Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

La Mejorana y las páginas arrancadas del Diario de José Martí

| 39

Hace 123 años, un día como hoy 6 de mayo, el alma herida de José Martí volcaba sobre las páginas de su diario de campaña como constancia y tal vez para su propio discernimiento, los hechos que habían marcado el momento más álgido y a la vez decisivo del reinicio de la contienda libertadora cubana, cuando el día anterior, los tres gigantes de la lucha por la independencia, José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo, juntos en el terreno de combate, se reunían en la finca del ingenio La Mejorana -hoy territorio de la provincia de Santiago de Cuba- para trazar la estrategia definitiva con la cual lograr en breve lapso de tiempo, la independencia de Cuba.

Cuba y Puerto Rico eran las dos últimas colonias que le quedaban al imperio español en América. Si en el primer cuarto de siglo, los ejércitos libertadores bolivarianos se habían enfrentado en sus guerras a un total de 100 mil efectivos realistas en todo el vasto territorio latinoamericano, a la altura de finales del siglo XIX, las fuerzas independentistas cubanas se verían obligadas a combatir, como último reducto del imperio, contra una concentración tres veces mayor en un territorio cientos de veces más pequeño y con potencialidades de hombres muchas veces menor. Si a esto se agrega el claramente identificado desafío que provenía de las apetencias expansionistas del vecino del norte que ya había engullido más de la mitad del territorio del fronterizo México, el gran reto del reinicio de la guerra en Cuba debía ser una estrategia de lucha superior y sistémicamente participativa para sostener su impulso y lograr su objetivo en el menor tiempo posible.

Sobrevivientes de ese encuentro, testimoniaron con posterioridad, que sentados a la mesa bajo la apacible sombra de un frondoso framboyán, con Gómez en el centro, José Martí a su derecha y Maceo a la izquierda, colocados en el extremo del primero José Maceo y del lado del Titán, Paquito Borrero y José Rabí, el tono de la discusión se tornó ríspido y cortante. Los tres grandes se levantaron y fueron a una de las habitaciones de la casona, donde se encerraron a discutir sin testigos. Nadie sabe a ciencia cierta qué temas se trataron, ni cuáles fueron las razones y los argumentos esgrimidos por cada uno, solo que tras abrirse la puerta, Gómez y Martí se marcharon del lugar entre soldados resistentes a su paso y durmieron esa noche –si acaso pudieron hacerlo- prácticamente desprotegidos con solo 20 hombres sin experiencias y mal armados, mientras Maceo juntó a sus hombres y se marchó a su campamento.

Cuenta el entonces alférez Ramón Garriga, quien como ayudante designado custodiaba en sus alforjas el diario de campaña de José Martí, que esa misma noche entregó el cuaderno al Apóstol y que al devolverlo, un día como hoy, estaban escritos varios pliegos más. Ese mismo día, recapacitando sobre su comportamiento, Maceo envió a buscar a Martí y a Gómez de regreso al campamento y fueron recibidos con toda la tropa formada y los invitó a pasar revista militar, intentando borrar el desaire ocurrido en La Mejorana.

Nadie nace perfecto para liderar una contienda; es la contienda la que entre aciertos y errores, hace brotar el genio de un líder que la encuentra y se entrega a ella. Y es la obra de la vida de los hombres en la consecución de objetivos supremos que los trascienden como personas, lo que los hace brillar entre los demás y más allá de su tiempo. No es posible imaginar un empeño tan sublime como lograr la independencia y la soberanía de Cuba, asediada siempre, en un fin de siglo tan convulso, sin imaginar contradicciones. No es en lecho de rosas donde se fraguan las grandes voluntades y las hazañas. Nacemos y morimos como humanos; nunca dioses.

Los testimonios de aquella época y las escasas referencias que se han podido acopiar en misivas escritas con posterioridad a ese encuentro, sugieren que en La Mejorana volvieron a aflorar las viejas contradicciones entre el poder civil y el poder militar que dio al traste con la Guerra de los Diez Años. Maceo defendía un poder militar sin interferencias, con un grupo legislativo que se ocupase de redactar las leyes de acuerdo al momento y que una vez conseguida la victoria, se conformara el gobierno; pero eso difería de la proyección martiana, que veía la necesidad de un gobierno civilista con funciones bien delimitadas, para el apoyo social a la causa en armas y el impulso para el logro de la ansiada independencia.

