Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Fidel Castro en la memoria del general ruso Nikolái Leónov

| 13 |
Fidel durante una visita a la Unión Soviética. Foto: Yuri Abramochkin/ Sputnik.

Fidel durante una visita a la Unión Soviética. Foto: Yuri Abramochkin/ Sputnik.

El primer aniversario de la desaparición física del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, trae a la actualidad una entrevista concedida en 2013 en Moscú por Nikolái Leónov, autor junto a Vladímir Vorodáev de la biografía política en ruso del autor de La Historia Me Absolverá.

Desde un sillón de madera dura y sentadera de cuero en la sala de su casa, en el centro de la capital de Rusia, los ojos del teniente general (retirado) de los servicios de inteligencia soviéticos brillaban medio siglo después como aquel 27 de abril de 1963, cuando el fundador de la Revolución cubana llegó por primera vez a la Unión Soviética.

Antes de iniciar la conversación, con la sonrisa franca que siempre dedica “a mis amigos cubanos”, el también autor de la primera biografía sobre el presidente Raúl Castro, tocó ambos brazos del sillón y expresó un agradecimiento especial.

“Es el principal tesoro en esta casa. Me lo regaló Fidel y para mí nada vale tanto”, confesó.

Después, con un español fluido desarrollado en largos años de servicio en tierras de América Latina, y casi a la edad de 85, Leónov parecía mirar al barbudo alto, vestido de verde olivo, que tras 12 horas de vuelo comienza a descender en Múrmansk del Tu-114 de fabricación soviética.

“La primera visita del Comandante en Jefe Fidel Castro a Rusia tiene un gran interés internacional e histórico incluso ahora, porque ni antes ni después, la Unión Soviética o mi país, independientemente del nombre que lleve, ha recibido un invitado con tantos honores”, recordó el traductor de entonces.

El oficial jubilado aseguró que “no hubo una visita de estadista que durara tanto tiempo, porque fueron más de 40 días, lapso durante el cual Fidel recorrió casi todo el país, desde Siberia hasta Ucrania, desde el norte de Múrmansk hasta Georgia y Uzbekistán”.

El autor de varios libros sobre héroes latinoamericanos subrayó que ningún otro estadista ha tenido la oportunidad de realizar una visita tan grande, tan profunda y tan importante por sus consecuencias.

Un niño pinta un mural dedicado a Fidel. Foto: Oswaldo Rivas/ Reuters.

Un niño pinta un mural dedicado a Fidel. Foto: Oswaldo Rivas/ Reuters.

“Por parte de la Unión Soviética, cuyo jefe era Nikita Jruschov, el deseo histórico básico era, como dijimos nosotros, restañar las heridas que quedaron en el pellejo soviético tras el desenlace de la Crisis del Caribe de 1962”, explicó el también historiador.

Añadió que “Jruschov resolvió las cosas directamente con Estados Unidos, sin consultar con Fidel, y claro, esa actuación dejó una huella muy dolorosa en la conciencia de muchos cubanos de aquella época y en el corazón de Fidel también”.

“Yo recuerdo las manifestaciones en Cuba, los carteles que llevaban los compañeros decían: ‘Nikita, Nikita, lo que se da no se quita’, se referían a los cohetes, y había críticas muy duras respecto a la postura del dirigente soviético”, rememoró el teniente general.

Leónov opina que Jruschov quería que se olvidaran todos estos rasguños y heridas, y por eso abrió todas las puertas posibles e imposibles, e inaccesibles para otros estadistas del Occidente o el Oriente para satisfacer a Fidel.

“Él no solamente vio submarinos nucleares soviéticos de aquella época, sino que se metió dentro de uno para ver cómo funcionaba –continuó el testimoniante–, cómo estaba organizado, incluso quiso ver un cohete instalado en el sumergible, y también se lo enseñaron”.

