Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

A dos décadas del derribo de las avionetas: Relaciones al congelador (III)

| 4 |
Basulto alteró en varias oportunidades lo planes de vuelos y no pasó nada

Basulto alteró en varias oportunidades lo planes de vuelos y no pasó nada

Las administraciones norteamericanas nunca han sacado la lección de cómo evaluar correctamente la situación política de Cuba. Siempre usaron a los detritus para crear una supuesta oposición que la mayoría del pueblo cubano rechazó e identificó con la servidumbre por el ideario de “vivir de esto, chico”, como se vio decir eufórico a uno de sus más consagrados asalariados ante las cámaras de televisión. Y detrás de todo eso, la SINA, la sección de intereses de los Estados Unidos, como el estado mayor de la contrarrevolución.

Los mercenarios, encumbrados por la fábrica de la disidencia, son una parte de la historia real de nuestra vida revolucionaria, con sus montadas protestas, sus detenciones sobredimensionadas, porque es el camino rápido para conseguir una visa norteamericana y una situación privilegiada después en Florida.

Los propugnadores de la política subversiva han partido del criterio de que cada estadounidense que visite la Isla será de hecho un agente natural del gobierno de su país en sus planes desestabilizadores.

Desde finales de 1995 se utilizó el intenso trasiego de visitas a nuestro país (políticos, empresarios, dirigentes sindicales, personalidades religiosas…) con el encargo de contactar a los dirigentes de Concilio Cubano y esa misma presión se ejerció sobre visitantes de la Unión Europea si querían mostrar “imparcialidad” ante el caso cubano. Hay cartas y denuncias de personalidades sobre las presiones ejercidas sobre ellos para que obligatoriamente se reunieran con los “disidentes”, mientras los funcionarios de la SINA “controlaban” el cumplimiento de esa directiva.

Ese interés de acelerar la desestabilización interna cubana, se aprecia en las declaraciones del propio Richard Nuccio, asesor de asuntos cubanos de la Casa Blanca, cuando en entrevista publicada en el Nuevo Herald el 4 de febrero de 1996, criticó el silencio de los gobernantes de América Latina por no apoyar a estos grupúsculos, mientras enfatizó que si el exilio cubano ayuda masivamente a entidades como Concilio Cubano, podría traer enormes beneficios para Cuba y darle a la comunidad cubana en el exterior un papel positivo en la solución de la crisis.

Estas actitudes dubitativas fueron como una patente de corso para los provocadores. Preguntado durante una entrevista de prensa sobre la táctica que pretendía para llevar la desobediencia civil a Cuba, José Basulto señaló: “Nosotros solos somos un factor, los principales protagonistas de esto son fuerzas como Concilio Cubano; necesitan ser reforzadas y apoyadas desde el exterior.”

Impunidad y prepotencia

El 9 de enero de 1996, tres avionetas de Hermanos al Rescate (HAR) violaron de nuevo el espacio aéreo cubano al norte de las playas de Guanabo y Santa María del Mar, y lanzaron octavillas en diferentes puntos del litoral habanero. Días después, el 13 de enero, repitieron la provocación y tiraron propaganda subversiva en distintos puntos del litoral de la capital, para incitar a la realización de acciones contra el gobierno cubano.

Basulto reconoció entonces con jactancia ante las cadenas televisivas de Miami su responsabilidad con las 500 mil octavillas dejadas caer sobre la ciudad de La Habana y subrayó que no le interesaban los llamados de atención del Gobierno cubano. Al referirse al hecho planteó lo siguiente: “Ellos dicen que yo estuve volando sobre el territorio cubano, algo que todo el mundo sabe y que no he negado nunca”. De esta forma prepotente quedó testificada una vez más la agresión.

La grabación de un programa del canal 23 de Miami testimonió el vuelo del avión 2506 por el Malecón habanero. El periodista que voló junto a Basulto cuenta que los cuatro aviones viajaron “en perfecta formación” para hacerse más visibles y que fueron interceptados por un MIG que los acompañó durante cinco minutos hasta que los HAR se retiraron de la zona sin daños.

Después, este cabecilla de la mafia acudió a la mal llamada Radio Martí, que es parte del sistema de comunicación gubernamental estadounidense, y allí alardeó nuevamente sobre como violó otra vez el espacio aéreo cubano, mientras el comentarista ridiculizó a los cubanos porque a pesar de que despegaron un MIG, no pudieron responderles. Basulto anunció, igualmente, una donación financiera para Concilio Cubano sin revelar la cantidad.

