Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Lo que una madre nunca desearía para su hijo: Drogas

Por: Ana María Domínguez Cruz
| 16

Drogas Autor: Juventud Rebelde.

Sentía vergüenza de sí misma. Se juzgó todo el tiempo y fue severa. ¿Qué hice mal? ¿En qué me equivoqué?, se preguntaba. Y culparse por algún error cometido en la crianza de su hijo ocupaba su mente todo el tiempo. Desatendió a su hijo menor, su trabajo, su propia vida. Puso todo de su parte para que él cambiara, para que sanara, pero ni siquiera por eso puede hoy estar completamente segura de que él está “limpio”.

“Cuando me informaron que mi hijo estaba involucrado en el asunto de las drogas quise conversar con él y fue muy duro escuchar que me dijera que sí, que mezclaba medicamentos con café o con alcohol, y que algunos de sus amigos también lo hacían para sentirse bien, para probar algo nuevo.

“Visité a la siquiatra de mi área de salud, me remitió al Centro Comunitario de Salud Mental y luego fuimos juntos a la consulta. Le hicieron las pruebas pertinentes y fuimos remitidos al Centro de Deshabituación del Adolescente (CDA) para recibir el tratamiento adecuado. Yo estuve siempre con él, incluso durante el tiempo en el que el ingreso era permanente“.

Ella calla unos segundos. Retoma el diálogo y me cuenta que los estudios de su hijo tuvieron que interrumpirse por esta situación. Se solicitó una licencia estudiantil y luego se reincorporó para terminar su 12mo. grado en una escuela diferente, por sugerencia del CDA, aunque su hijo le confesó días después que allí también conoció a otros muchachos que mezclaban fármacos con alcohol.

«Nunca culpé a los amigos, a la escuela o a la música rock que le gusta escuchar. Como madre, una siempre se cree la total responsable de cuanto le ocurre a los hijos.

«Fui a casa de cada uno de sus amigos; hablé con sus familiares. No les dije que sus hijos consumían drogas, pero les dije: Mi hijo consume drogas y es amigo del hijo suyo, abra los ojos. Fue muy difícil porque quise sumarme a su grupo, ser parte de él para ganar su confianza, pero a veces imponerse, querer lograr buenos resultados a empujones, provoca todo lo contrario».

Si volvía a consumir o no, no era el único problema. Ella recuerda que los conflictos surgían a toda hora, «porque si estaba con un amigo en su cuarto, ya pensaba que probaban algo. Yo quería vigilarlo todo el tiempo; no confiaba en lo que me decía; le revisaba sus pertenencias y le quitaba lo que era de él pero que consideraba que podía ser un peligro, y terminaba actuando mal también, aunque fuera la madre. Éramos parte de un ciclo de cruda violencia por ambas partes».

Madre e hijo enfrentaron momentos terribles. «Tuve que aceptar que no tengo el hijo perfecto que estudia en la Universidad y se gradúa con título de oro. Mi hijo es diferente, tiene conflictos y debo escucharlo, respetar sus puntos de vista, conversar y ayudarlo. Tengo que respetarle su individualidad, pero hacerle ver que se hace daño».

El muchacho asistió al tratamiento de manera disciplinada, reconoció que había consumido en otras ocasiones, y eso para su madre fue una sorpresa. ¿Acaso no entiende?, se preguntaba ella. Por eso hoy, aunque ha hecho todo lo que en sus manos está, no puede saber si su hijo ha tenido otra recaída.

«A veces nuestros hijos se vuelven egoístas porque creen que todo se lo merecen. Los padres también nos volvemos egoístas porque creemos que, como les hemos dado todo, merecemos que ellos sean como nosotros queremos. Y en situaciones como estas, podemos ser más inseguros que ellos, porque nos encerramos en una caja de miedos, de la que nos resulta muy difícil salir.

«A los familiares nos queda aceptar que la decisión es de ellos. Los padres podemos habernos equivocado en su crianza, tal vez porque dimos demasiado, o dimos poco, o no los atendimos lo suficiente.

«Solo pueden lograrse cosas si los dos hacemos cambios. Él tuvo que aprender a ser responsable de sus actos. Como madre, sé que la adicción es como una enfermedad crónica. En cualquier momento puede recaer.

«Ha pasado el tiempo. He logrado crecerme; he ganado en seguridad y tranquilidad y, sobre todo, he tratado de concentrarme, además de en él, más en mí, en mi hijo más pequeño, en mi trabajo. Él se volvió el centro de mi mundo porque quise ayudarlo, pero dejé incluso de amarme a mí misma.

«Aprendí entonces que debo ocuparme mejor de mí para poder ocuparme de los demás si piden ayuda, porque imponérsele no es la solución tampoco. No estoy de acuerdo con lo que hace en muchas ocasiones, y se lo digo.

«Tuve que aprender a crecerme en medio del conflicto. Aprendí a no sentir vergüenza de mi hijo. Yo no me sentía moralmente apta para asumir determinados cargos y tareas en mi centro de trabajo y en mi comunidad por el conflicto que vivía con él, pero he tenido que superar esa visión.