En su carta inconclusa a Manuel Mercado un día antes de morir, José Martí escribía: “…La revolución desea plena libertad en el ejército, sin las trabas que antes le opuso una Cámara sin sanción real, o la suspicacia de una juventud celosa de su republicanismo, o los celos, y temores de excesiva prominencia futura, de un caudillo puntilloso o previsor; pero quiere la revolución a la vez sucinta y respetable representación republicana -la misma alma de humanidad y decoro, llena de anhelo de la dignidad individual, en la representación de la república, que la que empuja y mantiene en la guerra a los revolucionarios”.

También existe la tesis de que en aquella reunión se debatió sobre la invasión a occidente y que Martí insistía en la necesidad de hacerla a la mayor brevedad posible, luego de conformar el Gobierno de la República en Armas en Camagüey. En ese mismo sentido, el posible disgusto de Maceo por el apoyo que el experimentado Máximo Gómez había dado a la idea de Martí de ponerlo bajo las órdenes de Flor Crombet, con quien el Titán de Bronce tenía discrepancias personales, incidente que pudo haber desatado la ira de Maceo la noche anterior.

Todo indica que también se abordó la conveniencia de la salida de Martí del campo insurrecto que Maceo consideraba imprescindible para el apoyo logístico desde el exterior, a lo que Martí se opuso hasta que no lograra llegar al Camagüey, pudiera entrevistarse con Bartolomé Masó y con Salvador Cisneros Betancourt, formara el gobierno y participara en combates. De cualquier modo, él había sido el organizador de esa guerra y le parecía indigno, no jugarse la vida por la independencia de Cuba en los campos de batalla, como así lo escribió premonitoriamente en la famosa carta a su amigo Manuel Mercado: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso…”.

A la caída en combate de José Martí en Dos Ríos, el diario de campaña fue entregado a Máximo Gómez tal y como lo dejó escrito José Martí, con todas sus hojas íntegras, según testimonió Ramón Garriga, quien llegó después a grado de coronel. Gómez lo mantuvo siempre a buen recaudo en un cofre de madera junto con el suyo, hasta que 46 años después del incidente y 36 años de su fallecimiento, descendientes de Gómez, en 1941 entregaron ambos diarios para su publicación, el de José Martí como un apéndice del de Gómez. Es en ese momento en que se suscita la polémica de las cuatro hojas arrancadas y de quién pudo hacerlo, un asunto aún sin resolver.

Se sabe que poco días después del fallecimiento de José Martí, en una carta escrita a Gómez fechada el 16 de junio de 1895, Maceo señala en alusión a la discusión en La Mejorana: “la última vez que nos vimos usted, Martí y yo, creía un poco prematuro la formación del gobierno, pero hoy lo exige la pujanza de la revolución”.

¿Qué fue en realidad lo que se discutió aquel día en el ingenio? ¿Qué lecciones nos traería como experiencia histórica para hoy? Nadie pudo plasmarlo mejor que José Martí, pero lo escrito desapareció. Refiriéndose a esos acontecimientos el historiador cubano Rolando Rodríguez en su libro “Dos Ríos: A caballo y con el sol en la frente”, publicado por la Editorial Capiro de Villa Clara en 2014, escribió lo que considero la mejor sentencia sobre lo acontecido:

“…No se trataba de que ellos hubieran elegido la empresa, sino que la empresa los había elegido a ellos, porque dada su índole descomunal, ciclópea, para ella se necesitaban leones, y los leones no se acarician. Resultaban los tres, el fino, seductor y genial José Martí; el vigoroso, enérgico y talentoso Maceo; el áspero sagaz y empeñoso Gómez, hombres hechos para mandar y para dirigir, cada uno a su forma, y no para ser mandados. Sus relaciones no podían ser, por tanto, fáciles y eso explica las divergencias. Si ellos hubieran sido de otra forma, posiblemente sus nombres nunca habrían pasado a la historia…”.
Lo que sí testimoniaron sobrevivientes que estuvieron presentes el día en que fueron regresados al campamento Martí y Gómez, es que luego del pase de revista, Martí les explicó el giro que debían tomar las acciones en Cuba y que unos instantes después, los tres hombres se abrazaron frente a la tropa que celebró con gritos de júbilo y alborozo el significativo gesto: la lucha por la independencia y la soberanía de Cuba está más allá de todo y de todos.

