Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

¿Quién es el dueño de Marte?

Por: Chris Arsenault
En este artículo: Ley, Marte, Planetas, Recursos Naturales
| 7 |
Exploración del planeta marte

Exploración del planeta marte

¿Alguién puede reclamar la propiedad del planeta rojo o los recursos naturales de los asteroides?

Líderes empresariales y expertos jurídicos dicen que la pregunta es ahora algo más que una cuestión filosófica, ya que un creciente número de empresas, a menudo respaldadas por capital y tecnología de Silicon Valley, han puesto sus ojos en los recursos de los asteroides del espacio exterior y Marte.

Para evitar conflictos entre compañías competidoras y países por los recursos del espacio exterior, es necesario hacer más trabajo en la Tierra para determinar quién es el dueño de las materias primas extraídas de los cuerpos celestes, dijeron analistas.

“Hay un gran debate sobre si las empresas pueden viajar al espacio y extraer sus recursos sin más”, dijo Barry Kellman, un profesor de derecho que estudia la normativa del espacio en la Universidad DePaul en Chicago.

“No hay manera de responder a la pregunta hasta que alguien lo haga”, dijo Kellman a la Fundación Thomson Reuters.

Aguas del asteoride  a la venta

La estadounidense Planetary Resources, una firma respaldada por el fundador de Google, Larry Page, y el dueño de Virgin Group, Richard Branson, calcula que en los próximos 10-15 años estará extrayendo agua de asteroides.

La compañía lanzará su primera misión con una sonda robótica para explorar asteroides en busca de yacimientos de recursos en 2020, dijo el director ejecutivo de Planetary Resources, Chris Lewicki.

“Si obtienes un recurso y te lo traes, se convierte en propiedad tuya”, dijo Lewicki, que se apoya en leyes espaciales recientemente aprobadas en Estados Unidos y Luxemburgo que ofrecen un marco legal para asegurar que las entidades privadas puedan tener seguridad en los derechos de los recursos que extraigan en el espacio.

“Puedes vender, almacenar o distribuir (los recursos espaciales) de manera pacífica”, dijo Lewicki a la Fundación Thomson Reuters.

La empresa tiene previsto extraer el oxígeno y el hidrógeno – los componentes del agua – de los asteroides para venderlos.

Lewicki no tiene pensado traer esos recursos de agua a la Tierra; quiere comercializarlos en el espacio, creando una “gasolinera” para otras misiones de exploración.

El hidrógeno y el oxígeno, mantenidos en una base espacial que orbitará la Tierra, se utilizarán como carburante en otras naves espaciales. El traslado de esos combustibles de la Tierra al espacio exterior es caro, dijo, y tener energía accesible facilitará los viajes de las naves espaciales.

Un asteroide de tamaño modesto, casi tan grande como un campo de fútbol, “tiene suficiente oxígeno e hidrógeno para alimentar cada lanzamiento en la historia del espacio”, dijo Lewicki.

“Estamos viendo un ’boom’ -aunque quizá no sea la mejor palabra para describirlo- en el acceso al espacio”.

Ocupación marciana

Otros analistas no están seguros si es legal que las empresas se pongan a cosechar agua cósmica.

El Tratado sobre el Espacio Exterior de 1967 es el principal estándar internacional sobre lo que las empresas y los países pueden hacer cuando no están en la Tierra, dijo Jacob Haqq-Misra, director del Instituto de Ciencias Espaciales Blue Marble, un grupo de investigación con sede en Seattle.

El tratado dice que el espacio es “de toda la humanidad”. Los países no pueden reclamar la “apropiación nacional” o la soberanía sobre la Luna u otros cuerpos celestes “por ocupación o por otros medios”, dice el tratado.

Esta cláusula podría resultar problemática para las empresas privadas que quieren explotar minas en asteroides o en Marte, dijo Haqq-Misra, entre ellas Planetary Resources y SpaceX, la compañía privada de cohetes dirigida por el multimillonario tecnológico Elon Musk.

“Si SpaceX, una corporación estadounidense, pretendiera hacer suyos los beneficios de los asteroides, hay alguna ambigüedad sobre la posibilidad de que esto suponga una apropiación nacional (indebida)”, dijo Haqq-Misra a la Fundación Thomson Reuters.

SpaceX no quiso hacer comentarios.

Nuevas leyes

Aunque el tratado de 1967 se considera el estándar mundial para compartir el espacio, algunos países han aprobado recientemente leyes que permiten ostentar derechos de propiedad en el Cosmos.

Luxemburgo introdujo este mes leyes que permitían a las empresas privadas disponer de recursos extraídos del espacio extraterrestre, una decisión que ha sido aplaudida por la naciente industria minera espacial.

Planetary Resources, por ejemplo, tiene una oficina en el pequeño país europeo más conocido por su sector financiero que por la exploración espacial.

En 2015 Estados Unidos introdujo una legislación similar para la propiedad privada de los recursos espaciales, pero sólo se aplica a las empresas de propiedad mayoritaria estadounidense.

La NASA, la agencia espacial estadounidense, mantiene una “posición neutral con respecto a la minería de minerales en Marte”, dijo un portavoz.

“Si las empresas solicitan asistencia o desean alianzas relacionadas con la minería en Marte, ayudamos lo mejor que podemos”, dijo Guy Webster, portavoz de la NASA, a la Thomson Reuters Foundation en un correo electrónico, sin precisar detalles sobre la propiedad de los recursos espaciales.

