Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

¡Participa! en el IV Concurso de Microrrelatos, convocan Ocean Sur, la AHS y Cubadebate (+ Video)

| 1033 |

Cubadebate, la casa editorial latinoamericana Ocean Sur y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) convocan a la cuarta edición de nuestro Concurso de Microrrelatos, que desde 2017, dedicamos al advenimiento de la Feria Internacional del Libro en Cuba.

¡Participa! Demuestra en un relato corto tus capacidades como narrador. El ganador obtendrá una colección de novedades editoriales de Ocean Sur, presentes de la AHS y Cubadebate, así como la oportunidad de publicar su obra en este sitio web.

Si quieres ser el ganador, solo tienes que escribir un texto, que no exceda los mil (1 000) caracteres (sin espacios), que nos permita descubrir al escritor que eres. Inspírate y echa a volar tu imaginación, escribe un cuento, el inicio de una novela o testimonio…

Deja tu microtexto como un comentario en esta entrada. El plazo de admisión vence el domingo 16 de febrero, el día que concluye la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana.

Escogeremos tres premios. El jurado estará integrado por reconocidos escritores y periodistas cubanos seleccionados por la AHS. Los resultados se publicarán el 12 de abril, justo el día que concluye la Feria en Santiago de Cuba.

Nos comunicaremos con los ganadores a través del correo electrónico que escriban al enviar el comentario con su obra.

Ocean Sur, la AHS y Cubadebate quieren premiar a los amantes de las letras con este concurso dedicado a la microliteratura.

En video, convocatoria al IV Concurso de Microrrelatos

Se han publicado 1033 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    Este relato, escrito ya hace tiempo, lo desempolvé, después de disfrutar en estos días la excelente y convincente actuación de Keny (Bety) en la telenovela "Entrega". Ojalá lo disfruten:
    Confesión de diciembre.
    De nuevo diciembre. Dicen que es el mes que llega acompañado de luces, aromas, colores, tradiciones, regalos, abrazos y alegría, el mes de esperanza, de misterio, de fe, para compartir y acercar los corazones. Cada uno con su regalo, el íntimo, el personal, el silencioso, el de las heridas cerradas y los rencores olvidados, el mes en que nuestro lado sensible cobra fuerza en nuestro interior y nos hace buscar la paz espiritual. El mes en que afloran todas las remembranzas, las buenas y las malas. El mes que me hace viajar en el tiempo, hacia otro diciembre, hacia diciembre de 1989. Último mes del sueño vivido en los ’80. Antesala de la pesadilla que para que pareciera humana la llamaron periodo especial. Momento en que me enteré, gracias a uno de los periódicos que habitualmente circulaban, que mi anhelo incumplido de ser profesional a pesar y sobre mis limitaciones, alguien lo había conseguido. En La Habana, claro. Con atenciones especiales, claro. Con privilegios especiales, claro. Nada que ver con el reto al que me había enfrentado, tratar de obtener un título universitario en igualdad de condiciones al resto de mis compañeras de clase, que me acompañaban desde que era niña y que me habían visto superar los escalones académicos hasta el Pre Smith Comas de mi querida Cárdenas.
    No les reprocho a mis profesores. Algunos ni se dieron cuenta. No les era posible. Un amplio salón de conferencias, sesenta o más alumnos, un ambiente donde lo menos posible era escuchar bien, ni siquiera para los privilegiados que lograran ocupar los asientos más próximos, ni tampoco ver con claridad por la pobre iluminación y el poco desnivel entre el estrado y las mesas que ocupábamos. Si le sumabas la complejidad de los temas (Cálculo I, Física I y otros que ni recuerdo) y la poca preparación que habíamos recibido en el Pre, resultaba para cualquier persona, independiente de poner sus cinco sentidos en ello, sumamente difícil lograr adquirir los nuevos conocimientos o relacionar estos con las exiguas bases de las erudiciones acumuladas anteriormente. La solidaridad de mis compañeras, sus esfuerzos para que copiara las notas de las más aventajadas o de explicarme muchas veces lo que en ocasiones ni bien entendían, hizo que resistiera los primeros meses, que compartiera sus vidas en la beca, que conociera el amor.
    Nunca me había enamorado. No es que me faltaran encantos. Era una muchacha alegre y bailadora, me decían que muy bien parecida y de muy buen cuerpo, alta y de pelo lacio, largo por la cintura, en todas las fiestas, descarguitas y en la Casa de los Estudiantes, los jóvenes me miraban embelesados y siempre alguno me invitaba a bailar. Siempre aparecía algún desconocido que se ilusionaba con mi compañía, repetía sus rondas de baile y trataba de enamorarme inútilmente en medio del ruido de la música, de las conversaciones y de algún que otro paso desacorde (siempre habrá malos bailadores)y de la opacidad de las medias luces y del movimiento de las otras parejas que danzaban. Pocos se daban cuenta que ni siquiera les entendía, entre los vanidosos, que no paraban de hablar y embellecer exageradamente la opinión que tenían de ellos mismos, creyendo que el mundo giraba a su alrededor y que, debido a ello, cualquier chica tenía que forzosamente caer rendida a sus pies –hoy les llamarían “mangos”- y los apresurados, que me enamoraban con un ardor cargante, molesto y deprimente, queriendo “apretar” e incluso acostarse conmigo antes de tratar de realmente seducirme. Ninguno logró nada y a la larga, desistían. Es posible que en ello influyera el que alguien le dijera sobre mí y asustara al pretendiente; todos tememos a lo desconocido, a lo inusual, a lo incógnito, a lo extrasensorial.
    Había ido aquella noche, como otras, a estudiar en una de las aulas de los edificios docentes con una de mis amigas. Ella resolvía las tareas de clases anteriores y yo estaba copiando de la libreta de otra de mis compañeras. Esa era parte de mi rutina, copiar, copiar y volver a copiar, como única forma de apropiarme de los conocimientos que los profesores les habían entregado en conferencia el día anterior a sus alumnos, sin saber o a pesar de ello, esclarecidos; que una parte, puede que la mayoría, entre ellos siempre yo, no los habían comprendido. Llevaba una hora más o menos en mi labor, entretenida en descifrar las notas de clase –la rapidez no era amiga de la caligrafía- cuando él se me acercó. Lo había visto ya algunas veces, nos habíamos cruzado en la puerta de la residencia estudiantil o en la cola del comedor, sabía que era de años superiores por el grupo con el que andaba, pero nada más.
    Me entregó una hoja de papel con un dibujo. Era un rostro de mujer. Extrañamente se me parecía. Lo miré, entre aprobatoria e inquisitiva. Necesitaba que se explicara. Volví a contemplar la imagen. Cada vez le encontraba mayor parecido. Levanté de nuevo la vista y entonces, inclinándose hacia mí, habló. Por suerte, hablaba despacio y con mucha expresividad, lo que me hizo entender su alegato. Me contó de una historia de tiempos pasados, de un pintor, encerrado por muchos años y condenado a muerte, que le envía a su amada su última remembranza, un dibujo de ella, pintado a partir de sus recuerdos, su amor en un papel, cortesía de un carcelero bondadoso. Hizo una pausa y me dijo: - No soy pintor, ni siquiera dibujo bien, pero he tratado de expresar mis sentimientos a través de ese dibujo que te entregué. Recordé la historia del pintor y nada me pareció que expresase mejor lo que has provocado en mí que dibujarte. No sé si con ello te logré impresionar, quizás muchas veces se te han acercado con pretensiones parecidas, pero creo que nadie habrá sido tan original. Hizo una pausa y continuó: - Quisiera poder seguir conversando contigo, quizás en otra oportunidad, en otro lugar o mejor, te espero y cuando termines, te acompaño a la residencia.
    Mientras él me hablaba sentí que mi amiga me apretaba el brazo. Aproveché la pausa y me volví hacia ella. Todo su ser me aconsejaba que me negara a la petición, la rigidez de sus facciones, los ojos bien abiertos, me indicaban que despachara al pretendiente. De nuevo giré hacia él y balbuceé: - No, no quiero, déjeme sola, váyase. Se incorporó y se dirigió hacia la puerta. Ya en el dintel se volvió hacia mí y no pude sostener su mirada. Bajé la cabeza y cuando la levanté, ya se había ido.
    Dejé de verlo en varios días. Conservaba el dibujo, que había doblado y guardado en una de mis libretas de aquella noche. Varias veces me había sorprendido contemplándolo y recordando la historia que me había contado. Pregunté sobre el chico a unas compañeras, una había oído hablar de él y me dijo que estaba en cuarto año de industrial, no se le conocía novia, al menos en la Universidad, tocaba la guitarra, componía canciones y hacía versos –músico, poeta y loco- lo definió, añadiendo, –cruelmente- que no se imaginaba al pobre tipo tratando de sensibilizar con un poema a alguien que no podría escucharlo. Me preguntó si él sabía que yo era sorda. -Puede ser que lo que quiera sea aprovecharse de ti, al verte ilusionada, me dijo. Y sentenció: -Es lo que hacen todos los hombres, sobre todo si se dan cuenta que uno está “puesta” para ellos.
    En vez de desalentarme este consejo, hizo crecer mi curiosidad para conocer más sobre el muchacho. Busqué un encuentro, tratar de coincidir a la salida de las aulas, en la residencia, en el comedor, pero fue imposible. Nadie me pudo darme alguna referencia; lo habían visto aquí y allá, simplemente no estaba de suerte. Pero mi interés era cada vez mayor. Soñaba con verlo, conocía de su espiritualidad e inducía de su capacidad de crear un vínculo interpersonal superior, de darme la seguridad de lograr una plena intimidad emocional donde compartiríamos vínculos más estrechos, caracterizados por la comprensión y la entrega mutuas; deseaba conocer sus sueños, inquietudes y deseos más recónditos y permitir que él conociera los míos. Pero sobre todo, me lo imaginaba capaz de saltar por encima de cualquier barrera, de cualquier impedimento, de cualquier discapacidad, de aceptarme como era.
    Por otra parte sentía un miedo visceral a intimar. ¿Qué haría cuando lo tuviera enfrente? Todos anhelamos intimidad, pero tenemos miedo y aunque deseamos abrir el corazón, no lo hacemos, para no ser expuestos, rechazados, maltratados, lastimados. Preferimos que nos acepten por lo que no somos, antes que nos rechacen por lo que somos. Recientemente me habían regalado un libro de la Loynaz. Releí un fragmento de la poetisa que venía a tono con mis pensamientos: “… Ay, no vayas a hablar ahora, tu palabra no vino cuando todo mi corazón era un grito pidiéndotela y ya no quiero que hables. Sigue callado ya para siempre. ¿No ves que tengo miedo de tu voz, miedo de lo que me ocultabas detrás de tu boca apretada, miedo de lo que no me dijiste nunca y vas de pronto a decirme, y sobre todo, miedo, un miedo horrible de haber esperado quizás demasiado de tu silencio?”. Me torturaba a la vez la posibilidad de que jamás volviera a acercárseme, a hablarme, a tenerlo cerca.
    Sumergida en mi mundo interior, no me daba cuenta que el mundo seguía girando. Arribaron las primeras pruebas, entre ellas varias orales. La solidaridad de mis amigas fue crucial para que lograra los primeros aprobados (por un pelo) pero insuficiente. No había forma de conciliar las exigencias de las complejas preguntas de los exámenes con el exiguo aprendizaje que a duras penas había logrado a pesar de mis deficiencias auditivas. Resultó entonces que fueron acumulándose los insuficientes, desaprobados o “paticos” como todos les llamaban. Al final, fui citada a la Secretaría Docente y conminada a solicitar una licencia “para que no perdiera el año”.
    Firmé todos los papeles y regresé a casa. Nunca volví a la Universidad. A ratos me visitaban mis amigas, cada vez con otras preocupaciones, cada vez con menos frecuencia. No les reprochaba, sus vidas forzosamente se alejaban de la mía. Casi todas se graduaron y de vez en cuando veo alguna de las que quedan en Cuba, todas trabajando en Varadero. Conversamos de los tiempos pasados (el presente se limita a las preguntas de siempre, ¿Cómo estás?, ¿Cómo están tus hijos?, etc) y al dejarlas siempre me queda, entre las preguntas que nunca haré, el inquirir si alguna supo de él.

