Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Arnold August: “Estar contra Trump no es estar a favor de Obama”

| 16

Arnold August. Foto: Archivo.

En un momento particularmente histórico para quienes vivimos la cambiante realidad nacional, en que las relaciones bilaterales entre el país insular y el imperio del norte han retrocedido, visita Cuba nuevamente Arnold August (1) desde Canadá, para pensar y dialogar precisamente sobre el contenido de su más reciente libro: Relaciones Cuba-Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado?

Arnold August es un destacado escritor y periodista canadiense, Máster en Ciencias Políticas de la Universidad McGill de Montreal, Canadá. Ha publicado Democracy in Cuba and the 1997-98 Elections. Editorial José Martí, La Habana, 1999. Cuba and Its Neighbours: Democracy in Motion. Editorial Fernwood Publishing, 2013.

Y de modo particular se dedicó a estudiar el sistema electoral cubano  publicado en su libro  “Cuba y sus vecinos: democracia en movimiento” de la Editorial Ciencias Sociales, 2014. Este estudio  establece un análisis comparativo en el tema de democracia y elecciones entre Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador por una parte  y  por otra, Estados Unidos.

Sobre el impacto  de la visita de Obama  a Cuba  publicó  “Cuba-U.S. Relations: Obama and Beyond”de la  Editorial Fernwood Publishing, abril, 2017. Con Prólogo del Dr. Keith Ellis  y la  Introducción de Ricardo Alarcón.

Acerca de su estancia  en Cuba,  de la vigencia de sus estudios y de su más reciente publicación  “Relaciones Cuba-Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado? “ el experimentado intelectual y político Ricardo Alarcón,  ex presidente del Parlamento cubano, quien asumió  prólogo  expresó: “Creo que es muy importante la presentación  de este libro en la actual coyuntura porque debe ayudarnos con sus investigaciones al debate,  al pensamiento, a la  reflexión interna sobre algo tan crucial como las relaciones entre Cuba y los EUU”.

Desde su llegada a la mayor de las Antillas, su  agenda  le ha facilitado numerosos contactos con públicos diversos, priorizando de manera especial  a los jóvenes, entre ellos los universitarios de la Facultad de Comunicaciones, estudiantes de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI)  y  especialistas, historiadores  y politólogos a través  de su  presentación en el Memorial de la Denuncia, donde ofreció esta entrevista para Cubadebate.

En exclusiva para este espacio,  Arnold August,  cuenta  sus experiencias y cercanías con Cuba a la que  visitó por primera vez en 1991 como turista, suficiente para comprender que dedicaría sus próximas indagaciones a este pequeño terruño insular enclavado en el Caribe.

¿Por qué ha escogido a Cuba para sus investigaciones?

Trabajo el tema de la revolución cubana hace muchos años, en Cuba es normal hablar de Cuba, pero fuera de Cuba es diferente, hay matices, algunos hablan de manera muy general, pero a veces hay confusión y están a favor del cambio de régimen, por eso siempre hablo como amigo de la Revolución cubana, para que  quede claro.

Usted se dice amigo de Cuba y de la Revolución Cubana. ¿Por qué se siente así?

Porque desde los años 60, exactamente en el 68 en mi país en Canadá, en Montreal, en la Universidad McGill estuve implicado en una lucha internacional contra la guerra yanqui en Viet Nam, y en favor de Cuba contra el Bloqueo, también estuve involucrado en demandas por cambios en el sistema educacional que en ésa época estaba dominado por el pensamiento de EEUU. La ciencia y la política en el 68 estaba muy influenciado políticamente por el pensamiento y los textos de EEUU, entonces había una huelga en la Universidad para cambiar el currículum docente, para darnos la oportunidad de insertar libros revolucionarios de Marx y Lenin.

¿Cuál ha sido su posición?

Siempre he mantenido afinidad hacia el socialismo y como canadiense una posición muy firme antimperialista. A veces el antimperialismo en Canadá es subestimado en Cuba, pero hay muy buena parte de la población canadiense que está en contra del imperialismo norteamericano, aunque diferente, claro que no es igual que en Cuba.

