Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Fabio Meira: La película siempre será del espectador

| +

las-dos-irenes-filme-brasilAs Duas Irenes (Las dos Irenes), largometraje brasileño que integra el concurso de Ópera Prima, matiza el desenvolvimiento de la historia, más que en el propio desarrollo de los personajes. Fabio Meira, director de la película, comentó en tiempo de Festival los detalles de su filme.

Numerosas han sido las ocasiones en que le han preguntado cómo fue que concibió la historia de Las dos Irenes. Si bien se trata de un relato íntimo, basado en una historia familiar suya, ¿por qué cruzar esa línea a través de la ficción?

“Siempre estuve muy atento a las historias que escuchaba de niño. Mi familia viene de un pueblo muy chiquito en Minas Gerais, Brasil y los cuentos de allí me llenaban de fantasía. Las dos Irenes está basada en una historia de mi familia. Cuando era adolescente me enteré que mi abuelo tenía dos hijas con un mismo nombre. Quince años después mientras participaba del taller García Márquez, “Cómo contar un cuento” ese recuerdo me cruzó la mente y decidí escribir un guión. Creo que fue la manera que encontré para resolver cuestiones personales y familiares que siempre me provocaron mucho. La película me enseñó mucho de mí y de mi familia.”

El filme desarrolla entre sus temáticas un retrato de la construcción de la familia tradicional, cimentada en una serie de mentiras, supuestos y configuraciones frágiles, en un ambiente geográfico aislado. En este sentido, ¿dónde cree usted que está la esperanza?

“La esperanza está en el diálogo. En escuchar a los demás y a sí mismo de manera verdadera. En decir las cosas por sus nombres, por más dolorido que pueda ser. Creo que es un camino de libertad. De alguna manera es lo que busca las dos Irenes en la película.”

¿Qué supone para usted exhibir Las Dos Irenes en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano a diferencia de otros certámenes donde se ha presentado la película?

“Será de los momentos más emocionantes de nuestra carrera de festivales. Estrenamos en la Berlinale y desde entonces ya me hacía ilusión llegar a La Habana. Viví tres años en Cuba, en la Escuela de Cine, ya regresé muchas veces, creo que estuve en al menos cinco festivales de La Habana, sea como estudiante, presentando cortos o proyectos. Es un festival especial, con fuerte participación popular y una linda reunión de la gente de cine del continente. La películas son discutidas con profundidad y pasión, así como en una proyección en el Yara.”

¿Por qué prestar más atención al desarrollo de los personajes más que a la misma narrativa de la película en sí?

“En los personajes está la narrativa de la película. Las dos Irenes habla de una sociedad a través de esas dos niñas. Sus sentimientos, dudas, pasiones son lo que nos guía en ese universo particular.”

¿Qué experiencias le imprimes a tu ópera prima de tu formación como egresado de la escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños?

“Lo más importante para mí es el intento de hacer una película latinoamericana, no apenas brasileña. Brasil está muy separado culturalmente de los otros países latinos, lucho para que sean más pequeñas esas barreras. En equipo están compañeros de San Antonio como Daniela Cajías, de Bolivia, la fotógrafa, Rubén Valdés, de Cuba, el sonidista, Aldo Alvarez, de México que trabajó en la edición. Sin embargo creo que la temática, las locaciones, el vestuario, la música, la hacen muy latina.”

La historia, como muestra de ficción, tiene varios enfoques, lo cual puede resultar ambiguo, ¿cómo enfrentaste este reto durante la filmografía?

“Creo que la ambigüedad es una riqueza que permite distintos acercamientos a la misma historia. El espectador es el responsable por apropiarse de la historia y tener su propia experiencia. La película siempre será suya. Y me interesa mucho que los acercamientos cambien a cada espectador.”

Daniel Kokotajlo: Mostrar en el cine otra cara de la religión

Daniel Kokotajlo es un director y guionista autodidacta que presenta por vez primera su largometraje "Apostasía" en el Festival de La Habana. Foto: ScreenDaily

Daniel Kokotajlo es un director y guionista autodidacta que presenta por vez primera su largometraje “Apostasía” en el Festival de La Habana. Foto: Screendaily

El largometraje Apostasía, cinta que ofrece detalles sobre los métodos proselitistas de los testigos de jehová y su influencia en los grupos de pensamiento, es una de las propuestas que ofrece esta 39 edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Procedente del mundo de las bellas artes, Daniel Kokotajlo es un director y guionista autodidacta. Hasta la fecha, ha dirigido cinco cortometrajes, exhibidos en diversos festivales: The Mess Hall of an Online Warrior (2010), Myra (2011), Every Good Boy Does Fine (2012), Gummy Man Rage (2012) y Off Yer’ Ead (2014).

Seleccionado dos veces en el programa de desarrollo de proyectos iFeatures, con The Prefect en 2012 y Apostasy en 2015, este último filme está inscrito dentro de la categoría Panorama Contemporáneo Internacional, el joven realizador conversó con Cubadebate acerca de los detalles de la trama.

¿Cuál es el objetivo particular de Apostasía?

“Esta fue una forma de mostrar a las personas una cara de la religión, un ejemplo del porqué del fundamentalismo, y pensé en la evaluación de un antes y un después de lograr el film y conocer el efecto en las audiencias, sobre todo por el tema tratado”.

Desde tu propia experiencia como antiguo testigo de Jehová, ¿es la película una vía para contar tu propia historia?

“No está reflejada toda mi experiencia personal. Uno de los personajes de la película, Luisa, y sus avatares se asemejan a mi forma de ser pero más que mía, el filme refleja la vida de muchas otras personas que dejan la religión o se aferran a ella”.

¿Qué retos implicó hacer un filme de este tipo?

El principal reto de hacer este filme es que mi familia aún es devota de la religión y al estar consciente de eso traté de ser lo más respetuoso posible. Cada vez que se lidia con este tipo de temas resulta fácil ser crítico, por lo que todo el tiempo traté de que el filme fuese honesto con la religión y no un producto de crítica desenfrenada. A su vez, es mi forma de ver la fe de algún modo y que la gente lo vea también supone un reto.

¿Cuál fue la reacción de las audiencias luego del estreno?

“La reacción de crítica internacional es muy positiva principalmente en el festival de San Sebastián donde todo el mundo estuvo a la expectativa. Espero continuar trabajando en la misma línea con largometrajes y tener pronto un proyecto en el que emprender nuevas ideas”.

¿Qué representa participar en el Festival Internacional de Cine Latinoamericano?

“Me sorprendí mucho cuando me invitaron a venir. Siempre quise vivir la experiencia de venir a Cuba y conocer su cultura. Me intriga mucho ver cómo el filme será acogido aquí. Pues estuve leyendo las estadísticas antes de venir y conozco sobre la comunidad de Testigos de Jehová en el país, eso me intriga mucho más aún”.

¿Cuál es la diferencia entre Apostasía y tus otros trabajos?

“Lo que diferencia a este material de mis anteriores trabajos en cortos es el arduo trabajo, los problemas de financiamiento que implican hacer un largometraje, el trabajar con tantas personas y estar rodeado de tantos egos en un período tan largo de tiempo resulta muy difícil para mí como director mantener a todo el mundo al tanto y comprometido”.

Estrenada en septiembre del 2017, Apostasía es una oportunidad para profundizar en la compleja naturaleza de la fe, la familia, el deber y el amor y los tabúes de la convicción religiosa.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

María Lucía Expósito

María Lucía Expósito

Estudiante de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también