Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Zule Guerra: Lo más importante no es la meta, sino el viaje ( +Fotos y Video)

| 1 |

El Viaje es el primer disco de estudio de Zule Guerra. Foto: Arien Chan. Gráfica: Marla Cruz Llinares.

Si quieres agarra tu mochila, métele tus sueños, y emprende este viaje, con sabor a jazz, un sonido exquisito que sale del alma, de esos misterios eternos que atraviesan una ciudad, una vida, el tiempo y los días secretos de Zule Guerra. Si quieres, puedes unirte a esta travesía, que se cuenta y canta con recuerdos, gestos, vivencias, heridas y mucha, pero mucha desnudez.

Si quieres, en la intimidad de la madrugada, puedes prender estas canciones, este coqueteo melódico e intenso que tienen piel, giros y mucho sentir. El Viaje, la nueva propuesta discográfica de Zule Guerra, es, básicamente, un autorretrato de la artista, recorrido por varios periodos de su vida. El Viaje, es, sencillamente, la luz detrás de ese camino, como un tatuaje, para revivir los abrazos, las distancias, la fragilidad y la fuerza de esos días pasados.

Es la primera vez que Zule, a sus 31 años, nos entrega un disco de estudio. Anteriormente había grabado dos fonogramas en vivo: Blues de Habana y Sesiones de vitrola. No obstante, quizá porque en la propuesta musical todas las canciones sean de su autoría, quizá porque tuvo tiempo para mimar cada una de las piezas, este CD es el que más se parece a ella.

Antes, durante y después de El Viaje

Disifrutar el camino, todo el viaje a través de las canciones. Foto: Arien Chan. Gráfica: Marla Cruz Llinares.

Pasaron alrededor de 3 años para que Zule tuviera las 10 canciones del fonograma. Este tiempo la ayudó a entender mucho, a superarse, a liberarse.

“Algo muy importante para mí es el sentido del viaje: es el concepto que planteo en el álbum. Cómo es importante disfrutar el camino avanzado, todo el recorrido de los momentos positivos y negativos, de todo el crecimiento, eso es lo que nos ha formado, lo que nos hace ser quiénes somos. Lo importante no es alcanzar esa meta deseada o punto final, sino todo lo que  nos refuerza y complementa para llegar a ese punto”.

Zule me dice que mientras gestaba este proyecto, terminaba un proceso difícil de asimilación en su vida: “A pesar de las cosas buenas que me estaban pasando, solamente veía lo que aún me faltaba, lo que necesitaba lograr,  lo que lo que aún estaba por llegar,  eso me hacía totalmente miserable e infeliz”.

“Me di cuenta que tenía que ser agradecida por las cosas que había logrado. Había logrado muchísimo en tan poco tiempo. Soy una persona dichosa y he tenido muchísima suerte con mi carrera”, refiere.

La paciencia corona al rey, declara el dicho. Es algo difícil de entender. Todavía estoy en ese proceso. Soy muy impaciente, quiero lograr muchas cosas, tengo muchísimas ambiciones, pero ¿sabes qué? Hay que coger calma, apreciar las cosas bonitas en el transcurso de la vida y vivir, vivir cada uno de esos momentos con pasión, disfrutarlo. Esos momentos son los que nos ayudan a prepararnos para el futuro”.

A Zule, durante el proceso de producción del disco, le sucedió mucho. Eso la inspiró, para componer esas canciones que  “son reflejos de esas historias de vida, de esas experiencias por las cuales viajé”.

Cada una de ellas refleja una época diferente. No escribió cronológicamente. Un día escribía. Pasaban dos meses y volvía. A veces en una tarde le salían hasta dos. Pasaba un año y retomaba esta locura. Hasta que tuvo las diez: “Se nota una variedad de estaciones de recorridos emocionales filosóficos y espirituales”.