«Que un hijo consuma drogas y no se recupere del todo aún es un gran problema para sus padres, aunque es mayor de edad y tengo que ayudarle a decidir lo que debe hacer. Yo  siempre voy a estar a su lado, pero no siempre voy a estar de su lado».

Atención desde el consultorio

La siquiatra infanto-juvenil Idelys Clavero Ariz, quien labora en el departamento comunitario de Salud mental del municipio capitalino de Plaza de la Revolución, explica a JR que existen en todos los municipios del país centros similares con la infraestructura necesaria y especialistas que atienden cada área de salud.

«Los padres o cualquier familiar que requiere orientación sobre el tratamiento de alguna adicción de su hijo pueden encontrar en el consultorio del médico de la familia el primer nivel de atención en ese sentido, y desde allí pueden ser remitidos a la consultoría del departamento comunitario de Salud mental de su municipio, aunque también pueden acudir directamente a su consejería», aclara la doctora, quien añade que también se puede recibir la información precisa a través de la Línea Confidencial Antidrogas, el 103.

«A veces los adolescentes y jóvenes no quieren ser atendidos en estos centros asistenciales, y los padres que llegan pidiendo ayuda reciben la atención que necesitan para aprender, mediante terapias grupales, a tratar a su hijo y convencerlos de la necesidad de acudir.

«Es importante destacar que, por el mismo estigma que rodea a las adicciones, no siempre la familia quiere que se brinde la atención requerida en su territorio de residencia. Ello no es un problema; se puede acudir a cualquier departamento de Salud mental sin importar el lugar de residencia».

Clavero Ariz acota que, en dependencia de cada caso, la sintomatología, la evaluación médica, entre otros parámetros, se puede realizar la rehabilitación en estos centros o se remite al paciente a otro nivel de atención, si requiere ingreso, como puede ser el Centro de Deshabituación para Adolescentes.

Especifica la doctora que en el centro donde labora se ofrece la consulta en relación con el tabaquismo, la adicción de adultos, con terapias grupales, y la de adolescentes y jóvenes.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • carmen dijo:

    Felicidades por su actitud, es un tema difícil para todos los padres, la sociedad debe apoyarnos y orientarnos más en el trato a nuestros hijos cuando presentan este probelema siga luchando que lo va a lograr

  • AVL dijo:

    Muy apropiado este articulo,hace tiempo no se tocaba el tema aqui en cubadebate,debemos darle importancia a este tema,no soy madre aun pero me da miedo leer lo que se ha expuesto como actuar?como enfrentar esta situacion cuando un hijo toma este mal camino?

  • Alexys dijo:

    Lo que una madre nunca desearía para su hijo: Cuanto me alegra que has apredido a enfrentar este reto en tu vida, tener un hijo es lo mas significativo en la vida, por ellos estamos dispuestas a luchar y sobreponernos, ayudalo siempre y ayuadate a ti misma, los has hecho bien y de nada te arrepientas,pero darle confianza, ese hijo te dara las gracias,muchas madres que lean esta historia tendran valor para ayudar a los suyos.

  • El rojo dijo:

    Se comenta en Pinar del Río que alguna que otra figura de alcance nacional que ha actuado en el cabaret Rumayor, el más famoso del terruño, antes de salir a actuar se ha dado su buen toque con ron ligado con Amitriptilina, y algún que otro trasnochado es del criterio que el artista tiene que hacer esto obligatoriamente para rendir sobre el escenario, tal parece que sin este tipo de “combustible” no son capaces de “funcionar”. Teniendo en cuenta que que algunos de estos artistas son vistos como modelos por una parte nada despreciable de nuestra juventud, esa que los lleva siempre en sus dispositivos móviles y los escucha a toda hora, creo que debería prestarse atención a esos rumores.

  • huracan dijo:

    muy a pèsar de las campañas y las charlas educativas la drogadiccion en cuba crece a pasos agigantados,el alcohol y las drogas estan a disposicion de nuestros jovenes.toca a las autoridades de este pais revertir tan lamentable situacion.

  • Salems dijo:

    Muy intenso el articulo, y muy cierto. Solo me gustaría añadir que el cigarro y el alcohol tambien son drogas y tan dañinas como las otras. El cigarro en particular es peor porque al fumar, la nicotina no solo daña a quien fuma, sino a todo aquel alrededor de este.

    • Sergio dijo:

      ACERTADISIMO su comentario, pues tal parece que el cigarro y el ALCOHOL (tal vez como son fuente de divisas) son “droguitas” y NO LO SON.

      Esta madre ha tenido la tragedia con su hijo y las drogas, y las que lo tienen por ALCOHOLISMO?, que deben ser MUCHISIMO MAS.

