Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Ramón Espinosa Martín: El héroe que nació tres veces (+ Video)

| 23 |
Ramón Espinosa Martín conversa con la periodista Arleen Rodríguez Derivert en el espacio de la Mesa Redonda

Ramón Espinosa Martín conversa con la periodista Arleen Rodríguez Derivert en el espacio de la Mesa Redonda

En 1987, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográfica estrenó una película de Jorge Fuentes que contaba la verdadera historia del héroe cubano Ramón Espinosa Martín ¿Quién era en ese entonces el hoy General de Cuerpo de Ejército y Héroe de la República de Cuba para merecer una película? Con él conversó la Mesa Redonda la pasada semana en su espacio En Persona y Cubadebate reproduce el diálogo, donde el actual Viceministro de nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias relata momentos de su vida que lo unen a la historia de Cuba.

—¿Qué se siente después de haber sido el protagonista de una historia trascendente haber inspirado una película? ¿Se parecen la película y la realidad?

—Se parece a la verdadera historia, y se siente en primer lugar agradecimiento por haber tenido la oportunidad de ir a ayudar a un pueblo como el que necesitaba el apoyo de la Revolución Cubana en ese momento.

—¿Cuán crucial era Cabinda hace 40 años para el destino de Angola?

—La colaboración cubana con Angola data del año 1965. Cuando el Comandante Ernesto Che Guevara se encontraba recorriendo África hizo una visita a Agostinho Neto en las oficinas del MPLA (Movimiento para la Liberación de Angola), y ahí Neto planteó la necesidad de la colaboración cubana.  Meses después ya estaban en ese país el capitán Moracén y cinco instructores para ayudar en la organización y preparación de las fuerzas guerrilleras angolanas en Cabinda, como avanzada del grupo que después llegaría con 200 instructores cubanos, para preparar tres batallones de guerrilleros angolanos que reforzarían las fuerzas guerrilleras ya creadas en las alturas de Dembo, en Angola.

“Pasados unos 10 años se solicita de nuevo la colaboración cubana por el MPLA y su dirigente histórico, el compañero Neto. Esto fue en 1975. Después de coordinaciones y análisis con la parte angolana se deciden crear en Cuba cuatro centros de preparación, llamados CIR (Centros de Instrucción Revolucionaria), tres en el territorio continental de Angola y otro en el enclave de Cabinda”.

—Cabinda estaba separada de Angola por Zaire.

—Cabinda estaba separada de Angola, aproximadamente 40 kilómetros terrestres entre el río Congo y la frontera de Cabinda, por eso se llama el enclave de Cabinda. Esa es la zona donde se explotaba en ese entonces el petróleo angolano en la bahía de Cabinda.

“En aquel momento, el Comandante dijo que Cabinda no se podía perder, en primer lugar porque ese encave está en las montañas del Mayombe, y segundo porque Cabinda económicamente estaba aportándole a Angola mucho, debido a la explotación del petróleo que realizaba la compañía americana Gulf. La importancia que esto tenía después de declarar la independencia de Angola para la reconstrucción del país era muy grande”.

—¿Por qué Ramón Espinosa Martín, quien fue el jefe de uno de los Centros de Instrucción de Angola, no estaba en el encuentro con el Comandante antes de salir para Angola?

—No estuvimos en ese encuentro de despedida de los instructores porque nosotros, los jefes de los CIR, con algunos compañeros necesarios para crear las condiciones previas, salimos para Angola a principios del mes de septiembre, para crear los cuatro Centros de Instrucción Revolucionaria de Angola. Llegamos a Angola, después nos trasladamos para Cabinda y ahí estuvimos trabajando con los compañeros angolanos reconociendo el terreno para cuando llegaran el resto de los instructores, que eran alrededor de 500. El 50 por ciento iba para Cabinda; es decir, nuestro centro tenía el doble de otros centros.

