Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Leo Brouwer: “Nuestro entorno sonoro es una repetición exhaustiva de la banalidad”

En este artículo: Cultura, Festival Leo Brouwer, Música
| 36
Foto: Ivan Soca

Foto: Ivan Soca

Por Katheryn Felipe

No imaginé que el Leo que todos llamaban “maestro” llevara, con tan calmada sencillez, el traje del virtuosismo. La mañana antes de conocerlo supe que el Festival Les Voix Humaines (que ya no se llama como el maestro) traerá, en edición única que durará casi un mes, más de 30 conciertos, 350 músicos y artistas de 16 países, y 25 estrenos nacionales e internacionales, que abarcarán variadas tendencias, estéticas y géneros musicales.

Pero no pedí insistentemente para hacer unas cuantas preguntas sobre las voces humanas, sino para escuchar a Juan Leovigildo Brouwer Mesquida. Después de entrevistarlo sabré que lo mejor de la música universal no quedó en Mozart, Beethoven o Stravinsky. Habré visto ya que sus manos acomodan los espejuelos, cada vez que reitera que la desinformación pone en peligro la cultura.

Aunque ha sido más aplaudido fuera que dentro de Cuba, tras 50 minutos conversando con este genial guitarrista tendré claro que no le importa la fama y que desconfía de las cosas bonitas. Entonces, ya estaré enterada de que cuenta demasiados (inacabables) amigos repartidos por todo el mundo y que no pocos de ellos viajan a La Habana desde 2009 para los espectáculos culturales que organiza. En una, dos, tres ocasiones… habré escuchado que tan bueno es programando como dirigiendo y componiendo.

La cita (o mejor, la clase) será al día siguiente. De su apretada agenda aprovecharé un ratico. Me sentaré frente a Leo Brouwer en una oficina y acabaré por aprender al pie de la letra qué hay de deslumbrante en lo peculiar.

Durante seis ediciones del Festival Leo Brouwer de Música de Cámara y, por única vez, con Les Voix Humaines, defiende como premisa un maridaje de músicas inteligentes. ¿Por qué?

-Siempre he estado reflexionando sobre el entorno, basado en un principio inolvidable del filósofo español Ortega y Gasset, que dijo: “Yo soy yo y mi circunstancia”. Es algo apoteósico que leí de niño y nunca olvidé. El entorno nuestro se ha ido deteriorando sonoramente y, manipulado por los medios, ha llegado a ser un (en criollo) batiburrillo, es decir, una repetición exhaustiva de lugares comunes y, en un gran porcentaje, de lo que llamo banalidad. La banalidad existe pero, como dolorosamente la mente del hombre es manejada por la información, se puede convertir una cosa barata, pueril o kitsch (que es casi el 90 por ciento de lo que estamos oyendo), en algo rutinario y agradable. Yo prefiero la hermosura a lo que denominamos “bonito”. Un hipopótamo es hermoso, como puede serlo también una gacela. En mi opinión, programar es un arte, no solo componer, no solo realizar o interpretar. En mis programaciones como músico siempre he tratado de dar todo tipo de información, empezando por la tarjeta de presentación (que puede ser de una de las grandes obras o de las más comunes, con óptima calidad, hasta pasar a cosas que nunca se han oído jamás). Una vez que uno gana la confianza del público, puede darle toda la información del mundo. Así hacemos un festival de músicas que no se conocen, que no se tocan o que no se divulgan suficientemente, porque son difíciles y exigen una cultura de información a nivel mundial.

¿Sigue siendo imitativa la música cubana? ¿Por qué?

-Sí lo es. Las formas de la cultura popular en nuestros países, por falta de formación técnica, se han convertido en reiteraciones o repeticiones de fórmulas. Es cierto que esas formas han adquirido a través del tiempo un folklore renovado y actualizado, convertido en música popular y reconvertido en clichés comerciales por los medios y por los transgresores (en el peor sentido de la palabra), que son managers, disqueras, medios de divulgación programadores de teatros y de televisión. Todos son mediadores que manipulan al público con un material llamado “comercial”.