¿Cómo fue aquella visita  a Cuba en 1991?

Visité  Cuba por 1ra vez en el año 1991.  En esa ocasión como turista, pero en ese momento vi  condiciones muy  difíciles del período especial y me dije, éste es el tipo de sociedad por la que yo estaba luchando desde los años 70, una sociedad  con dignidad, voluntad revolucionaria, con sistema socialista. Que a pesar de los obstáculos siempre defiende  su soberanía, su  independencia frente a EEUU y desde este momento aumentó mi interés por Cuba.

¿Desde cuándo se interesa por estos temas?

Siempre tuve interés en los países del tercer  mundo, hice mi Maestría sobre los cambios revolucionarios en India, y cambié mi interés hacia América Latina. Así aprendí el español.

¿Cómo logró adentrarse  en  los tópicos de política cubana?

El año 96 y 97  fue un año muy importante  para mí, escribí a Ricardo Alarcón pidiendo apoyo para entrar en los procesos políticos en Cuba y escribir un libro sobre las elecciones en Cuba.

Fuera de Cuba las impresiones sobre la elecciones no son iguales, y entendí que era importante escribir sobre eso y pasé 1 año y medio viviendo en Cuba para  conocer esta experiencia y conocer todos los pasos de las elecciones en Cuba, desde todos los niveles hasta la Asamblea Nacional  del 2008 en que  tuve el honor de escuchar a  Fidel.

Escribí mi primer libro sobre este tema, “Democracy in Cuba and the 1997-98 Elections”. Editorial José Martí, La Habana, 1999.  Solo una versión en inglés con mucha repercusión en EEUU y Canadá.  Después escribí mi segundo libro en ambos idiomas, español e inglés, también sobre Democracia y elecciones en Cuba “Cuba and Its Neighbours: Democracy in Motion”. Editorial Fernwood Publishing, 2013. Pero  con otro enfoque, esta vez entrevisté a muchos cubanos expertos revolucionarios del Partido Comunista de Cuba.

¿Cuál es la esencia de este nuevo libro que nos presenta ahora?

Relaciones Cuba-Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado? es el tercer libro que escribí y lo describo en una línea, citando a José Martí: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento “

Lo que es diferente sobre este libro es que este es el único que escribo  sobre  EEUU cuyo  tema principal es la guerra cultural, que incluye la política,  la ideología pero sobre todo  la cultura. Eso es lo más importante.

Por ejemplo tengo puntos interesantes y controvertidos sobre la  visita de Obama  a Cuba. También su agresión cultural contra Cuba, en la que se  incluye a los Rolling Stones,  el desfile de Chanel, después  la presencia del equipo  de Rápido y Furioso, y las  visitas de Beyonce y Rihanna.

Además una mirada desde el punto de vista de cómo se ve a Cuba representada por sus artistas, cuando fue representada  la visita de Obama en el programa humorístico Vivir del cuento. Momento  que  en los países capitalistas hubo una ofensiva muy grande contra Cuba y  contra Fidel.

Por tanto el  aspecto principal de mi libro es la guerra cultural contra Cuba, que es muy seria.  La revolución cubana va a vencer pero no es tan fácil, pero mi opinión es que  el pueblo cubano es quien va a decidir si va funcionar o no  su resistencia. No es fácil resistir a la agresión cultural de los EEUU.

Conozco cómo funciona la cultura yanqui  y hay en Cuba un poco de ingenuidad sobre cómo funciona Obama, no es  tan fácil, hay que cuidarse con las ilusiones del sueño americano, con la confusión política que  genera el sueño americano.

¿Cuánto tiempo le dedicó a este libro?

Me demore un año, lo terminé oct de 2016. Fue escrito  en un momento en que se pensaba que Hillary Clinton iba a ganar la elección, pero ganó Trump y tuve que reescribirlo, luego hubo otra situación la muerte de Fidel. Y tuve que volver a cambiar y escribir otro capítulo sobre Fidel. Entre inglés y español este libro ha tenido 4 versiones.

¿Por qué ha escogido el público joven para la presentación de su libro?

