidemiológica. También el riesgo es menor entre las parejas que tienen una percepción de riesgo adecuada y cumplen con las medidas sanitarias.

El encuentro íntimo va a constituir un aprendizaje en cualquiera de las variantes de vivir el vínculo de pareja, por supuesto, cuando hay un mayor riesgo se debe hacer más énfasis en todas las medidas. Para todos los casos resulta recomendable:

  • Extremar las medidas de higiene.
  • Privilegiar posiciones donde el encuentro no sea cara a cara.
  • El uso del condón cobra una nueva actualidad, no solo para prevenir embarazos no deseados, las ITS y el VIH-sida, en este caso se adiciona el contagio por el virus que produce la COVID-19.
  • Las parejas donde el riesgo es real, deben pasar a otras formas de expresión y disfrute de la sexualidad, como son todas las vías de encuentro no presenciales (llamadas telefónicas, videos llamada), desarrollando otras formas de fantasías sexuales y de expresión de los afectos, cuidando en todo momento la preservación de la intimidad, de la confidencialidad y de no dañar a terceras personas. Es un buen momento para desarrollar la creatividad.
  • Tener en cuenta que la autosatisfacción es un buen recurso en cualquier momento y situación, que no es expresión de ningún trastorno y que no deja secuelas.

Entonces una “pareja con nasobuco”, también puede ser una representación del amor y de la sexualidad en esta nueva realidad. Debemos aprender a asumirla, como mismo aprendimos a protegernos del VIH-sida.

Es recomendable buscar alternativas, ya que la satisfacción sexual es parte de la salud integral de los seres humanos, este momento va a ser transitorio, la nueva realidad impregnará nuestras vidas y puede ser que, para algunas parejas, por diversas razones, se le dificulte mantener una intimidad profunda, pero esto no significa que no podamos tener juegos eróticos, muestras de ternura, comprensión y ayuda, que es también otra forma de expresar amor.

Otro elemento importante, es que no debemos descuidar la calidad del vínculo, a través de una comunicación eficaz, por ello, sería recomendable tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Mantener los espacios individuales dentro de la casa y alternar los espacios de privacidad.
  • Normalizar la expresión de nuestros sentimientos y emociones, sin hacer juicios críticos, entender lo que puede estar sintiendo la otra persona.
  • Generar una comunicación eficiente, desarrollando la comprensión.
  • No descuidar la imagen y la higiene.
  • Estimular el deseo sexual con fantasías, juegos, entre otras variantes placenteras para cada pareja.
  • Mantener el romanticismo y los gestos de cariño hacia la pareja.
  • No relegar la satisfacción personal.
  • Mantenerse activo físicamente.

Entonces: ¿Seremos iguales a partir de esta experiencia?

Tuvimos que hacer un alto obligado en nuestras vidas, desaceleramos todos nuestros procesos, ahora tenemos que volver a poner en marcha el vehículo, cuidado con los acelerones, saquemos aprendizajes de estos tiempos sin prisas.

Esperamos que las parejas que van a salir fortalecidas de esta situación de confinamiento y de las otras etapas que se avecinan, son las que muy probablemente, tengan más flexibilidad y capacidad de adaptación a los cambios. Cuidar el vínculo de pareja es una necesidad y responsabilidad para todas y para todos.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Armando Enrique dijo:

    Para mí será obligatorio el uso de nasobuco en los policlínicos, hospitales, médico de la familia, bodega, mercados, teatros, cines y en cualquier lugar donde exista concentración de personas. Será una prenda de vestir que llevaré siempre dispuesta a usar. La higiene personal, del hogar y de mi oficina, la mantendré como siempre, al máximo de responsabilidad. Mantendré la práctica de ejercicios al aire libre, evitando los gimnasios cerrados. Estimularé a todo el que pueda a que dejen el hábito de fumar y que lleven una dieta sana, libre de mucho alcohol, azúcares, harinas y grasas.

  • Africano dijo:

    Después de concluida la segunda Guerra Mundial que es si discusión alguna el acontecimiento social mas conmovedor, complejo y abarcador que conoce la historia de la humanidad, el mundo parecía que iba a ser idílico, la mayoría de los seres humanos y sus lideres en todas partes pensaban que ya nada seria como antes, que todo cambiaria para bien, sin embargo 75 años después podemos ver cuan tan poco hemos cambiado, las causas de aquella guerra están mas latentes que nunca, solo quiero decir que la huella de millones de años dejada por el hombre sobre este planeta no será tan fácil de ser cambiada por un acontecimiento de tampoca duración y que la ciencia actual no tengo dudas lo hará desaparecer mas temprano que tarde, el articulo es muy bueno pero como digo lo que pienso creo que en breve nuestras vidas será tan normal como en agosto del 2019 pasado.