No imaginé que el Leo que todos llamaban “maestro” llevara, con tan calmada sencillez, el traje del virtuosismo. La mañana antes de conocerlo supe que el Festival Les Voix Humaines (que ya no se llama como el maestro) traerá, en edición única que durará casi un mes, más de 30 conciertos, 350 músicos y artistas de 16 países, y 25 estrenos nacionales e internacionales, que abarcarán variadas tendencias, estéticas y géneros musicales.

Pero no pedí insistentemente para hacer unas cuantas preguntas sobre las voces humanas, sino para escuchar a Juan Leovigildo Brouwer Mesquida. Después de entrevistarlo sabré que lo mejor de la música universal no quedó en Mozart, Beethoven o Stravinsky. Habré visto ya que sus manos acomodan los espejuelos, cada vez que reitera que la desinformación pone en peligro la cultura.

Aunque ha sido más aplaudido fuera que dentro de Cuba, tras 50 minutos conversando con este genial guitarrista tendré claro que no le importa la fama y que desconfía de las cosas bonitas. Entonces, ya estaré enterada de que cuenta demasiados (inacabables) amigos repartidos por todo el mundo y que no pocos de ellos viajan a La Habana desde 2009 para los espectáculos culturales que organiza. En una, dos, tres ocasiones… habré escuchado que tan bueno es programando como dirigiendo y componiendo.

La cita (o mejor, la clase) será al día siguiente. De su apretada agenda aprovecharé un ratico. Me sentaré frente a Leo Brouwer en una oficina y acabaré por aprender al pie de la letra qué hay de deslumbrante en lo peculiar.

¿Qué responsabilidad tiene la música con la época que vive?

-Hubo un momento en que yo pensé que la música debía tener cierta militancia política y aprendí que si el mensaje político se hace de una forma redundante es de mal gusto y estéril. El mensaje político, si es que lo va a haber en una música, tiene que estar envuelto en papel de seda, como hacían Brecht, Hanns Eisler, Paul Dessau y Kurt Weill, que te hacían una canción al comunismo, pero en tiempo de blues. Así te están dando el mensaje con una calidad excepcional. Sin embargo, eso es innecesario en el siglo XXI, porque ya el arte no está al servicio, por ejemplo, de la Iglesia, del poder político. El papel de la cultura en cuanto a la militancia política se centra en saber que, mientras más abstracto es el producto, más lejano está de encasillarse como producto mediático. Porque estamos hablando de productos, no de obras. Cuando usted violenta una obra para otra función que no sea la inteligente y lúdica, paralelamente está perdiendo porque hace concesiones. Este es el tiempo de la información rápida y de buscar que la manipulación sea la menor posible.

¿Cómo se puede mejorar la música en Cuba?

-Hay cosas muy simples y difíciles de explicar. Lo único que falta es cultura. ¿Qué significa la cultura? Primero, cultura no es erudición, es conocimiento, es integrar en tu cerebro pensante (todos son importantes: hay uno lúdico, uno que se divierte, uno que aprende y uno que destila o saca ideas) todas esas vivencias, informaciones, magias apresadas por los sentidos. Y va, como dije una vez, desde la manera en que tomamos un café o hacemos un piropo para un animalito hermoso o para una mujer bella, hasta la forma en que reflexionamos qué se rechaza (lamentablemente hay que rechazar cosas porque el cúmulo de información sería demencial). No hay información en Cuba. En mi barrio (que es un barrio duro) yo hice una encuesta cuando iba a venir un amigo que se llama Bobby McFerrin (que finalmente no pudo hacerlo). De 25 personas a las que pregunté, 23 no sabían quién era Bobby McFerrin. De los otros dos, uno dijo: “Creo que he oído de él, ese es uno que canta raro, de varias maneras”, y el otro solo había escuchado alguna vez que el tipo era “un bárbaro”. Con esos niveles de información cero, no puedes hacer cultura alta, ya sea cultura erudita, popular, culta, filosófica o ideológica. Cuando nuestros músicos tengan una mejor cultura, de todo, toda nuestra música va a ser mejor. No es aprenderse mil o mil 500 partituras como hice yo, no hace falta. Falta tener un oído atento y un sentido de la discriminación estética después de la información. Si en un barrio no se sabe quién es Bobby McFerrin, entonces estamos muy mal en música popular. Ahora al Festival viene Andreas Scholl, el más grande contratenor que tiene Europa, y pocos saben quién es. Y llega con Karamazov, un excelente laudista, no solo uno de los mejores realizadores de la música preclásica del renacimiento y el barroco, sino que ha acompañado al roquero Sting, que también es un musicazo, como lo son Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. La cultura no está vedada para los hombres de lo popular. Tú te puedes meter tres palos de ron en la esquina y decir cuatro palabras jugando dominó, y sigues siendo un hombre culto e inteligente, y eso se debe a que eres alguien informado. Esas cosas se ignoran porque exigen que se engloben las circunstancias que hay dentro de uno mismo.