Me gusta mucho hablar con los jóvenes y hay que cuidarse contra la ingenuidad, cuidarse contra influencias como las de Obama, contra el sueño americano.  El Obamismo es muy peligroso, cuando la lucha es contra Trump, estar contra Trump no es estar a favor de Obama, el Obamismo no es una alternativa Antitrumpismo.

Hay una izquierda  revolucionaria dentro de los EEUU que está en contra de los 2 partidos, y la alternativa no es el Obamismo. No es una solución para los EEUU ni para los cubanos. Y esto es muy importante que los jóvenes lo conozcan.

Para concluir esta entrevista insisto en resaltar las impresiones ofrecidas por Ricardo Alarcón  acerca de la utilidad de una publicación como ésta,   ante la realidad de estos tiempos,  qué le toca a Cuba entonces?

“Qué le toca a Cuba, bueno no podemos irnos de este planeta , no podemos movernos de ubicación geográfica, lo único que nos toca, si no vamos a renunciar a ser cubanos, es tratar de propiciar y de tener una coexistencia con un adversario, no con un amigo, no con un buen vecino, mejorar los vínculos, los contactos diplomáticos formales con ése país pero sin confiar ni un tantico así como decía el Ché, sin caer en la torpeza, ni  en la superficialidad  de que es posible establecer  relaciones de igual a igual con un imperio que no las ha tenido con nadie, con nadie absolutamente y mucho menos ahora, por lo tanto creo que éste libro es un llamado de alerta que ayuda a lo que es más importante a mi juicio que es estudiar, pensar, reflexionar entre nosotros para propiciar el esclarecimiento ,  la lucidez colectiva para que no nos engañe nadie más”.

Notas:

(1) Arnold August es miembro de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, por sus siglas en inglés), cuya sede está en Estados Unidos; la Asociación Canadiense de Estudios Latinoamericanos y del Caribe (ACELC); la Cátedra de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad de Nottingham (Gran Bretaña); y de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, con sede en Caracas.

Desde 1999 hasta la fecha, sus publicaciones lo han llevado a dictar conferencias en universidades de Estados Unidos, Canadá, Europa, Cuba y Puerto Rico.

De 2008 a 2018 ha escrito más de 70 artículos en contra de la campaña de desinformación constante de los medios de comunicación internacionales acerca de Cuba, de las relaciones Cuba-Estados Unidos, Venezuela, Honduras y del proceso de integración de América latina.

En 2013 recibió la Distinción Félix Elmuza, máxima condecoración otorgada a periodistas nacionales y extranjeros, propuesta por la Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • MARIA dijo:

    OBAMA CREE EN DIOS Y TUMP CREE EN EL DIABLO, O AL MENOS ACTUA COMO TAL.

  • MARIA dijo:

    OBAMA CREE EN DIOS Y TRUMP CREE EN EL DIABLO, O AL MENOS ACTUA COMO TAL.

  • Sergio dijo:

    Pero claro que una cosa no implica la otra, es como estar en contra de alguien de izquierda no necesariamente implica que seas alguien de derecha, como pretnder hacer ver algunos.

    Así es la cosa,

    Saludos,

  • Nicoa dijo:

    A me encanto el discurso de Obama en la Habana.

  • Jorge R 09 dijo:

    Los cubanos no somos los que elegimos al Presidente de los Estados Unidos por tanto me parece fuera de toda lógica pretender que tengamos más o menos simpatía o cautela con uno u otro Presidente. Con el que venga o el que esté en el poder seguiremos luchando contra el bloqueo en una u otra modalidad y negociaremos sobre la base del respeto mutuo.

    Por otro lado Arnold August habla de “agresión cultural contra Cuba, en la que se incluye a los Rollyn Stong, el desfile de Chanel, después la presencia del equipo de Rápido y Furioso, y las visitas de Beyonce y Rihanna”. Por favor August,con todo respeto, no nacimos ayer y el público disfrutó de la presencia y actuación de todas esas figuras y todo ello fue positivo para acercar las culturas cubana y anglosajona. Además que dejó un saldo cultural e incluso financiero muy favorable. En Cuba, ni siquiera al inicio de la República Neocolonial con todo el poder e influencia que tuvieron los EEUU, llegamos a perder nuestra identidad cultural y orgullo nacional. Creo que debe seguir viniendo a Cuba y conocer mejor a los cubanos.Podemos interactuar con el mundo, incluido los EEUU.