  • Rocka dijo:

    Se veran cosas asombrosas e increibles en el facebook, nuevas forms de demostrar amor, en las redes sociales

  • NICASIO VAZQUEZ (V.C.) dijo:

    INDISCIPLINAS EN LA VIA QUE DEBEN EVITARSE
    Para los que vivimos en pequeños pueblos, comunidades y bateyes o por que no, también en grandes ciudades, ya acostumbrados dentro de la lógica quietud, a escuchar después del atardecer cosas discordantes, como a los atrevidos chóferes de cualquier tipo de vehículos, cruzar raudos en ambos sentidos de las principales vías a velocidades excesivas, muy por encima de las normas, aprovechando la ausencia de controladores del orden y de la poca circulación de personas a partir de esas horas. Motos a los que ya nadie les exige regular el ruido de los escapes (bienvenidas las motorinas); automóviles de todos los sectores urgidos de no sé qué, chirriando gomas; camiones que además de la velocidad, usan indiscriminadamente potentes claxon que parecen provenir de un tren central; tractores acelerados al máximo, convertidos en las bicicletas de sus operadores, que cruzan una y otra vez en ambos sentidos de las vías, acelerando como si estuviesen tirando de varias carretas o arando la tierra; algunos casi sin luces, todo esto para romper la quietud, el ambiente sonoro y la tranquilidad de los pobladores. Cuando regresemos a la normalidad, seguramente veremos retornar muchas cosas que se habían ausentado coyunturalmente, pero estoy seguro de que muchos también se percatarán, si acaso no lo han notado, de estas arbitrariedades y le exigirán por quienes corresponda, que estas también sean normalizadas y podamos regresar a una urbanización de convivencia acorde a una sociedad civilizada y culta como la nuestra. No hacerlo oportunamente podría ser equivalente a la aparición nuevamente de accidentes masivos cuando la población regresa a la vida normal. Ese accidente masivo en la provincia espirituana, apenas ha comenzado la fase UNO pudiera ser el presagio

  • Ana dijo:

    Yo estoy soltera y no me atrevo a darle un beso a un hombre ni muerta. Mi mama es Asmática crónica.... Realmente es preocupante

    • El mambí dijo:

      Oye Ana, si tú piensas así, bueno t informo que en el Convento de las Carmelitas en Matanzas están buscando nuevas pupilas, vaya, como tú piensas no darle un beso má a un hombre, yo pienso entonces debes aprovechar y ya de paso te haces monja.

      • Ana dijo:

        Deja la pesadez el asunto es que no sabes quien lo tiene o no lo tiene. te imaginas. Es preocupante para millones de personas no solo para mi. Te imaginas que te suceda. Es un riesgo que todos corremos y da miedo. Me preocupa ser yo la que enferme a mi mamá. Y para que sepas a mi ya no me van a aceptar en una casa de monjas gracioso...

      • Al machete dijo:

        Mambí lo tuyo es calentura. Y para todo hay tiempo. Déjala q cuando pase la pandemia ella se la va a desquitar. Ojalá no sea contigo.

    • Jorge R 09 dijo:

      Ana: Si no lo sabe, le digo Cupido no entiende de Covid

      • marian dijo:

        yo estoy sola y estoy bien preocupada pues tengo 50 y casi como que se me van mis mejores años y no he encontrado mi amor.no se como voy hacer, y con aislamiento social.

  • Cary dijo:

    Temo mucho salir a la calle. Ya ni al portal de mi casa me asomo a menos que sea para limpiar y entro y cierro rápidamente la puerta. No quiero ver a nadie y mucho menos hablar. Veo desde mi ventana a mis vecinos continuar con su vida pero yo ni logro dar un paso hacia fuera. He bajado de peso, no duermo bien. Ni siquiera tomo el sol evitando que alguien entable una conversacion y no sslir corriendo a encerrarme. Pronto tendré que incorporarme a mi centro laboral y no sé si podré. He dejado al miedo apoderarse de mi y ahora mismo no sé cómo comenzar.

