Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

¿Pueden colaborar Cuba y EE.UU en la ciencia a pesar del bloqueo?

| 13

consejo-internacional-de-la-cienciaPor: Carlos Rodríguez Castellanos
Físico, profesor de Mérito de la UH, y Vicepresidente de la Academia de Ciencias de Cuba.

El bloqueo norteamericano contra Cuba está moralmente derrotado y condenado a desaparecer. A más de cinco décadas de resistencia heroica del pueblo cubano y de creciente apoyo internacional, se suma hoy la oposición mayoritaria del pueblo norteamericano, cubanoamericanos incluidos, y la del mismísimo gobierno de los Estados Unidos, que lo considera inefectivo para sus fines. Sin embargo, la agonía puede ser más o menos larga. Como lo demuestran los últimos acontecimientos, el núcleo contrarrevolucionario atrincherado tras la mayoría republicana del congreso puede aun frenar y hasta revertir por momentos el proceso de normalización de relaciones, cuyo elemento principal es la eliminación completa del bloqueo.

Una de las vías de lucha contra el bloqueo es desmontarlo por partes: el turismo, la salud, el comercio agrícola, la cultura, el deporte, las comunicaciones, la ciencia…. Esto incrementa la responsabilidad de cada sector de las sociedades cubana y norteamericana en cuanto a promover acciones para hacer inefectivo al bloqueo en la esfera de actividad que cada quien mejor conoce.

La ciencia parece una buena candidata por varias razones muy generales:
• Es muy importante para ambos países. Para los Estados Unidos representa, desde los tiempos del famoso libro de Vannevar Bush, “la frontera sin fin”. Para nosotros, la única alternativa es “el futuro de hombres de ciencia” vaticinado por Fidel en 1962. Si es importante para ambos, amerita esfuerzos comunes.

• La ciencia es una excelente vía para la comprensión mutua, mucho mejor que la ideología política o la religión. Los científicos no sólo comparten conocimientos y métodos, sino normas de conducta y principios éticos que facilitan la comunicación. Entre estos principios está que la búsqueda del conocimiento es una empresa internacional y que ningún participante “bona fide” debe ser excluido de ella. Los científicos cubanos y norteamericanos deben tener libertad para colaborar.

• La existencia en ambas partes de laboratorios científicos actualizados y especialistas bien entrenados es con frecuencia una garantía y hasta un requisito para la cooperación en otros campos, especialmente en temas de seguridad mutua.

En este contexto puede inscribirse el reciente incremento de los intercambios entre científicos cubanos y norteamericanos. Como parte de estos flujos exploratorios, participé junto a los profesores Luis Montero y Dionisio Zaldívar en una visita a Washington, organizada por las sociedades de química de ambos países, para integrar un panel sobre “oportunidades para la colaboración en la ciencia y la educación superior” que sesionó en el “National Press Club” el pasado 29 de junio. El panel formó parte de la serie “La Ciencia y el Congreso”, que hace muchos años conduce la Sociedad Americana de Química para informar a los círculos políticos de ese país sobre temas en que la ciencia y la política se tocan. El programa incluyó también contactos con directivos de otras sociedades científicas radicadas en Washington, de la National Science Foundation, del Departamento de Estado y del equipo de la minoría demócrata en el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes. En todos los intercambios sostenidos se puso de manifiesto el gran interés, y hasta el entusiasmo en algunos casos, por darle un fuerte impulso a la cooperación científica entre Cuba y los Estados Unidos. En particular, constatamos la excelente disposición por parte de varios científicos de origen cubano bien establecidos dentro del sistema académico norteamericano.

El interés cubano por esta colaboración es más o menos evidente. Por supuesto que nos interesa beneficiarnos del intercambio con lo más avanzado de la ciencia y la tecnología norteamericanas, desarrollar proyectos conjuntos, optar por becas y acceder a los apoyos financieros para estas acciones sobre las mismas bases que lo hacen otros científicos en el mundo. Quisiéramos entrenar a nuestros especialistas en sus universidades, sin que para ello tengan que renunciar a residir en su país de origen. Actualmente las regulaciones del embargo discriminan a los que residimos en Cuba, ya que nos prohíben el acceso a las principales fuentes norteamericanas de financiamiento de la ciencia. También nos interesa que desaparezca la prohibición de acceder, en cualquier mercado, a equipos y u otros medios para la investigación, que contengan más del 10% de su costo en patentes norteamericanas, lo cual nos obliga en ocasiones a comprar equipos de inferior calidad o a pagarlos más caros o a renunciar al suministro de piezas de repuesto y otros servicios postventa.

