Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Danza-teatro en el mundo de los niños

Por: Rosario Ojeda Silva
En este artículo: Cuba, Cultura, Danza, Festival, La Habana
| 2 |

Isabel Bustos. Foto: Cortesía de Danza Teatro Retazos.

La séptima edición del Festival Tránsitos Habana, evento que culminó el fin de semana en la capital, fue pensada para asumir el intercambio como ejemplo de la forma en que exponernos a pensamientos y experiencias diversas aporta al enriquecimiento cultural y hace más profundas nuestras propias ideas.

Este año, el encuentro estuvo dedicado a la danza-teatro para niños y jóvenes, una iniciativa de los organizadores: Danza Teatro Retazos (Cuba) y Memory Wax (Suecia).

Convencidos de que la niñez y la juventud es lo más valioso que tenemos y quienes más necesitan de nuestra atención, este encuentro fue concebido “como una puerta que debe estar siempre abierta para que los niños vean en el arte una posibilidad de ser, expresar, percibir y transformar”, comenta Miguel Azcue, director de la compañía Memory Wax.

A Isabel Bustos, coreógrafa y Premio Nacional de Danza 2012, le parece importantísimo hacer este trabajo intensivo con los más pequeños. Su compañía, Danza Teatro Retazos, lleva muchos años impartiendo talleres infantiles y juveniles de danza y pintura con un perfil social y comunitario.

“Esta necesidad del Festival y de todas las agrupaciones de entrar al mundo de los chicos me parece muy buena, porque les permite llegar a la adultez con cierta sensibilidad generada por el arte, y además desarrolla su imaginación y su posibilidad de soñar”, afirma.

Danza Teatro Retazos presentó en el Festival Nubes y malabares, una obra que recrea a una muñeca mecánica que decide revelarse, números de circo y ángeles “que pasean entre nubes y caminos cercanos”.

Para Miguel Azcue, “la idea de trabajar para los niños y jóvenes tiene su explicación a partir de las nuevas formas de relacionar el arte con la audiencia, revalorizando la danza como herramienta de interacción con la comunidad y como una oportunidad de integrar lo cotidiano a nuestro lenguaje y temáticas. Para que esto se logre –dijo-, “hemos decidido enfocarnos más en este tipo de público con el fin de apoyar a su proceso de formación e integración con el entorno”.

Además, Tránsitos Habana desarrolla una plataforma de intercambio de experiencias y conocimientos entre artistas de diferentes culturas y disciplinas con el fin de familiarizar a los espectadores con procesos artísticos colaborativos.

Indica Miguel que la programación se confeccionó con el objetivo de promover un encuentro que incitara al diálogo y a la reflexión, y “que pusiera a prueba nuestros propios límites y amplíe nuestros horizontes. Celebrar y promover el arte como oportunidad de reflejarnos, vernos y reconocernos los unos en los otros”.

Las compañías invitadas tienen una gran trayectoria en el trabajo con el público juvenil e infantil. En el caso de las extranjeras, cada una a su manera, muestran temáticas y estéticas representativas de sus respectivas culturas y realidades, como la sueca Claire Parsons Co. y la danesa Aaben Dans, por ejemplo.

El interés del Festival ha sido también poner a dialogar, además de la danza y el teatro, a otras manifestaciones como las artes plásticas y la música. “Todas las artes son parte de una misma fuerza creativa y creadora, cada cual con su lenguaje particular aborda las grandes preguntas que nos conciernen a todos, los grandes misterios de la existencia humana”.

En ese sentido, los paneles se centraron en el impacto social de las artes escénicas infantiles y juveniles, y en las prácticas artísticas e intercambio de experiencias entre creadores. El objetivo fue compartir experiencias enriquecedoras y fomentar la colaboración y sinergias entre iniciativas, individuos e instituciones que apuntan al desarrollo de la niñez, la juventud y su inclusión social a través del arte y la cultura.

El Festival presentó Formas, la tercera coproducción que han realizado Retazos y Memory Wax, una obra que ilustra la apuesta de ambas compañías por la colaboración y el intercambio. “Formas es un proceso en el que aún estoy involucrado creativamente, donde sigo descubriendo y experimentando. La pieza parte de la relación dinámica entre forma y contenido como mecanismo que perpetúa la transformación, el movimiento, generando significados y relaciones en constante cambio”.

En la última jornada se presentaron Emily Rebull y Erig Rebull, estudiantes de la Escuela de Música Alejandro García Caturla; una muestra de los talleres infantiles de danza y artes plásticas, pertenecientes a la Danza Teatro Retazos; música con la cantautora Liuba María Hevia, y teatro con La Colmenita, reconocida agrupación infantil.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Fran dijo:

    En que otro lugar del mundo un miembro de la realeza puede andar libremente por la calle con protocolo de seguridad minimo

  • Yaneya dijo:

    Quisiera que volvieran los planes de la calle que se hacían en los CDR para los niños, a ver si crecen con educación y no hacen tales travesura,no dicen que los niños son La esperanza del mundo,de esa forma se motivan a hacer buenas personas y se dedican a hacer cosas buenas

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también