El experimentado oficial advirtió que “visitó una base de cohetes intercontinentales, guardados en los silos estratégicos, ningún estadista, nunca más, ni antes, ha tenido acceso a este tipo de bases coheteriles”.

La Unión Soviética por dentro

Fidel Castro. Foto: Pavel Barashev/ Sputnik.

Fidel Castro. Foto: Pavel Barashev/ Sputnik.

“Por sus méritos revolucionarios, Fidel fue condecorado con la Medalla de Oro y la Orden Lenin, que significaba el grado de Héroe de la Unión Soviética, honor raras veces conferido a un extranjero”, acotó quien acompañó al visitante durante todo el periplo.

El oficial de alta jerarquía recordó que el estadista cubano fue honrado como doctor Honoris Causa de la Universidad Lomonósov de Moscú, por sus aportes a la ciencia política.

“Sin embargo, lo más importante para Fidel era conocer por dentro a la Unión Soviética, entender dónde estaba la raíz del socialismo, por qué el estado multinacional llegó a ser tan poderoso”, indicó.

En opinión de Leónov, el líder cubano encontró la respuesta en dos factores, y el primero es el pueblo.

“La forma de recibir a Fidel no tiene otro paralelo, sin ningún tipo de presión ni llamado por radio o televisión, la gente salía a las calles espontáneamente para aplaudirlo, eso se puede ver en las fotografías de aquella época, que la gente incluso arriesgaba la vida a veces, se subían en los árboles, en los balcones, en las ventanas para ver al héroe cubano. Algo increíble”, rememoró.

Leónov estimó en 25 kilómetros la longitud de la hilera de personas que salió a las calles para recibir al estratega de la Sierra Maestra.

“Dondequiera que estuviera Fidel lo recibía la gente con un entusiasmo y una simpatía que nunca yo he visto más en estos 50 años, no he visto un estadista que recibiera tantas expresiones de cariño, de simpatía, de solidaridad”, dice el testigo de excepción.

Agregó que “otra experiencia que captó el comandante cubano es el papel del Partido, porque dondequiera lo recibía siempre la jefatura de esa organización; en la región, la república, dondequiera, y él veía que el esqueleto de la nación, el esqueleto del Estado, era el Partido”.

Una frase de Fidel junto a la bandera cubana. Foto: Enrique de la Osa/ Reuters.

Una frase de Fidel junto a la bandera cubana. Foto: Enrique de la Osa/ Reuters.

En su opinión, esta vivencia sirvió para enriquecer la experiencia política de Fidel Castro.

“Fue una visita, en resumen, que como le digo, no tiene absolutamente ningún paralelo en la historia de los contactos internacionales de Moscú con otros estados”.

Al explicar la simpatía y popularidad generalizada del líder cubano entre los soviéticos de entonces y los rusos de hoy, Leónov consideró que se debe a su prestigio como revolucionario de leyenda.

“Nadie sabe ni nadie vio las escenas del asalto al cuartel Moncada, hay pocas crónicas en ruso de la guerra en la Sierra Maestra, pero en la memoria de la gente es un Robin Hood, es un hombre que desafía los peligros, un Don Quijote que arremete contra cualquier mal para enderezar los entuertos de esta Tierra”, razonó.

El interlocutor subrayó que “claro que él no engañaba a nadie, porque tenía una figura grande, poderosa; y una forma de hablar clara, abierta, enérgica, que captaba a la gente enseguida”.

Según Leónov, todos eran esclavos del amor que espontáneamente sentían por él dirigente cubano.

“Es un caso raro, uno de los estadistas que a partir del asalto al Moncada –son 60 años los que pasaron–, todo el mundo lo respeta, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha”, rememoró.

El veterano militar enfatizó que “pocos le odian, la mayoría le tiene gran simpatía, y todo el mundo reconoce que no hay ahora en el mundo ningún personaje político que pueda compararse con el espontáneo amor y simpatía que por él se siente en el mundo entero, es una verdad que nadie puede negar”.

