Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Isla de Pinos y aquellos primeros días de 1959

| 5 |
Presidio Modelo, eje alrededor del cual se desenvolvieron los acontecimientos de aquel primer día de enero de 1959, es hoy Monumento Nacional y alienta al recuerdo y los sueños de los jóvenes. Foto: Archivo del autor

Presidio Modelo, eje alrededor del cual se desenvolvieron los acontecimientos de aquel primer día de enero de 1959, es hoy Monumento Nacional y alienta al recuerdo y los sueños de los jóvenes. Foto: Archivo del autor

La segunda ínsula cubana fue el primer territorio, fuera de la ciudad de Santiago de Cuba y de algunas localidades ocupadas por el Ejército Rebelde, donde los revolucionarios llegaron a asumir el control absoluto del poder político y militar del pueblo

Aquel primero de enero de 1959 la segunda ínsula del archipiélago cubano, fue el primer territorio, fuera de la ciudad de Santiago de Cuba y de algunas localidades ocupadas por el Ejército Rebelde, donde los revolucionarios llegaron a asumir el control absoluto del poder político y militar.

El Presidio Modelo constituyó el eje alrededor del cual en la entonces Isla de Pinos se desenvolvieron los acontecimientos de aquel primer día de enero, día del triunfo de la Revolución también en territorio pinero. Y desde dentro y fuera de Presidio se forzó la liberación de los revolucionarios encarcelados, porque a la entrada del penal se habían concentrados los pineros.

No fue cuestión de una jornada, sino resultado de la gran unidad lograda por las milicias, tanto de las organizadas desde la cárcel por el Movimiento Revolucionario 26 de Julio, como de las nucleadas a raíz de la victoria por los más diversos sectores del pueblo, guiadas por el movimiento estructurado en la localidad y subordinado al mando central de la Revolución.

Aquí también desde los primeros momentos se debieron enfrentar maniobras con el claro intento de sabotear la Revolución, entre ellas la fraguada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) del gobierno de Estados Unidos alrededor de Ramón Barquín, coronel del régimen batistiano, encarcelado en presidio, una vez fracasado todo lo previsto por la figura de Cantillo, así como también acciones diversionistas, entre ellas la ocurrida al propiciarse la fuga de presos comunes aquel mismo día primero, y cuya situación fue normalizada en pocas horas, poniéndose a prueba la capacidad para defender el joven poder en cualquier circunstancia.

La liberación de los presos políticos, en las condiciones de la isla, convertida en centro penitenciario, no sólo constituía una de la primera medida, sino, al mismo tiempo, una estocada a fondo contra el régimen dictatorial en el territorio y premisa para la marcha de la Revolución triunfante, ya que esos presos políticos, ante la ausencia aquí del Ejército Rebelde, devinieron decisivos sostén, junto al resto del pueblo revolucionario, de las fuerzas encargadas de asegurar el triunfo y los trascendentales cambios.

¿Golpe de Estado desde la cárcel?

Armando Hart, el máximo responsable del Movimiento 26 de Julio en presidio. Foto: Archivo del autor

Armando Hart, el máximo responsable del Movimiento 26 de Julio en presidio. Foto: Archivo del autor

 

Armando Hart Dávalos, de la dirección del Movimiento 26 de Julio, en sutestimonio Mis últimos días de la cárcel y los primeros del triunfo, narra: “Dentro de la cárcel poseíamos clandestinamente un radio en la galera, que custodiaba el compañero Casto Amador. Transcurrían las semanas finales de diciembre de 1958. Pasamos la noche del 24 escuchando las noticias acerca de los avances de las tropas rebeldes, y conocimos de las fuerzas que al mando de Almeida se acercaban a Santiago, de la marcha de Camilo y el Che hacia el centro de la Isla, y de la toma de distintos pueblos en esa región.

“A propósito de la invasión a Occidente, Barquín dijo: “No es posible que esto sea así, porque militarmente ello no es factible’, y un compañero le respondió: ‘Coronel, lo hicieron porque no sabían que era imposible”. El ambiente general de la galera era de ascenso revolucionario.

“Se ha comentado que Ramón Barquín estaba promoviendo un golpe de Estado desde la cárcel, a partir de sus contactos con el Ejército, sus relaciones con la Embajada norteamericana, y que su objetivo era neutralizar la victoria de la Revolución…”

Pretensiones frustradas

“…En las primeras horas de la madrugada del histórico Primero de Enero –prosigue relatando Hart– recibimos el ¡Notición! por el radio que tenía Casto Amador. Todos nos empezamos a preparar para salir, pero los guardias no lo permitían. Allí nos mantuvieron hasta las dos o las tres de la tarde, cuando se apareció un grupo de oficiales para buscar a Barquín y a los presos militares. Querían utilizar esta última carta contra el movimiento popular.”

“Los oficiales llegados de La Habana pretendían que los civiles nos quedáramos presos en la circular. Barquín asumió similar posición.”

