Imprimir
Interés en el mundo Página de entrada Inicio » Especiales, Política  »

Padre del joven argentino Santiago Maldonado: “¿Dónde está mi hijo? Sólo queremos que aparezca”

| 5
madre-santiago-maldonado-argentina

La mamá de Santiago Maldonado, con la foto de su hijo desaparecido. Foto: Facebook / La Nación

Los padres de Santiago Maldonado, joven argentino desaparecido hace casi un mes, creen que a su hijo se lo llevó Gendarmería durante un operativo en Chubut. En la localidad 25 de Mayo, mientras conversan con periodistas del diario argentino La Nación, esperan con angustia novedades.

La casa de los Maldonado en el Barrio Obrero tiene mucho olor a hogar. Plantas cuidadas en la entrada, cuadros pintados a mano y cortinas de cuento. Se nota la mano de la madre en cada rincón. Allí el tiempo está detenido. Desde hace 24 días, Stella Maris Peloso y Enrique Maldonado, los padres de Santiago, no hacen otra cosa que esperar a que su hijo vuelva. “Yo no puedo ver la cara de mi hijo en una bandera, en un mural. Que aparezca. Eso es lo que quiero. ¿Dónde está? ¿Qué le hicieron? Lo estamos esperando”, sintetiza Enrique.

En la casa de al lado vive Germán, el segundo hijo de la familia. Él y Sergio, el mayor, son quienes se pusieron al hombro la búsqueda de su hermano.

Son los que hablan con abogados, jueces y organizaciones de derechos humanos, y mueven cielo y tierra para que la cara de Santiago se convierta en una bandera. A los padres, en cambio, la ausencia de Santiago los dejó frágiles y vulnerables. Es tan así que prefieren no ser fotografiados para esta nota.

Enrique, el padre de Santiago, trabajó toda su vida en el área de Vialidad de la Municipalidad de 25 de Mayo. Ahora se jubiló. “Estamos muy mal”, dice a modo de presentación. Alcanzó con mencionar el nombre de su hijo para que las lágrimas le llenen los ojos. Unos minutos después, mientras intenta explicar cómo están viviendo estos días, lo invade una congoja que lo hace parecer un chico. Y allí, en la puerta de su casa, llora. Sin parar. Después se recompone y se disculpa por la explosión de emociones.

Hace cuatro días, aceptaron que les tomaran muestras de sangre y saliva para cotejar con el ADN de lo que se presume es una mancha de sangre y los cabellos encontrados en una camioneta de la Gendarmería. “Nunca dijimos que no. No nos lo habían pedido antes. Nos dijeron que vamos a tener que ir a Mercedes. Claro, ¿cómo no vamos a ir?”, dice Enrique.

Stella Maris se suma a la charla. “Lo estamos esperando. Quedamos en que venía para acá. Íbamos a festejar su cumpleaños en familia”, indica. Aunque la ausencia de su hijo menor la parte en dos, ella está convencida de que vive. “Me preocupa que esté bien. Que coma bien”, dice Stella, que durante 29 años trabajó como encargada en la escuela 25 de Mayo, a dos cuadras de su casa. Allí fue Santiago hasta tercer grado. Después lo cambiaron a la Normal, donde terminó la secundaria.

En la casa de los Maldonado, la televisión está siempre encendida. El comedor, que en otra época era el lugar en el que Santiago tatuaba a sus amigos y clientes, hoy es el centro de operaciones. Los vecinos van y vienen, y les hacen compañía a los padres mientras consumen con fruición cada noticia que arroja la televisión. No vinieron funcionarios nacionales ni judiciales. Tampoco políticos. Sólo vecinos y amigos. Enrique tiene la presión por el piso. Stella no se queda un minuto quieta. Viven pendientes de la televisión. Con la piel galvanizada. Con el pálpito de que en cualquier momento Santiago va a aparecer.