La provocación de estas avionetas originó una indignación generalizada dentro de la opinión pública cubana, preocupada con la posibilidad de una peligrosa escalada de estos grupos contrarrevolucionarios, que se consideraban impunes. El 15 de enero las autoridades cubanas publicaron en la prensa que no tolerarían más violaciones al espacio aéreo y un día después enviaron una nota diplomática a Estados Unidos en la que avisaban que aviones salidos de su territorio habían entrado una vez más de forma ilegal a Cuba. La nota fue la número 45 de esa serie de denuncias

El texto del Gobierno Revolucionario publicado ese día 15 en el periódico Trabajadores, decía lo siguiente:

Información a la población

El martes 9 y el sábado 13 de enero en horas del día, avionetas procedentes de territorio de los Estados Unidos que violaron nuestro espacio aéreo, lanzaron octavillas de carácter subversivo en algunos lugares de las provincias habaneras.

El jefe de la facción que se atribuyó los hechos narró al canal 23 de la televisión de Miami, desde el aeropuerto de Opalocka, en el estado de la Florida, los pasos dados en la incursión del segundo día e incluso afirmó “nosotros vamos a continuar nuestra campaña” en la Isla.

Los elementos que participaron en estas acciones forman parte de los grupos de origen cubano asentados en territorio estadounidense, que rechazan cualquier tipo de relación pacífica con Cuba, así como sólo admiten el chantaje y la violencia para tratar con esta, postura que se ha vista exacerbada en la misma medida en que aumenta el grado de su aislamiento y en que Cuba inicia su recuperación económica y obtiene nuevos avances en sus relaciones internacionales.

En cuanto a los últimos acontecimientos es oportuno reiterar que la Revolución nunca ha perdido la paciencia, como lo volvió a demostrar la postura asumida por nuestro Gobierno ante las irresponsables y peligrosas acciones llevadas a cabo el verano del año pasado en las aguas jurisdiccionales y el espacio aéreo de la nación por bandas contrarrevolucionarias que radican en territorio de los Estados Unidos, muy especialmente en el estado de la Florida.

Sin embargo, esta reiterada paciencia de Cuba no debe ser confundida con una disposición a admitir o reaccionar débilmente ante hechos que una vez más califica de inaceptables y propensos a crear situaciones no deseables ni para Cuba ni para los Estados Unidos.

Es conocida la preocupación e incluso la desaprobación que han provocado en altas esferas del gobierno de ese país acciones aventureras similares ocurridas en los últimos tiempos.

A los transgresores podemos decirles que Cuba tiene los medios necesarios para garantizar la integridad de su territorio nacional, así como para interrumpir vuelos no autorizados en su espacio aéreo, por lo que los violadores deben estar igualmente dispuestos para enfrentar las consecuencias.

El Gobierno Revolucionario impartió en ese momento órdenes precisas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias con la autorización para poner término a esas violaciones e interrumpir esos vuelos.

Bill Richardson no ha dicho toda la verdad

Durante las tres últimas semanas de enero y las dos primeras de febrero de 1996, no solo hubo un uso mayor del canal diplomático, sino que también se utilizaron las visitas a la Isla de muchas personalidades norteamericanas para expresarles la preocupación sobre estos hechos y la necesidad de demandar de la Administración Clinton un mínimo de sentido común para frenarlas.

Nuccio reconoció después en un reportaje de la televisión estadounidense que, efectivamente, altos funcionarios cubanos reiteraban el problema de Hermanos al Rescate en casi todas las reuniones con personalidades norteamericanas, y admitió que las advertencias cubanas, extraordinariamente precisas, meses antes del derribo, no despertaron suficiente interés en niveles altos de Washington para tratar las señales fuera de la rutina.

Dentro de esas visitas estuvo de manera destacada la del congresista Bill Richardson, quien sobresalía en los medios de aquella época por sus misiones diplomáticas no convencionales en varios países en conflicto con Estados Unidos, donde casi siempre regresaba con algunos presos liberados.