Desde Salamanca, España, Zule me responde a las preguntas. Ella dice que está bonito lo que le he preguntado. Y yo le respondo que bonita es su voz y su música, que bonito es este viaje. Zule se atreve, sin temor alguno, a desmontarme algunos de estos temas. Para que entienda un poco sus conceptos.

Según la artista, todas las canciones están basadas en alguna historia que le tocó vivir. Foto: Arien Chan.

Paradójicamente, la primera canción del álbum y la que le da nombre al disco, fue la última que escribió. Resumen de todo ese recorrido, de aprendizajes y experiencias: “Está creada a modo de aforismos o de máximas filosóficas.  Más bien, son pensamientos y conclusiones a las cuales he llegado.  En el final es donde está, quizá, la máxima más importante:

Iluminarse es un reto,
puede que pase al atardecer,
puede la noche al cargar las estrellas
tatuar el alba en tu piel
y al ostentar tanto fulgor,
puede la luz no ser alivio,
pues el misterio y la pasión
no está en la meta a cumplir,
sino en el viaje.

Me cuenta que Criolla en blues, la escribió justo después de visitar a Santiago de Cuba: “Una especie de sentimientos encontrados entre la felicidad de visitarlo y  la nostalgia que sentía al irme”. Dice que es una controversia entre la voz y el contrabajo, de conversación. Luego habla de la nana Canción para Luis, dedicada su sobrino:

“A veces parecía que estaba dormido y de repente, cuando pensaba que ya lo había logrado, abría los ojos y se echaba a reír. Entonces, surgió este tema inspirado en aquellas canciones afrocubanas de nuestro querido Bola de Nieve y Mercedita Valdés”.

A su esposo y a sus abuelos también le dedicó canciones. “Mi abuela falleció con demencia senil. Montuno es una canción de homenaje al amor que ellos vivieron. Todas las canciones. de alguna manera,  están basadas en alguna historia que me tocó vivir”.

Zule habla lindo. Unas veces piensa las cosas que me dice con precisión. En otras, presiento, por los colores de su voz, que quiere apretarlo y contarlo todo. A ratos se ríe, hasta cuando hablamos de cosas serias. Se le sale el corazón por la boca. Ha dejado su alma y su intimidad en El Viaje.

“Me gusta escribir sobre lo que siento y pienso, sobre mis historias. Es una forma de desnudar mi alma y hablar sobre mi vida, sobre quién soy. Dejo mi espíritu”.

Me habla sobre cómo fue trabajar con Ernán Lopez Nussa, el productor musical del CD, con el sello de la EGREM. Menciona al maravilloso Alfonso Peña, en la grabación y mezcla: “Junto a él definimos cuál era la mejor forma de grabar, en un formato totalmente acústico. Fue una nueva experiencia a un nuevo camino que se abrió”.

“El trabajo en el estudio es bien diferente al en vivo. Tienes que sintonizar las canciones, saber exactamente qué quieres decir, las canciones no pueden ser extremadamente largas. Lo bonito del en vivo, que lo que haces, es lo que queda; pero en el estudio tienes tiempo de rectificar, de darle mimo a tus canciones, de trabajar bien la mezcla, el proceso de edición. He disfrutado muchísimo todo ese proceso”, comenta.

Según cómo me sienta…

Es una artista curiosa, inquieta, en busca de nuevas de nuevas posibilidades de aprendizaje. Foto: Arien Chan.

Zule se le puede ocurrir una melodía en cualquier lugar. A veces anda por la calle y se graba con su celular. Dice que la gente se ríe cuando la ve. Los años y la experiencia le han enseñado a grabarlo todo “A la hora de escribir  me guío mucho por mis emociones. Según cómo me sienta. Me pasó todo el tiempo cantando e improvisando, haciendo scat singing”.

“A partir de ahí lo voy rectificando y curando, hasta que tenga una nota musical grabada, una idea bien concreta y le pongo un nombre. Feliz, ventana, sol, lo que se me ocurra o recuerde que esa canción me inspiró”

“Generalmente compongo en función de la línea melódica y eso me da mucha riquezas, las líneas melódicas son muy variables, se mueven muchísimo a modo de intervalos y tienen un espíritu muy jazzy. Eso ayuda a que las canciones a pesar de no tener letras, tenga modulación y mucho juego”, refleja.