    • L.R.A. dijo:

      Se trata de relatos CORTOS, creo q usted no entendiò.

    • L.R.A. dijo:

      Juan Carlos , Se trata de relatos CORTOS, creo q usted no entendiò.

      • José dijo:

        Y este Juan Carlos qué le pasó. Dios mio qué manera de escribir.
        Que grado de estrechez mental.
        Asere llegate a la AHS.no hay necesidad.Usted no leyó bien.Estas pasao pasao

      • TonyM.61 dijo:

        Señores, por favor, un poco de respeto por el creador. Esta un pocobastante largo, es verdad, pero leanlo todo, y veran, como al final muere..., el lector.

    • Guajiro dijo:

      Aunque se trate de microrrelatos tu historia esta muy linda gracias por compartirla creo que todos dejamos un amor o mas de uno en la universidad que nos marcan para siempre .

    • Luis dijo:

      Pues a mi me encanto el relato esta genial lo guardare en mis notas esta muy bueno lo Felicito Juan Carlos

    • Jorge Abel Herrera Sarria dijo:

      Me gustó mucho el relato. Los relatos al igual que la poesía son mejores cuando contamos las experiencias de vida no digo que un poco de metáfora y ficción bien escritas no sirvan o enganchen pero como dije las historias de vida bien escritas son mejores. Felicidades envialo al concurso de microrelato, haz el intento, puede ser que ganes.de nuevo Felicidades

    • Claudia dijo:

      Me encanto y al final nunca supo más nada de él......

    • Ana dijo:

      Que bonito relato, lo disfruté, quizás después esa muchacha encontró el amor de su vida, gracias a usted por este escrito

    • Wampampirito dijo:

      Preocupante que nadie note el racismo latente en la oración en la que la protagonista enumera sus virtudes (lista bastante sexista por cierto) y menciona el pelo lacio como una de estas. O sea presupone que el pelo rizo, el de los negros y mulatos es malo. Qué mal estamos si seguimos con el lastre del racismo tan inoculado en venas!

      • Luis dijo:

        si siempre estamos buscando la 5ta pata al gato o el mal en todo lo que leemos vemos o escuchamos entonces es hora de ir nosotros mismos al médico, ya que también tenemos un problema, lo digo desde mi visión del mundo y soy una persona de color estoy en contra del racismo o cualquier forma de degradación humana pero creo también que los complejos de inferioridad hay que superarlos para así contribuir a derrocar al racismo.

      • Jorglez dijo:

        Realmente no entiendo Wampampirito. Serás negro tu? Es solo un relato. Entonces si esa parte es racista, para los negros, el resto del relato es racista para los blancos? A veces pienso que el racismo en Cuba, aunque existe, es mantenido más por los negros que por los propios blancos. Si en cada frase vas a encontrar una expresión racista, no vivirás. Creo que debes ser más tolerante.

    • Jessica dijo:

      Es un relato precioso, muy conmovedor. Creo que todos agradecemos que lo haya escrito, y no me parece que sea nada grave que sea ligeramente largo. Gracias por tan bonita historia.

    • Miriam dijo:

      Agradezco inmensamente su relato, es un relato conmovedor donde expresa que aunque una persona sea diferente no es menos que las demas, puede tener muchos valores que se pueden admirar, hay en el relato un canto a la solidaridad,al amor juvenil que es muy bello , al amor por nuestros semejantes, , gracias me gusto mucho su relato, saludos Miriam

    • betty dijo:

      Juan Carlos Subiaut Suárez, su historia me ha hecho reflexionar acerca de todas las ocasiones en que dejamos pasar oportunidades que no vuelven más. Prefiero pensar que la protagonista encontró su final feliz.

    • RGT dijo:

      Sobrepasa sobradamente lo 1000 caracteres.

    • Elvis dijo:

      Juan Carlos, tu "Confesión de diciembre" tiene bastante profundidad, se ve que eres imaginativo y realista a la vez, introduces la critica social dentro de un relato romantico, me imagino que no vivas en Cuba por esa visión que tienes, que es muy difícil formarse la aquí dentro. Nos haz hecho recordar la magia de diciembre a los cubanos que vivimos en la isla, tambien haz sido capaz de contar una historia a traves de un personaje femenino, siendo hombre, es verdad que es muy largo el relato, pero gracias por compartirlo.

  • mmm dijo:

    buena iniciativa

    • M dijo:

      "Imploraba clemencia al tribunal alegando que tenía apenas diez años y ahora para su desgracia quedaba huérfanito después de haber ahorcado a sus padres"

      • Chespier dijo:

        Este es el mejor microrelato que he leído en esta sección. Sin duda alguna una obra de arte.