(Tomado de Cuba Contemporánea)

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • urbano dijo:

    Un interesante artículo sobre la cultura en un momento en que estamos inundados por el ¨pop¨barato, el regueton y todo cuanto se pierde por ahi incluyendo la mal llamada ¨fusion¨ donde muchos esconden la falta de un verdadero talento. Es una suerte leer un enfoque como el de Leo Brower, que es un excelente musico reconocido mucho mas fuera de Cuba que en su tierra nata.Sin embargo noté la repeticion de varios parrafos . ¿Es este un nuevo estilo de redaccion?

    urbys

    Urbys

    • Roberto.b dijo:

      urbano, de acuerdo 100% con ud. Muchos hacen lo que llaman fusión (o arroz con mango) porque son incapaces de crear algo original.

  • aqp dijo:

    Muy elocuentes las palabras de Leo, debemos enorgullecernos tener grandes de la música como él. Creo en el poder educativo de nuestros buenos músicos y especialistas de la difución, que están a favor de inculcarle a nuestro pueblo los verdaderos valores culturales, aunque sea tan dificil en medio de este mundo donde el dinero es lo que impone el modo de vida, relegando la espiritualidad de los seres humanos a planos inferiores.

  • cas dijo:

    Excelente, saludos cas.

  • javierjuventus dijo:

    Genia la entrevista, tiene toda la razón maestro…
    Me gustaría enriquecera esto dos o tres cositas más:
    – La entrevista de c2qsq2 a Carlos Ruiz de la Tejera..
    – La última entrevista televisiva a Lusi Carbonell
    – La entrevista para el programa sonando en cuba a Frank Fernández
    Es increíble la “desculturación” paulatina de nuestro medio y como ha acerado esto el ejercicio de la crítica porque eso también pasa hemos llegado a una cultura de lo acrítico, pensamos que todo es bueno y consumimos cualquier cosa por lo que , lógicamente , producimos cualquier cosa.
    No por Bobby McFerrin, pregunte usted por Garcia Caturla, Brindis de Salas o por Bola de Nieve y si acaso logra sacar algo “en limpio”es una nota pintoresca…
    Gracias a que tenemos a personas como usted seguiremos siendo la Isla de la música…

  • tony alonso dijo:

    que falta hace oir mas a menudo a nuestro maestro leo es una pena que el tiempo nos robe esa formidable oprtunidad que todos necesitamos.

  • waholama dijo:

    Si lo dice este señor es verdad pues Leo B es un gran músico de estirpe universal, pero con profundo respeto y en aras de aprender de este artículo, ¿alguien me puede informar quien es Bobby McFerrin? favor hacerlo llegar a traves de un comentario, muchas gracias.