“Ahí estuvimos trabajando duro. En ese momento nosotros recordamos que ya el Ejército de Zaire estaba preparado conjuntamente con el Frente de Liberación de Angola (FNLA) y mercenarios de diferentes países para atacar por el norte de Angola. A finales de octubre, una columna de blindados de Sudáfrica entra en Angola en la frontera con Namibia y avanza rápidamente desde el Sur  para ocupar Luanda e impedir la declaración de la independencia de Angola. El CIR de Benguela nuestro es el primero que entra en combate, los instructores cubanos con los bisoños reclutas angolanos de apenas unas semanas de preparación enfrentaron ahí a esas tropas sudafricanas.

—Usted ha destacado mucho la visión de Fidel, quien fue capaz de prever desde Cuba que el ataque podría ser entre el 8 y el 11.

—El Comandante, con esa visión que tiene, nos manda una información, donde nos dice: “tomen las medidas y prepárense, porque dos o tres días antes de la declaración de independencia de Angola, el 11 de noviembre, van a atacar Cabinda”. Nosotros, que teníamos el centro de preparación hacia el norte de Cabinda, en la premontaña, a unos 60 kilómetros de la ciudad,  y la frontera con Zaire estaba a 25, tomamos la decisión y nos fuimos con uno de los batallones—que tenía solo un mes de preparación—para la frontera de Cabinda, donde pensábamos que podía ser el ataque. Pasamos a la defensa y empezamos a fortificar en esa dirección. Así fue el 8 de noviembre al amanecer, atacan a Cabinda las Fuerzas de Zaire asesorados por mercenarios de distintos países.

—Usted ha comparado la batalla de Cabinda con la de Girón.

—Hay coincidencia en el tiempo de duración de estas dos batallas. En Girón, en 72 horas se derrotó al enemigo y se cogieron prisioneros a todos los mercenarios. En el caso de Cabinda, en 96 horas se rechazó la invasión y se sacó de territorio cabindiano a todas las fuerzas que penetraron en la invasión.

Ramón Espinosa presentando su libro sobre Cabinda Foto: Boris F. Atiénzar Viamontes

Ramón Espinosa presentando su libro sobre Cabinda Foto: Boris F. Atiénzar Viamontes

—Fue clave para que declararan la independencia  de Angola.

—Fue clave, pero el 11 de noviembre, en el momento en que se estaba declarando la independencia de Angola, en Cabinda se combatía. En realidad nosotros logramos expulsarlos de Cabinda después del 12, un día después de declarada la independencia. Nosotros logramos sacar al último invasor del territorio del enclave de Cabinda.

—La defensa le permitió a usted como militar aplicar las estrategias conocidas en la Academia y en todos los cursos que había pasado.

—Las acciones en Cabinda fueron mixtas. Comenzaron con conceptos de lucha guerrillera, porque ellos penetran por el este de Cabinda en una zona muy boscosa donde no nos posibilitaban despegar unidades de cualquier nivel y entonces llevamos las acciones por destacamentos de escuadras o pelotón, buscando al enemigo que había penetrado en diferentes lugares. Luego hubo posibilidad de desplegar los morteros, las cuatro bocas, en una zona donde detuvimos la penetración de las fuerzas de Zaire que nos asesoraban.

—La proporción: ¿cuántos contra cuántos? ¿cómo era la proporción entre militares cubanos y zairenses?

—La FAPLA (Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola) teníamos la fuerza de dos batallones con apenas un mes de preparación y otra que nos mandó el personal de Benguela, Lobito y Luanda, que en realidad lo que tenían eran dos semanas de estar organizadas, muy bisoños, más otros destacamentos de las guerrillas del MPLA que existían en Cabinda. Promediaban unos 1500 hombres contra 3000 hombres de Zaire.

—En la película también se conoce una parte de la historia que no está tan dicha, el atentado del que usted es objeto, según lo confiesa después un oficial de la CIA, un hecho que en sus memorias aparece como el accidente terrible al que usted sobrevive después de tener una BTR sobre su cuerpo.

—Esto sucede después de la batalla de Cabinda. En un reconocimiento que estábamos haciendo caímos en una carga explosiva que estaba puesta en ese lugar desde antes. Estas se pusieron cuando la batalla de Cabinda. Y cuando nosotros pasábamos por ahí el BTR de mando en que yo iba tocó la carga, es decir, no siguió el rastro de los medios que llevábamos, se salió de la huella e hizo contacto con la carga. Eran las 8 de la noche.

