Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

El golfista español que quiere ser profesional con una sola pierna juega en Cuba (+ Fotos)

Por: Guillermo Nova
En este artículo: Deportes
| 1 |

Juan Postigo golpea la pelota en el Campo de Golf de Capdevila. Foto: Guillermo Nova/DPA

Nació con una malformación en la pierna, sufrió múltiples operaciones y los dolores todavía lo acompañan, pero el español Juan Postigo nunca se ha detenido y juega al golf con una sola pierna y sin prótesis. Ahora aspira al profesionalismo pero sin más metas ni presión que ir partido a partido.

“Me gusta el golf porque a diferencia de otros deportes aquí juego en igualdad de condiciones, es un deporte que es de tú a tú, el mismo palo y a la misma pelota”, asegura Postigo, que antes también practicó el esquí y la vela, en una entrevista con DPA en La Habana.

Postigo participa como invitado este fin de semana en el XVII Torneo Día de la Hispanidad, que se celebra en Cuba con la participación de unos 60 jugadores profesionales y amateurs de 14 países. El evento se desarrolla en los campos de golf de La Habana y Varadero, situado a unos 150 kilómetros de la capital cubana.

“Hace unos años estaba en un cama y ahora estoy en Cuba jugando a lo que me gusta, soy afortunado, no me puedo quejar”, dice sonriendo.

El pasado marzo ganó su cuarto campeonato de España de golf adaptado y en junio su segundo título de campeón de Europa en la misma modalidad. Ahora Postigo se enfoca en convertirse en el primer golfista con una pierna amputada que juega sin prótesis en dar su paso al circuito profesional.

“No tengo nada que perder porque no hay nadie como yo que haya hecho esto antes”, dice a DPA Postigo, que no se cierra a una fecha para el salto pero espera que sea el año que viene, “como mucho en dos”.

“Gano a base de entrenamientos, no tengo una varita mágica, valgo porque le dedico unas 40 horas semanales, es como un trabajo”, dice el español de 22 años, que destaca la importancia de la disciplina y el trabajo físico en el golf. “Aunque muchos piensen que no sudamos”.

“La parte psicológica es importantísima, porque pasamos muchas horas solos en el campo de golf, es tu cabeza contra ti mismo, es muy complicado saber manejar todas esas emociones”, señala el jugador.

Postigo llegó con nueve años al mundo del golf por casualidad, cuando su abuelo al jubilarse se compró unos palos para entretenerse y llevó a su nieto a que conociese el green. Poco a poco se fue enganchando y nació la pasión por el golf que le ha llevado a la élite de este deporte en la modalidad adaptada.

El español nació con una malformación congénita en la pierna derecha, teniéndola más corta y con el pie pegado a la rodilla. Le operaron siete veces para intentar alargar la pierna y el último intento fue amputarle el pie para acoplar una prótesis al muñón.

Todavía hoy considera que fue error porque en la operación le dejaron un nervio tocado que le provoca fuertes dolores y no se pudo acoplar ningún tipo de prótesis a la pierna.

“He aprendido a convivir con el dolor, lo asumes”, asegura Postigo sin caer en lamentos. El golfista español lo lleva con normalidad y mira con mentalidad positiva.

Su limitación física le impide poder competir más de 20 semanas al año. En un campo de golf tiene que recorrer más de ocho kilómetros y él lo hace ayudado de sus muletas. “El golf se juega andando”, señala Postigo mientras porta a su espalda la bolsa con los palos y camina apoyado de las muletas.

Empezó por diversión y quiere que siga siendo así. “Cuando estoy en casa digo que voy a jugar al golf, no digo voy a entrenar. Eso te dice mucho”.

“Ahora estoy bien y luego habrá años muy malos en los que empeoraré. El golf como en la vida es cuestión de ciclos”, señala Postigo de manera pragmática, aunque reconoce que le haría ilusión poder participar en unos Juegos Olímpicos.

“Para mí sería un orgullo representar a mi país”, dice y añade que no le tiene miedo a jugar con la élite del deporte mundial. Pero mientras tanto disfruta del día a día. “Voy al campo de golf a divertirme y quiero que siga siendo así, sin ponerme más presión que jugar”.

Postigo nació con una malformación en la pierna, sufrió múltiples operaciones y los dolores todavía lo acompañan. Foto: Guillermo Nova/DPA

Ahora Postigo se enfoca en convertirse en el primer golfista con una pierna amputada que juega sin prótesis en dar su paso al circuito profesional. Foto: Guillermo Nova/DPA

(Tomado de DPA)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo González S. dijo:

    El inglés Douglas Bader, piloto inglés en la II GM, voló sin pies toda la campaña y aficionado al golf, lo jugaba con sus prótesis sin ningún tipo de problemas. Me resulta curioso que el español se sienta más cómodo apoyándose solamente en su pierna sana.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también