    • rfa. dijo:

      Cary:
      Diculpa si me atrevo a escribirte, pues no te conozco, pero tu comentario me dice que necesitas consejos sobre lo que estas sintiendo y sobre la realidad que estamos viviendo en los ultimos tiempos. Mi nombre es Rafael, y te lo digo para que lo sepas y al menos tengas la confianza de saber con quien te comunicas mas allá de un simple nick como lo es: rfa.
      Bien vamos al tema; lo que estás sintiendo (miedo) es absolutamente normal, pues cada cambio en la conducta a seguir de cualquier ser humano; sea para bien o para mal, genera miedo porque generalmente somos muy apegados a nuestras costumbres, tradiciones y métodos de vida. El problema está en saber enfrentar ese miedo y no dejar que se apodere de ti y gobierne tu vida, esa es la clave del exito. Mira, lo contrario del miedo y el arma más eficaz para acabar con él, es el amor. Verdad?
      Entonces, con amor combatiremos ese miedo, cómo:
      Pues en primer lugar amándote a ti misma, amando a todos los que te rodean, amando tu entorno familiar, social, laboral y tu dirás: Ahhhh este si que esta loco!! En estos tiempos de pandemia amar tu entorno, jajaja!!!
      Siiiiiii, amar tu entorno, que no quiere decir que no te cuides y que no te protejas para no enfermar. Quiere decir que aceptas la realidad que estas viviendo y que comienzas a verla desde el punto de vista consciente de que es nociva pero que tambien es la que tienes y que tienes que aprender a vivir en ella, adaptarte a las nuevas condiciones que te impone para sobrevivirla; porque pasará, como han pasado ya otras pandemias y otras situaciones dificíles en la vida del ser humano a lo largo de la historia de la humanidad.
      Si dejas que tu miedo se apodere de ti, tu sistema inmunológico se debilita y podrás enfermar no solo de COVID19, sino de cualquier cosa que esté en el ambiente de moda en cualquier tiempo. Al vivir la vida con amor nuestro sistema inmunológico se fortalece y nos enfermamos con menos frecuencia que los que deciden lamentarse por la situación en que vivimos y tienen miedo de enfrentar la realidad.
      No te limites de hacer lo que en su momento te toca hacer ya sea, conversar con tu vecino, salir a comprar, ir a trabajar, conocer nuevas personas, etc. Sólo tienes que hacerlo sin abandonar las nuevas condiciones de vida que tenemos, o sea, seguir las medidas sanitarias indicadas. Usar tu nasobuco, mantener una distancia social razonable, lavarte las manos con frecuencia, etc todo lo que ya conoces, pero sobre todo piensa y hazlo todo eso con amor, si lo ves como obligación y necesidad, solo alimentarás ese miedo que ya sientes y te hará daño, si aceptas que todo esto es bueno hacerlo para no enfermar y es lo que toca ahora, comienzas a verlo todo diferente y ese miedo disminuirá y te permitirá crecer espiritualmente y verás que todo empieza a cambiar a tu alrededor.
      Disculpa, la charla, pero mi conciencia me dijo que debía decirte esto, pues debemos crear un inconsciente colectivo de amor para que todo esto pase lo más rápido posible. Gracias y cualquier cosa me puedes responder por aqui mismo. Nuevamente disculpa si fue un atrevimiento de mi parte escribirte, pero........ sentí que debía hacerlo. Sorry...

  • COBAS dijo:

    Lo que no se ha hecho un estudio de cuántos divorciaos a traído esta pandemia, parejas que a penas se conocían y han vivido 24 por 24 unos cuantos meses... La cantidad es asombrosa a nivel mundial

    • Jorge R 09 dijo:

      Se reportan en otros países muchos casos de violencia intrafamiliar. Por cierto, antes de la pandemia en Cuba se hizo una campaña contra estos abusos a través de spot televisivos y durante la Covid, silencio absoluto. Se conoce que se han dado casos más frecuentes de golpizas a mujeres y a niños, algunos que llevan a la muerte. También casos de pedofilia. Las cifras nuestras se desconocen. Se deben hacer advertencias por los medios e informar sobre los pasos que se pueden seguir para enfrentar estas situaciones humillantes.

  • el observador 1 dijo:

    Me preocupa la poca disponibilidad para hacerse una prueba de coronavirus todo aquel que lo desee. Si uno conoce a alguien que le gusta y quieren tener sexo porque no ir algun lugar y hacerse el PCR y estan libres de dudas, en otros paises he visto que cualquiera tiene acceso a esas pruebas sin embargo aca en cuba solo se la hacen a sospechosos

  • Adelante dijo:

    Ana.
    Seis baños de agua fría y Seis calientes al día.