    • Sergio dijo:

      Nada, dentro de poco habría que seguir con aquella HORRENDA Marcha de las BANDERAS para que sea CATALOGADO como un genuino ARTE, como prentendió hacer el realismo socialista.

      El Lago de los cisnes y Gieselle ser´na diversionismo ideologico (otra de las tantas cosas) dentro de poco.

      Ya verás

      Saludos,

  • El buril dijo:

    Con el mayor respeto, no concuerdo con este artículo, el titular ” Estar contra Trump no es estar a favor de Obama” no me dice nada, habla además de invasión cultural por el hecho de que artistas ingleses y norteamericanos hayan estado por acá, imagino se refiera al más grande y genuino y espontáneo concierto al aire libre de la banda de rock and roll más vieja del mundo (Rolling Stones), música totalmente popular, con una participación de público alrededor de 1.3 millones de personas divirtiéndose, no me queda mucho interés por leer algunos de los tres libros que menciona el respetable señor Arnolt August.

  • Luis Toledo Sande dijo:

    El nuevo libro de Arnold August ha merecido muy entusiastas y justas valoraciones, y también comentarios de otro tipo. Como las anteriores obras del autor, está basado en una indagación seria, no en apreciaciones infundadas ni en caprichos, y menos aún en consignas. Relaciones Cuba-Estados Unidos ¿Qué ha cambiado? reúne análisis de documentos, datos, serias reflexiones. Antes de refutarlo, o poner en duda sus razones —su razón—, se le debería leer. Aunque eso no bastará para apreciarlo en su justa medida: quienes no quieran ver la realidad, no la verán, lean lo que lean, oigan lo que oigan, vivan lo que vivan.
    El imperio nunca deja de ser eso, el imperio, ni cuando duerme, si es que lo hace, y hay un solo defecto que, por muy sectario que sea quien lo juzgue, no podrá atribuirle: el de la ingenuidad. No regala nada, no da nada gratis. Si mañana el patán Donald —para no hablar del elegante y cautivador (es obvio que, a pesar de todo, así fue o es todavía para mucha gente) Barack Obama— decidiera mandar una flota de navíos con comida para Cuba, no habrá que esperar que lo haga para contribuir a que la población de este país esté mejor alimentada y tenga más fuerza para construir el socialismo. Si la comida no está envenenada materialmente, entonces el propósito de su envío será que el imperio y su césar aparezcan como salvadores a los ojos de la población de Cuba, que desde hace más de medio siglo sufre un bloqueo enfilado a doblegarla por hambre y penurias. Y da lo mismo que envíe comida como que auspicie un concierto o, mientras impide la libertad de viajes entre los dos países, favorezca que Cuba se convierta en pista de paseo de figuras emblemáticas de un universo artístico que, al margen de sus posibles, supuestas o reales virtudes estéticas, representa el exitismo del mercado capitalista.
    En Cuba, como en todas partes, quien de veras quiera ver, verá. Vale repetir que si un defecto no cabe endilgarle al imperio es la ingenuidad, algo que en muchas partes pulula —¿en Cuba no?—, aunque no valga poner en duda que hay casos de impostación, de ingenuidad asumida voluntariamente. Si cupiera la posibilidad de que siempre fuera real, legítima, quien escribe esta nota no se sentiría completamente cómodo librando al imperio de la sospecha de incurrir en ingenuidades. Recuerda la vez en que su abuela lo regañó porque, refiriéndose a una persona vecina que de algún molestaba, él dijo: “De lo único de lo no peca es de ingenuidad”, y la abuela lo amonestó: “No debes acusarla de no ser bondadosa en nada, y es lo que estás haciendo, porque solamente las personas que sean de veras buenas pueden ser ingenuas, aunque entre las ingenuas las pueda haber de muy diversa condición”.
    Como los anteriores, el nuevo libro de Arnold August merece ser leído, aunque haya quienes prefieran refutarlo sin hojearlo u ojearlo siquiera. ¿Será por ingenuidad?