Menos evidente podría parecer el interés norteamericano. Sin embargo, la cooperación científica con Cuba también beneficiará al pueblo norteamericano, porque compartimos muchos problemas. Importantes amenazas a la salud, el medio ambiente y la seguridad son comunes a Cuba y a los Estados Unidos. Desde los mosquitos transmisores del Dengue o el Zika hasta los huracanes en el Golfo de México, el impacto sobre las zonas bajas del aumento del nivel del mar y otros efectos del cambio climático, la creciente prevalencia del cáncer y la diabetes en ambas poblaciones, la migración de especies y otros “tráficos” a través del estrecho de la Florida, por sólo citar algunos temas. Por ejemplo, en los Estados Unidos ocurren al año 70 000 amputaciones por úlceras de pie diabético. Según la literatura científica, el tratamiento cubano, basado en el Heberprot-p reduce en un 70 % el riesgo de amputación. El beneficio potencial es enorme, pero el embargo norteamericano obstaculiza la introducción de éste y otros productos, como la vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón, o nuestras valiosas experiencias en salud comunitaria en el sistema de salud de los Estados Unidos.

Aunque los intercambios han estado muy limitados durante las últimas décadas, siempre hubo científicos e instituciones de ambos países que, venciendo todas las barreras, tendieron puentes y lograron mantener viva la cooperación. El incremento actual de los contactos tiene una deuda de gratitud con ellos. Las sociedades científicas, que son un segmento muy importante de la sociedad civil, y las academias de ciencias o instituciones similares de ambos países han jugado un importante papel y seguramente lo seguirán jugando. En algunos casos, disponer de fondos privados o internacionales ha permitido esquivar las prohibiciones del bloqueo. La UNESCO, en su último informe mundial sobre la ciencia, reporta que el 72% de las publicaciones científicas cubanas se realizan en colaboración con científicos de instituciones extranjeras, ocupando las norteamericanas el cuarto lugar. Si se tienen en cuenta todas las restricciones, ello muestra que el potencial de colaboración es muy grande.

Para avanzar hacia un intercambio científico mucho más productivo se requerirán licencias presidenciales o acciones legislativas específicas que viabilicen el intercambio y la cooperación entre instituciones científicas de ambos países. Algunos de nuestros interlocutores en Washington consideran poco probable que este tipo de acciones se produzca antes de que se instalen la administración y el congreso que resulten de las elecciones de noviembre. Sin embargo, coinciden en que habría que comenzar a prepararlas desde ahora.

La organización MEDICC (Medical Education Cooperation with Cuba), con sede en Oakland, ha difundido un documento titulado “Un futuro más seguro y saludable a través de la cooperación medica con Cuba”. El mismo destaca varias áreas específicas de cooperación en el campo de la salud de gran interés para ambos países, identifica las barreras que les impone el embargo y propone acciones concretas para eliminarlas, en forma de autorizaciones que podría otorgar el ejecutivo norteamericano. Parece un buen ejemplo de lo que podría hacerse para otros objetivos muy nobles, como la producción de alimentos, el desarrollo de las energías renovables, los estudios sobre el cambio climático o para la ciencia en general.

Formular propuestas para estos fines requiere una visión clara de la actividad científica en toda su amplitud y complejidad. La ciencia es tanto personal como institucional. Es académica y también empresarial. Las fronteras entre estas cualidades son difusas. La colaboración entre científicos necesita empatía, respeto mutuo, intereses comunes y también apoyo institucional. En Cuba, las actividades de investigación y desarrollo se realizan en universidades, centros de investigación, hospitales y empresas de propiedad social. También en los Estados Unidos se realizan en instituciones que, o son empresas privadas o están estrechamente vinculadas al sector empresarial. No existe algo así como una ciencia individual, “por cuenta propia” o puramente académica y, si existe, no es significativa. Las pretensiones de favorecer a unos actores y discriminar a otros, pueden ser muy perturbadoras, porque generan reacciones en la dirección opuesta y conducen al estancamiento de la colaboración.