Fidel y Raúl

Raúl y Fidel en un acto por el 18 aniversario del desembarco del Granma en 1982. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Raúl y Fidel en un acto por el 18 aniversario del desembarco del Granma en 1982. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Al referirse a su amistad con el actual mandatario cubano, Raúl Castro, desde antes del asalto al cuartel Moncada, y de su conocimiento del jefe de la expedición del Granma y de Che Guevara desde México, Leónov indicó que le permitió confiar siempre en la Revolución cubana.

“Los conocí bastante durante decenios y eso me permitió conservar la seguridad sobre la invencibilidad de la Revolución cubana en la etapa más difícil para Cuba, el denominado período especial en los años noventa”.

Añadió que después de la disolución de la Unión Soviética, todo el mundo esperaba de un momento a otro la caída del socialismo en Cuba, “pero yo a cada pregunta de los reporteros occidentales o de los nacionales contestaba que la Revolución se mantendría”.

“Hoy me siento feliz de que Cuba ha vencido todas las dificultades, y todo esto sin hacer concesiones sobre la independencia, la soberanía, el sistema político, económico, social y cultural ni aceptar injerencia de ningún tipo”, reflexionó.

Con admiración, Leónov observó que el alma y organizador de esa confrontación a la que denominó “verdaderamente bíblica” contra Estados Unidos fue Fidel Castro.

“En esa lucha siempre estuvo respaldado por su partidario fiel, un organizador talentoso, su hermano menor, Raúl Castro”, resaltó enfático.

El teniente general Leónov concluyó que “hoy me siento inmensamente orgulloso de haber sido el traductor de Anastás Mikoyán y Fidel en 1960, cuando fueron restablecidas las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Unión Soviética”.

(Tomado de Sputnik)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Impresionante, sincero, informativo documento, de obligatoria lectura para todo los interesados en lka decada de los 60 y en general en las relaciones URSS – Cuba, de una fuente completamente fidedigna y de primera mano.

  • Amparo dijo:

    El compañero Nikolai Leonov, no solo admira a Fidel y a Raúl, sino que quiere profundamente al pueblo cubano,y tiene fe absoluta en nuestra Revolución. Es un historiador e investigador de gran agudeza que ha conocido nuestra Revolución por dentro, lo que hace que nunca perdiera la confianza en nostros. Larga vida al compañero Leonov.

  • Chikungunya dijo:

    Interesantísima entrevista al general retirado ruso, sería interesante ver algún documental sobre aquella importante visita realizada por Fidel a la extinta URSS.

  • Juan dijo:

    El Socialismo cubano es INVENCIBLE. Vuestro Pueblo y vuestro Partido así lo demuestran.
    VIVA FIDEL! VIVA EL CHE! VIVA HUGO CHÁVEZ FRÍAS!

    VIVA RAÚL! VIVA LA UNIDAD DEL CAMPO POPULAR CON NICOLÁS MADURO MOROS Y EVO MORALES!

    LA ARGENTINA RESISTE Y AVANZA A PASO FIRME!

    SALUDOS REVOLUCIONARIOS CAMARADAS

  • michael dijo:

    muy interesante el artículo así como los fragmentos de las anécdotas del general retirado ruso. nuestro comandante siempre fué y será por toda la eternidad un gran hombre que lo dió todo por su pueblo y los pueblos del mundo. Al conmemorarse el próximo 25 de noviembre 1 año de su partida a la inmortalidad, todos los cubanos dignos, revolucionarios, patriotas seguiremos defendiendo sus ideas y a la Revolución por las que tantos héroes lucharon y entregaron sus vidas. ¡Viva el Comandante en Jefe Fidel Castro Rúz!

  • PepeM dijo:

    Les propongo que el sabado 25 llenemos de flores la Plaza de la revolucion, q cada uno llevemos una flor hasta este sitio sagrado donde tantas veces fuimos a ecucharlo y la coloquemos en la esplanada donde esta la tribuna. GRACIAS FIDEL!!!!!!

