Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

España: En vilo por la incertidumbre

| 4 |

Los candidatos de España. Foto: RTVE.

Mientras los candidatos aprovechaban la jornada de reflexión para descansar, ir al campo, al cine o simplemente darse un paseo por la ciudad, los más de 23 mil colegios electorales se organizaron para abrir este domingo a las nueve de la mañana las urnas para que puedan votar los casi 37 millones de ciudadanos convocados. En estos comicios generales, además de la renovación del Congreso de los Diputados y del Senado, habrá elecciones autonómicas en Valencia.

La moneda está en el aire y ya sólo queda esperar lo que decidan los ciudadanos españoles. La incertidumbre finalizará este domingo alrededor de las diez de la noche -cuatro de la tarde, hora de Cuba-, cuando se empiecen a conocer los resultados oficiales de las que quizá sean las elecciones más fragmentadas y disputadas en la historia del país.

El presidente del gobierno y candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, asumió el poder hace sólo diez meses tras una moción de censura que defenestró al derechista Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP). Sánchez, con menos escaños que su principal rival -85 frente a 135- logró sumar los apoyos de la mayoría de los grupos parlamentarios, con la excepción del PP y Ciudadanos (C´s), después de que las instituciones españolas entraran en una crisis profunda tras la sucesión de casos de corrupción en la derecha española. Pero el gobierno sólo duró ese tiempo tras no poder aprobar los presupuestos generales del Estado al no conseguir los apoyos suficientes, lo que precipitó las elecciones anticipadas.

Ahora, los 36 millones 893 mil ciudadanos convocados a las urnas, de los cuales dos millones residen en el extranjero, podrán elegir entre cinco grandes partidos el reparto del Congreso de los Diputados. España, al ser una monarquía parlamentaria, elige a sus gobierno desde la Cámara y en función de la mayoría de escaños. El Congreso español está integrado por 350 diputados, con lo que mayoría absoluta se sitúa en 176. Además se elegirán 208 senadores, con lo que se renovarán las dos Cámaras en las que reside la soberanía del país.

Papeletas electorales para las elecciones generales de distintas formaciones políticas. Foto: EFE.

Hace cuatro años fueron las primeras elecciones que enterraron el tradicional bipartidismo, que consistía en el reparto intercalado del poder entre PP y PSOE, tras emerger en el escenario político dos formaciones nuevas: Podemos -que ahora se llama Unidas Podemos (UP), por su alianza con Izquierda Unida (IU)- y C´s. La primera nació al calor del movimiento de los indignados del 15-M y concentró el voto de las formaciones tradicionales de izquierda, mientras que C´s ocupó el espacio de los desencantados y hartos de las corruptelas del PP, además de proclamar una ideario liberal.

En esta ocasión, a esas cuatro formaciones políticas se ha sumado una nueva: Vox, de extrema derecha y populista, que se ha convertido en un “movimiento ciudadano” que algunos comparan con el que llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, o al de Bolsonaro en Brasil e, incluso, al que llevó a la ciudadanía del Reino Unido a votar a favor del Brexit.

Su discurso pretende combatir lo que llaman la “dictadura progre”, en la que incluye al movimiento feminista, a las asociaciones que defienden los derechos de los homosexuales, gays y transexuales. Vox es un partido político que nació como reacción al “desafío independentista” en Cataluña, en el que los partidos separatistas intentaron proclamar la secesión unilateral en octubre del 2017, que derivó en un proceso judicial contra los principales dirigentes del independentismo en el Tribunal Supremo, donde están acusados de rebelión, sedición, malversación y desobediencia.

Todas las encuestas sólo coinciden en una cosa: que el PSOE ganará las elecciones, pero en ningún caso tendrá los diputados suficientes para sacar adelante la investidura. Además la fragmentación del voto de la derecha en tres partidos políticos y los altos índices de indecisos -entre 30 y 40 por ciento- auguran una noche electoral incierta.

En estos comicios también se elegirá al futuro gobierno autonómico de la Comunidad Valenciana, que actualmente está gobernada por una coalición de PSOE, Compromis y UP. Los sondeos auguran una nueva victoria de la coalición, sin embargo se vuelve a dar la misma circunstancia: nadie sabe a ciencia cierta cuántos votos logrará Vox, con lo que nadie da nada por ganado.