Del mar al espacio

Junto con las legislaciones nacionales y el tratado de 1967, existen otras regulaciones terrestres que podrían proporcionar orientación sobre la gestión de recursos extraterrestres, dijeron expertos jurídicos.

En virtud de la Convención sobre el Derecho del Mar de las Naciones Unidas, los países tienen derechos exclusivos para explotar recursos naturales a una distancia de 322 kilómetros de su línea costera, pero los buques y aviones de otras naciones pueden pasar libremente por las aguas.

Esta normativa podría servir como plantilla para el derecho en materia de recursos espaciales, que estipula que las empresas tienen derechos económicos exclusivos en un área determinada alrededor de su punto de aterrizaje, pero no la propiedad sobre un asteroide o planeta entero, dijeron los abogados.

“Es ventajoso elaborar un sistema en el que las personas puedan adquirir derechos de propiedad validados con un proceso legal”, dijo Andrew Brehm, abogado de Scopelitis, Garvin, Light Hanson & Feary en Milwaukee.

“Dicho esto, el espacio exterior se ve en la sociedad como algo similar al océano, donde hay un interés colectivo”, dijo Brehm a la Fundación Thomson Reuters.

“Un sistema en el que el primero en llegar es el dueño no funciona necesariamente bien cuando solo ciertos países o entidades privadas pueden (actualmente) alcanzar el espacio exterior”.

Incluso aunque los países puedan ponerse de acuerdo sobre un régimen de derechos de propiedad universal para el espacio, todavía hay mucho margen de conflicto entre los países y las empresas, dijo Kellman, el catedrático de derecho.

En concreto, los analistas y los expertos legales no saben si las empresas tendrían que pagar impuestos o regalías a alguien en la tierra por la extracción de los recursos espaciales.

Es un asunto que las empresas de exploración espacial todavía tienen que tratar.

“Por el momento, la compañía existe en la tierra, donde se aplican todas las leyes y regulaciones”, dijo Lewicki de Planetary Resources.

(Tomado de Reuters)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • abel dijo:

    ohhhh, se estan repartiendo el espacio… deja que se enteren los que ya son duennos de esos recursos por alla arriba y que se lo repartieron hace mas de 50 mil annos

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    De nuevo la tecnología se le escapó al Derecho.

    Yo pienso que, por lo menos al principio, la explotación de los recursos naturales del espacio va a ser un poco como el oeste norteamericano del siglo XIX.

    Es muy difícil consensuar una legislación mundial cuando hay tantos intereses opuestos y tantas y tan grandes diferencias económicas y tecnológicas entre países. Y más difícil hacer cumplir esta legislación a los más fuertes en favor de los más débiles.

    Al final, creo que se impondrá el poderío económico, tecnológico y militar.

    Aparte de que el verdadero lugar de los hechos, la “escena del crimen”, estará demasiado lejos y demasiado desperdigada como para que el Sheriff vaya hasta allá a apretarles las tuercas a los forajidos….

  • Rafael Ibarra dijo:

    Así que estos norteamericanos ya se quieren apropiar de la Luna, los planetas, las galaxias y todo. Creo que cuando se apropien de el Sol, vamos a tener que pagarles por la iluminación que le da a la Tierra. Ja, ja, ja.

    • s@gi7arious dijo:

      amigo…deje el “fanatismo político-social”, no se haga eco d lo q escucha…no son los norteamericanos!!!cndo se trata de carrera aeroespacial estan muchos países involucrados, ademas en los últimos años ellos han sido los q menos han enviado “sondas”, “satélites” y cnto artefacto se pueda enviar al espacio y otros planetas, ya hasta la india tiene satélites en el espacio…

  • La Fusta dijo:

    Es verdaderamente lamentable que la única “legislación” internacional sobre el tema, que se elaboró hace 50 años, cuando solamente existían dos estados con potencial aeroespacial, no se haya actualizado. Ya hoy en día se ha manifestado la voracidad de las empresas, y si no se ataja la cuestión, se pudieran producir guerras tan tremendas como la 1ª y la 2ª GM. El principio del tratado de 1967 es todavía válido: el espacio es de todos (inclusive de los que no son terrícolas, si existieran) Esto no quiere decir que los recursos de los cuerpos celestes no pueda ser aprovechado por nadie, sino que las empresas interesadas tendrían que hacerlo en calidad de “usufructarios” y no de “propietarios” Con vistas a esto, las N.N.U.U. tendrían que crear un Consejo de Explotación Extraterrestre que otorgue las licencias mineras, turísticas, de asentamientos humanos sin caracter científico, o de cualquier otro tipo, por las cuales podrían hacer inversiones con fines y normativas previstas en leyes aprobadas por todos los países. También esas inversiones tendrían que aportar impuestos a las N.N.U.U. para emplear en sus programas.
    Si se permite la aplicación de la conquista y libre apropiación de cuerpos celestes por organizaciones privadas y países, el sistema solar podría llegar a ser un caos a la vuelta de 50-100 años.
    Se ha perdido mucho tiempo y hay que actuar rápido.

  • Dhiaz Khannel dijo:

    al menos ellos estan pensando en Marte, mientras aun andamos valorando la opcion del peligroso internet y el cuentapropismo.

  • Amaury II dijo:

    Al paso que va la cosa, ahorita veré a los merolocos anotándose en la lista de espera, para ir a marte a buscar agua, para venderla por la izquierda.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también