—¿Y cómo sobrevive Espinosa a este ataque? Ya usted era famoso dentro de la CIA por el papel que había jugado en la defensa de Cabinda…

—En esas actividades que estábamos haciendo se nos pusieron varias emboscadas al grupo de angolanos y cubanos que estábamos. Nosotros estábamos asesorando a las fuerzas de la  FAPLA que actuaban contra estos elementos.

—¿Cuántos meses para recuperarse?

—Al segundo día del accidente me trasladaron para Luanda, allí estuve 22 días y me llevaron para La Habana, donde estuve restableciéndome unos ocho meses. Después me fui para la antigua Unión Soviética para pasar la Academia del Estado Mayor General de la Unión Soviética y seguí restableciéndome del accidente.

—Usted después va al frente de destacamento cubano en Etiopía, es condecorado como Héroe por su participación en Angola y como combatiente en la defensa de nuestro país, y sin embargo lo vimos decir el otro día en el 40 aniversario de la Operación Carlota que la guerra está generada por los peores sentimientos humanos. ¿Cómo ha sido para Espinosa ser un combatiente de las guerras y tener ese sentimiento?

—La guerra es la acción humana más cruel y más difícil a la que uno se puede enfrentar, pero lógicamente las guerras que tenemos se dividen en guerras justas e injustas. Nosotros hemos participado en guerras justas. Primero nuestra guerra contra el dictador Batista como miembro del Ejército Rebelde, luego la guerra en Angola y en Etiopia. Todas fueron justas porque fueron por la independencia de esos países.

—Vamos a recordar a ese muchacho que de joven trabajaba desmochando palmas y que una vez se cayó de lo alto y sobrevivió también.

—Yo soy de origen campesino, nací en Camajuaní. Mis padres eran obreros agrícolas, y nosotros de muy jóvenes también trabajamos apoyando las labores que hacían nuestros padres. En esas condiciones empecé a escuchar hablar de Fidel, por eso es que soy revolucionario, y me incorporé al Ejército Rebelde. Mi Sierra fue el Escambray. Cuando me incorporé inicialmente formé parte del Movimiento 26 de julio en la clandestinidad, en la antigua provincia de Villa Clara en los municipios de Camajuaní y en los colindantes. La situación en la clandestinidad se me hizo difícil, tuve que alzarme, me fui al Escambray y me uní a las tropas del Directorio que estaban ahí.

—Usted ha dicho que ha tenido tres nacimientos, ¿Por qué?

—Yo digo lo de los nacimientos por tres razones: en primer lugar yo nací en un barrio de Camajuaní en una finca llamada San Benigno, y cuando nacía un niño no siempre se inscribía, sino que posteriormente a veces pasaba el año y era que el padre iba a inscribirlo. Siempre tenía que apoyarse en alguien, en este caso fue en un sargento que se llamaba Obregón, que le exigió las cédulas de mi mamá y mi papá para inscribirnos. Pero cuando fue al pueblo le preguntaron mi fecha de nacimiento y no se acordaba. Solo recordaba la fecha de nacimiento de la esposa, mi mamá, pero toca la casualidad que en esa fecha también nació una hermana mía. Desde ese entonces en esa fecha nacimos mi mamá, mi hermana y yo.

—Usted ha dicho siempre que su segundo nacimiento fue con el Triunfo de la Revolución y hay un tercer nacimiento que es en Cabinda, después de sobrevivir al atentado.  Espinosa es también un gran compositor de décimas. Cuenta con un libro de décimas publicado, donde dedica algunas a los cinco héroes, al internacionalismo, a Angola, a los campos de Cuba, a los campesinos, a su padre… ¿Qué fue su padre para Ramón Espinosa que está tan bien dibujado en estas décimas?