    • Arturo dijo:

      Pero de que LIBERTAD de viaje habla usted, cuando CUBA le pide a sus CUBANOS dinero para poder entrar en CUBA?

      Dejemonos de HIPOCRESIA, que siempre vemos la paja en el OJO AJENO. Cuba, por mucho tiempo, prohibió la LIBERTAD de VIAJE de sus conciudadanos, y otras cosa más y aún le prohibe, a los que viven CUBA, muchas cosas.

      Pues empecemos por remover la MATA por dentro, para después ir dando lecciones por ahí.

  • Arturo Lopez-Levy dijo:

    Hay unos “amigos” de Cuba que mas que ayudar al pais, se ligan con fundamentalismos criollos y producen una trivialización de los obstaculos que el pais enfrenta para su desarrollo. Cuando he hablado de que hay una hostilidad imperial contra Cuba, que hay agresiones, me refiero a sanciones economicas para que el pueblo cubano estalle en rebelión por hambre- como fue diseñado el embargo/bloqueo, con planes de desestabilización politica, incluyendo intentos de asesinatos contra sus lideres, y apoyo a cubanos favoritos del gobierno norteamericano de turno, planes para incluso simular un ataque desde Cuba a la base naval de Guantanamo o al propio Miami o el envio de un brigada militar entrenada para derribar el gobierno o provocar una intervencion militarcontinental. Me resulta sumamente falso y un mal servicio a la causa de la soberania del pais, la promocion de derechos humanos y la denuncia de esas politicas de hostilidad, la divulgación con subsidio del estado cubano en un medio oficial de una opinión tan carente de seriedad como la del señor Arnold August de que Cuba “fue agredida” por el presidente Obama al enviar a Beyonce y Rihana a Cuba, o a “Rollyng Stong” (sic) y con el hecho de que se filmara en Cuba “rápido y furioso”. En ningun lugar del mundo eso es una agresión. ?A cuanta gente en el mundo le gustaría que los “invadieran” los Rolling Stones con un concierto?. Por favor, inventar falsas agresiones es trivializar las verdaderas. Durante la administración Obama hubo actos hostiles contra Cuba que permiten criticarla con argumentos como las sanciones al Deutsche Bank y a BNP Paribas, el proyecto Zunzuneo, etc. ?Por que no se focalizan en eso? Porque hay quien quiere poner como anti-cubano todo lo que a el le molesta, para poder mantener su estatus de guardian de la fe. No me refiero solo al señor August, que hace carrera de denunciologo, sino a los que lo aupan en sus acusaciones contra varios de nosotros adentro y fuera del pais. Toda esta denuncia gratuita, por supuestas “agresiones” que no son, lo único que hace es debilitar la credibilidad de las denuncias verdaderas, las que se centran en lo central,en el irrespeto no a una ideologia, o a la formalidad de una supuesta superioridad sobre como piensan los demas, sino contra la soberania del pais y el derecho a la autodeterminacion de los cubanos. Beyonce, Rihana, los Rolling Stones no se forzaron sobre Cuba, fueron con el consentimiento y cooperacion de las autoridades cubanas, que afortunadamente no han escuchado la sugerencia de August y sus asociados para evitar o cerrar esos intercambios. Los cubanos que fueron a ver a los Rolling Stones o aclamaron a Beyonce no lo hicieron sobornados por la NED ni forzados por los marines. Alguien deberia traer un poco de cordura a un aparato ideologico que esta repitiendo y dando tribuna a barbaridades como estas. Dice este caballero: “tengo puntos interesantes y controvertidos sobre la visita de Obama a Cuba. También su agresión cultural contra Cuba, en la que se incluye a los Rollyn Stong, el desfile de Chanel, después la presencia del equipo de Rápido y Furioso, y las visitas de Beyonce y Rihanna”. Eso no es “interesante” ni “controvertido” eso es una alucinación ideológica sobre una falsa conspiración para “agredir” culturalmente que solo esta en la cabeza de August y en una cronología que publicaron un tiempo atras.