Ella insiste. El Viaje, se parece más a la persona que fue en aquel momento. “No es que sea alguien diferente, pero siempre vamos creciendo y evolucionando. Tenemos nuevas inquietudes. Descubrimos nuevas cosas”.

Precisamente, luego de esta experiencia llegó la Maestría en Música,  performance contemporáneo y producción musical en Berklee College of Music, en Estados Unidos: “Fue una experiencia totalmente distinta. Descubres un montón de cosas sobre ti y te creces en muchísimos sentidos. Definitivamente la música que haga ahora va a reflejar otra verdad sobre quién soy, otro lado, otra etapa”.

Es una artista curiosa, inquieta, en busca de nuevas de nuevas posibilidades de aprendizaje. “No me gusta encasillarme en un estilo o en una temática. A pesar de ser una cantante de jazz, mi música pasa por un montón de momentos, no tiene un solo sonido,  es música que evoluciona”.

“Siento que es importante fluir, fluir por la vida. No buscar en el sonido que funciona y por aquí me voy a quedar, es lo que voy a hacer, porque es lo que le gusta a la gente. No soy así. Me gusta ser sincera, consecuente con quién soy en el momento”.

¿Qué canción quisieras cantar? “No sé, tengo tanta vida por delante, tanto camino por recorrer, que no puedo esperar a ver qué me guarde el futuro. A veces es bueno no planificar tanto. Tiendo a planificar demasiado mi vida, cuando me doy cuenta que cuando llega el momento de la verdad algo totalmente diferente sucede”.

Zule me confiesa que tienes deseos de producir música, a artistas cubanos y del mundo. Componer para orquestas, colaborar con músicos, sobre todos jóvenes, hacer banda sonora. No quiere detenerse.

Abrirme un camino

"Siento que es importante fluir, fluir por la vida". Foto: Arien Chan.

Para nada ha sido fácil llegar hasta aquí, lo tiene claro: “En el mundo de la música hay muchísima competencia, como en todos los casos. Hay personas que asumen la competencia de forma positiva y otros de forma negativa. Mi posición siempre ha sido buscar la luz y brillar con luz propia, sin mirar hacia los lados”.

“He tenido momentos difíciles y recordando al tiempo atrás uno de las cosas que me golpeó fue en mis inicios fue  cuando no tenía papeles para poder trabajar como profesional”.

“Eso es un problema que sigue existiendo, donde hay músicos que tienen muchísimo talento y por el hecho de no pertenecer a una empresa, simplemente no pueden ejercer. Es una situación que deberíamos redireccionar y ser un poco más flexibles. Aun cuando sí se debe ser exigente en cuanto a calidad musical y nivel”.

“Pero la situación más difícil ha sido en labrarme un camino y abrirme paso dentro del mundo de la música siendo mujer. Si bien la mujer tenemos una alta posición en nuestro país desde el punto vista legal, todavía desde lo social sufrimos consecuencias”.

“Si bien un hombre tiene que demostrar ser bueno o regular, nosotros tenemos que esforzarnos el doble para alcanzar una posición alta y ser apreciadas. La posición de la mujer dentro de la música está extremadamente hipersexualizada, lo cual nos crea una carga extra a la hora de lograr ser respetadas y valoradas sobre la base del talento”.

Hacia dónde voy...

"Mi posición siempre ha sido a buscar la luz y brillar con luz propia, sin mirar hacia los lados". Foto: Arien Chan.

Cuando está en el escenario se siente poderosa y feliz:

“Es como si fuera otra persona. Mi espíritu vuela y se incorpora a otra ser. Me transformo, disfruto cada segundo: ese nerviosismo, esa ansiedad por ver cómo la gente reacciona tu música, esa efervescencia. Es algo tan exquisito, tan bonito”.