  • .Luis el Griego. dijo:

    DE ACUERDO 100% CON EL TEMA ,…. SOLO Q SI EN ESA CULTURA ENTRA EL VIRUS DEL REGUETTON, DE SEGURO HAY Q CAMBIAR EL DISCO DURO … EL REGUETO ES LA ANTI-CULTURA ….

  • Baphomet dijo:

    Maestro L. Brouwer:
    Si estuviera más de acuerdo con usted, lo que haría es repetir sus palabras. Como dijera el Generalísimo Máximo Gómez: “el cubano o no llega o se pasa” y eso es algo que se ha hecho muy evidente en los medios de difusión nacionales, donde se oyen a “compositores” LADRAR sobre sus obras (Reguetón), torciendo lo popular con lo populachero (creo que acabo de inventar esa palabra :-)) donde la vulgaridad y el mal gusto hacen su reinado… luego, te ponen a algún “erudito” buscándole la quinta pata al gato, hablando en un “castellano de diccionario enciclopédico” que (me atrevería a asegurar) ni ellos mismos entienden la mitad de lo que dicen.
    Yo, (joven al fin) escuchó todo tipo de música y aunque nací en los años 80, cuando el pop y el rock estaban “a la orden del día”, podía venir un adulto a preguntarme sobre nuestro baile nacional que sin dudarlo un momento hubiera contestado: el Danzón… hace poco pregunté a uno de mis sobrinos esa misma pregunta y no me sorprendió su respuesta en lo absoluto, sino la seguridad con que la dijo: ¡EL REGUETÓN!
    Para terminar mi comentario, tendría que decir que esta es la única ocasión en que he visto al Comandante en Jefe equivocarse: ¡Somo el pueblo MÁS CULTO del mundo! El MÁS INSTRUIDO, puede ser…
    Un saludo, de un fiel admirador de su obra
    Ing. Alberto (Baphomet) La Rosa Valladares
    P.D: Le aclaro que mi molestia con “eso” (vamos a llamarlo música, para no ofender susceptibilidades) es porque muchos han querido equipararse con grandes figuras de nuestra historia musical, como Benny Moré… el problema es que El Benny era un hombre que NO ESTUDIO MÚSICA, PERO TENÍA UN GRAN TALENTO NATURAL… en cambio el Reguetón le ha dado la oportunidad de cantar a muchos MÚSIQUILLOS con peinados y vestimentas extravagantes, PERO SIN TALENTO ALGUNO…

    • Frank David dijo:

      BAPHOMET, EL COMANDANTE EN JEFE NO SE EQUIVOCÓ, PORQUE EN PRIMER LUGAR, EL NUNCA DIJO “CUBA ES EL PAÍS MÁS CULTO DEL MUNDO”, LO QUE DIJO FUE QUE IBA A SERLO.

      Y TE ACLARO QUE “CULTO” NO SIGNIFICA “EDUCADO”, Y NOSOTROS SÍ SOMOS CULTOS, AUNQUE EDUCACIÓN LES FALTE A ALGUNOS.

      ME SUMO A LOS CRÍTICOS DE AQUÍ DEL REGUETÓN, ESTA MIERDA DE MÚSICA HA ACABADO CON LOS VALORES DE LA JUVENTUD DE ESTE PAÍS.

      • alexei dijo:

        en sentido general no creo q seamos ni cultos ni educados, si acaso instruidos desde el punto de vista de los títulos académicos (y hay muchos inmerecidos, dados por por puro promocionismo), lamentablemente al paso q vamos tampoco vamos a serlo en el futuro

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Y mientras mantengamos a cuatro “papanatas” con el poder de difundir cualquier banalidad y sin capacidad técnica e intelectual para equilibrar una adecuada programación que llegue a todos los gustos, seguiremos “fritos”.

    • alexei dijo:

      tengo q discrepar resptuosamente con ud amigo ,hace mucho tiempo q la era de los papanatas se terminó en el sector de la música en cuba, estamos hablando de dinero no de incapacidad ..