Y en eso radica la fuerza del proyecto en el que 123 años después aún seguimos enfrascados quienes queremos lograr que nuestra Cuba independiente, alcance soberanía plena en todos los frentes y prosperidad, lo cual solo es posible con la unión de sus hijos, que a decir de Martí significa “Con todos y para el bien de todos”.

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • CubAna dijo:

    Execelente escrito. Esclarecedor, argumentado, que trata de acercarnos a la realidad de aquel instante hisitórico y memorable. Un apunte oportuno que elimina el intento manipulador de dividir, de generar dudas sobre el esfuerzo y la entrega de los tres gigiantes de la guerra por la independencia de Cuba. Y sobre todo, contribuye a entender a esos hombres en su contexto, los desidealiza y los humaniza para colocarlos justo en el lugar merecido que se ganaron y para seguirlos admirando y respetando como los próceres de la libertad patria.

    • Raciel dijo:

      Lo que si es una falta de respeto es lo feo que esta esa zona donde se realizó esta reunión. Vivo a unos pocos kilometros del lugar y este tiene muy mala consevacion a pesar de ser monumento nacional. Sobre su historia hay muchas hipotesis (Que si hubo agresión o no sobre Martí por parte de Maceo). Lo que si hay que saber es que conversaron los 3 grandes de la guerra con un solo propósito y es el de llevar la Revolución a un triunfo definitivo. Muchas gracias a estos hombres que enaltecen el orgullo de ser cubano cada dia.

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    Hombres “de carne y huesos” pero “la patria ante todo”.

  • julio dijo:

    Que lindo artículo!! no por conocidas y releídas esta historia deja de ser intresante. debemos tomar el ejemplo de unidad que nos enseña la historia.

  • hidalop dijo:

    Al final nadie sabe que se hicieron las hojas del diario de Marti despues de escribir sobre la reuinion con Gomez y Maceo,, muy bueno el escrito,, pero no aclara eso,,

    • roymp dijo:

      Soy del criterio que tal vez esos escritos son importantes si y me imagino que puede haber en ellos despues de una discusion tan acalorada, porque las divergencias venian desde que marti puso a Flor Crombet al frente de la expedicion donde venia Maceo, con su vision sabia que maceo era mas importante y asi lo hizo saber Flor cuando perdidos le dijo a Maceo salvese usted que es mas importante para la lucha, esos son hombres coño de verdad lo que a mi como cubano me importa es que a pesar de las manchas esos son soles en el camino de todo cubano digno, solo eso nos tiene que importar.

  • hidalop dijo:

    Repito,, al final nadie sabe nada sobre porque arrancaron las hojas del diario de Marti, despues de la reuinion de la Mejorana,, con Gomez y Maceo,, por favor sigan imvestigando sobre eso..

  • jose carlos dijo:

    segun se cuenta el diario fue entregado a Gomez al finalizar la guerra, no cuando cayo Marti, si fue Gomez o algun familiar de este, pues esta mal hecho, lo haya hecho quien lo haya hecho, ahi se perdio la clave de sucesos en la historia de Cuba.

  • Casi dijo:

    Muy buen articulo , asi como todo lo que se ha aclarado en este ano de 150 aniversario del inicio de nuestras luchas.
    Eran hombres dedicados con todas sus fuerzas al empeno mayor de la libertad de Cuba .
    Felicito tambien a la televison cubana por el excelente programa con los historiadores el pasado 5 de Mayo

  • michael vazquez dijo:

    Se sabe que Martí le temia al caudillismo y que Gomez y Maceo le temian al civilismo que podia entorpecer la Guerra como ya habia pasado en el 68. En la Mejorana Martí fue agraviado por Maceo y eso le dolio y le entristecio aunque despues fue reparado el asunto por la rectificación de Maceo. Las diferencias con Flor Crombet comenzaron con Jose Maceo por asunto de faldas.

  • Andrés dijo:

    Martí y Maceo se profesaban respeto y admiración mutuos, y compartían una añoranza común. Son las figuras más visibles y destacadas de las guerras de independencia (que abarca un amplio y glorioso panteón, incluyendo al gran Máximo Gómez, una figura a quién tengo, en lo personal, gran estima), y esto ayuda a explicar la razón por la que se han tratado de minimizar, a veces ignorar, sus diferencias. La unicidad Martí-Maceo ha sido empleada habitualmente como recurso ideológico para representar todo lo que la guerra de independencia anhelaba y esto ha contribuido, paradójicamente, a reproducir ciertos estereotipos, mitos y jerarquías convencionales que aún andan con nosotros, y nos dañan. Lo cierto es que estos fueron dos hombres que habían tenido experiencias muy distintas, lo cual los puso a divergir desde que se conocieron en temas de mayor importancia. Las discrepancias que tuvieron en cuanto a temas como, por ejemplo, la preponderancia del gobierno civil durante la contienda, son grandes, no reflejan el convencionalismo historiográfico del intelectual vs. guerrero y aún son desconocidas en toda su extensión.