  • RULY EL SPIRITUANO dijo:

    Hoy he leido en el matutino de mi centro de trabajo una anécdota sobre Fidel contada por la traductora de japones de nuestra Embjada y publicada en CD, por supuesto que termine muy emocionado y es por eso que mi corazón grita a los cuatro vientos con toda su fuerza¡ Viva FIDEL Carajooooooooooooo!

    • Soñador dijo:

      Viva!!!!!!!

  • Taran dijo:

    Espero que podamos algun dia leer todos los libros de este sennor sobre Fidel y otros dirigentes, no solo el de Raul, y si existiera, tambien su autobiografia, que debe ser interesantisima.

  • Soñador dijo:

    Fidel gigante, nadie le regaló nada… de acuerdo con PepeM

  • Vereluna dijo:

    Me gustó la publicación de esta entrevista, la encunentro muy interesante y las fotos de nuestro comandante jovencito, la que está junto a su hermano Raúl , la foto del mural pintada por un niño.
    Un recuerdo muy interesante para recordarlo !SIMEPRE!

    Aprovecho para adjuntar mi sentir es la poesía que adjunto por el primer año de su fallecimiento, porque Fidel es UN GENIO UNIVERSAL y me siento orgullosa de que nuestra Patria haya tenido a José Martí Pérez y a Fidel Castro Ruz

    Fidel, no te olvidaremos
    26 de noviembre 2016 – 2017

    Un año ha transcurrido
    y mentira nos parece,
    que tú te nos hayas ido
    Fidel, Comandante en Jefe.

    Porque mucho te extrañamos
    al no tenerte presente,
    pero junto a ti luchamos
    pues estás en nuestra mente.

    Tu ejemplo de valentía,
    desde joven demostraste,
    siendo el Faro, Luz y Guía
    de Cuba, y a ella te entregaste.

    La gran sensibilidad
    que te hizo ¡tan gigante!
    por toda la humanidad
    luchaste siempre triunfante.

    Los cubanos, siempre presente
    a donde tú los mandaste,
    dando siempre el paso al frente
    porque en tu pueblo confiaste.

    Hoy ya no estás Comandante,
    pero queda tu legado
    que nos diste en cada instante,
    para cuidar lo logrado.

    Siempre fuiste un gran martiano
    porque admiraste a Martí,
    el más universal cubano
    que luchó, de San Antonio a Maisí.

    De ti, hay ¡tanto! Que expresar
    que al yo escribir cada verso,
    siempre quiero resaltar
    que eres nuestro Universo.

    Por tener larga visión
    y una gran sabiduría,
    siempre tuviste intuición
    y viste lo que vendría

    Para maltratar al Mundo
    con injustas agresiones,
    y llegar a lo profundo
    para destruir naciones.

    Tú siempre nos alertaste
    sobre el imperialismo
    y por tu valor lograste
    tener nuestro socialismo.

    Fidel, no te olvidaremos,
    Por tu ejemplo universal
    Todos te recordaremos
    Y a ti, seremos igual.

    Vero
    11.11.17

  • carlos dijo:

    viva Fidel por siempre

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Difundir perpetuamente la obra, la vida, las excepcionales virtudes de nuestro paradigma Fidel Castro; tiene que ser un fiel comprometimiento de los que lo adoramos apasionanadamente. Tener en cuenta y difundir entre nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros electores, nuestros Cederistas, nuestros militantes, nuestros juristas, deportistas, de este maestro, brillante orador que -como los filósofos antiguos- utilizó su prosa, sencilla y apasionada, llegó a las mentes y los corazones de los cubanos desde el triunfo mismo de la revolución; incluso algunos de sus discursos, marcaron a generaciones de latinoamericanos y planetarios. Sus comparecencias públicas eran magistrales clases de cómo hacer Revolución, eran rendición de cuentas del gobierno, del Partido, una síntesis informativa de los últimos acontecimientos, una proyección de los pasos futuros y, en algunas ocasiones, una autocrítica por los errores cometidos en la gestión gubernamental empresarial y a otros niveles de corte nacional o local.
    Les comento que estuve el 10 de mayo en el Cementerio Santa Ifigenia de la Ciudad Héroe a rendirle nuevamente el homenaje al Comandante, a tono con el mensaje, y la perpetua obligación que tenemos los revolucionarios con él, seguidamente comparto con ustedes el emocionante mensaje del profesor Fidel Antonio Castro Smirnov a su abuelo Fidel Castro.
    Gracias por difundir. Sobre todo a todos a los jóvenes que les rodean, en el hogar, en el centro de estudio, en la UM, Centro de Trabajo y en la barriada donde residen.