De la claridad que tengamos nosotros mismos sobre estos aspectos y de nuestra capacidad para trasmitírselos a nuestros colegas norteamericanos puede depender que avancemos más rápido o más lento en esta relación. Si lo hacemos más rápido, será para beneficio de ambos pueblos.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Heriberto dijo:

    El BLOQUEO moralmente siempre a estado DERROTADO, pero objetivamente forma parte de la POLITICA NORTEAMERICA de la ´´´FRUTA MADURA´´, con la nueva RECETA elaborada por la Administración de turno de ´´Mister OBAMA´´ .
    Solo va a sufrir una METAMORFOSIS, pero las BASES ideologicas y politicas se van a mantener como parte de la ESTRATEGÍA YANKI, de destruir a CUBA y su Sistema Politico por otras vías y metodos.
    OK.

  • Carlos dijo:

    mi consejo es sabio y racional no es importante adelantarse con ee.uu ellos son oportunistas y delincuentes

    tienes otras opciones como RUSIA, CHINA, HOLANDA Y BRASIL.

    no hay porque acelerar esta supuesta relacion con EE.UU.

  • LACETEL\Glauco dijo:

    De acuerdo con lo expresado por el colega Carlos Rodríguez Castellanos.
    Solo agregar que nuestra deuda (país), en colaboración científica, empieza por la nacional y continúa con la internacional (sin incluir a E.E.U.U.); con muchos pendientes antes de llegar a los que tenemos y tendremos con E.E.U.U.
    Agrego además que estoy firmemente convencido de que la solución de esos pendientes sería una importante contribución, sino la mejor, a allanar el camino y prepararnos para la colaboración científica con E.E.U.U.

  • el muñeco dijo:

    no lo creo el imperio ha dado sobradas muestras de querer acabar con la revolucion y es por eso que ya nadie confia en sus acercamientos ladinos.nosotros los cubanos revolucionarios entendemos que no necesitamos nada de ellos sino que con nuestro esfuerzo,eficiencia y sacrificio podremos salir adelante.el imperio lo unico que desea es acabar con la revolucion cubana,obstaculizarla,bloquerla,confundirla para que la gente pierda la confianza en sus intituciones.los verdaderos revolucionarios conocemos de esas intenciones y es por eso que no creemos que podamos tener una relacion normal.ellos amen de haber asesinado a miles de cubanos no quieren ver una cuba prospera sino todo lo contrario

  • aurora dijo:

    Excelente trabajo, que sirve de orientación para acciones futuras de colaboración entre universidades y entidades de investigación cubanas y de EEUU. Buena práctica socializar los resultados de intercambios sostenidos.

  • Roger Velazquez dijo:

    Menos politica y menos pasion por ambos lados…Mas sentido comun y con este lenguaje que es el hace falta, pero claro, este es un hombre de Ciencia y: “Los científicos no sólo comparten conocimientos y métodos, sino normas de conducta y principios éticos que facilitan la comunicación”. Es ahi la barrera, gracias por el articulo, hay personas sensatas en este mundo

  • Raisa Hernàndez Valdivia dijo:

    Roger Velàzquez creo estàs confundido, la Polìtica debe estar incluìda en toda tema que realizamos y mas cuando hablamos de los EEUU o sea de su Gobierno. Pues desde Washington hasta hoy dìa todos los Presidentes su interès y asunto primordial es tenernos a todos los Pueblos de la Amèrica a sus pies y no permitirnos alzar la cabeza, ni luchar por la Independencia del Paìs, esto creo tenemos sobrados ejemplos y se creen los Dueños del Mundo y que pueden intervenir en cualquier paìs. Por lo tanto de cuanto tema se hable la Polìtica debe estar incluìda. Los Cubanos deseamos se eliminen todas estas barreras que no permiten exista una relaciòn normal y de respeto donde ambos paìses puedan trabajar unidos en el interès del bien comùn, no solo el de una parte, entiendes? Y este artìculo està muy bueno y esclarecedor en relaciòn al tema de la Ciencia. Siempre los Revolucionarios defenderemos nuestra Revoluciòn, pues sabemos que es lo que quiere el Imperio con nosotros. Obama en su viaje a Cuba se quiso hacer el Simpaticòn para hacermos creer era diverso una buena persona y querìa con su Polìtica el bien nuestro. Pero en sus discursos y conversaciones, siempre dejò caer cuales eran sus propòsitos y como es comùn en ellos mantuvieron su Arrogancia y Altanerìa sin pedir ni excusa por el Mal hecho a nuestro Paìs en 50 y pico de años, pues èl representa ese Paìs, aunque no haya tenido que ver con los hechos anteriores. Y que podemos esperar de ellos si no lo hizo ni en Japòn, cuando fue a la actividad de conmeraciòn del Ataque realizado por el Gobierno de los EEUU a Hiroshima y Nagasaki donde murieron tantas personas inocentes y hoy en dìa todavìa se sienten las secuelas en muchos nacidos sobre este Bàrbaro Ataque. “VIVA CUBA LIBRE E INDEPENDIENTE”