      • pillina dijo:

        Muyyyy bueno!!! Desgarrador sin melodramática

      • Daniel saya dijo:

        Muy bueno!!

  • Pedro Arturo Menéndez dijo:

    SU PRIMER HELADO
    SU PRIMER HELADO
    Corría el año 1961 y me encontraba con, mis 15 años, participando en la Lucha Contra Bandidos en el Escambray como parte de un batallón de Milicias, el 113, de la Habana.
    Habíamos recibido la misión de ubicarnos en una casa de una familia serrana para, entre otras cosas, protegerles de posibles incursiones de bandidos en busca de alimentos.
    La familia estaba compuesta por cuatro personas. Los padres, ya algo mayores, y dos hijos, de ellos, una niña de unos 5 años y un varón de 10 años aproximadamente. O sea, algo más joven que nosotros.
    Un día se nos autorizó a bajar al pueblo más cercano, Cumanayagua, para comunicarnos con nuestra familia en La Habana, ya que hacía varios meses que no bajábamos de aquella zona, que según recuerdo se llamaba: Ojo de la Gia, y tomar un breve descanso de unas horas.
    Pedimos a la familia autorización para llevar al niño con nosotros ya que nunca había bajado de aquel lomerío y a la vez estaba más práctico que nosotros en vencer aquellos intrincados caminos.
    Luego de unas cuantas horas de marcha, al fin llegamos al pueblo y lo primero que hicimos es localizar un teléfono para llamar a nuestros padres y supieran de nosotros.
    Teníamos que regresar, de día, ya que no se podía salir de aquellos lugares de noche por el peligro de un encuentro con alguna de las bandas de contrarrevolucionarios que tanto daño hacían por esos lugares. Recuerden que habían asesinado a Maestros como Manuel Ascunce y muchas otras fechorías.
    Cuando ya nos retirábamos, vimos un lugar donde vendían helados y fuimos a comprar para todos, incluyendo al niño.
    Al darle el helado al niño, este, muy violentamente, lo tiró al suelo sin casi probarlo.
    Cuando le preguntamos porque lo había hecho, su respuesta fue:
    ¡Está muy frio!
    Lógico, nunca había ni comido un helado ni tomado agua fría ya que en el bohío donde vivía aún no había llegado la electricidad y no conocían el refrigerador.
    ¡Era su primer helado!

    • 123 probando dijo:

      Y como sabía que esa sensación era la de frío si en el bohío que describes nunca había probado el agua fría ni el helado????

      • ayme dijo:

        seguramente el agua con que se bañaba, especialmente en invierno era ídem al helado, jjj, no critiquen tanto e intenten escribir un relato

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    del diario de un trabajador hotelero:
    ¿Qué tiene de singular un día de mi vida ? Todos son iguales, se sigue la misma rutina, nos despertamos, nos ponemos presentables, salimos a tomar la guagua del trabajo, con trabajo –codazos, empujones y algún otro apretón – nos montamos y de casualidad, alcanzamos un asiento vacío, entre saludos y otras amabilidades, reales o fingidas, diplomáticas diría alguien. El viaje de siempre, llegar al Hotel, una nueva tanda de saludos, esta vez más cordiales, al menos entre gente que lo soporta a uno todo el día y en lo fundamental comparte mis problemas. Marcas tarjeta, el desayuno real en el comedor de empleados (casi leche o jugo, pan y aderezo con mostaza y catchup y algún remedo de embutido) y el desayuno de problemas (la reunión diaria con el jefe, el listado de cosas pendientes, que sigue cuesta arriba no importa lo que se haga y el listado de las nuevas, que casi siempre es estratosférico cuando se avizora alguna de las frecuentes visitas). Después y siempre antes de comenzar con la primera encomienda, aparecen las prioridades, casi siempre enfundadas en la voz por trunking del D. G. que nos hacen mandar a la mierda toda la planificación anterior y mucho menos cumplirla. Si sucediera solo a primera hora, quizás fuera soportable, pero se repite indefectiblemente y sobre todo, a la hora en que supuestamente terminas tu jornada laboral y estás recogiendo y organizando apurado tu salida, pues se te va la guagua de regreso. A veces pienso que no es un exceso de celo profesional, o que tiene que tomar la batuta y asumir la conducción de un problema pues los varios subordinados que debían haberlo hecho en su tiempo no lo hicieron o no quisieron hacerlo; otras que lo hace con sádica satisfacción de hacernos correr imponiéndonos su autoridad – sintiéndonos de paso avergonzados por ser señalados por la radio casi pública – en la solución de un problema en que a veces no tenemos ni siquiera vinculación. El almuerzo, que el trunking parlanchín no deja ni paladear – la digestión se hace trabajando - , tratar de socializar con tus compañeros de labor, no algo nuevo, lo de siempre pero con algún ingrediente que lo hace novedoso o al menos digno de escuchar – el nuevo gol de Messi, la victoria de los Cocodrilos, lo buena que está la jevita que entró de camarera, en fin, retornar a la tarea con una cosa en el estómago y otra en la mente, para soportar la nueva andanada de llamadas por el aparato, menos mal que él no siente ni padece, si no ya se hubiera cansado del D. G. y le hubiera dicho, como quieren varios: Váyase Usted a la porra, señor mío! y lo hubiera mandado para casa de la puritísima hostia; pero no ocurre y uno se contiene con la esperanza que amanezca otro día el gallego con otro disco y nos deje más tranquilos. Pero en fin, tranquilidad para qué, es mejor tener la mente ocupada, si no se te funde el aparato pensando en que no te alcanza con lo poco que te pagan, con los problemas en la casa que se acumulan de domingo en domingo y que sigues rompiendo los compromisos que le hiciste a tu mujer de resolverlos algún día en que tengas tiempo, en fin, que transcurre la jornada y termina sin darte cuenta, alguien te avisa y sales corriendo, ya sin tiempo, te cambias, marcas tarjeta y sin aliento, te derrumbas en un asiento en la guagua de regreso, llegando en un duermevela a casa, donde te espera la D. G. a domicilio, que no le hace falta el trunking para que se enteren los vecinos de lo despreocupado que eres, que no le tiras ni un hollejo a la casa, que el fogón está en huelga y el refrigerador ofreciendo espacios en alquiler. Te tiras un baño y te acuestas taponeándote los oídos para refrescar y tratar de dormir, recuperando fuerzas y ánimos para enfrentar el nuevo día, con la esperanza que sea distinto.
    Marzo del 2015

  • Jose R. Oro dijo:

    La naturaleza de Cuba siempre da espacio para el asombro
    En 1972 se hacían los trabajos de campo para el Mapa Geológico de Cuba a escala 1:250,000, obra cumbre de la geología cubana. La provincia de Oriente fue estudiada por la Brigada Cubano – Húngara, fruto de la colaboración entre las Academias de Ciencias de ambos países. Trabajé en Moa, bajo la dirección del científico cubano Dr. Francisco Formell. La idea de inspeccionar el sitio de la laguna surgió por nuestro asombro de cómo podía existir una laguna a esa altura (unos 450 metros), por encima de las fuentes más altas de los arroyos. ¿Cómo llega el agua a la laguna?
    Temprano nos dirigimos por el camino de Moa a Baracoa y comenzamos a subir por la ladera del Alto de la Iberia. La zona es un paraíso natural, con abundante vegetación y fauna.
    Llegamos al tope de la meseta; no era una laguna sino tres, que cuando reciben mucha agua crecen y se convierten en una sola. Frecuentes huellas de puercos jibaros que iban a beber. Es una oquedad seudo –cárstica, que se llena con las abundantes precipitaciones de la región. De majestuoso color oscuro, como si fuera un cráter volcánico en el tope de la pequeña meseta.
    Bajamos cansados, pero satisfechos de haber visto la laguna más alta de Cuba, entendido su origen, admirando lo vasto y diverso del suelo patrio.

    • Rosquete dijo:

      INTERESANTE

  • Egaro dijo:

    Si ves un papalote...

    Si ves un papalote, sigue la cuerda, comprueba que haya un niño al otro extremo. Hay quienes empinan la inocencia.

    Autor: Egaro (seudónimo)

    • Una historia dijo:

      Nótese, que estoy compitiendo, pero me encantaría que ganara usted, Egaro. Felicidades.