—Mi papa para nosotros lo era todo. Una familia de nueve hermanos, seis de ellos mujeres con la discriminación existente en Cuba en ese momento ¿Imagínate en aquellas condiciones ser un obrero agrícola? Tuvo que cortar caña, desmochar palmas, para poder buscar el sustento de aquella gran familia. De ahí que de muy temprana edad los tres varones de la familia tuvimos que ir incorporándonos, inicialmente ayudando a mi papá y a mi hermano mayor en las actividades que hacían en el campo, primero en la tabaquería, después en las labores agrícolas, recogiendo caña, y por supuesto tuve que sacar la bolsa de trabajo de menor, incorporarme al trabajo y recibir el 50 por ciento del dinero que recibían los mayores, independientemente de que yo hiciera lo mismo que ellos. Era una necesidad, había que hacerlo para apoyar al viejo.

Mi padre el desmochador/ en los campos yo lo vi/ donde también lo sentí/ cargando mucho dolor/ al igual fue ordeñador/ en potrero colindante/ para buscar el sustento/ al núcleo aquel soñoliento/ que además fuimos bastantes/ padre para qué te fuiste/ si ya no tengo alegría/ desde el doloroso día/ en que despareciste/ Te recuerdo yo muy triste/ con amor y lealtad/ con cariño y con bondad/ por la flor que tú sembraste/ en la familia que amaste/ Siempre te quise en verdad.

—A nosotros cuando jóvenes nos gustaba cantar. Le puse “Cantando a la vida” a mi libro porque le canto a todo: a la familia, al lugar donde nací, a la Revolución, a la Patria, al Comandante en Jefe, al General de Ejército, a mis compañeros…

5-Con-el-General-Ramon-Espinosa—Usted ha ejercido, falsamente o no, varias profesiones…

—Eso está dado a mi llegada a Cabinda, que cuando yo andaba con los jefes angolanos conociendo el enclave de Cabinda estuve en la frontera con Zaire, en el lugar exacto por donde atacaron el primer día.

“Cuando llegamos a la frontera el oficial angolano se puso a hablar con un militar zairense que estaba ahí en la aduana. Ese capitán zairense nos invita a tomarnos una cerveza, y yo paso como periodista argentino que estaba haciendo un trabajo sobre el MPLA y estábamos recorriendo algunos puntos de Cabinda.

“De médico fue cuando nos encontrábamos en Portugal, nosotros no pudimos salir de Portugal rápido. Estuvimos 10 días en Portugal y estaban regresando de Angola las familias portuguesas que vivían allá. Los hoteles en Lisboa estaban llenos de familias que venían de Angola, nosotros estábamos en uno de los hoteles de paso y dijimos que iríamos a ayudar en la reconstrucción. Como en el grupo mío había un médico, yo puse a los compañeros en diferentes actividades como reconstrucción de puertos, construcciones y me puse a mí como médico.

“Toca la casualidad que en el hotel donde estaba Chichi Estrada, donde había un grupito de unas 6 personas, se enferma una niña, tenía paludismo. Le preguntan si no había ningún médico entre los cubanos que iban para Angola, y le dice aquí no, pero que en el hotel cercano había un médico, pensando que el médico verdadero, Fernando, estaba ahí. Pero él había salido con el embajador, y entonces yo cogí el maletín y me atreví a intentar curarla.

“Algunos compañeros me decían “tú vas a matar a la muchacha” y yo decía “no voy a matar a nadie”. Yo iba pensando: no voy a ponerme a hacer nada, si tiene fiebre y hay que darle un baño de agua fría se le doy y le doy alguna aspirina, pero la remito para un hospital rápidamente. Le puse un termómetro y tenía 42 de fiebre, le dije: yo puedo darle un baño de agua fría, bajarle la fiebre, pero a mí me parece que la niña tiene paludismo. ¿Ustedes tienen posibilidad de llevarla a un centro asistencial?

“Sí, como no, enseguida”, y le dije: “yo creo que es mejor y no perder el tiempo nosotros con ella”. Buscaron el carro rápidamente y se la llevaron. Al otro día todo el mundo agradeció.

—En Cuba, el Ejército Oriental, 27 años, se me ocurre hablar de ese ejército donde están las nuevas generaciones. Uno siempre piensa: la generación histórica se hizo en el Ejército Rebelde, no eran militares de carrera, se hicieron militares, pero hoy los muchachos se forman en las academias, ¿cómo garantizar que haya un ejército que se parezca siempre a lo que era el Ejército Rebelde, al Ejército Mambí?