    A seis meses de la partida física de Fidel

    Fidel Antonio Castro Smirnov

    Mensaje escrito en el libro de visitantes del Cementerio de Santa Ifigenia, el pasado 25 de marzo, por el Dr. Fidel Castro Smirnov, profesor titular de la UCI, nieto del líder histórico de la Revolución Cubana.

    Querido abuelo:
    Ante todo quiero expresarte que esto no es una despedida. Junto a millones de cubanos, de revolucionarios dentro y fuera de Cuba, junto a tu familia, como nieto agradecido, nunca querré dejar ir al Comandante en Jefe, ni al padre de la Revolución, ni al más universal de todos los cubanos del siglo XX y XXI, ni al guerrillero, ni al entrañable amigo, ni al educador, ni al científico. ni al creador, ni al compañero, ni al invicto y eterno Fidel, ni a mi abuelo. Serás siempre mi guía, quien a diario me inspira y me motiva.
    Escribiendo en este libro breves ideas, cumplo hoy un compromiso con el excelente colectivo de trabajo de Santa Ifigenia, con los compañeros de las FAR y el batallón de ceremonias. Todos ellos, quienes considero como mi familia, cumplen a diario con el esmerado deber de cuidarte y rendirte merecido homenaje. Mucho me reporta saber que continúas muy bien cuidado y rodeado de amor.
    En cada visita, como bien sabes, no solo traigo la flor y el sentido homenaje de todos los que quisieron y no me pudieron acompañar; me sumo también a los miles que a diario vienen a presentarte un profundo respeto, infinita admiración y especial cariño. En cada visita a este lugar sagrado, me lleno de fuerza para enfrentar cada nuevo desafío, y uno de los principales (que cada vez me resulta más difícil): paliar el dolor indescriptible que me causa no poder estrechar tu mano, de no poder besarte, abrazarte, buscar y encontrar tu mirada, acompañarte, compartir peligros y desvelos, velar tus sueños, ayudarte en lo posible e imposible, preguntarte, cuidarte, bromear y sonreír juntos, de brindar contigo, de atenuar la ansiedad de verte en cada encuentro; de leer una nueva reflexión encendida, una oportuna llamada de atención, un nuevo y merecido jaque al adversario; de aprender de ti, de saber de ti; de escuchar tu susurro conspirativo, tus discursos apasionados, tus recuerdos e ilusiones, tus tiernos halagos ante cada modesto logro personal que con devoción te dedicaba, te dedico y te dedicaré.
    Estas líneas constituyen un nuevo intento de abrazo y caricia escrita, un nuevo intento de expresar sentimientos inefables que brotan en mi desde que aprendí siendo muy niño a quererte, un franco desafío a la irreversibilidad de los procesos al acompañarte en tu reciente travesía, un nuevo intento consciente de disfrutar tu presencia, de llamarte, buscarte y encontrarte.
    Hasta la próxima, hasta siempre,

    Te abraza, te extraña, te besa, te acompaña, te cuida, te quiere, quien no se suelta de tu mano, tu nieto y amigo

    Fidel Antonio Castro Smirnov
    Santiago de Cuba 25 de marzo de 2017

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también