    • Rosi dijo:

      El Amor De Siempre:

      Aún... todavía lo veo y lo siento.
      Dentro de mi aun vuelan maripositas
      Su llegada paraliza mi corazón.Sus ojos me atraen... la miel de sus ojos endulza mi paladar.
      Mi corazón le dice a mi mente que este siglo no es para amar así.Mis manos le dan dos palmadas al pecho para avisarle al corazón que cuando llega,llegó.
      Se acerca mi y un nudo estremecedor aprieta mi garganta.Las palabras dejan de existir cuando me dices buenos días.
      Por fin...buenos días...después de tantos meses.Sorprendida mis ojos me delatan y el me dice.
      Estas lista.Hoy puedo llevarte a casa.Ya soy libre.
      (_Es mi relato,esperé mucho tiempo a un hombre que era casado.El ya sabía pero respetamos los dos a su novia._)
      gracias Cubadebate. Valió la espera

      • Angelux dijo:

        Hermoso.

    • CmiDios dijo:

      Esta genial.

    • Pecas dijo:

      Egaro me encantó!!!!!

      • Rosi dijo:

        Gracias CmiDios y Pecas:
        Nada mejor que un Autorrelato de nuestra vida.
        Y gracias a Cubadebate

    • pillina dijo:

      Bonito. Gracias. Hay quienes empinan otras cosas que rasgan la inocencia

  • Yoyo dijo:

    No sólo eras tu, príncipe hidalgo de cabellera rubia, eras más que océano, más que cielo, más que yo. Eres tu y simplemente tu, mi dios vestido de azul en mis brazos de algodón con una sonrisa perpetua llenando mis ojos de mar, indefenso en tu mirada No sólo eras tu, eres mas que yo. Así te vi aquella tarde gris en que comienza mi historia, tu historia, nuestra historia. Sangre de mi sangre, retoño de mi.

  • Yandys Cervantes Rodríguez dijo:

    Título: Alias CCyborg
    Aquella madrugada le parecía interminable. Estaba seguro que sería la última, al menos por ahora, hasta que escogiera otro objetivo digno de noches de insomnio. Esta última faena le había tomado mucho, así que la culminación exitosa sería su mayor premio.
    La pantalla negra con caracteres verdes lo miraba a los ojos y él a su vez hacía lo mismo cual duelo en filme del oeste. Sabía que estaba cerca, solo faltaban un par de códigos y todo estaría listo, era cuestión de tiempo.
    El teclado de su vieja laptop le pedía a gritos que pulsara la tecla “Enter” y él, luego de repasar en su mente cada paso, cada “script” estaba a punto se sobrepasar los límites; se repetía a sí mismo, a modo de consuelo, que era por una buena causa.
    Bebió un sorbo de café y no lo pensó más. Estaba hecho el milagro. Ya estaba dentro. Se escabullía entre bits a cientos de kilómetros y … buscaba.
    Ahí, frente a sus ojos estaba una carpeta llena de archivos cuyas extensiones correspondían a ficheros de fotos y videos. No lo pensó dos veces y se dispuso a copiarlos a su disco local y así lo hizo.
    Salió sin dejar rastros, respiró y se sintió complacido consigo mismo. Revisó cada fichero y mientras lo hacía pensaba en su pequeña Mariam de apenas 8 años. Compactó todo y se dispuso a redactar un correo cuyo remitente debía estar encriptado por razones obvias.
    En el destinatario escribió una dirección de correo que pertenecía a la Dirección de Investigaciones Criminales del Ministerio del Interior. Adjuntó todo el material recopilado y pensó, “un degenerado menos”.
    Respiró profundamente y se sintió libre y útil aunque sus métodos rozaban los límites de la legalidad.
    Firmó el mensaje y luego lo envió. Ya todo estaba hecho.
    La consola negra con letras verdes le volvió a “hablar” desde su vieja laptop.
    “Mensaje Enviado con Éxito”
    Remitente: CCyborg.

    • Luis dijo:

      muy bueno también lo guardo sería un inicio perfecto para una novela policiaca deberías escribirla yo la leería seguro

      • Yandys Cervantes Rodriguez dijo:

        Gracias, lo tendré en cuenta, un abrazo desde Granma.

    • Giraldo dijo:

      Yandy muy sugerente tu cuento, me gustó su poder de síntesis y a la vez que esta por pasar. Saludos

      • Yandys Cervantes Rodríguez dijo:

        Muchas gracias, en un futuro no muy lejano quiero emprender la tarea de escribir una novela con este tema. Un abrazo.

    • pillina dijo:

      Me recuerdo el plot de la primera escena de la serie Mister Robot

  • Lecomo dijo:

    Esperando espero
    Siempre lo he esperado es por fin el anuncio, se acerca el tren, desde pequeño aprendí por boca de otros que de la estación no te debes mover o si no pierdes la oportunidad o la casualidad de un destino inesperado, no tengo miedo la desesperación me carcome, el frío también 5:30 de la mañana ya se sueña al revés y se ve adelante, mi precepto,
    está ves es distinto es una desvelada sensación, la espera se hizo larga desde el momento de tu SMS, y más aún cuando por Todus me dijiste que podría ser que ya era un hecho, no quisiera volverme loco como todos piensan y como algunos me miran pero ya deseo ver tus luces, tu frío carnal, tú agitada soledad, el destino que me trajo a este anden, mejor escucho música, hay dios es mucha poca carga y si en lo que elijo se me acaba la batería o peor me llama mi mama, mejor espero, las compañías distraen, quizás más de la cuenta está dicho concentración por eso preferí estar solo y en la distancia, walter es muy agitado me dejaría mi espacio sin un poco de apacibilidad, mario gracias a Dios en su maestría loco... y César me invitaría a fumar no es mala idea pero mala concentración, ya se electrónica adrenalina y ayuda a esperar, ufff pero me da deseos de orinar y si voy al baño y me llaman, calma a mi solo me queda esperar a que del altavoz retumbe mi nombre para darme la última llamada, pero puedo timbrar o no mejor timbro aunque solo me quedan 19 centavos "maldita coyuntura" por dios que no venga ese manisero o explotare con el al punto de decirle " Yo no como pasta" como los gladiadores jejeje voy a timbrar o pregunto a la tia de los espejuelos que no a parado de hablar por teléfono, me imagino que no es el número de información, ese debe ser el teléfono descolgado a la derecha, mejor timbro 50% de batería, 19 centavos y una larga espera; - el número que usted llama está apagado fuera del área de cobertura- y ahora en quien me ...

    • Clic_Derecho dijo:

      Lecomo, compadre, me interesa esa historia, porque no le inventas un final, aunque sea para mi...

    • pillina dijo:

      Me gusta el estilo. Si, falta algo, un poco más conclusivo, no sé, me queda la curiosidad...y eso es un logro

  • yorka dijo:

    UNA HERMOSA LECCION:

    Cierto hombre de mediana edad tenía siete hijos, uno de ellos que resultaba ser el menor le tenía cierta afinidad, porque era buen hijo y siempre lo ayudaba en los quehaceres de la finca mientras que los restantes seis se dedicaban siempre a los juegos y a los placeres de la vida juvenil, tanto era el amor que le profesaba al más pequeño que los demás se dieron cuenta y empezaron a tenerle rencor, día tras día el rencor seguía creciendo y el odio empezó a apoderarse de ellos hasta tal punto que quisieron deshacerse de él.......

    • Angel Chang Cruz dijo:

      Bravo Yorka , lo has hecho bién corto, sintético eres audaz con ese mini-mini short storie

  • Pepe dijo:

    Reconciliación
    Cuando vea que esa cara no sonríe, la sostengo, la levanto, la agarro con mis dos manos, y suave, pero muy suave, me acerco a sus labios, mi nariz juega con la tuya, se calientan con el rose, y acaricio sus labios con los míos, y sin darnos cuenta, alcanzamos los 300°C y con antónima rapidez de la suavidad anterior, nos apretamos los cuerpos, juntos, tus manos en mi espalda, las mías en tus nalgas, y esas manos juguetonas descubriendo la respiración de la piel, la risa de las hormonas explosivas que desprende, y mis labios siguen jugando con los tuyos, pero estos labios tuyos son los que se hinchan y babean al sentir mi calor, hasta que ya dejemos de ser humanos y seamos órganos sensibles que componen al humano...