“La cabeza no para”

Los hijos mayores se encargaron de armar una página web en la que publican las novedades del caso (www.santiagomaldonado.com). Cada día suben un comunicado y tienen una sección de “falsas noticias”, donde desmienten versiones que circulan en los medios y en las redes sociales, y que denuncian como “operaciones políticas”.

“Cada noticia es un suplicio. Ayer (el miércoles 23) dijeron que habían encontrado un cuerpo. Estuvimos pendientes toda la tarde, con el corazón en la boca”, dice Stella. “Igual, lo que más cuesta es la noche”, agrega Enrique. Y los dos se vuelven a desbordar. “Porque en el día uno está entretenido, viene gente. Pero a la noche, acostado, la cabeza no para”, dice el padre.

La última vez que Stella habló con Santiago fue unas horas antes de que se fuera al corte de la ruta 40, en Chubut. Le dijo que se iba a despedir de un amigo suyo de la comunidad mapuche y que a la vuelta se tomaba el colectivo para volver a su casa. “¿Vos me podés ir a buscar?”, le dijo a la madre. “Sí, claro”, respondió Stella. Santiago iba a tomar el ómnibus que llegaba hasta Bragado y se iba a bajar en la ruta. La madre lo iba a buscar allí. Pero antes de que la llamara para avisar que estaba llegando, al celular de Stella llegó, según cuenta, el mensaje de un amigo de Santiago que le avisaba que su hijo se lo había llevado la Gendarmería.

Empezó a llamarlo, con la esperanza de que la atendiera. De que fuera mentira. Después supo que Santiago había dejado el teléfono en la biblioteca en la que estaba viviendo, en El Bolsón. “Siempre hacía eso de dejar el celular. Me decía: «Yo te llamo cuando vuelvo porque tengo miedo de perder el celular por ahí»”, cuenta Stella.

Ella y Santiago tienen una relación muy cercana. Él es el más chico, el mimado. Hablaron por teléfono varias veces esa semana. Él le hacía sonar el celular y ella lo llamaba para que él no gastara.

Santiago cumplió años seis días antes de desaparecer. Stella lo llamó y hablaron un rato. Le dijo que tenía ganas de verlo. Habían pasado ocho meses desde la última vez que vino al pueblo. Fue en enero, después de un viaje que hizo por Entre Ríos y Misiones. Entonces volvió. Estuvo para las Fiestas y se quedó hasta los primeros días de enero. Quería ir a Chile. Recorrerlo todo. Y se fue. Estuvo cinco meses. Y en el último tiempo, trabajó para una casa de tatuajes. Por eso tenía un celular chileno. Lo llamaban cuando tenía un trabajo y él iba para allá. Ese es el teléfono al que lo llamó al día siguiente su amigo, Ariel Mariotto Garzi. Ese es el teléfono que se dice que se activó en Chile, aunque en realidad es un celular chileno. Mariotto Garzi declaró que cuando lo llamó, alguien atendió sin contestar y que la comunicación se sostuvo por 22 segundos hasta que le cortaron. Que escuchó pasos. El joven declaró en la causa y, según su relato, le dieron protección como testigo. Hasta que, según denuncia el propio Mariotto Garzi, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dio a conocer públicamente su nombre. Fuentes oficiales, sin embargo, dijeron que no hay ningún testigo en el programa de protección.

En abril volvió de Chile y se fue para El Bolsón, donde estuvo tres meses, hasta el día de su desaparición. No importaba cuán lejos estuviera. Santiago siempre volvía a su casa para la fecha de su cumpleaños. O los días siguientes. Allí volvía y se rearmaba para un próximo viaje. “Es un mochilero. Lo que a él le gusta es viajar. No se queda mucho en ningún lugar, porque él es así. Desde chiquito siempre fue muy solidario”, dice Enrique.