  • Arnold August dijo:

    Señor Lopez-Levy, académico, debe saber que una entrevista sobre un libro NO es
    EL libro. Además, contesté a las preguntas de la periodista Ania Ortega que ella tenía un enfoque muy específico. Para aclarar a los lectores de Cubadebate que pueden haber sido engañados por el Señor Lopez-Levy, permítame presentar el Indice completo del libro aquí:

    Índice

    Prólogo
    Demasiado interconectada para ser desecha. Keith Ellis

    Prefacio a la edición cubana. Cómo este libro se hizo realidad

    Introducción
    Ni un tantito así. Ricardo Alarcón Quesada

    Capítulo 1. Contexto histórico-político: De las Trece Colonias a los inicios de la era de Obama
    Orígenes y desarrollo de la promoción de la democracia de Estados Unidos
    Política de Estados Unidos hacia Cuba: 1783-1820
    Imperialismo y democracia en Cuba
    Dos visiones de la democracia: Estados Unidos contra Fidel Castro
    Brasil: democracia, Libia, historia selectiva y el presidente afroestadounidense
    Obama en Chile: Pinochet y Cuba

    Capítulo 2. El debate en Cuba después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas (2014-2016)
    ¿Adónde se dirigen las relaciones cubano-estadounidenses?
    Democracia y restauración de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos: embajadas en La Habana y Washington el 20 de julio de 2015
    Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y la libertad de prensa Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y la perspicacia del pensamiento de Fidel Castro
    Qué dijo realmente Obama sobre Cuba, las Relaciones Internacionales y los Estados Unidos
    La agenda de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para la visita de Obama a Cuba
    Obama y el poder ejecutivo para cerrar la cárcel de Guantánamo
    La visita de Obama a Cuba y los derechos humanos
    Obama en Cuba: ¿su visita impulsará la guerra cultural de Estados Unidos contra los cubanos?
    Los medios masivos estadounidenses y la guerra cultural
    Derechos civiles
    Desafíos en el horizonte
    Obama en Cuba: ¿cómo los “prisioneros políticos” se convirtieron en titulares en los medios?
    Ideas sobre la resistencia cubana ante la guerra político-ideológica de Estados Unidos
    El problema del pensamiento único estadounidense
    Los cubanos a la contraofensiva
    ¿La oposición cubana está ganando terreno en la guerra de Estados Unidos contra la cultura socialista?

    Capítulo 3. Entrevistas con cinco de los principales expertos en las relaciones Cuba-Estados Unidos
    Jesús Arboleya Cervera
    Esteban Morales Domínguez
    Elier Ramírez Cañedo
    Iroel Sánchez Espinosa
    Luis Toledo Sande

    Capítulo 4. Desafíos para Cuba en 2017 y después
    Trump y Cuba
    El 16 de junio en Miami: La política de Trump hacia Cuba
    Incongruencias políticas
    “Del Gran Teatro de La Habana al Teatro Manuel Artime de Miami”
    ¿Existe el pluralismo en Cuba?
    De “infierno tropical” a “esquina caliente de moda” para los occidentales
    La pugna cultural en La Habana: Obama calienta la pista
    ¿Colonialismo hipster?
    De Cuba a Silicon Valley y de vuelta a Cuba: ¿un caballo de Troya?
    “El tema de Guantánamo no está en discusión”: La arrogancia estadounidense
    La política estadounidense de promoción de la democracia: tan americana como el pastel de manzana
    La democracia participativa cubana en 2016: ¿dónde estaban el gobierno de Obama y los medios de comunicación de Estados Unidos?
    “Ya sabemos quién es Ravsberg”
    Esforzándose por mejorar los medios de comunicación cubanos desde adentro
    Los prisioneros políticos en Cuba: la lista
    ¿Quién va a ganar la guerra cultural?
    No es fácil predecir
    La transmutación: el tratamiento a Cuba
    Arrodillados ante el altar del individualismo
    ¿Qué se esconde detrás del supuesto horror del “Estado”?
    La transmutación: el tratamiento a Cuba en relación con América Latina
    Cuando se quiere, se puede