    • ana dijo:

      Pepe que rico...dios mio que caloooorrr jjjjjj
      bello

      • Angel Chang Cruz dijo:

        Ana ten cuidado que el fuego salta y te quema, de verdad que el socio se insoiró en un minirelato sensual y criollo, lo que no se sabe quien es quien ? de dondeson? a donde van? y patatin patatan

  • yorka dijo:

    UNA HERMOSA LECCION:

    Cierto hombre de mediana edad tenía siete hijos, uno de ellos que resultaba ser el menor le tenía cierta afinidad, porque era buen hijo y siempre lo ayudaba en los quehaceres de la finca mientras que los restantes seis se dedicaban siempre a los juegos y a los placeres de la vida juvenil, tanto era el amor que le profesaba al más pequeño que los demás se dieron cuenta y empezaron a tenerle rencor, día tras día el rencor seguía creciendo y el odio empezó a apoderarse de ellos hasta tal punto que quisieron deshacerse de él......

  • carlos dijo:

    A que dirección de correo envío el microrrelato, gracias.

    • Jorge Vargas dijo:

      Corría como loco a través del espeso bosque primaveral. A cada paso tropezaba con las ramas y troncos caídos, se balanceaba pero nunca llegaba a caer, el miedo que lo impulsaba a correr, también le impedía caer, sabía que si tocaba el suelo jamás se levantaría. Los árboles se elevaban imponentes a su alrededor, los había de diversos tamaños, algunos eran tan altos que apenas se veían las ramas más bajas, y sus frondosos follajes dejaban poco paso a la luz solar. El bosque hervía de vida silvestre, las mariposas y abejas revoloteaban entre las dulces flores, los conejos corrían a esconderse en sus madrigueras, y un cervatillo que pastaba cerca salió trotando y huyó al sentir el ruido de los pasos. A nada de esto le prestó atención, no podía entretenerse admirando la fauna y flora del lugar, su huida no le permitía concentrarse en nada que no fuera el lugar por el cual corría, cuidándose de no tropezar y terminar en el suelo. Sus perseguidores estaban cada vez más cerca, aunque no podía verlos u oírlos lo presentía con cada fibra de su cuerpo. Sabía que el fin estaba ya cerca, pero tenía que seguir adelante, seguir huyendo. Se animaba a continuar, pensando que ninguno había llegado tan lejos como él.
      Al principio cuando se internó en el bosque era común ver cuerpos, o al menos partes de ellos, esparcidos por el suelo, algunos tan antiguos que yacían enterrados bajo las plantas que crecían a la sombra de los frondosos árboles. Pero hacía varias horas que no se topaba con ninguno. Quizás era una buena señal, quizás sus perseguidores se habían retrasado y le habían perdido la pista. Aunque era poco probable que sobreviviera había que mantener la esperanza, quizás escapara con vida, muchos otros antes que él lo habían intentado, todos aquellos cuerpos esparcidos, por el suelo del bosque, al inicio de su escape eran prueba de ello, pero ninguno había llegado tan lejos como él.
      Un haz de luz rojo pasó volando por el lado derecho de su cabeza, y supo inmediatamente que lo habían alcanzado, echó un rápido vistazo hacia atrás y pudo distinguir tres siluetas que corrían hacia él desde la espesura del bosque ganando terreno con cada paso. Pudo reconocer los uniformes negros y el logo de la compañía RTX Robotic en el pecho de cada uno, además se percató de que las armas que le disparaban eran nuevas y sofisticadas. Varios haces de luz pasaron a su lado y uno le golpeó el brazo derecho, a la altura del hombro, el impacto lo derribó y lo hizo rodar por tierra, pero no se iba a dejar capturar tan fácil, aprovechó el impulso de la caída y luego de dar seis o siete vueltas por el suelo logró incorporarse y seguir corriendo. El brazo le colgaba inerte al costado del cuerpo, decidió que ya no le serviría y sería un estorbo, con su mano izquierda de un golpe haló el brazo y se lo desprendió, esto lo hizo en plena carrera, sabía que detenerse era lo mismo que entregarse para que lo descuartizaran.
      Todavía llevaba el brazo en la mano cuando se encontró al borde de un acantilado, la noche comenzaba a caer a su alrededor y era incapaz de ver lo que había a un metro de distancia. Lanzó el brazo desprendido hacia las profundidades del acantilado y por el sonido que hizo al caer supuso que abajo había agua, y pudo calcular por el tiempo que demoró en caer el miembro extirpado que la distancia hasta el agua debía ser de al menos treinta metros, pero era imposible saber cuál era la profundidad del agua, quizás era de diez metros, quizás uno. Llegaban rumores desde atrás, sus perseguidores estaban cada vez más próximos y sabía que con la oscuridad que reinaba no podía seguir corriendo por el bosque. La única probabilidad de sobrevivir se encontraba frente a él, y aunque era pequeña, al menos existía la posibilidad de salir de aquella situación.
      Comenzaban los disparos de nuevo y antes de que alguno lo alcanzara se lanzó al vacío esperando tener suerte. A los pocos segundos los hombres estaban parados, donde él estuvo antes, mirando la negra caída hacia el fondo del precipicio El que parecía el jefe del pequeño grupo dijo a los demás:
      -Bueno muchachos la búsqueda ha terminado, desde esta altura no creo que los restos sirvan ni para chatarra.
      Y acto seguido activó el dispositivo que llevaba en la oreja derecha y dijo:
      -RTX Robotic, aquí el grupo de búsqueda número 2, el prototipo IA RTX 7.3 acaba de saltar desde un precipicio de 37 metros de altura. Probabilidades de quedar en funcionamiento: casi nulas,-luego de pensar unos segundos añadió:-díganle a esos malditos programadores que arreglen el código fuente con el que programan a esos endemoniados robots, a ver si así nos ahorramos unas cuantas molestias.
      Luego el hombre pasó unos segundos pensando lo increíble que era que con solo un error en las líneas de código aquellas máquinas comenzaban a pensar de forma racional y después de un tiempo hasta desarrollaban sentimientos: esperanza, miedo, desesperación… El mundo cada día estaba más loco.

      • pillina dijo:

        Muy bueno y bien escrito. Creo que debes reducir un poco para los 1000 caracteres.

    • M Valdivieso dijo:

      Desde que tengo 20 años, noche tras noche, vengo soñando lo mismo. El sueño no siempre se repite, pero su protagonista si. La primera vez que soñé con él, fue muy confuso, pero al despertar me quedó esa sensación de que todo había sido real. Me levanté de la cama empapado en sudor y con el cuerpo adolorido, me sentía fatigado, no parecía que hubiese dormido en toda la noche. Como ya era tarde para el trabajo no le di mucha importancia, se lo atribuí a alguna pesadilla, y me dispuse a prepararme para salir. Estando en mi oficina recordé fragmentos del sueño de la noche anterior, me vinieron a la mente algunas imágenes. En estas imágenes me encontraba en un bosque, rodeado completamente de árboles, y estaba huyendo de algo, una criatura me perseguía y yo estaba completamente aterrado y… ya no recuerdo nada más, así que parece que tenía razón acerca de la pesadilla.

      Pasaron cinco días y otro sueño similar vino a perturbar mi descanso. En esta ocasión no era perseguido, sino que era yo el perseguidor, me encontraba en una extensa llanura, salpicada con pequeños arbustos aquí y allá. Estaba agazapado entre las hierbas, cual león acechando a su presa, mis sentidos estaban muy sensibles, mi vista era extraordinaria, y mis oídos estaban atentos a cualquier ruido, de pronto llegó hasta mí un olor intenso y se escuchó el crujir de algunas hierbas secas al ser pisadas. Instintivamente mi cuerpo se lanzó al ataque, yo no podía dominarme, era como si el instinto animal que me poseía fuera más fuerte que mi voluntad, como rayo en medio de la tormenta me lancé en busca de la criatura que había escuchado y olfateado, sentía que mis tripas se retorcían a causa del hambre así que esto me hizo acelerar el paso, a los pocos segundos de comenzar mi cacería pude ver al animal que corría delante de mí, era un ser extraño y un poco repugnante, al darle alcance, de un zarpazo lo derribe, en ese momento me percaté de que mis manos no eran las mismas, justo en el instante que mi presa cayó al suelo me lancé a su cuello y sentí el sabor dulzón y caliente de la sangre, y de mi garganta salió un grito tan aterrador que me desperté sudando y temblado en mi cama. Cuando logré orientarme de donde estaba y de que lo sucedido no era más que un sueño, percibí que tenía un sabor raro en la boca, así que me fui a la cocina a buscar un vaso con agua y algunas pastillas para dormir.