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Gracias compañero Carlos por esta iniciativa tuya de enviar a Cubadebate tu enjundioso y oportuno artículo. Ojalá escribas frecuentemente. Desde que compartimos en los predios universitarios supe que serías uno de los científicos cubanos de primer nivel, por tu comprobada inteligencia y tu manera franca y directa de tratar los asuntos objetivos y subjetivos. Honestamente pienso que este artículo debía ser publicado en una edición en soporte papel de Granma. Mucho me gustaría que te involucraras en el debate, con los comentarios que consideres convenientes y posibles. Fíjate cómo se produce una polarización en el peliagudo tema de las relaciones con los de USA y con USA. Sobre esto se ha debatido bastante, pero todavía es insuficiente. Coincido con Glauco en que debemos fortalecer el quehacer colaborativo de la ciencia cubana hacia dentro; ello nos hará más efectivo y convincentes. Un tema de gran voltaje, utilizo este término para hacer honor a tu especialidad, es el relativo al flujo transfronterizo de los conocimientos y de sus portadores. Hace un tiempito escribí sobre el tema con un enfoque polisémico: robo, hurto o regalo de cerebros. Mientras no aseguremos las condiciones adecuadas de trabajo y de vida de nuestros científicos, tendremos un potente Talón de Aquiles. También debemos cambiar la mentalidad en el enfoque del flujo de científicos, sin que tengan necesariamente el signo de la traición. ¿Sería ilógico pensar que científicos de otros países emigren a Cuba para poderse realizar en su especialidad, en la que somos o seamos vanguardia mundial? Las cosas cambian con el decursar del tiempo y debemos aplicar en concepto de Revolución de Fidel en toda magnitud integradora.
    Coincido con Aurora que es una buena práctica la socialización de experiencias como estas
    Ojalá que este artículo motive un rico debate, al momento de escribir mi comentario solo se habían publicado 6.

  • VICTOR KOZASKI dijo:

    HOY POR HOY NOSOTROS TENEMOS UN CAPITAL ENORME , TENEMOS UN CAPITAL DE EDUCACION A UNA GRAN ALTURA , CONOCIMIENTOS SIN FIN , ENTONCES QUE NECESITAMOS PARA LEVANTARNOS , INICIATIVA , INVERCIONES , Y TENEMOS UNOS BUENOS BANCOS EN CUBA CON CAPITALES DE PESOS QUE ESO TAMBIEN ES DINERO , AYUDA A MOVER LAS GENTES , INVIERTAN , EN LA AGRICULTURA , EN EL DESAROLLO INVERNARIO PARA VENDER FLORES EN EL TIEMPO DE INVIERNO EN EUROPA Y CANADA Y PAISES ESCANDINAVIOS MANGOS (MANGAS ) PLATANOS , AGUACATE , YO VEO LO QUE COMPRAN LOS DEMAS PAISES DEL MUNDO , Y ME DUELE QUE NUESTRA MERCANCIA NO ESTE EN EL MERCADO DE ELLOS TENIENDO TANTA TIERRAS FRUCTIFERAS , SEQUIA , INMAGINACION , EL AGUA SE TRASPORTA POR CANALES BILLONES DE LITOS POR MINUTO INCREIBLE LO VI EN ISRAEL Y AQUI LOS ESTADOS UNIDOS , HAY LUGARES QUE LLUEVE MUCHO Y LUGARES QUE NO CAE UNA GOTA , COMO EN LOS ANGELES , TENEMOS EL SISTEMA DE IRIGACION MUY ADELANTADA CON MENOS COSTO DE AGUA Y CON MAS PRODUCION ,, SISTEMA INDUSTRIAL TENEMOS SUFICIENTE EN CUBA SOMOS EDUCADS AYI REPOSA NUESTRA RIQUEZAS , PERO ESTA INACTIVA , TENEMOS TODO , SOLAMENTE SE NECESITA QUE ALGUIEN DIRIJA LA ORQUESTA

  • Gervasio dijo:

    Compartimos totalmente la posición de Raísa y defendemos el argumento de “no apurar” atropellando los saltos que hay que dar, ¡sino que!, se deben de articular sabiamente acelerando “los despacios” razonados y organizados. Puntualizar, meditando ¿con quién/es? y ¿con cuál/es objetivos?, porque en el mundo imperialista nadie da nada gratis y una vez que “entramos” se hace imposible salir, ¡si no es!, con otra revolución. Andando olfateando despacio los “allí”, podremos oler el futuro cierto desde muy lejos. No se trata de la negación por ella misma, sino de razonar colectivamente lo mejor para seguir creciendo en la construcción revolucionaria del Socialismo.