    Capítulo 5. El bloqueo: de Obama a Trump
    El bloqueo: ¿qué se está colando?
    El bloqueo como mecanismo de presión
    Bloqueo, tabaco y ron: las trampas
    Alimentando al caballo de Troya
    Haciendo irreversibles la subversión y la promoción de la democracia
    Las poderosas fuerzas antibloqueo: ¿Qué está haciendo Trump?
    Comentarios finales sobre el bloqueo: “hambre”, privilegio y promoción de la democracia

    Capítulo 6. Fidel y la guerra cultural relámpago encabezada por Estados Unidos contra la “dictadura”
    ¿Qué se persigue?
    ¿Una dictadura se parece a esto?
    Los avatares
    La muerte de Fidel revitalizó la Revolución
    Siguen las deliberaciones del jurado: ¿cuál será el veredicto del pueblo cubano?

  • Ania Ortega dijo:

    ANIA ORTEGA

    Sería muy retórico intentar explicar lo que no necesita argumento alguno. De cualquier manera, y aunque no es mi estilo, he aquí mi respuesta.

    Desde diversas posiciones , enfoques e ideologías cada cuál es libre de interpretar y hacer sus propias lecturas, superficiales, triviales, carentes de argumentos sólidos o no partiendo de experiencias propias.

    Lo que dice entre líneas en la respuesta de Arnold August , no es más que el signifcado de las diversas formas de penetración e invasión sutil en la cultura y sociedad cubanas, desde el arcoiris múltiple y pintoresco de los EEUU ya practicado y evidente en los países latinoamericanos y que muy bien conocemos son armas ideológicas potentes para calar sobre todo en la juventud.

    No se trata de que los artistas del mundo no visiten Cuba, ni en la respuesta de Arnold August se dice que agredieran a nadie, su respuesta es apenas una invitación para conocer sus enfoques y puntos de vista sobre estos sucesos y lo que pudiera significar la tendencia a la americanización del gusto popular.

    Un poco de sentido común, inteligencia y habilidad para leer entre líneas bastan para compender que la intención de la entrevista era promover a la lectura, pero además crear la duda justamente para estimular a quienes buscan mas allá de la opinión simple, descriptiva, pasiva y aletargada de quienes ven en los íconos estadounidenses la macro cultura por excelencia, cuando América Latina es un tesoro cultural indiscutible, sin necesidad de colocar a EEUU en sus metas o patrones absolutos. ( Siempre reconociendo que cada cual es libre de escoger si de gustos y preferencias de trata, pero aquí estamos hablando de la soberanía cultural , de los derechos de un pueblo a defender sus patrones culturales)

    Dicho sea de paso también escucho música del mundo, sin excluir la música estadounidense, no seré yo quien tenga que resaltar los ya demostrados méritos de la música de ese país sobre la cual nada tengo en contra, pero insisto en no absolutizar posiciones, a partir de reconocer que si no defendemos nuestros valores , identidad y nacionalidad cubanas, iremos directo al abismo de nuestra soberanía cultural y nacional.

    Para leer y entender hace falta también comprender, pero para la comprensión es preciso que el punto de partida contenga aspectos en común , de no ser así…son lógicas entonces las divergencias. Bienvenidas sean entonces pero. por favor, antes de opinar, primero deben leerse el libro. Es una sugerencia.

    Gracias por sus comentarios

    • Arnold August dijo:

      Gracias, a ver si harán otros comentarios

      • Ramoncito dijo:

        Quién pone Rollyng Ston no merece ser respondida.

  • ANIA ORTEGA dijo:

    Ramoncito: Y QUIEN NO LEE , para verificar si son ciertas las calumnias e infamias…tampoco.

    • Arnold August dijo:

      Columumnias e infamias y agragaré mentiras componen el estilo de la subversión contra cualquier persona conocida que sea cubano e extranjero que lucha en favor de la Revolución Cubana.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también