“Borbonet, Fernández, otros militares y la Dirección del Movimiento 26 de Julio, les planteamos que tal cosa era inaceptable. Fui a discutir con Barquín y le exigí la liberación de todos los presos políticos.”

“…Las pretensiones de dejarnos recluidos a los compañeros del Movimiento fueron frustradas por la unidad con que actuaron Borbonet, Fernández, los militares que ellos capitaneaban y la masa de militantes del 26 de Julio que nosotros representábamos.”

Alocución por la emisora CMBY

Aquel mismo primero de enero, a sólo 16 días de su nacimiento como emisora privada del latifundista batistiano Francisco Cajigas, la CMBY que radicaba en la esquina de Calle Martí y 18 en Nueva Gerona, pasó a manos de la Revolución y trasmitió una alocución al pueblo en la voz del entonces capitán José Ramón Fernández, horas después de obligar a las autoridades locales del derrocado régimen de Batista a ponerlo en libertad junto a los demás revolucionarios.

Hombres y armas hacia Columbia

Desde dentro y fuera de Presidio se forzó la liberación de los revolucionarios encarcelados porque a la entrada del penal se habían concentrados los pineros. Foto: Archivo del autor

Desde dentro y fuera de Presidio se forzó la liberación de los revolucionarios encarcelados porque a la entrada del penal se habían concentrados los pineros. Foto: Archivo del autor

En su relato de esas históricas jornadas prosigue evocando Armando Hart: “…Se designó a Jesús Montané para la dirección civil del municipio de Isla de Pinos, y el día 2, como a las diez de la mañana, con un discurso en el portal del Ayuntamiento tomó posesión como alcalde.”

“A media noche, nos llamaron los compañeros que habíamos enviado junto a Barquín y nos informaron que el ejército de Batista estaba derrotado; nos aconsejaban que esa misma madrugada saliéramos hacia la capital. Así lo hicimos en las primeras horas del 2 de enero. Viajamos en un avión, cargado de hombres y armas hacia el aeropuerto de Columbia, hoy Ciudad Libertad”.

Era otro de los tempranos aportes de los pineros a la Revolución triunfante.

Poder total y rápido avance

Además, en el territorio se fue capaz de preservar la victoria y cumplir en lo esencial de forma muy rápida el Programa del Moncada expuesto por Fidel en el juicio tras el asalto a esa fortaleza santiaguera el 26 de julio de 1953.

En Isla de Pinos, se liquidó además de forma absoluta y tempranamente el aparato coercitivo del Estado burgués-latifundista. Alrededor del 20 de enero fueron intervenidas la Compañía de Vapores, la Compañía Eléctrica Nueva Era, los latifundios de los batistianos Cajigas, Justo Luis del Pozo, Goyo Hernández y Ramón Rodríguez, este último dueño, además, de la fábrica de cigarros y tabacos Partagás.

Importante papel en la consolidación de la unidad revolucionaria y la participación del Ejército Rebelde en los puestos claves de la región, tuvo la visita del comandante Camilo Cienfuegos el 17 de febrero de 1959.

En verdad la suroccidental ínsula del archipiélago no solo fue el primer territorio, fuera de la ciudad de Santiago de Cuba y de algunas localidades ocupadas por el Ejército Rebelde, donde los revolucionarios llegaron a asumir el poder político total, sino también crear las condiciones para el rápido avance de las transformaciones, muchas de las cuales pusieron a prueba las mejores ideas de Fidel como lo fueron las revoluciones hidráulicas, industrial y educacional en lo que fuera años después la Isla de la Juventud y de la solidaridad sin precedente, imposible de imaginar aquel primer día de 1959.

(Tomado de Periódico Victoria)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Y@ lo tengo dijo:

    Deteriorado, como todo… es una lastima!.

  • Vega dijo:

    Muy interesante todo lo ocurrido en esos primeros días de 1959 en una isla que ni imaginaba que puso y pone su granito de arena en el triunfo y la obra de la Revolución. Gracias al autor del trabajo periodístico por revelarnos tantos datos, pasajes y momentos de los cuales los cubanos y el mundo pueden sentirse orgullosos y narrar hoy a las nuevas generaciones.

  • Adela Mayra Lamotte Castillo dijo:

    Cuando leí el trabajo de inmediato llamé al periodista que lo escribió para felicitarlo por la cantidad de datos de interés que aporta, considero que en las escuelas y universidades de la Isla de la Juventud pueden incluirlo los profesores para enriquecer sus clases.

  • senelio ceballos dijo:

    Perdonadme!! si mis conocimientos de nuestra historia..SON CASI NULOS!!..yo soy natal del BARRIO MORON/ CAMAGUEYANO….Vi la batalla de LAS MARGARITAS…que hizo possible el asalto y liberacion total de nuestras tierras de FLORENCIA , TAMARINDO. Punta alegre…ESO fue el 31 de Diciembre…Cambios total de los gobiernos alli….OK o no OK?

  • Nesty dijo:

    Preciosos los parepentes volando frente a lo que queda del presidio!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana, con más de 40 años en la profesión

Vea también