  • El mambí dijo:

    Pues yo en lo particular en lo social seguiré teniendo una higiene extrema, usarée siempre el nasobuco, cuando llegue a mi casa la ropa igual la dejaré fuera, excepto ropa interior claro, pondré una colcha mojada de cloro para los pies antes de entrar a la casa. Ahora, en las relaciones de pareja no pienso usar nasobuco jamás, excepto para conocer a alguien nuevo, pero con mi mujer no usaré nasobuco, ni tampoco en mi casa.

  • RONY9 dijo:

    En serio estan hablando del uso del Condón, seguro estoy de su importancia, ahora lo que hace falta es que digan donde estan, porque desde antes de la pandemia, ya eran bastante escasos, si lo encuentras es en manos de los revendodores, la última vez los vi a 5 pesos la cajita de 3 condones, cuando en la farmacía cuesta 1 peso, candela le ganan el 500% a la inversión uffff negocio redondo, al final es un producto bastante demandado hoy y siempre debido a su importancia mas allá del gusto que se le pueda profesar al utilizarlo, hace falta que aparezcan de nuevo en la farmacía porque la COVID va a ser lo de menos que podrá adquirir la gente, no sé que pasa, cuando el Condón era algo que no escaseaba en las farmacias, aquí en Santiago de Cuba hay que hacerle una tarja y montarle un monumento, no aparecen en ninguna farmacia y nadie habla de eso.

  • El Pilongo dijo:

    Realmente tenemos que adoptar posturas responsables en todos los sentidos; las medidas higienicas sanitarias han de ser permanentes, no solo hasta que tengamos una vacuna que nos inmunice si no para siempre, por el bien de todos. Poco a poco tenemos que ir saliendo, sin miedo pero con mucho cuidado, de esta etapa de aislamiento pues la vida tiene que continuar, y en cuanto a las relaciones amorosas considero que las sugerencias que se brindan en el artículo son muy acertadas, pero cada persona tiene que convertirse en un innovador incansable, aportando al amor derroche de creatividad.

  • Cuarentena dijo:

    Llevó más de 4 meses sin ver a mi novia y mucho menos besarla .El otro día soñé que le bajaba el nasobuco, sin dudas una escena cargada de erotismo y que ha quedado en mi mente como una fantasía . Como imaginar yo enero de 2020 que pudiera haber soñado algo así .Nada , que como dicen los autores del articulo , habrán cambios , yo creo que ya están aquí.

  • AZUMIN. dijo:

    Excelente El fondo del Tema se irá deslucidando lentamente con el proceso del asintomatismo mayormente sea a favor o en contra del individuo..Sea una buena forma de seguir los desarrollos periódicos del comportamiento individual de pareja o de aquellos que estan en búsqueda de relacion amorosas sin tener compromisos permanentes.

  • Liu dijo:

    Rfa eres psicólogo??? A mi no m pasa lo mismo q a Cary pero creo q tus consejos se ajustan bien a cualquier situacion d vida, gracias por tu comentario, TAN BUENO como el articulo

    • rfa. dijo:

      Liu:
      No soy psicologo, solo tengo unos cuantos años en el mundo maravilloso de la Espiritualidad (me refiero a la parte espiritual del mundo, no tiene nada que ver con Espiritismo ni religión) y trato de aplicar las herramientas que eso me ha aportado para vivr una vida menos estresada y más abundante en todo el sentido espiritual de la palabra. Me encanta ayudar a las demás personas, eso me hace sentir bien conmigo, partiendo de uno de los principios de esta forma de vida que dice que Dar y Recibir es lo mismo.
      Si en algo pudo ayudarte lo que escribí, espero que sepas aprovecharlo y si me necesitas puedes contactarme por aqui y seguimos comunicandonos.
      Gracias... Que tengas un buen dia.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Beatriz Torres Rodríguez

Lic. Psicología. Doctora en Ciencias Psicológicas. Profesora e Investigadora Titular. Máster en Sexualidad y en Pedagogía de la Sexualidad. Presidenta Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el estudio de la sexualidad (SOCUMES)

Carlos Gutiérrez Gutiérrez

Especialista de Primer y Segundo Grado en Nefrología. Doctor en Ciencias Médicas. Profesor e Investigador Titular. Máster en Educación Médica

Vea también