    No se debe hacer la lectura simplista de militar vs. civil, o de autoritario vs. democrático, pues detrás de las opiniones de ambos habían en realidad concepciones diferentes de la democracia y del republicanismo. Se trata de un sofisticado diferendo ideológico cuyos matices deberían estudiarse más, en lo que podría ayudar mucho profundizar en la ideología de Maceo, la cual, por diversas razones, ha sido muy poco estdiada. Hacer esto quizás nos ayude a conjeturar mejor sobre el contenido de las páginas arrancadas, y sobre todo lo que ocurrido durante el período posterior a la guerra y anterior a la revolución cubana. De modo aparte, y profundo, debe también estudiarse el impacto de estas ideas, incluida la forma que tomó este diferendo, durante el periodo revolucionario.

  • renecito dijo:

    se me salieron las lagrimas, la historia es algo grande que debemos conservar y conversar para que los mas jovenes la sepan la vivan, claro esta desde su punto de vista. Es una historia bella tres grandes hombres encontrados pero todo vale por una sola causa la liberta de Cuba.

  • casandra dijo:

    Tenía entendido que al caer Martí fue Ángel de la Guardia quien entregó el diario a Gómez, y que los ayudantes que aguardaban fuera de la habitación de La Mejorana oyeron alzar la voz a Maceo, algo desacostumbrado en él, este suceso se asemeja al Guayaquil entre Bolívar y San Martín, nadie sabe en realidad lo que ocurrió, lo demás son especulaciones.

  • Ramón GD dijo:

    El Diario de Martí le fue entregado a Gómez tras la muerte de Martí, nadie más que él lo leyó en esa época, permaneció junto a su diario y terminada la guerra pasó a su familiares, ya en la República cotejado el Diario se notó la falta de esas páginas, Bernando el hijo de Gómez dijo no saber, la evidencia apunta solo a Máximo Gómez, ¿motivo? el se lo llevó a la tumba, pero no creo que fuera nada personal, sino los intereses superiores de una causa defendida con la vida.

  • RPG dijo:

    Excelente artículo, narra de forma breve, pero muy clara la historia, comprendemos mejor aquellos sucesos, llevados a hecho por tres gigantes de la patria. Difícil, amargo, impostergable, admirado por las futuras generaciones porque prevaleció sobre todas las diferencias, el ideal de una patria libre e independiente. Esa fue la lectura a mi entender de la Mejorana; un Martí que tenía toda la vivencia de lo que significaba el Capitalismo y cómo este actuaba, las condiciones de América y las políticas que desarrollaba el Gigante de las 7 leguas para apoderarse de las naciones. Maceo, !El titán de Bronce! tenía tanta fuerza en la mente como en el brazo. Todo lo había ganado con el sudor, la valentía y el combate. Mayor General con 32 años, tenía derecho a pensar y proponer sus ideas y Máximo Gómez, que tarea más compleja, dirigir aquellos hombres, lograr la unidad, superar los errores del pasado y engrandecer a las tropas que luchaban contra el ejercito más poderoso de aquellos años, en decadencia, pero aun metropolí. Pienso que señalar este hecho más allá de un punto de encuentro de los máximos lideres del 95, es ensombreser lo que vendría después. A todos nos gustaria saber lo que Martí escribió en esas 4 hojas eliminadas. Quizás el que lo hizo, pensó que era mejor no darle mayor importancia de la que ya esos hombres grandes habían superado al darse el abraso aquel mismo día.