—Estuve más de 27 años frente al Ejército Oriental y por supuesto sentimos por el territorio de Oriente y Camagüey mucho cariño. Pienso que es un ejército con grandes tradiciones combativas, formado en un inicio por sus jefes provenientes del Ejército Rebelde. Es un ejército al que se incorporaron jóvenes que ya no son tan jóvenes. Pero durante 27 años preparamos en el mucho personal, muchos oficiales al mando de grandes unidades.

“Pienso que las tradiciones están dadas en primer lugar por el Ejército Rebelde, hoy este no tiene que ser tan voluminoso como antes, pero sí con jóvenes mucho más preparados que lo que éramos nosotros inicialmente. Es un ejército que emplea las nuevas tecnologías y que tiene armamentos y técnicas con muchas más posibilidades, que se basa en el concepto de guerra de todo el pueblo y que es garantía de la defensa, no solo de Oriente, sino de todo nuestro país. Yo pienso que el Ejército Oriental, al igual que los otros dos, sigue siendo lo que dijo Raúl, el pueblo uniformado.

—Si le pusieran a escoger entre todos los oficios que ha tenido que ejercer, ¿qué sería?, ¿qué disfrutó más?

—Yo hubiese sido pecuario, me gustaba mucho andar con el ganado, a caballo, me gustaba mucho. Si yo no hubiera sido militar seguiría en Camajuaní, haciendo décimas.

—Nos regala una para la despedida

—Si me permites te voy a hacer dos, la primera tiene relación con el Comandante y con el General de Ejército, porque fueron quienes me hicieron revolucionario. Dice así: “Mi vida junto a Fidel/ y a Raúl siempre estará/ y la Patria entenderá/ por qué les he sido fiel/ No soy hombre de cuartel/ ando bajo el cielo azul/ no me encierro en un baúl/ trabajo con devoción/ por esta Revolución/ con Fidel y con Raúl”.

Y te voy a hacer otra para ti: “En persona es un programa/ donde Randy con Arleen/ ponen el acento en fin/ cuando el pueblo lo reclama/ en todo el momento llama/ la atención al televidente/ me encuentro dentro de mi gente/ narrando la historia viva/ porque el programa cultiva/ en Cuba al público oyente.”

—Gracias. Una de las cosas que pretende este programa es enseñarle a todo el pueblo de Cuba nuestros Héroes, acercarlos un poquito a esta historia y reconstruirla. A Cabinda y su héroe los hemos tenido esta tarde- noche sentado con nosotros, para que cuando lo vean por ahí entiendan por qué lleva la estrella de Héroe de la República de Cuba en el pecho.

(Transcripción para Cubadebate de Maria del Carmen Remón)

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Ramón Espinosa Martín un excelente discípulo de Fidel y Raúl. Los holguineros mostramos mucho respeto y aprecio por él; sentimiento que no tengo dudas se extiende a todos los cubanos que amamos la obra revolucionaria. Es un profundo defensor de la protección de la historia; por demás es escritor con buenas propuestas literarias. Tengo el honor de que un título de mi autoría su prólogo lo realizara que engrandeció la obra. Sus valoraciones en la Mrsa Redonda son excelentes legados para las nuevas generaciones de cubanos y cubanas y las que están por venir.

  • Henry dijo:

    Excelente entrevista a Ramon Espinosa. Gracias Arleen por regalarnos con este trabajo un pedacito de nuestra historia

  • Sergio RH dijo:

    Asi son nuestros heroes cubanos al 100%, gracias a ellos por existir y alimentar a nuestra historia de paginas gloriosas de heroismo Gracias Espinosa.

  • REFLEXIVO dijo:

    Buenos días. Yo estaba en el aeropuerto de Cabinda cuando el entonces Comandante Espinosa iba a ser trasladado a Luanda tras lo que no fue un accidente, pero que estuvo a punto de costarle la vida. Estábamos consternados, nos parecía que se nos estaba acabando el mundo, éramos tan jóvenes. Conocíamos de la trayectoria de Espinosa y todo lo que habían hecho los pocos cubanos que allí había bajo el mando de Espinosa. Hice un diario de toda la Misión y entregué el original en el Museo de la Revolución al regresar. Qué bueno ver a Espinosa ahí y muy activo aún. Un abrazo.