      • Baphomet dijo:

        alexei dijo:
        “… estamos hablando de dinero…”

        Estoy seguro que este comentario no será publicado… pero; aún así, suelto mi pregunta:
        ¿Quién me negará en este caso a Patricio Amaro?
        Constantemente vemos a “bonitillos” sin talento en la tele, pero ESE ni siquiera es “bonitillo”… porque TALENTO NO TIENE NINGUNO.

      • katana dijo:

        jejeje, patricio amaro se echo a perder desde que decidio no ser rockero.

  • José M. Calero Gross dijo:

    Maestro Leo : Es excelente que un músico de su talla comente sobre la mayor parte de las propuestas actuales, de lo que tiempos atrás nos enorgullecíamos. En la TV y en la radio se pueden escoger los programas que te ofrecen música de calidad. Las orquestas, con contadas excepciones, son más de lo mismo, sin sonido propio y temas simplones, melodías para dos o tres días y lo único que interesa es el mercado. Lo demás no importa. Pero peor será lo que nos viene encima si no detenemos ese real desastre.

  • LOL dijo:

    La música sirve para manipular también…..

  • LYM dijo:

    Si tiene toda la razón y es muy preocupante porque ahora no es muy fácil revertir todo esto pero hay que comenzar por volver a poner programas como “Música del Mundo” y en horarios mas estelares y relegar un poco esos programas de reguetón a otros horarios, pero algo hay que hacer porque estamos muy banalizados como usted bien dice.

  • el turco dijo:

    Excelente artículo, y de acuerdo 100 % con las palabras del maestro Leo Brower (uno de verdad, y no de los que se autotitulan, y otros a quienes inmerecidamente se los ponen). Lo de la banalización de la cultura es galopante, duele ver el nivel de desculturización y desinformación que existe en la sociedad a nivel general. El problema parte de muchas autoridades e instituciones culturales que erróneamente han malinterpretado y acomodado los principios de la política cultural. Actualmentre se ven consecuencias nefastas, que van desde encuestas que se pueden hacer en la calle hasta en los programas de participación televisivos, donde se evidencian las carencias culturales de jóvenes y no tan jóvenes. Le hemos dado espacio al mal gusto, la chabacanería, pero ¿quién le pone el cascabel al gato..? ¿quiénes son los responsables de la situación actual..? ¿dónde están los programas y espacios de crítica cultural..? Pueden contarse con los dedos de las manos, y así no se puede avanzar.

    Decir que este es el pueblo más culto comenzará a ser una utopía y una mentira si no tomamos medidas urgentes, ¨con prisa y sin pausa¨, sino veremos lamentables consecuencias en el futuro, sino ya la estamos palpando desde hace años. Gracias Leo Brower, Luis Carbonell, Frank Fernández, Bola de Nieve, Ernesto Lecuona, entre muchísimos otros hijos de este pueblo y que 100pre defendieron y defienden la cultura.

  • Adolfo dijo:

    Habría que hacer una Revolución en el sector de la cultura y eliminar la enorme corrupción que permea todas las capas de la programación, difusión y comercialización de la música.
    Desafortunadamente las mentes más lúcidas, capaces y comprometidas no están en los lugares que deciden políticas

  • cubano dijo:

    Yo creo que el problema de la falta de cultura al que se refiere el Maestro Leo Brouwer va mucho más allá de la difusión, o no, del regueatón. Imaginen que mañana disminuyeran en un 80% las transmisiones de ese género en la radio, ¿seríamos inmediatamente mucho más cultos por esto?, la respuesta es no. Estoy de acuerdo totalmente con él en que la falta de información en los medios, la falta de revistas especializadas, la falta de espacios regulares de críticas de arte en esos mismos medios son la causa principal de esa ausencia de cultura general en nuestra población. No somos como pueblo ni más ni menos inteligentes o cultos que otros, solo que si no tenemos medios a través de los cuáles conocer, disfrutar (o no), valorar e interpretar el arte (de cualquier tipo) de otras latitudes, pues entonces siempre sucederá eso que dice Leo, que le hizo preguntas a algunos vecinos sobre ese magnífico vocalista norteamericano, y no lo conocían. Y que conste, yo aquí he visto en la TV recitales de él en los EEUU. Se ha impuesto la cultura de lo banal, de lo fácil, del no pensar, del solo “gozar”, del bacilón, y mucho tiene que ver eso también con la economía, y con quiénes son, entre la juventud, los que imponen los cánones del consumo, de cómo divertirse, de cuál es el non plus otra de la gozadera. En buen cubano, quiénes son los que están manejando dinero hoy día en Cuba, y cuáles son sus intereses culturales, que desgraciadamente son los que le están trasmitiendo a la juventud (salir, tomarse unos “laguers” o rones, gozar reguetoneando, utilización de un vocabulario cuasi marginal, y empatarse y “descargar” con una muchacha “fácil”, esas son para ellos siempre salidas geniales). Por eso agradezco tanto la existencia de la Fábrica de Arte Cubano (FAC), donde X y sus colaboradores tratan de ofrecerle a los asistentes (casi todos jóvenes) un abanico de posibilidades de apreciar diferentes muestras de arte, donde no todo termina en los “palos” de ron de los que habla el Maestro en su entrevista. Hay todavía mucho que hacer para revertir esta situación, pero soy optimista, y espero que una mejora en la economía también influya en una mejora gradual en la aparición de revistas especializadas y la visita a nuestro país de otros buenos exponentes del arte con calidad del mundo (en una sociedad económicamente próspera generalmente las artes también florecen).

  • Govea dijo:

    Maestro, yo lo siento mucho por usted ,por mi y por otros muchos ,pero ya esto se fue de las manos.Todo,pero todo el poder sobre los medios lo tienenunos individuos a los que solo le interesa figurar y confundencultura con farándula.Obsérvese nada mas algunos programas culturales y siempre verá a los mismos(estoy seguro que pagan por eso) que piensan que son maravillas, basta verlos para darse cuenta que no son transgresores sino ridiculos,llegan a la TV y llegan en chancletas y cruzan la pierna para que el pueblo vea que el si hace lo que le da la gana. La TV difunde a los que han ganado dinero aunque sean unos mamarrachos.Mis alumnos no parecen universitarios sino payasos, hacieno o tratando de hacer lo mismo que sus modelos.Es cruel pero personas como usted y otras cimas de la cultura cubana no son modelos para nuestros jovenes, ese lugar lo tienen reservados El chacal, yakarta,Osmany García sin voz y comparsa.En fin, como diría otro maestro como Zumbado es la cagástrofe.

  • Onasis dijo:

    Croe que el maestro tiene toda la razón sobre le falta de cultura que tenemos en nuestro país, necesitamos variedad cultural en todos los sentidos de la cultura porqué el ritmo repetidido esta acabando con nuestra identidad,con tanta tradicion que tenemos.

  • Omar dijo:

    De acuerdo con Leo Brower y demás comentarios. Hay que comenzar por revisar nuestra programación cultural en la TV, Radio y prensa en general, donde esta se tomal mayor parte de la programación o de las páginas. Hay que comenzar por educar o culturizar a quienes dirigen esos espacios. Esty de acuerdo con que en el fondo debe existir un negocio para promover esos jóvenes “valores”. Lo más triste es que se están constituyendo en patrones de nuestra más joven generación. Cada grupo que surge es una copia al carbón de los otros. ? Las letras? …. Puaffff.

  • Alina dijo:

    Sabias palabras ………….excepcional músico, ojalá muchos dirigentes nuestros lo oyeran y practicaran sus ideas ……….

  • Domenico dijo:

    Nada nuevo bajo el sol ni exclusivo de Cuba…aquí en Italia,solo la elite conoce quien es Bobby Mc Ferrin y eso por la popularidad de un hit banal como “DONT WORRY BE HAPPY”,asi que segun la generalizacion axiomatica del maestro en EUROPA,tambien tenemos problemas de “cultura”.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también