 

Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos), con sus asesores antes del comienzo del debate electoral en TVE. Foto: Reuters.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ivan dijo:

    De las 5 candidaturas con más posibilidades a nivel nacional, sólo una de ellas (Unidas Podemos) representa a las rentas de trabajo, pequeños autónomos y clases humildes, lo que demuestra qué difícil resulta en las democracias burguesas luchar contra las rentas de capital. Para hacerse una idea, va a resultar complicado que UP logre mantener su condición de tercera fuerza, entre otras cosas, por el hecho de que ya forman parte algunas de sus confluencias (como Compromis). De 350 diputados en el Congreso , es posible que no llegue a 60 (1/6 de la cámara). Esta noche la oligarquía también dormirá a pierna suelta, incluso en el supuesto de que UP acabe formando coalición con PSOE y alguna formación nacionalista (PNV, ER), ya que el PSOE, como fiel vasallo en el ámbito de la socialdemocracia, no traicionará a la clase burguesa, que ya le habrá marcado las líneas rojas e incluso le habrá expresado su preferencia por el partido liberal Ciudadanos para la formación de gobierno. La fidelidad inquebrantable de los partidos conservadores, liberales y socialdemócratas a la clase burguesa nacional e internacional es lo que anima a esta (el 5% del censo electoral) a patrocinar estos modelos de modelos de sufragio universal, en el que la alternancia de estos partidos y el control de los grandes medios en la creación de opinión pública, le garantizan que sus intereses no se van a ser perjudicados, por grandes que sean las desigualdades (el 1% más rico tiene más que el 50% más pobre) y los abusos. Al contrario, Vox, C's y PP llevan en sus programas la reducción de impuestos a los ricos, la supresión de otros que sólo pagan las rentas altas (patrimonio, sucesiones) y el incremento de los que pagan por igual todos y gravan el consumo (como el IVA, que pagan por igual todos los consumidores, ricos y pobres, al adquirir mercancías), el deterioro de las pensiones (Vox, el de extrema derecha oficial, aunque lo son los tres, quiere jibarizar las pensiones y obligar a contratar planes de pensiones privados, que, al desgravar, darían un hachazo a la recaudación fiscal, que a menudo se volatilizan por practicas mafiosas y que pocos trabajadores podrían firmar), la precarización del empleo, los recortes y privatización progresiva de la sanidad y la educación y la apertura de la economía a los fondos buitres extranjeros y las transnacionales que tanto daño han hecho a la pequeña y mediana empresa en una nación que apenas gasta en investigación y desarrollo por su sumisión a las grandes potencias. En cuanto al PSOE, siempre se muestra generoso en campaña con las clases populares y la izquierda, para captar el voto de los que no son seducidos por las otras formaciones de la oligarquía, pero, una vez en el poder, nunca defrauda a sus patrocinadores, que tantos recursos mediáticos y económicos ponen a su servicio. ¿Democrático un sistema que produce 30% de pobreza infantil, 20% de desempleo, millones de trabajadores que no llegan a fin de mes, 2 millones de emigrantes involuntarios; millones de viviendas desocupadas, miles de desahucios y 60.000 millones de euros perdidos en la estafa de la burbuja inmobiliaria y unos pocos patrimonios que suman más activos que el 50% mas pobre de la sociedad? ¿Cuándo y de qué modo pueblo alguno pudo decidir voluntariamente tan ignominiosa injusticia? La democracia es otra cosa y cuanto antes desenmascaremos y reformemos las democracias burguesas, mejor para todos, los que vivimos en ellas y los que padecen sus injusticias por una política exterior irrespetuosas con la soberanía y la autodeterminación de otras naciones.

  • alejandro portales dijo:

    En españa, al igual que en muchas potencias europeas el sistema de eleccion del presidente de gobierno es parlamentario, el pueblo no vota directamente por el presidente (mucho menos por el jefe de estado que es el Rey y nadie lo elige, es trono heredado), se vota por un partido de los 5 con representacion, hay otros tantos partidos que no aportan nada, el partido que gane los escaños ya tiene elegido a su candidato y este forma gobierno en coalicion con otros partidos. Es una eleccion indirecta y pasa en el mundo occidental, nadie los critica, Cuba no los critica ni se entromete en esos asuntos. Entonces por que si Cuba tiene un sistema parlamentario tambien entonces dicen que hay una dictadura y que no hay democracia?

    • lazaro dijo:

      Porque hay un solo partido y en sepana esisten vario.s

      • Baphomet dijo:

        Como en los EEUU: más de 50 partidos políticos, pero solo será presidente un Republicano o un Demócrata... y las diferencia entre ambos bandos es precisamente el nombre.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también