    • astor dijo:

      Yo estaba en la caravana del accidente,, esta basificado en Bucusao,, al mando de otro Cptan de apellido Espinosa tambien, pero antes estube en el aereopuerto de Cabinda,, en las Antiaeres SU-23, el que escribe junto a otros compañeros dono sangre para el General, me llamo Raul del Sol,, a lo mejor tu eres de mis compañeros de la artilleria,, saludos,,

      • astor dijo:

        Quise decir que “” Que yo estaba basificado en Bucusao “”

  • opinion personal dijo:

    Estimada Arleen

    Sería interesante saber cómo usted logró convencer al general Espinosa Martin para que fuera a la Mesa redonda a hablar de sí mismo.
    No vi el programa, pero por el diálogo infiero que para el general fue bastante difícil, yo diría que más difícil que haber estado en guerras y al borde de la muerte.
    ¿Porqué no convence al general Cintra Frías?
    Ese es otro que tiene una historia que por favor.

    Saludos

  • REFLEXIVO dijo:

    SE ME OLVIDÓ ALGO. MUY BUENO QUE HAYAN LLEVADO AL GENERAL ESPINOSA A LA MESA REDONDA, PORQUE LOS CUBANOS NO CONOCEMOS A LOS HÉROES VERDADEROS, COMO CONOCEMOS A BATMAN, A SPIDERMAN Y A OTROS SUPERHÉROES IRREALES. ES NECESARIO QUE DE ALGUNA MANERA SE HAGA TODO LO POSIBLE PORQUE SEPAMOS QUE HAY MUCHOS CUBANOS HÉROES ANÓNIMOS O QUE AL MENOS NO CONOCEMOS TODO LO QUE DEBÍAMOS SABER DE ELLOS. NUESTRA HISTORIA, QUE DEBE SER CONOCIDA POR TODOS, NO SOLO POR LOS JÓVENES, ES UNA INCÓGNITA PARCIALMENTE. HAY MUCHO QUE DEBÍAMOS CONOCER Y NO CONOCEMOS, PASÓ Y YA Y ESO ES ERRÓNEO, PORQUE LO “PASADO” ES LO QUE NOS PERMITE ESTAR HOY Y MAÑANA.

    • granito de arena dijo:

      Apoyo totalmente lo que dice Reflexivo. Le zumba que conozcamos más a esos héroes irreales que a los nuestros tan reales y valientes. Gracias a quien tuvo la idea de convencer a este hombre para que nos posibilitara conocer su linda historia. La grandeza siempre está acompañada de la sencillez y la modestia. Qué hombre es Espinosa. Me ha cautivado, y para colmo es de mi tierra: Camajuaní. Ahora quisiera saber sobre Cintra Frías, que es otro que se las trae. Estoy en espera de que distribuyan en Villa Clara el libro sobre Raúl, que es otro de los grandes héroes de los que poco sabemos porque su modestia no nos ha permitido conocer cuánta heroicidad y sabiduría hay en su vida. No estoy de acuerdo en que haya que esperar a que esos héroes ya no estén para poder conocerlos. Que sea ahora.

    • Maria Elena dijo:

      Reflexivo, No estoy muy segura, porque nunca lo pude conseguir, pero se que existe un libros que creo se llama los Generales o mis Generales, algo así, hace mucho de esto quizas dos o tres años y ahi debe haber algo sobre este héroe nuestro. Quizás algún forista lo haya leido y nos pueda sacar de duda. o la misma Arleen.