      El sueño es cada vez mas intenso, me cuesta mas trabajo despertar y es que parece que me agrada lo que sucede allí, aunque es grotesco y horripilante. Ahora sueño con él todas las noches, y me convenzo de que él soy yo, soy yo el que vivo esas experiencias. Al principio era solo un espectador, pero poco a poco he ido tomando control de mis acciones y me sorprendo, porque le he tomado gusto a la emoción de cazar, al sabor de la sangre y la carne cruda de mis presas, a la satisfacción de sentir que he escapado de la muerte para vivir otro día.

      La última noche descubrí mi aspecto, y no fue agradable. Luego de alimentarme con algunos trozos de carne que tenía escondidos en un agujero, comencé a sentir sed, así que para calmarla me dirigí a un arroyo que había cerca, me deje guiar por el olfato y a los pocos minutos lo encontré. Dos lunas estaban en lo más alto del cielo, así que era una noche muy clara, ya en la orilla del riachuelo me arrodillé en el lodo para beber el agua con mi lengua. Me quedé anonadado al ver el reflejo de mi rostro, que criatura mas horrorosa, tenía la cara cubierta por cabello, en lugar de una nariz tenia un hocico largo y pronunciado, y mis cinco ojos brillaban con malicia entre la maraña de pelo de mi cara, intenté gritar espantado pero lo que salió de mi boca fue algo así como un alarido, la mezcla de un rugido con el graznar de un cuervo, inmediatamente desperté con el corazón palpitando tan acelerado que creí que se salía de mi pecho.

      Tengo que ser más cuidadoso, lo que me sucede en el sueño tiene repercusiones en mi persona. En la última cacería llevaba más de dos horas acechando a un pequeño animal, algo más o menos parecido a un conejo con cuernos y cascos, y en un descuido vine a enredarme con unos arbustos muy espinosos, el hecho no tuvo consecuencias graves, pero al despertarme me di cuenta que tenía el cuerpo cubierto de rasguños.

      Ya no voy a la oficina, dejé de trabajar, paso los días en casa tratando de conciliar el sueño a todas horas. Ya no quiero esta vida, quiero ser la criatura del sueño, lo que antes veía con repugnancia ahora me atrae. Me encanta correr a toda velocidad detrás de mis presas, adoro la tensión que provoca el estar a un paso de la muerte y salvarse solo gracias a la inteligencia y el instinto, amo el sabor de la sangre y la carne luego de una noche agitada. Ya no quiero vivir en este mundo donde la vida es igual y monótona, todo se reduce al trabajo y la casa, me tomaré este frasco de pastillas para dormir y espero no despertar jamás, allá al otro lado espera mi nueva vida.

    • Black dijo:

      El fugitivo.

      Corría como loco a través del espeso bosque primaveral. A cada paso tropezaba con las ramas y troncos caídos, se balanceaba pero nunca llegaba a caer, el miedo que lo impulsaba a correr, también le impedía caer, sabía que si tocaba el suelo jamás se levantaría. Los árboles se elevaban imponentes a su alrededor, los había de diversos tamaños, algunos eran tan altos que apenas se veían las ramas más bajas, y sus frondosos follajes dejaban poco paso a la luz solar. El bosque hervía de vida silvestre, las mariposas y abejas revoloteaban entre las dulces flores, los conejos corrían a esconderse en sus madrigueras, y un cervatillo que pastaba cerca salió trotando y huyó al sentir el ruido de los pasos. A nada de esto le prestó atención, no podía entretenerse admirando la fauna y flora del lugar, su huida no le permitía concentrarse en nada que no fuera el lugar por el cual corría, cuidándose de no tropezar y terminar en el suelo. Sus perseguidores estaban cada vez más cerca, aunque no podía verlos u oírlos lo presentía con cada fibra de su cuerpo. Sabía que el fin estaba ya cerca, pero tenía que seguir adelante, seguir huyendo. Se animaba a continuar, pensando que ninguno había llegado tan lejos como él.
      Al principio cuando se internó en el bosque era común ver cuerpos, o al menos partes de ellos, esparcidos por el suelo, algunos tan antiguos que yacían enterrados bajo las plantas que crecían a la sombra de los frondosos árboles. Pero hacía varias horas que no se topaba con ninguno. Quizás era una buena señal, quizás sus perseguidores se habían retrasado y le habían perdido la pista. Aunque era poco probable que sobreviviera había que mantener la esperanza, quizás escapara con vida, muchos otros antes que él lo habían intentado, todos aquellos cuerpos esparcidos, por el suelo del bosque, al inicio de su escape eran prueba de ello, pero ninguno había llegado tan lejos como él.
      Un haz de luz rojo pasó volando por el lado derecho de su cabeza, y supo inmediatamente que lo habían alcanzado, echó un rápido vistazo hacia atrás y pudo distinguir tres siluetas que corrían hacia él desde la espesura del bosque ganando terreno con cada paso. Pudo reconocer los uniformes negros y el logo de la compañía RTX Robotic en el pecho de cada uno, además se percató de que las armas que le disparaban eran nuevas y sofisticadas. Varios haces de luz pasaron a su lado y uno le golpeó el brazo derecho, a la altura del hombro, el impacto lo derribó y lo hizo rodar por tierra, pero no se iba a dejar capturar tan fácil, aprovechó el impulso de la caída y luego de dar seis o siete vueltas por el suelo logró incorporarse y seguir corriendo. El brazo le colgaba inerte al costado del cuerpo, decidió que ya no le serviría y sería un estorbo, con su mano izquierda de un golpe haló el brazo y se lo desprendió, esto lo hizo en plena carrera, sabía que detenerse era lo mismo que entregarse para que lo descuartizaran.
      Todavía llevaba el brazo en la mano cuando se encontró al borde de un acantilado, la noche comenzaba a caer a su alrededor y era incapaz de ver lo que había a un metro de distancia. Lanzó el brazo desprendido hacia las profundidades del acantilado y por el sonido que hizo al caer supuso que abajo había agua, y pudo calcular por el tiempo que demoró en caer el miembro extirpado que la distancia hasta el agua debía ser de al menos treinta metros, pero era imposible saber cuál era la profundidad del agua, quizás era de diez metros, quizás uno. Llegaban rumores desde atrás, sus perseguidores estaban cada vez más próximos y sabía que con la oscuridad que reinaba no podía seguir corriendo por el bosque. La única probabilidad de sobrevivir se encontraba frente a él, y aunque era pequeña, al menos existía la posibilidad de salir de aquella situación.
      Comenzaban los disparos de nuevo y antes de que alguno lo alcanzara se lanzó al vacío esperando tener suerte. A los pocos segundos los hombres estaban parados, donde él estuvo antes, mirando la negra caída hacia el fondo del precipicio El que parecía el jefe del pequeño grupo dijo a los demás:
      -Bueno muchachos la búsqueda ha terminado, desde esta altura no creo que los restos sirvan ni para chatarra.
      Y acto seguido activó el dispositivo que llevaba en la oreja derecha y dijo:
      -RTX Robotic, aquí el grupo de búsqueda número 2, el prototipo IA RTX 7.3 acaba de saltar desde un precipicio de 37 metros de altura. Probabilidades de quedar en funcionamiento: casi nulas,-luego de pensar unos segundos añadió:-díganle a esos malditos programadores que arreglen el código fuente con el que programan a esos endemoniados robots, a ver si así nos ahorramos unas cuantas molestias.
      Luego el hombre pasó unos segundos pensando lo increíble que era que con solo un error en las líneas de código aquellas máquinas comenzaban a pensar de forma racional y después de un tiempo hasta desarrollaban sentimientos: esperanza, miedo, desesperación… El mundo cada día estaba más loco.

    • DVD88 dijo:

      lo publicas aqui

  • Calle 12 dijo:

    En el patio…

    Es tarde de verano intenso. En el patio de mi casa, protegido por la sombra que proyecta la mata de guanábana, aprovecho para librarlo de tarecos inservibles. Conmigo, mi hijo de 5 años que palo en mano corretea detrás de las asustadas gallinas. En el cielo intensamente azul y despejado la línea blanca que deja un jet de una aerolínea comercial que cruza muy alto. Se lo señalo a mi hijo y le digo:
    - Mira…, un avión.
    El observa con detenimiento como si quisiera descubrirlo a 30 000 pies de altura y me dice con total seriedad:
    - Papá, ese avión tiene tiza en los motores…

    • pillina dijo:

      Bello, gracias calle12

      • AnayAri dijo:

        bello, me encantó. :-)

    • maaria dijo:

      Qué lindo!!!