Santiago dejó 25 de Mayo cuando cumplió los 18 años. Se fue a vivir a La Plata, donde empezó a estudiar Bellas Artes. Allí conoció mucha gente, cuenta la madre, y esos ideales anarquistas que había adoptado en la adolescencia tomaron una nueva forma. “Pero él nunca tuvo militancia política. Porque descree de la política. Él tiene compromiso social. Se hace amigo de todo el mundo y apoya las causas que le parecen justas. Por eso estaba en el corte de la ruta”, dice Stella.

Los padres están convencidos de que su hijo no forma parte de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). “Es amigo de todos, pero no es de RAM. No sé qué habrán hecho ellos, si son forajidos como dicen. Pero Santiago no es de ellos”, afirma el padre. Y agrega Stella: “A Santiago se lo llevó la Gendarmería. Se lo llevaron sólo porque estaba ahí”.

“Está en contra del sistema”

Los amigos cuentan que cuando Santiago Maldonado vivía en 25 de Mayo siempre llevaba libros en la mochila. Que era malo jugando al fútbol. Aprendió a hacer tatuajes y lo adoptó como medio de vida. Que a quien no tenía para pagar o le había pasado algo importante, como perder a un padre o tener un hijo, le regalaba un tatuaje. Se había hecho vegetariano y le gustaba comer lo que daba la tierra, por eso le decían “el Brujo”.

Algunos lo recuerdan como el primero en andar en patineta por el pueblo. Emmanuel Sofi lo conoció de chico. “Él no cree en el gobierno, en la política ni en la Iglesia. Está en contra del sistema. Pero él respetaba la creencia del otro. Él miraba el interior”, publicó el joven en su Facebook.

(Tomado de La Nación)

Cristina Kirchner: “Con las palabras del padre de Santiago se me estrujó el corazón”

La ex presidenta y candidata a senadora Cristina Kirchner se hizo eco este sábado del dolor de la familia de Santiago Maldonado por la falta de respuestas ante su desaparición. La ex mandataria señaló que “esto no puede estar sucediendo” y responsabilizó a la Gendarmería por el caso del joven, visto por última vez el 1° de agosto tras una protesta mapuche en Chubut.

Desde su cuenta en Facebook, la ex mandataria se manifestó conmovida por las declaraciones al diario La Nación del padre de Santiago Maldonado , en las que el hombre dijo no poder soportar “ver la cara de su hijo en una bandera, en un mural” en reclamo de su aparición.

“Cuando ayer regresaba de Lomas de Zamora, en medio del temporal y me leyeron las palabras del padre de Santiago Maldonado, se me estrujó el corazón y pedí que me alcanzaran el celular para leer la nota”, contó la candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires.

Cristina expresó su emoción frente al dolor de los familiares más íntimos del artesano: “Cuando vi la imagen de Stella con lágrimas en los ojos, junto a la foto de Santiago cubriéndole la mitad del rostro y leí sus vivencias de madre, pensé: “esto no puede estar sucediendo”.

“Es conmovedor lo que está sucediendo y la periodista tuvo la virtud de reflejar la realidad de lo que está viviendo una familia que no sabe dónde está su hijo, porque Gendarmería se lo llevó y no apareció más”, reflexionó.

Al insistir en referirse al artículo periodístico, la ex presidenta afirmó: “Cuando leí que el padre de Santiago no quería ver la cara de su hijo en una bandera, me acordé de miles de rostros y entendí profundamente la desesperación de esa familia”.

“No quieren un futuro sin Santiago. Y tienen razón. No quieren la cara de su hijo en una bandera, en un mural o en un cartel, porque saben que mientras su rostro esté allí, él no estará junto a ellos. No lo quieren en una bandera, lo quieren en su casa junto a ellos. ¿Puede haber acaso un deseo más sincero? La respuesta es una sola: No”, expresó.

cristina-fernandez-santiago-maldonado

Argentina: Eco en redes sociales por Santiago Maldonado

Foto: @rag_HLVS / Twitter

Foto: @rag_HLVS / Twitter

Una gran movida en Argentina por la desaparición del joven Santiago Maldonado continúa replicándose en las redes sociales Twitter y Facebook, donde desde la víspera.