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    Yo hubiese sido pecuario, me gustaba mucho andar con el ganado, a caballo, me gustaba mucho. Si yo no hubiera sido militar seguiría en Camajuaní, haciendo décimas
    Yo hubiese sido pecuario, me gustaba mucho andar con el ganado, a caballo, me gustaba mucho. Si yo no hubiera sido militar seguiría en Camajuaní, haciendo décimas
    Este es un grneral de la estirpe de Antonio Maceo.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo

    • astor dijo:

      Dinardo,, yo tenia un amigo cuando trabajaba en Planta Mecanica en Santa Clara,,alli trabajabamos juntos, que se llamaba Dinardo Suerez, y era de Cienfuegos,, al igual que yo,, y casualmente una hermana de el, era enfermera del hospital de Cabinda cuando lo acurrido al General,, ers tu familia de el,, ???

  • Caridad Pérez dijo:

    Hombre modesto, sencillo, humilde en su actuar como pocos, hace falta que muchos se miren en su espejo y actúen como tal, mi admiración sincera como cubana

  • el jose dijo:

    Yo crecí escuchando hablar de Espinosa…leí sobre él en el LIbro Secretos de Generales, muy bueno, pero no eso,lo tenía cerquitica porque vivo desde siempre a unas cuadras del Estado Mayor del ejército Oriental…y para mí es un orgullo saber que hay militares,que hay hombres,que hay cubanos como él!!!

  • Armando dijo:

    De los verdaderos guapos cubanos.

  • Amaury II dijo:

    Lo admiro mucho, es un verdadero héroe entre los héroes y sobre todo por su modestia y sencillez y jamas en la vida se ha puesto a fanfarronear, ni con demagogia sobre sus acciones heroicas.

  • j fdez dijo:

    todo el honor para este patriota nuestro
    no obstante, por su importancia, la periodista tiene que revisar cuidadosamente antes de publicar ya que hay varios errores garrafales en el texto como:
    … El CIR de Benguela nuestro es el primero que entra en combate, los instructores cubanos con los bisoños reclutas angolanos de apenas unas semanas de preparación enfrentaron ahí a esas tropas “angolanas” (debe decir sudafricanas)
    … el 12, un dia despues de declarada la “invasion” (debe decir la independencia)
    … detuvimos la penetracion de las tropas de Zaire “que nos asesoraban” (debe decir que nos atacaban)

  • Hector Pupo Velázquez dijo:

    Menos mal, porque no pude ver la entrevista completa por lo “buena” que estaba la señal. Ramón: todo un héroe de pueblo. Muchísimas felicidades para él y toda su familia.

  • yo dijo:

    Simplemente genial esta mesa redonda, deben repetir más como estas son muchos hombres y mujeres los que nos ayudaron a tener esta REVOLUCIÓN y creo que la forma de retribuir ese humanismo es mostrarlos así tal cual son hombres y mujeres que viven casi en el anonimato, o de aquellos que ya no están pero existen testimonios de personas que tuvieron cerca, conocer a nuestros héroes, escribir la historia como dijera Raúl es tarea de todos…

  • Luis.E.Cintra Gonzalez dijo:

    Un cubano fiel a Fidel y Raul con mucha historia , gracias por relatarnos parte de su historia y seguir dando ejemplo de hombre de estos tiempos forjador de nuevas generaciones de cubanos con esa modestia que lo caracteriza, exitos en su trabajo y mucha salud GENERAL.

  • moreno dijo:

    El general ramon es y sera siempre uno de esos hombre que el pueblo de cuba, angola y parte importante del mundo no podran olvidar por todo el bien que ha hecho a la humanidad a riesgo de su propia vida ,hombre modesto desinterezado, valiente y sobre todo fiel a su pueblo , a nuestro comandante en jefe , a raul y a si mismo ,nada esa es la escuela de nuestro fidel , forjador de hombres de bien gracias ramon po existir salud

  • aguila dijo:

    saludos Ramon eres un verdadero heroe un abrazo yo como muchos cubanos seguimos su ejemplo internacionalista

  • jose roman dijo:

    hajale ..con esos Heroes Cubanos Internacionalistas deben ser ampliamente difundidos,Cuba es todo un caso siendo tan pequeña y con esa cantidad de habitantes logro cambiar la geografia de Africa.
    sugiero se de ha conocer la intervencion Cubana en defensa de Argelia: creo que tambien es toda una Epopeya y casi no se conoce nada.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Vea también