Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Los crímenes de odio se cuadruplican en los semilleros electorales de Trump

| 1


Seguidores de Donald Trump, en un acto político del presidente de EE.UU. Foto: Reuters.

Las conclusiones del informe científico que suscriben los investigadores de la Universidad de North Texas (Regina Branton, Valerie Martínez-Ebers y Ayal Feinberg) revelado por Washington Post, dejan constancia de la relación directa entre las consignas incendiarias que Donald Trump articuló en la campaña presidencial de 2016 en torno a su doctrina de Make America Great Again (que se ha labrado el apelativo de MEGA, acrónimo del término que sirvió de lema electoral al dirigente republicano), y la escalada de este tipo de criminalidad.

Entre otras razones, porque los actos de carácter delictivo que llevan aparejado odio (homofobia, xenofobia o supremacía ideológica, en esencia) se han cuadruplicado en los territorios que sirvieron de semillero electoral de Trump y en los que arraigaron sus soflamas, porque albergaron actos de campaña del entonces candidato republicano. Si se comparan con los enclaves a los que no acudió la caravana del America first a la que contribuyó el llamado Grand Old Party (GOP), admiten sus autores.

El informe analiza condados, la primera división territorial de los estados de la unión en los meses posteriores a la asunción del cargo de Trump, y añade datos precisos al dato genérico aportado en noviembre pasado por el FBI sobre crímenes de odio en el conjunto del territorio federal y que asegura que el repunte fue considerable. Del 17%, en 2017, respecto al año precedente.

Los propios investigadores recalcan que los discursos de campaña del presidente republicano “podrían haber alentado” a la comisión de estos delitos. Para lo que utilizaron una herramienta a la que llaman la Liga Anti-Difamación, un mapa interactivo que mide los actos de violencia y su comparación entre condados y que también incluye parámetros como la porción de población minoritaria, su localización o la actividad de grupos que promueven el odio.

“Examinamos estas cuestiones porque muchos expertos y políticos acusan a Trump de haber envalentonado a los movimientos nacionalistas blancos, a los supremacistas”, afirman Branton, Martínez y Ebers a Washington Post. Para quienes su estudio -reconocen- “no refleja como cierto” que la retórica empleada por Trump sea la única causa de este repunte. Pero echan por tierra la sugerencia de que el incremento de los crímenes de odio en determinadas latitudes de la Unión era una fake news. Como han tratado de transmitir con insistencia los asesores presidenciales y el propio jefe de la Casa Blanca.

“Es un método utilizado como arma política para hacer disminuir los peligros que llevan aparejados este tipo de criminalidad”, matizan antes de convenir que su investigación “muestra, cuanto menos, que los delitos de odio no están precisamente en la escala baja de la estadística de actos punitivos” del país. Aunque también relegan del efecto Trump a una parte de esos crímenes que también se incluyen en la estadística federal (la que aporta el FBI), como los de vandalismo, intimidación o asalto. Desde el año 2016.

Acusaciones desde las filas demócratas

Desde las filas demócratas se ha incidido, sobre todo en los últimos meses, en que la dialéctica de Trump ha enarbolado la bandera del patriotismo exacerbado, de grupos supremacistas que habían estado en estado latente en los últimos años. El presidente, sin embargo, siempre se ha desmarcado de tales acusaciones.

El último ejemplo de este cruce dialéctico se presenció con motivo de los tiroteos en dos mezquitas en la ciudad neozelandesa de Christchurch, en los que murieron 50 personas. El autor de la matanza, Brenton Tarrant, de nacionalidad australiana, se auto-declaró en los interrogatorios posteriores a su detención como un supremacista blanco y en ellos mostró su obsesión por las batallas entre cristianos y musulmanes. En especial, las que se emprendieron en los Balcanes contra el Imperio Otomano. Lo hizo en vídeo, en manifiestos y en mensajes inscritos en el arma automática que usó para cometer su doble acto criminal.

«Creo que un pequeño grupo de personas tienen un muy serio problema”, aseguró Trump en defensa de estas embestidas demócratas. “Los medios de las fake news están trabajando todo el tiempo para tratar de ofenderme y responsabilizarme por los terribles ataques de Nueva Zelanda. Están insistiendo mucho para probar esta conexión. Es ridículo”, puntualizó. Aunque Tarrant tuvo no pocos contactos con movimientos de extrema derecha en Austria y visitas a Francia, Italia y, de forma continuada, en siete provincias, a España.

Gran parte de las informaciones de la prensa norteamericana incidían en la urgente medida de restringir la venta de armas de fuego que avanzó de inmediato la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, y que el Parlamento del país acaba de dar forma de ley. En contraposición a la nueva fase de permisividad que, desde la Casa Blanca, se está promoviendo en favor del uso y la tenencia de armas que se ampara en la Segunda Enmienda constitucional, y que está detrás de las matanzas indiscriminadas que se han sucedido en EE.UU. en los últimos lustros.

O, durante la campaña electoral del midterm, en noviembre pasado, cuando un reconocido seguidor ultra de Trump, de nombre César Sayoc, envió cartas bomba a críticos del líder republicano como los Clinton, los Obama, el financiero George Soros o el actor Robert de Niro -entre otros-, mientras los medios conservadores que protegen a Trump lanzaban tesis conspiranoides que señalaban a la rivalidad entre dirigentes demócratas como origen de estos intentos de homicidio.

Supremacismo e islamofobia

El perfil del supremacista es similar, en su operativa, al lobo solitario islamista. Así actuó Tarrant que compró por sí mismo el arsenal que utilizó en su doble atentado. También dejó claro en su manifiesto, titulado El Gran Reemplazo, la conspiración que juramentan los grupos de extrema derecha: ningún inmigrante musulmán o ajeno a la raza blanca debe invadir países occidentales. En EE.UU., además, han protagonizado los mayores ataques.

Según Global Terrorism Database de Washington Post, de los 263 actos terroristas en territorio estadounidense entre 2010 y 2017, 92 los perpetró la extrema derecha y 38 por yihadistas. En Europa, por contra, el terrorismo islamista es el predominante.

Expertos como Peter Singer, de New America Foundation, advierte que las réplicas de Trump de que se trata de grupúsculos, que son acciones de baja intensidad delictiva o su negativa a aceptar el carácter trasnacional de este tipo de actos, no contribuyen a eliminar la lacra.

De hecho, los vínculos entre la extrema derecha de ambos lados del atlántico salieron a relucir en la manifestación ultra en Charlottesville, en la que un supremacista blanco dirigió su coche contra una reunión contraria a la protesta, matando a un activista, en 2017.

La islamofobia también surgió en las midterm de noviembre, en la que surgieron debates en la cadena Fox News sobre si la doctrina islámica era o no contrario a la Constitución americana. En línea con la idea de Trump, en campaña presidencial, de que “el Islam nos odia”.

Islamofobia que también se aprecia en la política exterior y que está detrás del acercamiento a Israel, país al que acaban de conceder el reconocimiento estadounidense de los Altos del Golán, en un acto tildado por observadores de injerencia sin precedentes en favor de la reelección de Benjamín Netanyahu como primer ministro en las inminentes elecciones en el Estado hebreo.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • wicho dijo:

    Si pero todas las estadisticas son pre Trump hasta el 2017.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también