Durante estos 20 años transcurridos he leído varias versiones sobre aquella visita. Richardson llegó al aeropuerto internacional José Martí de La Habana en la noche del 17 de enero de 1996 a bordo de un avión de la fuerza aérea estadounidense. Venía acompañado por Calvin Humphrey, consejero principal del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Como diputado y vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional fui a recibirlo en el salón de protocolo del Consejo de Estado. Allí estaba también Joseph Sullivan, entonces jefe de la SINA, quien anunció que había ido a buscar al congresista para llevarlo a una cena en su residencia con varios miembros de la oposición (los llamados disidentes de Concilio Cubano). Le respondí que la invitación era de las autoridades cubanas y que esa misma noche Richarson tendría un encuentro con Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano.

En cuanto el avión finalizó su recorrido en la losa del aeropuerto, fui hasta la escalerilla, saludé a Richardson y le expliqué el intercambio sostenido con Sullivan. Me dijo que se encargaba y, después de saludar al diplomático estadounidense, le anunció “Joe, nos vemos después, pero ahora debo ir a ver a Alarcón”.

En cuanto partimos en el auto de protocolo hacia la residencia, comentó que sabía venía en un momento molesto, porque un juez había soltado a los terroristas detenidos en diciembre en Los Ángeles con posesión de grandes cantidades de armas para lanzar un ataque a Cuba. Le respondí: “Congresista, nadie en Cuba le va a hablar de ese tema; todo el mundo le va a tratar el asunto de las avionetas y sus provocaciones”. Me inquirió ¿cómo es eso? Y durante el trayecto fui contándole los principales hechos.

Poco después en la residencia, Alarcón le dijo “Bill, estamos muy preocupados con los incidentes de las avionetas…” La mayor parte de la conversación giró en torno a este asunto y la propuesta que estaban cocinando ciertos sectores del Congreso con el proyecto de Ley Helms-Burton. Ya era casi la medianoche y en eso sonó el teléfono de la casa. Era el Comandante en Jefe que le pedía a Alarcón se trasladara hacia el Consejo de Estado para sostener el encuentro con el congresista Joseph Moakley, quien había venido a La Habana para participar en la Conferencia sobre las Relaciones Estados Unidos-Cuba, que tuvo lugar del 16 al 19 de enero de 1996.

Dos días después, acudimos a despedir a Richardson en el aeropuerto el entonces jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, Fernando Remírez de Estenoz, y yo. El congresista se había pasado la mayor parte del encuentro con el compañero Fidel, pidiéndole que le entregara “unos precesitos” y, en ese momento le entregó a Remírez la lista con los detenidos que pedía poner en libertad para que regresaran con él a Estados Unidos. El entonces jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington le hizo entrega a su vez de una caja de tabacos Cohiba que el congresista había pedido al Comandante para regalarle al presidente Bill Clinton, mientras en la escalerilla del avión militar le decía “Richardson recuerda que lo más importante es lo de las avionetas, es muy importante”.

Richardson regresó días después para dar respuesta al compañero Fidel y retornar a Estados Unidos con sus “precesitos”.

Pero es el propio Comandante en Jefe, quien narra pasajes de aquella reunión en unas Reflexiones que escribió el 17 de agosto de 2007:

Debo contarles que, muy próximo al episodio, había llegado de visita a Cuba el legislador Bill Richardson, el 19 de enero de 1996. Traía, como era habitual, solicitudes de que fuesen puestos en libertad varios presos contrarrevolucionarios. Al plantearle que estábamos ya cansados de tales solicitudes, le hablé de lo que sucedía con los vuelos de Hermanos al Rescate. También le hablé de las promesas no cumplidas sobre el bloqueo. Richardson regresó a los pocos días, el 10 de febrero, y con entonación sincera me expresó, según recuerdo con mayor o menor precisión, lo siguiente: “Eso no volverá a repetirse, el Presidente ha dado ya la orden de que fueran suspendidos”.

Yo creía entonces que las órdenes de un Presidente de Estados Unidos se cumplían. Las avionetas fueron derribadas el 24 de febrero, unos días después de la respuesta. La revista The New Yorker habla y ofrece detalles sobre esa reunión con Richardson.