  • romelia pinofreyre dijo:

    Bienvenido el mensaje de Carlos Rodríguez por objetivo, oportuno y necesario, escrito por uno que no se va con una finta del imperio ni dormido, con sentido del momento histórico y conocimiento de causa. Su cosmovisión de la ciencia y la tecnología en nuestro país, no porque sea vicepresidente de la ACC, pero también por eso, unida a su característico pensamiento agudo sobre disímiles temas, aderezado con su vivencias directas con científicos norteamericanos en recientes sesiones de trabajo conjunto que le permitieron pulsar en vivo y directo el estado actual del interés de algunos científicos estadounidenses en lo que se refiere a la cooperación bilateral y multilateral con científicos cubanos, lo hacen merecedor de la mayor atención. En ese sentido, nos sumamos a lo dicho por Néstor y ojalá sea reproducido su artículo en JR, por ejemplo, para que pueda ser leído y debatido en nuestras universidades, centros científicos y otros círculos de pensamiento y de dirección.
    Romelia y Edwin

  • atencion dijo:

    Como puede haber una relacion con EE.UU en el ambito de la salud, si ellos mismos nos lo impiden, no se engañen. Piensen, ellos cobran por cada consulta, cada cirugia, cada medicamento, cada aparato e instrumento cuestan mucho dinero, mientras que aqui es gratis la salud. Cuantos personas no se han curado con medicamentos fabricados aqui en Cuba, y cuantos le han cobrado? NADA, en EE. UU no lo hacen, prefieren dejar morir al paciente antes que buscarse en problema al usar productos cubanos. No se puede privar la salud a nadie, es un derecho de todos. Pero como cada problema acarrea a otro, debemos saber que hay sus altibajos en cuanto al la salud en cuba, pero a pesar de todo, hay esperanza de salud en Cuba y esperanza de salud en todo pais donde haya un medico cubano.

  • Jose dijo:

    Muy acertado el artículo del Prof. Carlos Rodríguez, como científico cubano considero que las relaciones en este campo con los EUA pueden resultar en extremo de beneficio mutuo. La ciencia cubana necesita y se beneficiaría indudablemente del equipamiento de avanzada que no existe en nuestro país, de nuevas metodologías de trabajo, de acceso a la literatura especializada actualizada de forma inmediata y de intercambiar nuestra experiencia con científicos de reconocido prestigio. Sin lugar a dudas, ello facilitaría posicionarnos rápidamente en estadíos avanzados en temas particulares que nos ayudarían a alcanzar en menos tiempo y con menos inversión de recursos, resultados con aplicación práctica para beneficio mutuo en gran diversidad de sectores, por mencionar algunos: salud, agricultura, medio ambiente, energía, minería y seguridad nacional. Es verdad que ello lo hemos encontrado hasta ahora en otros países gracias a la cooperación internacional y la ayuda solidaria de otras naciones, lo que ha propiciado como aparece en ese informe de la UNESCO que Carlos refiere que dice que el 72% de las publicaciones científicas referenciadas de cubanos se han realizado con instituciones extranjeras, pero, por qué no aprovechar estas nuevas oportunidades que se presentan??.
    La investigación científica puede ser independiente de la ideología que profese cada cual, creo que cada científico cubano podría escribir un libro de sus experiencias con investigadores de otras latitudes con los que han establecido excelentes relaciones profesionales aunque no compartan la misma ideología, aquí el respeto profesional es fundamental y es parte de la ética del científico unidos en el interés común de buscar soluciones a problemas de la sociedad actual.
    Para concluir nos parece importante resaltar que poder disponer de equipamiento de alta tecnología y fuentes de información científica actualizada, que existen en los centros de investigación y universidades de los EUA nos permitirá materializar muchas de las ideas que ahora mismo tenemos y que nos resulta imposible llevar a la práctica en nuestras instituciones por las limitaciones económicas y de otros tipos que nos afectan. Los líderes científicos cubanos han demostrado durante años que son capaces de convertir las oportunidades, como estas que ahora se presentan en las relaciones con los EUA, en fortalezas y esto podría ocurrir en un futuro no muy lejano.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también