      Esperemo a ver,,,

      Saludos,

  • Rosa dijo:

    Creo que este tema es muy delicado y sobre todo común en estos tiempos. Debido a esto, es necesario aumentar la información para que todas aquellas familias que se vean reflejadas en esta historia, no se vean pérdidas y desesperadas, a la hora de ayudar a algun familiar. Porque no solo se ve afectado el individuo enfermo, sino toda la familia, que es la que sufre. A veces pensamos que no nos va a tocar, pero lamentablemente es muy común en las calles cubanas. Y cuando pasa no sabemos que hacer. Por eso mi apoyo a esa madre, es muy valiente, suerte.

  • Rosa dijo:

    Creo que las autoridades deberian de tomar medidas con respecto a esto, pues sé de casos que solo han estado en prision por muy poco tiempo y enseguida estan en la calle otra vez perjudicando. Tambien conozco de lugares en Cuba (en Arroyo Naranjo) donde es sabido su produccion por parte del barrio, y creo que la policia debe también saberlo, más sin embargo, no se hace nada. Esto lo que me demuestra es el poco control y la desproteccion que existe. Gracias

  • yudy Guerrero dijo:

    Te felicito por tu actitud positiva ante el problema ,ya lo hecho ,hecho estaba ,lo importante era como enfrentarse a él y tu lo has hecho de una forma impresionante en este asunto tan importante que estamos observando y cómo este flagelo cobra vidas tanto dentro como fuera de nuestro país .Las Drogas son sustancias naturales o sintéticas ,médicas o no médicas, legales o ilegales, que tienen efecto sobre las funciones psíquicas, determinan tolerancia e independencia y cuyo uso eexcesivo y prolongado trae consigo notables efecto perjudiciales. Lo mejor es no empezar .Ojalá muchas madres ,tomen tu experiencia de poder enfrentarse de forma positiva antes conductas cómo estas. Por eso núnca debemos perder la comunicación con nuestros hijos ,saber con quiénes se reunen es muy importante .ahora más que núnca tu confianza hacia él debe crecer .No te agobies ,ni te entristezcas ,tú hijo saldrá de esto y por tu forma de penzar y ver las cosas ,estoy segura que podrá conseguirlo y decir NO MAS DROGA.

  • TT dijo:

    Quisiera conocer donde se encuentra el CDA. lei en este articulo que tambien tratan en los adultos el tabaquismo… agradeceria la informacion. Soy un adulto mayor pero necesito atención para esta dificil adiccion, gracias

  • javier-edupinar dijo:

    El tema de las adicciones digase , bebidas alcoholica , cigarros y otras adicciones hasta llegar al consumo de drogas , hoy en dia es un tema que la familia cubana debe prestarle mucha atención , ya que que de en menor cuantilla hay una cierta inclinación por un grupo de adolescentes al consumo , para sentirse bien , y la Familia cubana necesita de mucha prepración para enfrentar esta situación.

    • Sergio dijo:

      Las BEBIDAS ALCOHOLICAS y el CIGARRO, también son DROGAS, no haga usted una diferenciación.

      Saludos,

  • Andrés dijo:

    La adicción es un asunto triste, para el adicto y para sus familiares. Como padre de una niña pequeña, puedo sentir la angustia y desesperación de esta madre. Suena como una persona responsable y esforzada que no merece este trance. No existen muchos paliativos emocionales para una situación como esta. Admiro su fortaleza de espíritu y su capacidad de cambio y perdón. También me reconforta el hecho de saber que en cada municipio cubano hay un centro dedicado a estos asuntos.

    Los adolescentes deben ser protegidos de las adicciones, pues a esa edad, cualquier cambio cognitivo relacionado a este fenómeno puede ser permanente. Los adultos también deben ser protegidos de las adicciones pues estas generan todo tipo de conducta errática o desfavorable: delincuencia, falta de concentración, dificultades económicas injustificadas, etc.

    Todo esto genera desequilibrios personales, familiares y sociales serios, lo cual imprime un grado de emocionalidad muy fuerte a estos temas. Sin embargo, es precisamente por esa razón que opino que es vital entender a fondo todos los factores que influyen en este complejo problema, de modo que nuestro análisis y medidas a tomar respondan a la evidencia, y resulten, por tanto, lo más equilibradas y racionales posible.

  • evelyn dijo:

    La droga es un mal que aqueja nuestra sociedad, y sobre todo en las personas con altos recursos como los de la farándula, sobre todo los músicos, no solo en Cuba, sino en el resto del mundo y esto no es jaeno seguramente para todos los que leimos este artículo, y casi siempre son estos los ptrones que nuestros hijos tienden a seguir, los reguetoneros, el ultimo artista de moda etc.. No quiero generalizar pero es la realidad, son pocos los muchachos en la ctualidad, que quieren imitar a escritores, científicos,al Novel de la Paz, al BUEN maestro de la Infancia, y es ahí donde la familia tiene que tomar un rol importante en saber inculcar, que es lo que se debe imitar y lo que no.

    • Sergio dijo:

      Y el AOLCHOLISMO que también es un tipo de drogadicción, y no es exclusivo a grupo social, calse economica, etnia, etc., etc., etc,,,,,

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también