Parece cierto que Clinton dio la orden de que tales vuelos fuesen suspendidos, pero nadie le hizo caso…

Otra visita muy importante fue una delegación de ex jefes militares y ex diplomáticos. El almirante norteamericano retirado Eugene Carroll, del Centro de Información para la Defensa, comentó al programa de televisión CBS This Morning dos días después del derribo de las avionetas, que visitó Cuba en la primera semana de febrero como parte de esa misión La delegación había planeado una mesa redonda acerca de las relaciones en la era post-guerra fría, pero para sorpresa de ellos el tópico principal abordado por la parte cubana fueron los sobrevuelos de Hermanos al Rescate. El almirante indicó que los funcionarios cubanos se quejaron en repetidas ocasiones de las incursiones aéreas. El cosmonauta y general de brigada Arnaldo Tamayo Méndez les preguntó en una de la sesiones ¿cuál será la reacción si nosotros derribáramos uno de esos aviones? Carrol dijo que la advertencia la tomaron como un desafío, como una indicación de que las autoridades militares cubanas consideraban la posibilidad de llevar a cabo esa acción, y que al regreso el 10 de febrero de 1996 informó a los contactos apropiados en el Pentágono.

La cuerda se sigue tensando

Richard Nuccio reconoció años después que aun cuando se percibía un aumento de la tensión hubo muchas presiones y se le prohibieron conversaciones directas, como asesor para el Presidente de Estados Unidos de los Asuntos Cubanos, con el diplomático cubano de más alto nivel en Estados Unidos, Fernando Remírez de Estenoz, jefe de la Sección de Intereses, porque esos contactos no serían del agrado de los exiliados de Miami.

Se sabe que desde una semana antes, el 17 de febrero, altos funcionarios de ese país conocían que se planificaba una provocación para el día 24. Según los testimonios del entonces mayor Jeffrey Houlihan, del centro de vigilancia de radares del Servicio de Aduanas de Estados Unidos, fue convocado a una reunión el 17 donde le advirtieron desde Washington que el 24 de febrero, José Basulto y la organización Hermanos al Rescate volarían hacia Cuba con la finalidad de crear un hecho político y debía hacer un monitoreo al detalle. Esa orden se la repitieron el 23, y el 24 de febrero a las 7 y 45 de la mañana le reiteraron que produciría ese vuelo.

El 13 de febrero de 1996, 11 días antes, el Departamento de Estado dirigió una comunicación a otras instancias del gobierno norteamericano advirtiéndoles sobre la probabilidad de que ocurriese algún problema con este grupo que involucrase a Cuba. A pesar de todo esto, el dejar hacer consciente e interesado de esas autoridades norteamericanas trajo consigo que el 20 de febrero de 1996, en un nuevo acto de desafío, otras tres avionetas violaran una vez más el espacio aéreo cubano al norte de Bacunayagua, la Bahía de Matanzas y esa propia ciudad.

También Richard Nuccio insistió el 23 ante el Departamento de Estado sobre la peligrosidad de lo que estaba ocurriendo y dijo ese día al corresponsal de The Miami Herald en Washignton, Chris Marquis, que la organización Hermanos al Rescate había sido llevada a una confrontación con las autoridades cubanas.

La alevosía es mayor si se tiene en cuenta que unos días antes del 24 de febrero el gobierno de Estados Unidos entregó una nota oficial donde le reiteraba a Cuba la existencia de las acusaciones contra Hermanos al Rescate y se agradecía a las autoridades cubanas la cooperación que le estaba brindando.

Por esos días, las autoridades de la aviación cubana emitieron varios Notams, avisos muy operacionales que se difunden en forma de mensajes codificados por una red de telecomunicaciones para uso exclusivo de la aviación, donde señalaban con antelación que había una área denominada Mud-9, que abarcaba a La Habana, y que era una zona restringida, activada, pues se realizarían ejercicios militares allí los días 24, 25, 26, y 27 de febrero. Todos los sistemas aéreos recibieron esa información oportunamente, incluido el aeropuerto de Opalocka, de donde HAR despegaron el 24.

(Tomado de Bohemia)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • peter dijo:

    En esos dias Clinton queria levantar el Embargo a Cuba y la Extrema Derecha de Miami utilizo a los Hermanos al rescate a una muerte segura para que no quitaran el embargo,de hecho Basulto sabia del derribo y se quedo por detras.