  • Reinaldo Perera de Armas dijo:

    Los hechos de la mejora son un enigma, aun en estos tiempos a ciencia cierta los únicas tres personas que estuvieron presentes no están y las referencias escritas por ellos no aluden a estos días, en cuanto a las hojas del diario de Martí, según testimonio oral de Ramón Garriga, el cual nunca se llegó a asentar en papel, e tenía la costumbre de mirar lo que Martí escribía ese en su diario una vez que se lo entregaba para guardarlo, y se refiere que el día 6 el diario tenía una relación del dinero dejado por Martí a cada hombre importante para la guerra, razón quizás por la que a lo mejor Gómez lo allá arrancado, Gómez siempre fue muy celoso con el tema monetario.
    Por otra parte, hagamos un poquito de historia el primer encontronazo entre estos tres magníficos cubanos fue en Nueva York, en la habitación de Gómez, donde Martí ofendido por las ideas de Gómez decide retirarse y no acompañarlo en la entonces idea de Generalísimo de lo que debía ser la guerra, y Maceo le pide a Martí, en ese entonces muy joven que entendiera a Gómez y no se marchara. Al final Martí se retira y le escribe luego una carta al General.
    Regresando a la Mejorana, Martí defendía un gobierno civil, teniendo como experiencia lo ocurrido con los generales y militares de Latinoamérica una vez lograda la independencia, Maceo defendía la existencia o no del gobierno civil, sino la autodeterminación y libertad de decisión del Ejercito, la cual se había visto en la contienda de los 10 años, parada, atrasada y obstaculizada por el gobierno civil. Gómez, el cual fue el que menos hablo y conociendo los mismos dolores de maceo en la guerra de los 10 años apoya a Martí.
    Al final lo ocurrido en la mejorana es un episodio que hay que desentrañar bien, la acción de Maceo en el momento de retirarse y dejar a Gómez y Martí desprotegido no fue la más inteligente, pero el carácter fuerte y feroz del General no lo dejo pensar en ese momento, sino hasta calmado los ánimos y darse cuanta de que había dejado a la revolución desprotegida y va en busca de ellos y el acto de que le pasen ellos revista al ejército no es más que la demostración, no de perdón, no de un lo siento, sino que Maceo reconocía a Martí como el General que era y líder de la revolución en marcha.
    De todos modos repito la Mejorana es un, episodio que falta por descifrar de nuestra historia cubana…

  • kJI dijo:

    Las páginas arrancadas del diario de Martí, estando o no, para lo único que servirían es para polemizar acerca de algún tipo de contradicción existente en aquel momento entre aquellos próceres, que por demás, eran seres humanos que se equivocan como todos.
    Al ser arrancadas en aquel momento histórico, quizás era para ocultar e ignorar alguna equivocación, que para ese contexto era maximizada y tal vez hoy no lo fuera tanto y simplemente era reconocer quién tenía la razón y quién no. Recordemos que el caudillismo era una de las fisuras dentro de las fuerzas mambisas y a Martí le tocó mas que a nadie enfrentar esta realidad y lograr unir todas esas fuerzas que luchaban por un mismo ideal, pero de manera casi autónoma, fue una gran hazaña.
    Solo el genio de Martí logró fundar el Partido Revolucionario Cubano.
    Con o sin las páginas la victoria, fue para la fuerza mambisa.

  • Carlos Moncada Valdez dijo:

    Este artículo es muy esclarecedor y pertinente, sobre todo porque explica bien la posición de los 3 grandes después del encuentro de la Mejorana; eso evidencia que Cuba y la causa a la que dedicaron su obras y sus vidas estaba por encima de toda pretensión personal o protagonismo individual: la unidad por la Patria era, es y será siempre lo más importante. es el ejemplo y estandarte que nos legaron Martí, Maceo y Gómez. que mantuvieron el alto la Generación del Centenário y que mantenemos en ristre las nuevas generaciones: “DE ALTAR SE HA TOMAR A CUBA PARA OFRECERLE NUESTRAS VIDAS Y NO DE PEDESTAL PARA ELEVARNOS SOBRE ELLA” José Martí.

  • ricardo dijo:

    ¿esta HISTORIA no inspirará a ningún artista cubano a hacer una película? hay mucho para reflexionar en este evento de nuestra historia.