Pero antes de subir a la tarima, pide la bendición a todos sus seres, sus ancestros, sus espíritus guías: “para que toda esa energía venga a mí y me empodere y poder ofrecer un show a la altura que se merece el público que vino a verme”.

¿Y qué es el público para ti? “Gracias a ellos yo soy capaz de hacer lo que me gusta, gracias al público soy capaz de ser músico y cantante, sin el público no podría dedicarme a hacer una cantante, porque si nadie escucha la música, ¿qué sentido tiene?”.

“He aprendido que me debo a ellos, a lo que ellos quieren  y necesitan y que siempre hay audiencia para todos. A veces está en la búsqueda de alcanzar un público grande. Sin embargo, qué bonito es cuando tienes un nicho aunque sea pequeño, pero es un público leal, que te sigue y te admira, que responde a tus canciones, que busca tu contenido”, revela.

Zule agradece a sus músicos, al maravilloso equipo que formó parte de todo el proceso de grabación, a los gestores de la campaña de comunicación y a la EGREM, por su apoyo. Pero el mayor de todos los agradecimientos es a su familia, que ha estado desde el principio, en los momentos difíciles, en los alegres, llorando con ella, riendo con ella.

“Cuán dichosa me siento de pertenecer a mi núcleo familiar, tan unido, tan hermoso, tan cubano. A pesar de ser un artista de jazz,  tengo bien claro cuáles son mis tradiciones, cuál es mi idiosincrasia, quién soy y de dónde vengo. Eso me ha servido muchísimo y es mi mayor fortaleza para saber hacia dónde voy”.

Entonces, cuando te veas abrazando a cada una de las canciones, cuando cierres los ojos, y disfrutes ese juego musical, que incita, a ser un poco más libre y a despojarnos de lo que nos estanca en el pasado; cuando te atrapen los colores y los espíritus de ese cuanto tan limpio y suave; cuando la jazzista te hable al oído y te deje claro a qué ha venido, conozcas su historia y esencias: me dirás que sí, que ha valido la pena el viaje, de principio a fin.

CD El Viaje disponible en🎙👉https://bit.ly/3g7OTRP

Cuando está en el escenario se siente poderosa y feliz. Foto: Arien Chan. Gráfica: Marla Cruz Llinares.

Zule agradece a sus músicos, al maravilloso equipo que formó parte de todo el proceso de grabación. Foto: realroca.

A pesar de ser un artista de jazz, tengo bien claro cuáles son mis tradiciones, cuál es mi idiosincrasia, quién soy y de dónde vengo. Foto: realroca.

Junto a Alfonso Peña, encargado de grabación y mezcla. Foto: realroca.

Acompañada por Ernán Lopez Nussa, el productor musical de El Viaje. Foto: realroca.

El trabajo en el estudio es bien diferente al en vivo. Tienes que sintonizar las canciones, saber exactamente qué quieres decir. Foto: realroca.

En Video, Zule Guerra invita a su público a recorrer El Viaje

Adelanto de CD El Viaje, de Zule Guerra

Zule Guerra lanza nuevo disco en plataformas digitales. El Viaje, se conforma por 10 canciones de su autoría. Producido bajo el sello de la EGREM, este fonograma narra experiencias de vida de la propia artista. Cubadebate quiso indagar sobre este álbum y la carrera de la jazzista. Espere la entrevista pronto. Puedes escucharlo 👉https://bit.ly/3cx3Bzv

Publicado por Cubadebate en Jueves, 14 de mayo de 2020

 

 

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • AlexiZ dijo:

    De veras se teve poco en la televisión Cubana date un viaje por ella ,pues es ahí donde te haces grande en Cuba y para Cuba

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Suñol Robles

Jorge Suñol Robles

Gestor de Redes Sociales en Cubadebate. Licenciado en Periodismo de la Universidad de Holguín en 2018. Contacto: jorge@cubadebate.cu En twitter: @jsrobles94

Vea también