Fue una convocatoria espontánea y sorprendente. Al anochecer del viernes quien entraba a esos espacios cibernéticos podía leer la lluvia de mensajes reclamando al Estado por la aparición con vida del joven, de 28 años.

El caso de Santiago Maldonado ha tomado fuerza. Lleva ya 26 días desaparecido desde que se le vio la última vez en el lugar donde efectivos de gendarmería reprimieron a miembros de una comunidad mapuche en Cushamen, en la provincia de Chubut.

Aún no se sabe que ha sucedido con el joven artesano. Según varios testigos fue visto cuando efectivos se lo llevaban, por ello le reclaman al unísono al ministerio de Seguridad.

Somos las Abuelas de Plaza de Mayo, sabemos el dolor de tener un familiar desaparecido por el Estado ¿Dónde está Santiago Maldonado?, escribió en Twitter esa asociación de derechos humanos.

Como este, desde distintos puntos de la geografía argentina cientos de personas se unieron a la convocatoria. Soy Maria, estoy en mi casa del barrio de Monserrat.”¿Dónde está Santiago Maldonado?”, escribió una de las tantas usuarias.

Tras la fuerza que tuvo esta iniciativa todavía este sábado pasada la tarde muchos siguen publicando mensajes como este donde piden aparición con vida de Santiago.

No hay noticias del joven que fue apoyar a los mapuche Pu Lof en resistencia, en la localidad chubutense de Cushamen.

El jueves pasado la fiscal a cargo de la causa penal le confirmó a la familia que dio curso a su pedido de recaratulación y que se investiga ahora su desaparición forzada.

(Con información de Prensa Latina)


Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miriam Ruiz García dijo:

    Y dónde está la OEA y sus aliados que no se pronuncian ante la desaparición de este joven, por qué no dicen nada los gobiernos títeres del continente, y la Unión Europea tan elocuente contra paises que no se pliegan al imperio, como cuando todos a coro piden libertad para políticos presos,como sucedió con el fascista de Leopoldo López en Venezuela, pero como eso está pasando en un país donde el presidente es su aliado, es de los suyos, todos calladitos, infames,asesinos. Tampoco dicen nada contra la prisión injusta a Milagros Sala y el lugar inmundo donde la tienen confinada en estos momentos.

    Basta ya, el mundo debe alzar su voz y exigir al réeeeeeeegimen de Macri que devuelva con vida a Santiago Maldonado y la libertad para Milagros Salas, no nos quedemos callados, todos a encender las redes sociales con este justo reclamo, que todos sepan lo que está pasando en Argentina con estos compañeros.

  • Jorgelina Garcia Reyes dijo:

    Es terrible la posición del ministerio de seguridad. La sociedad tiene recuerdos vívidos del pasado y en lo particular nunca pensé salir a pedir por la aparición con vida de un ciudadano otra vez. La democracia, bien gracias. Yo ahora escribo desde Avellaneda Donde esta Santiago MAldonado?

  • ana Maria cano dijo:

    el Estado Argentino es responsable por la desaparición forzada de Santiago Maldonado. necesitamos respuestas. dónde está Santiago? Qué hicieron con él? Vivo lo queremos

  • Naim Bacar dijo:

    Fuerzas a la familia, que aparezca Santiago Maldonado te esperan!!!!!

  • vicente Robinson Echevarria dijo:

    No se puede dejar de exigir la aparición de Santiago y la libertad de Milagro hay que enfrentar el genocidio, ir atodas las instancias, reclamar y aunar una campaña internacional antifacista.
    Ahra muchos delos gobiernos lacayos se callan nada dicen claro el hecho coincide con su visión.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también