  • Jose R Oro dijo:

    Estimado peter. Tal como usted lo escribe. Además para sustentar ante el Congreso las leyes relacionadas con Helms – Burton.
    Este artículo es de una gran factura y provisto con la información de un protagonista de los hechos, como fue el autor, su participación en la visita de Bill Richardson, otros datos cruciales para entender como una decisión directa de un presidente de los EE.UU. (Bill Clinton) pudo ser desafiada e incumplida.
    Este artículo de Lázaro Barredo debe ser traducido al inglés y publicado en los EE.UU. Lo más pronto mejor. Se debe presentar a John Kerry y al presidente Obama (incluyendo al personal que los acompañará) durante sus visitas, porque un acto de este pelaje es la única vía de intentar detener la normalización entre ambos países. La ultraderecha está desesperada, muy disminuida tanto en personas, como recursos económicos y apoyo político. Pero podrían hacer algo, quizás tratando de dañar el prestigio de los DD.HH. en Cuba. Como el pobre espectáculo de repartir volantes durante la visita a Cuba del Papa Francisco.
    El aparato militar y de inteligencia de los EE.UU. en la década del 90, eran veteranos de Vietnam y de la Guerra Fría, envalentonados con la caída de la Unión Soviética y consideraban al presidente Clinton como un joven playboy, tocador de saxofón. Hoy no es así, las personas que dirigen en EE.UU. la inteligencia y las Fuerzas Armadas tienen un enfoque completamente distinto (centrado en el Medio Oriente, Rusia, China, etc.) en el cual Cuba juega un papel muy otro. Hoy tal provocación, violando directas órdenes del presidente de los EE.UU. es muy improbable. La opinión pública, los gobernadores de muchos estados, alcaldes, legisladores, artistas, académicos, médicos, empresarios, y el pueblo en general, etc., se unirían también para impedirlo.
    Esa es mi visión de los EE.UU. de hoy, diferente del país de después de la Guerra Fría, donde mucha gente del gobierno de entonces se consideraban que no le rendían cuentas a nadie, ni siquiera al presidente, hechos en el modelo de las administraciones Reagan y Busch padre.
    Por parte de Cuba, quien viole la soberanía y el orden público en el país debe ser castigado con todos los recursos del estado cubano.
    ¿Creo sinceramente que la extrema derecha de Miami va a intentar algo? Si lo creo. ¿De la envergadura de las avionetas? No creo que les sea posible de ninguna manera, se les fue la guagua (y era la confronta).
    Magnifico artículo en tres partes de Lázaro Barredo, muy oportuno en la época en que vivimos. Un abrazo cubano para usted, estimado peter

  • Papo dijo:

    Aunque se sepa, hay que decirlo.
    Hoy en la radio (cloaca) de Miami, se habló de el incidente de las “avionetas” (aparatos de más calidad que eso). Se saca de contexto, los elementos, de manera intencionada. Se Manipula el orden en que ocurren los hechos.

    Tal cual si yo Respondiera de manera grosera a una Ofensa grosera. Invirtiendo el Orden, sería yo quien “ofende groseramente” y El Contrario sería “Victima”.

    Eso es lo que aprendió esa ralea, de sus progenitores. Manipular la verdad, cuando es conveniente y confundir al que desconoce realidades; y además decir que el contrario manipula la verdad. Es decir: acusar al contrario, de lo que ellos hacen. Esa Es Su Técnica de Éxito, en el país vecino; aprendida de sus “anfitriones y progenitores”. Son ejemplo de lo que dijera Martí: “LA PALABRA HA CAÍDO EN DESCRÉDITO PORQUE LOS DÉBILES, LOS VANOS Y LOS AMBICIOSOS HAN ABUSADO DE ELLA.”

    Presentan la grabación de los pilotos cubanos, en medio de la acción, llena de testosterona: respondiendo al insulto, al peligro y a la provocación constante.

    Por eso repito, como en el artículo anterior, del Maestro Lázaro Barredo. Debe ser constante, como una reflexión. Para que todos lo lean y que nadie diga: “¡Yo no sabía!”.

    Y como dice el amigo José R Oro (Ingeniero, mi respeto), cuando va más allá …”debe ser traducido al inglés”… y yo agrego: Pero Constantemente. Una reflexión diaria, para que nadie diga:

    “¡Yo no sabía!”.

    GRACIAS: LÁZARO BARREDO.

  • Raúl dijo:

    La verdad es esa .Ahora que estamos en otra coyuntura en que los EUA han cambiado de táctica pero con el mismo fin tratar de derocar la Revolución por otros medios , veremos como reccionan los contrarevolucionarios de MIAMI, pues debemos estar claros que algo estarán tramando para ver si siguen con lo mismo. ojo pelao y atentos debemos estar con la visita de OBAMA

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Lázaro Barredo

Lázaro Barredo

Periodista cubano. Fue director del diario Granma y coator del libro “El Camaján”. Ahora trabaja como periodista en la Revista Bohemia.

Vea también