  • FOREVER dijo:

    Érase una vez una bella paloma que quería echar a volar, pero las ataduras no le permitían levantar sus alas, hasta que un dia sin apenas darse cuenta de su fuerza se sintió libre y voló alto hacia un cielo azul, con nubes blancas, sol, luna y estrellas que por fin era su cielo.

  • Odalys dijo:

    Estaba yo en casa recientemente pensando que ha sido de mi vida, llamé a mi amiga Rosa y de pronto me di cuenta a lo largo de la conversación, que verdaderamente he sufrido mucho por no haber tenido una familia convencional como muchos. Pasaban las horas, y mi amiga apenas preguntaba, y yo contaba que tuve que separarme de mis padres a la edad de 17 años, que me fui a vivir con mi abuela donde éramos 12 personas, que después tuve que dejar mis estudios y buscar trabajo para abandonar la casa que me dio amparo, que me fui a un albergue con personas desconocidas totalmente, y que finalmente se convirtieron en mi familia de verdad.
    Comencé a buscar allí en esos recuerdos que no se tocan, que te lastiman, que te hieren, que te laceran por dentro como un comején, pero que te permiten inventarte todos los días, y eso me permitió improvisar una vida solo mía.
    Desde entonces, no he podido mirar de frente los rostros de mis padres, me abandonaron cuando era su deber haberme protegido, me hundieron cuando solo necesitaba cariño y amor, y mi amiga me pregunta… ¿cómo has podido llevar esa vida que al parecer ha sido todo de felicidad? Preguntó tajante esa pregunta ella, a lo que yo pensé que tenía el derecho de mantenerme en silencio…pero no, continué y le convencí que cuando te pasan cosas tremendas, debe haber reservado en tu interior una fuerza mayor a esas circunstancias de soledad, de tristeza, desamparo y desapego.
    De ahí he bebido todos éstos largos años, y también le hice saber, que en esta vida, es el miedo lo primero que algunos pierden, me brindó su apoyo, y pude adivinar en el sonido de su respiración que mis palabras le habían dejado muy conmovida, hoy miro el futuro con sabiduría y optimismo.

    odalyscala@gmail.com
    76469705

  • yojander dijo:

    Llévame alto, hasta el infinito.
    La oscuridad de la noche se interrumpió con la luz que dejó al caer. Miré el trazo que iva dejando y parecía que se le habia caído un pedazo a la Luna. Se hizo el ruido, el viento rugió como el lobo de mis cuentos infantiles. Dio miedo, mucho miedo. Se acercó susurró en los oídos de todos los que vivíamos un día mas. Le habló al oido a mi casa le gritó a la casa de los vecinos, algunas casas no quisieron escuchar. Otras abrieron sus puertas y lo dejaron entrar. Los engañó. Les arrebató todo, arrazó con todo lo que había a su paso, no le importó nada ni nadie. Los abrazó con el miedo y dibujo el pánico en cada cara.....
    El amancer. La hora de levantarse, no es la hora de la mañana, es la hora de poner la rodilla en la tierra y la mano en el hombro de tu vecino. No tengas miedo, no tengas dudas. ya todo pasó. Es tiempo de Evolución.

  • RG dijo:

    COLONIZADOS
    Los científicos buscaban afanosamente por todo el Valle, encontraron fragmentos suficientes. No podían subir al mogote, no tenían cómo, ni gente.

    Planeamos ir. Vimos donde cayó, nadie nos lo contó.

    Escalamos, directo al lugar, allí estaba; eran hermosos, nos miraron atentamente, reconociéndonos, con ojos que expedían inteligencia. Con tanto asombro, ni respirábamos. Juramos silencio. Su presencia podría ser objeto hasta de guerras por poseer a las criaturas.

    Desde que llegaron hay diversidad de flores, aves, mariposas, los frutales crecen mejor, el pasto reverdece. La gente cuida de todo lo vivo. Los del Valle están felices.

    Ellos nos colonizan, poco a poco, nos quitan la violencia, nos seducen, conviven con los habitantes como si siempre hubiesen estado entre nosotros. Ya no necesitamos tanto de tener cosas. No queremos investigar, las redes no son seguras, no sabemos si alguien les busca, mientras disfrutamos esta felicidad.

    Al dormir me hago preguntas. ¿Será que a los humanos nos quieren dar una oportunidad? Antes de responderme, una de las criaturas, dulcemente, me toca la frente y duermo profundamente.

    Digna Rosa Gamboa Chacón.

    • Giraldo dijo:

      Me encantó.

    • AMT dijo:

      Bello!!!

  • Lujan dijo:

    Excelente propuesta.

  • Lucia dijo:

    Amanecer en Negro

    Llega la noche cercada de vientos húmedos y cuervos que graznan. Los acompaña un hombre de rostro pálido y mirada perdida; arrastra la pena de vivir recordando el infortunio una y otra vez. Dice llamarse Edgar y en un susurro pregunta a los cuervos si podrán arrancarle su dolor y un graznido infernal paraliza la noche: Nunca más.

  • Julio Cesar Valdera Morales dijo:

    Celebración de Año Nuevo.

    Normalmente, el año nuevo se recibe en ambiente de celebración. Incluso en aquella trinchera, la tropa compartió un trago de ron que, escanciado en un jarro de campaña y pasado de mano en mano, sirvió para despedir un año más de combates y recibir el que, esperaban, les trajera la victoria.

    Cada soldado, a su manera, pidió por su vida, por tener la suerte de regresar, y también para que el valor no les fallara en aquella hora suprema. Terminados el ron y el rezo, llegó la hora: ¡Adelante!

  • Betty Correa Reyes dijo:

    MISIÓN DE VIDA
    A sus ochenta y dos años Julio cumplía, frente a toda su familia, su misión en la vida. No era abogado pero había nacido para en el momento justo, pronunciar la frase:
    -¡Puede besar a la novia!
    A quien sino a él, espeleólogo desde la cuna, testigo de esta historia desde niño, le correspondía anunciar al mundo el instante en que a través de una gota este par, estalactita y estalagmita se declararon: ¡Unidos para siempre!

  • Mey Borroto dijo:

    "Recuerdos de seda"

    Recuerdo que cada día pretendía olvidar que un día ya no sabría mirarme y decir mi nombre; un día lleno de tinieblas y miedos a la intemperie. Pero todo ese temor se hacía añicos cuando en pocos segundos podía ver su sonrisa deshilachada por el viento. Sin dudas esos instantes que ahora se acumulan en el banco de los recuerdos que se aferran al alma; son dorados y motivo de orgullo para esa infancia que ya viví en un momento que aún es cercano; y que he de reconocer que acudo a ella cuando quiero sentir su calor altruista, su amor de abuela; de dama de pueblos lejanos donde la gente es de piel amarilla, el arroz es vital y luego de una gran guerra compartir es sobrevivir a la necesidad convertida en costumbre. Porque en todo momento en que vivo recuerdo a esa madre de mi madre que me dio la alegría más vital para el alma que es aquella de apreciar las cosas pequeñas que nunca se olvidan y como si fuera poco me impulsa a tener fuerza para sobreponerme a las barreras de la vida, a caerme sin temor y a levantarme con la voluntad que cubre como flor mis heridas. Hoy me queda su recuerdo, la añoranza y lo más bello el nombre que me dio para que todos los días de mi vida.