  • NELSON dijo:

    En Octubre de1884, en New York, los tres jefes se entrevistaron y surgió una polémica sobre el mismo tema tratado en la Mejorana, sobre la formación de un gobierno civil paralelo a lmando militar.
    En esos momentos, Gómez al igua lque Maceo , creía en la preponderancia del mando militar sobre el civil y pr.acticamente ORDENÓ a Martí supeditarse al mando de él y de Maceo.
    Con toda la cortesía posible, Martí se despidió y posteriormente envió a Gómez una carta , que en mi opinión resume todo el concepto de democracia y poder civil que moraba en el Apóstol, dicha carta se encuentra , de su puño y letra en varios atriles encristalados en el memorial de la Plaza de la Revolución,
    Comienza asií;
    -!Distinguido general y amigo,
    Salí en la mañana del Sábado de la casa de Vd. con una impresión tan penosa que he querido dejarla reposar dos días………
    Y termina de esta forma:
    “Pero después de todo lo que he escrito y releo cuidadosamente y confirmo- a Vd. lleno de méritos, creo que lo quiero- a la guerra que en estos instantes me parece que, por error de forma acaso. está Vd, representando-no-,
    Queda estimándole y sirviéndole:
    José Martí-!
    No voy a entrar en detalles sobre la carta,pero considero que constituye una lección de política, de humanismo, de entrega total al ideal libertario. y de la aplicaión correcta de los fines para lograr la ansiada independencia.
    ¿Darle lecciones a Gómez y a Maceo?. Solo Martí podía hacerlo con su genio universal.
    En la Mejorana, Gómez apoyó a Martí, y como dice Martí en su carta -“por error de forma acaso”Maceo, tal vez resentido por haberle dado el mando de la expedición de Duaba a Flor Crombet, (que la realizó con mucho menos presupuesto del que pedía Maceo) no trató correctamente a Martí y a Gómez. Menos mal que rectificó posteriormente.
    Dentro de todas las cosas, me gustaría ver la opinión del profesor Pitaluga sobre estos hechos. Ojalá opine en este foro, pues valoro mucho sus opiniones.

    • Santiaguero dijo:

      La confrontación de New York no fue por la misma causa ni entre los mismos personajes que en la Mejorana. En New York se enfrentó Gómez a Martí por razones de liderazgo. Gómez, toalla al hombro, se disponía a tomar un baño y de paso le ordena a Maceo partir con Martí a México para reunir fondos para el Plan Gómez – Maceo. Martí salta emocionado y propone visitar a varios conocidos suyos de su etapa de vida en ese país y llega a mencionar a algunos. Gómoez le responde: “Limítese a hacer lo que le ordene el General Maceo.” Y luego entra a bañarse. Martí, ofendido, decide marcharse. De ahí el disgusto de Martí y la carta que usted cita, escrita tres días después del suceso. Gómez no contestó esta misivba nunca, solo anotó en su borde: “Y yo que pensaba que este hombre era mi amigo…” Luego estuvieron años sin contactarse mutuamente, hasta que Martí lo volvió a buscar con el mandato del Partido para que Gómez aceptara la dirección militar de la Guerra Necesaria.

    • jpuentes dijo:

      El suceso de La Mejorana es el colofón de las viejas y nuevas contradicciones de los tres jefes de la Guerra. Donde dijeron: “Miren, tenemos diferencias y pensamientos distintos, pero hay una sola causa, la independencia de Cuba, vamos ahora a ponerlas encima de la mesa y vamos negociar.” Yo invito a los periodistas, que ya hay bastante investigación sobre el tema y bastantes escritos de estas contradicciones, a poner en los medios (ya que viene hablandose de ellos hace algún tiempo y sin tapujos), los antecedentes y causas del encuentro de La Mejorana. Diferencias Martí-Gomez, Gomez-Maceo, Martí-Maceo. No solo se habla se estrategia de guerra y formación de gobierno provisional, sino que hubo desde insubordinación politica y militar hasta retos a duelo (Maceo-Crombet) y presunto desafueros racistas. Los medios le deben al pueblo de Cuba la exactitud de los acontecimientos. Ya están los diarios de Goméz y Martí, el intercambio espistolar entre ellos, los testimonios y demas publicaciones de investigadores cubano y extranjeros. La enseñanza de la Mejorana va dirigida a los cuadros y jefes revolucionarios, en el apartado de la comunicación, de la cultura y la visión integral de los procesos, poniendo a su institución, a la empresa, a los trabajadores y al país en el centro de todo.

  • roymp dijo:

    solo una cosa GENIAL

  • Arturo Ramos dijo:

    Probablemente esa noche en la tropa nadie durmió, y solo se habló de las desavenencias entre los grandes jefes.
    Se explica la gran alegría que motivó el abrazo entre los tres luego del pase de revista.
    GLORIA A NUESTROS HEROES!

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta O. Carreras Rivery

Marta O. Carreras Rivery

Periodista y diplomática cubana, colaboradora de Cubadebate.

Vea también