Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

| 2 |

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Casi todos los días se festeja algo en Argentina. Sus 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires son escenario -durante todo el año- de las más variadas y pintorescas fiestas populares, aunque ciertamente son los meses de enero y febrero los más movidos. Los temas son diversos y van desde festividades históricas, religiosas, deportivas y folclóricas hasta el culto y la veneración a frutas, bebidas y platos típicos de las diferentes regiones.

Aunque son fiestas que su origen se remonta a muchos años atrás, en casi todos los casos han ido incorporando elementos tecnológicos y culturales nuevos, aspecto este que –sin embargo- no altera sustancialmente la identidad de estos pueblos, al mantener el sistema de valores, normas y creencias que alimentaron su origen.

En un mundo cada vez más globalizado, donde las modernas tecnologías de la información acortan las distancias y los tiempos y se intenta homogenizar estilos de vida y de pensamiento, se hace imprescindible asirse a lo tradicional, lo autóctono, para conservar y enriquecer lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente.

Como un intento por alejarse de lo banal y fugaz (no en todos los casos lo logran), se conservan en muchos países las fiestas populares tradicionales, uno de los tantos medios de que disponen nuestros pueblos para garantizar la perdurabilidad de sus valores más auténticos, genuinos, identitarios.

Estas festividades integran, en un todo armónico y con mucho ingenio popular, aspectos de la rica cultura y tradiciones de nuestras poblaciones como la música, creencias religiosas, bebidas, comidas, bailes y vestimentas típicas.

En Cuba disfrutamos de diversas fiestas populares tradicionales, pero las más conocidas son nuestros contagiosos carnavales, las Romerías de Mayo, las Charangas de Bejucal y la Fiesta del Fuego en Santiago de Cuba, las que han desempeñado un papel muy importante en la conservación de las tradiciones, costumbres, hábitos y comportamientos de los diferentes territorios donde se realizan, además de preservarlos y trasmitirlos de generación en generación.

En Argentina, por su parte, figuran tanto las modestas celebraciones como las de gran formato, pero todas hacen honor a un pueblo con una rica historia, llena de tradiciones y costumbres, que adquieren un sello distintivo, según el territorio que las albergue y el motivo de la celebración.

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Entre las primeras se destacan las Fiestas del Salame (Córdoba), de la Uva (Salta), de la Soja (Córdoba), del Asado (Río Negro), la Pera (Neuquén), de la Nieve (Bariloche), del Chocolate (Bariloche y Córdoba), de la Cerveza (Córdoba y Buenos Aires), del Gaucho (Buenos Aires), del Locro (Córdoba), entre muchas otras.

Sobresalen entre las celebraciones de mayor formato y participación el Festival de Música de Cosquín, en la provincia de Córdoba, considerado por muchos el más importante del país y uno de los más renombrados de la región. Fiesta de la música y los ritmos tradicionales argentinos que se celebra en el mes de enero. Durante 7 noches, y desde hace 58 años, sus calles y plazas se convierten en escenarios, algunos improvisados, para la buena música folclórica, tanto nacional como internacional.

Cosquín ha llevado al éxito a prestigiosos artistas de la música folclórica argentina, como son los casos de la “negra” Mercedes Sosa, Ramona Galarza, Coco Díaz, Abel Pintos y Víctor Heredia, entre otros. Por sus escenarios han pasado como invitados folcloristas de otros países de la talla de Alfredo Zitarrosa, Illapu e Inti Illimani, por solo mencionar algunos.

Como parte del Festival, la Feria de Artesanías se convierte en uno de los lugares más visitados por los transeúntes. Los miles de personas que se animan a pasar por sus stands, aprecian verdaderas obras de arte, salidas de las manos de artesanos de la imaginación y el virtuosismo.

Otra de las fiestas populares más arraigadas y masivas en este país son los carnavales. Se desarrollan en varias provincias, de acuerdo a su estilo y tradición, aunque el más pintoresco y conocido internacionalmente es el de Gualeguaychú, ciudad de Entre Ríos, de alrededor de noventa mil habitantes. Los argentinos, pero sobre todo los entrerrianos, suelen compararlo con el de Río de Janeiro y el de Venecia. El llamado “Corsodromo” de esta ciudad, escenario al aire libre, con capacidad para 30 mil personas, se viste de fiesta todos los sábados de los meses de enero y febrero desde hace 30 años para que, carrosas, comparsas y trajes típicos y muy coloridos, deleitan a los miles de lugareños y visitantes que acuden a ver este espectáculo de luces y ritmos.

En los próximos días cumplirá 82 años la Fiesta Nacional de la Vendimia, en la provincia de Mendoza, una de las más antiguas y pintorescas de Argentina, que celebra –durante varios días- la transformación de la uva en vino a través del esfuerzo de muchas personas, tanto en el campo como en la industria.

Mendoza, ubicada en el oeste del país y con una población de alrededor de 2 millones de habitantes, es la principal productora nacional de vino, con el 70% de los viñedos y las bodegas en su territorio. Los mendocinos convirtieron en fiesta y celebración esa tradición productora, donde música, teatro y danza recrean ese divino proceso.

Durante varias jornadas desfiles de carrosas, comparsas y reinas departamentales van preparando el ambiente hasta llegar a una noche mágica, en un escenario natural único, de ensueño –el teatro griego Frank Romero Day- que se engalana para recibir a miles de personas de todo el mundo que viajan a Mendoza a fines de febrero procurando un vino que los embruje y los enamore para siempre.

Competencias entre barrios y comunidades para seleccionar la mejor comparsa, carrosa y escoger a su reina, impulsan a sus lugareños a emplear todo el ingenio popular y recursos en una creación artística que deslumbre, contagie y divierta a los asistentes.

Aunque todas las provincias argentinas son escenario de estas festividades populares, Córdoba es el territorio que alberga más fiestas de este tipo con cerca de 700, seguida de Salta, Buenos Aires, la Capital Federal, Santa Fe, Formosa y Jujuy.

Tradición y modernidad conviven y forcejean amigablemente en estas fiestas populares, en las que sus protagonistas se empeñan en conservar sus mitos, costumbres y tradiciones, a pesar del impetuoso y constante avance de lo moderno.

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Fiestas populares argentinas: Asirse a lo distintivo, lo perdurable, lo trascendente

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    Lindo e instructivo artículo.

  • Soy dijo:

    Muy bien, porque un mismo pie para todas las fotos, mejor no poner ninguno

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también