  • Mirelys Calderín Alvarez dijo:

    Se levantó como todos los días, solo que este día sería un día diferente porque su vida cambiaría de una extraña manera y tendría todo lo que había deseado, todo lo que en sus 30 y tantos años de vida habia anhelado llego en ese momento, solo te pregunto si estuvieras en su situacion que pensarias, creerias que es un sueño o asumirias la realidad sin cuestionarla, en este caso ella decidio ver que le pasaba mas adelante, sin cuestionar nada, asi que vivamos junto a ella esta historia que encierra muchisimas sorpresas y misterios

  • Angel Chang Cruz dijo:

    ANDAR MI HABANA DESPUES DE 500 AÑOS DE FUNDADA
    Andar por las calles de La Habana es como hacer un tour gratuito y si es en compañía, de criollos reyoyos de los que de verdad aman donde pisan, la pasaras requetebién, te queda una perspectiva clara, diáfana y optimista hacia dónde va la Capital de Cuba con todos y para el bién de todos los cubanos. El llamado así Enero Invernal Cubano, para los lugareños de la Capital, es la ocasión perfecta para los paseos matinales soleados o cálidos y fríos o los opacos y grises verdosos atardeceres, para adentrarnos en la mágica senda de La Habana Vieja, o como le suelen llamar El Casco Histórico, si no va siendo ya La Pamela Histórica y Nueva Habana. Peinando distancias desde la avenida del puerto, dejando atrás ya la confluencia de calles, de Cuatro Caminos, Monte, Zulueta, Amistad, Galeano, El Barrio Chino de las calles Zanja, Rayos, Amistad y Dragones, dignos lugares históricos por su arquitectura en casas y edificios, palacios y palacetes, plazas que distinguen la majestuosidad de la Alameda de Paula- El Prado de los 4 Leones de guardia, al inicio y final, hasta llegar al Túnel, dejando ya muy atrás, el inicio en Vía Blanca y Diez de Octubre, La antigua Lechera y el Museo del Ferrocarril, El Mercado Único, La Fragua Martiana y la Estación de Trenes, El Edificio Bacardí, Los Palacios de Aldama, Bellas Artes y El glorioso Yate Granma, El Palacio Presidencial, que desde sus balcones se divisan las Grandes Fortalezas de La Habana: Los Tres Reyes Magos, La Punta, El Morro con su Faro y la Cabaña. La gama de Hoteles reconstruidos e inaugurados recientemente: El Prado, Telégrafo, La Manzana de Gómez y el Hotel Palco, bordean los Grandes Parques: El Curita, La Fraternidad, el Parque Central y se distingue orgulloso el emblemático Capitolio Cubano, el cual deslumbra con su cúpula dorada y sus gigantesca escalinata para enaltecer las Estatuas Mitológicas de Bronce, que protegen majestuosamente el mítico Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, que a su vez resalta el Boulevard de San Rafael, hasta tropezar delicadamente con la estatua suntuosa del Apóstol José Martí, mas allá la vista se pierde por el Bullebard de Obispo, hasta el corazón nuevamente ensamblado de la Histórica Habana,… fueron horas y aún queda mucho por ver: Museos, Farmacias Antiguas, Tiendas Modernas, restaurantes, Bares famosos, lugares del buen café, habanos y ron, todo esto si la silueta blanca, negra y mulata de la Cubana que camina moviendo el pavimento, con olores de canela, jazmines, mariposas y rosas, que baila y retoza en sábanas blancas reguetón, rumba y guaguancó, boleros y baladas que inundan todo el espectro sonoro de Mi Habana
    Quedó mucho por contar para los que ven y quieren bién, cuanto cambia Nuestra Habana, después de los 500, esa que es de Todos y que hay que cuidar, limpiar, pintar y embellecer y enverdecer con pinturas que alegren los lugares y contribuyan a realzar la Espiritualidad de los Capitalinos y de todo el que se aventura a visitarla o emigre para quedarse para siempre.

    • Luis dijo:

      Simplemente la maravillosa Habana

  • Enmanuel (pichy) dijo:

    Resistencia!
    Voy a insistir hasta que me quieras a tu lado, hasta que me abras tus piernas voluntariamente y penetre en ti, voy a insistir hasta que me quieras tanto que pienses día y noche en mí, vas a quererme tanto como la trucha al trucho, voy a insistir hasta verte de rodillas, suplicando clemencia, voy a insistir hasta que me adores, perdonarás todas mis ofensas, voy a insistir hasta verte derrotada, voy a insistir hasta que me ruegues que te haga mía,
    -El insistió e insistió, ella no sucumbía, parecía inmóvil, ella, Cuba, le demostraba una vez más que a pesar de sus 60 años de insistente bloqueo no era posible la derrota.
    -El sigue y seguirá insistiendo, es su naturaleza, y ella, bueno, ella se sigue levantando todos los días!

    • amanda dijo:

      Ñooooooo, que hermoso por dios! me tenia confundida hasta el final, me dejo botada!
      gracias que hermoso sentir!

      • Ismael dijo:

        Amanda, no solo a ti jajajaja, el Dr. se la comió al final jajajajaja buenísimo!
        y con el permiso de su autor me lo llevo para leerlo en mi núcleo, pero primero en el matutino, SENCILLAMENTE GENIAL!

    • Tulino H. del Este. dijo:

      Que grande mi Cuba, nuestra Cuba!
      gracias doctor.

    • Luis dijo:

      Muy bueno, somos un monolito jamas non moverán ni un milímetro de nuestro camino

    • M dijo:

      Ya tenemos un ganador!!!

    • Andy dijo:

      Genialllll

    • Nina dijo:

      GENIAL, ME ENCANTO! GRACIAS POR COMPARTIRLO.

    • Osiris dijo:

      Que maravillaaaaaaaa aqui debe estar un ganador, sin dudas, corto, emotivo, concentrado y pura cubania!

    • otto dijo:

      Asombroso!, que genialidad gracias por compartirlo!

    • Angel Chang Cruz dijo:

      Está genial y muy muy cubano, muydesbloqueador, a pesar de todo lo del seguimos de verde que es proactivo, creador y ecológico, como dijo el vecino lector a llevarlo al matutino

      • Solo el amor... dijo:

        Agradable, apasionante, y sobre todo cubanísimo! mi preferido, he llorado, lo confieso!!

    • El uno dijo:

      Exacto, mejor escrito imposible, usted como muchos es un gran agradecido, le felicito por sus hazañas y obrar con tanta solidaridad para la humanidad, usted de muchas formas ha sido premiado y merece todo el reconocimiento posible!
      jóvenes así son los que necesita la patria, que lo contempla orgullosa!

    • ayme dijo:

      Sencillamente genial!!! y micro

    • Pecas dijo:

      ! VIVA CUBA !

    • Massip dijo:

      Carajo al fin leo algo duro! Ganador! Sin dudas!

    • Mark dijo:

      En lo único que te equivocas es en decir que "ella se sigue levantando todos los días"

      • amanda dijo:

        al contrario, me recuerda a ese dicho que uno no se mide por las veces que se cae.....lo leo como que nuestra Cuba se sigue levantando y resistiendo todos los dias!

  • KUK dijo:

    Que cursi, el cielo estaba mezclado con el dia y la noche. Evidente que volo demasiado y llego a otro planeta. Parece que era eso lo que queria, no FOREVER??? JAJAJA....

  • Juan Carlos Garnier Galán dijo:

    Titulo del microrrelato: El placer
    Texto: !Aaah!

    • M dijo:

      Lo imaginé TOOOODOOOOO!!!!
      Excelente, en serio!

    • AnayAri dijo:

      jjj sin palabras

  • yasbel dijo:

    ...y pensar qye todo estaba dicho, el cerro la puerta y ella con sus ojos llenos de lagrimas cojio la niÑa de la mano y se marcho. Pasaron varios dias y como casi siempre ocurre: él no paraba de fiestar, se le veia poco en el barrio en cambio ella, se paraba frente a la escuela de su hija a vender algunas confituras para poder garantizar el escaso bocado de comida....tres, cuatro , seis meses pasaron...como cosas del destino él solo,flaco, sin amigos, casi muriendose de pena y en cambio...jajaja ella, escribiendo unas pequeÑas lineas para una novela de television...

    • Clic_Derecho dijo:

      Impactante, yo le hubiera agregado al fina:
      ....y ella, escribiendo unas líneas para un concurso de microrrelatos

  • jenny dijo:

    Hoy es uno de esos días, en los que no me siento yo misma. Me miro al espejo y veo un reflejo tenue, sin color, que no me agrada. Doy un respiro, siento el aire dentro de mí y cierro los ojos, me pregunto cómo es posible que teniendo un cuerpo tan vivo, me sienta tan muerta. Ya no me gusta el pasado, me vuelve indigna ver lo que fui, lo que me gustó y me asusta que mi realidad sea tan distinta, siendo lo peor, que no surjan en mí, deseos de luchar por darle vitalidad a este cuerpo ya vivo. Así quise comenzar mi día, antes de contar mi historia…..

Se han publicado 1033 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también