Imprimir
Inicio » Especiales  »

La asunción contó también con el respaldo de UNASUR

| 1

La concurrencia de los venezolanos a votar, el domingo pasado, fue masiva y orilló el 80 por ciento del padrón (79,8 por ciento, según la información oficial brindada esa misma noche, por la titular del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena).

Y resultó ganador el candidato del Gran Polo Patriótico, Nicolás Maduro, con el 50,78 por ciento de los sufragios, colectando 7.5 millones. Le sacó así una pequeña pero decisiva luz de ventaja al candidato de la Mesa de Unidad Democrática, el derechista Henrique Capriles, que sumó el 48,9 por ciento y 7.2 millones de votos.

La diferencia exacta entre los dos candidatos que llegaron casi a la par a la línea final fue de 262.473 votos (1,77%) a favor del chavista. El dolorido columnista Daniel Lozano, que escribe desde Caracas para “La Nación” de Buenos Aires, se consolaba con que “todavía no se han escrutado las papeletas de los emigrantes, que seguramente reducirá la brecha en torno de 210.000 sufragios”.

Suponiendo que así fuera, serán 210.000 unidades que le faltaron a Capriles para empardar la cosecha de Maduro. Y eso no tiene remedio. La suya fue una gran performance, pero igualmente perdidosa. Como se dice en Argentina, “le faltaron cinco para el peso”.

En vez de congratularse por esa gran elección, que superaba en 700.000 votos la que había hecho el 7 de octubre de 2012, cuando compitió contra el mismísimo Hugo Chávez, Capriles y sus aliados de derecha desconocieron el resultado, pusieron en duda la legitimidad de la elección e impugnaron la victoria de Maduro.

Coherente con ese punto de vista antidemocrático, llamaron a los venezolanos a un cacerolazo al día siguiente, lunes, y a una marcha sobre Caracas, el miércoles. Con esa convocatoria a la violencia, se entiende que los partidarios del derrotado, poco democráticos como su referente, agredieran a votantes del oficialismo, dispararan contra quienes festejaban el triunfo del domingo, tomaran locales de instituciones y hostigaran a centros médicos atendidos por profesionales cubanos que prestan servicios en la “Misión Barrio Adentro”.

El resultado de esa violencia de matriz netamente opositora fue de ocho muertos y 61 heridos. Bien se puede decir: Capriles lo hizo.

Firmeza del presidente

Ante las violentas protestas callejeras y ningún sustento legal a las impugnaciones, el CNE procedió a proclamar a Maduro como presidente, el lunes 15. Y éste, que revistaba como encargado luego de la muerte de Chávez, advirtió que no permitiría la marcha de los seguidores de la MUD sobre el centro de la Capital. Les enrostró que iban a sembrar la muerte y les negó el permiso.

El impulsor de esa jugada opositora decidió entonces levantar el pie del acelerador, anulando la marcha y pidiendo a sus seguidores quedarse en casa. Solicitó que todas las noches, a partir de las 20 horas, cacerolearan. Digresión, el jueves 18 habrán coincidido esas cacerolas de los barrios ricos del este de Caracas, con las que hicieron bastante ruido en Buenos Aires, partiendo también de barrios de gran poder adquisitivo, desde Callao y Santa Fe, la Recoleta y otros. Un mismo método de parecidos sectores sociales, unidos por el espanto y odio a políticas con sentido popular.

Para que Capriles desistiera de dar otro paso en dirección a más enfrentamientos debe haber influido que tras los anuncios del CNE, a partir del lunes 15 hubo una seguidilla de pronunciamientos de presidentes de la región, reconociendo la legítima victoria del chavista. Argentina ocupó uno de los primeros lugares en esa lista, por decisión de Cristina Fernández, comunicado por la cancillería, junto con Dilma Rousseff de Brasil, Rafael Correa de Ecuador, Evo Morales de Bolivia y Raúl Castro de Cuba, entre otros.

Eso descolocó a Capriles que, enojado, le contestó a Cristina que “pague lo que debe”. Suponiendo que Argentina le deba a Venezuela 13.000 millones de dólares como dijo el perdedor, esa cuenta la deberá reclamar, si es que lo hace, el presidente legal. Y Maduro no lo ha hecho. Capriles, en cambio, tiene dificultades para volver a su despacho en la gobernación de Miranda, donde le reclaman la renuncia por abandono del cargo.

Victoria apretada pero nítida

Si la diferencia en votos para el bolivariano fue de 262.473 votos o si al final bajan a 210.000, eso no cambia el resultado, “irreversible”, como lo calificó el domingo el CNE.

Capriles y sus socios pentagonistas pidieron el recuento voto a voto, descartado por ese órgano electoral, que sí procedió a realizar una auditoría sobre el 54 por ciento de las actas de votación. El jueves, en vista de la controversia, resolvió auditar el 46 por ciento restante. Y en eso está, con lo que se confirmará la limpieza del escrutinio.

El candidato de la derecha no pudo seguir impugnando, a pesar de que no se contó voto a voto los más de 14.7 millones emitidos, que tienen un doble control: la máquina de votar y la constancia escrita del voto emitido. Negó el resultado primero y de hecho lo admitió ahora, sin autocrítica. Y en el medio, fogoneó una violencia criminal de la que sólo lo excusaron los medios de la derecha continental afiliada a la SIP. El jueves 18 un editorial de “Gaceta Ganadera” (léase “La Nación”) echaba al chavismo la culpa de las muertes: “(el gobierno) también recurrió a la violencia policial y a matones a sueldo, que provocaron ocho muertes inocentes y decenas de heridos y contusos durante las refriegas de las últimas horas, y a proferir amenazas de toda índole, incluyendo la que supone una presunta orden de detención contra el líder opositor. Capriles nunca ha hecho llamado alguno a la violencia”.

Estados Unidos muy aislado

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, y posteriormente el secretario de Estado, John Kerry, anunciaron que no reconocían la victoria de Maduro y ni su condición de jefe de Estado. Así sustentaban la política de Capriles y sus denuncias de supuesto fraude, nunca probado en el sistema electoral venezolano, reputado como uno de los mejores del mundo.

Era un desconocimiento de la realidad. En cambio los países del Mercosur, con Venezuela incluida y Paraguay suspendido desde el golpe contra Fernando Lugo, más los once socios de la Unasur en su reunión de urgencia el Lima y hasta la decrépita OEA, certificaron los buenos títulos presidenciales del ex chofer del Metro de Caracas que se autodefine como chavista, socialista y obrero.

La corresponsal de “La Nación” en EE UU, Silvia Pisani, registró el jueves 18 esa orfandad: “EE UU pareció quedarse muy solo en la región en su posición de respaldo al anunciado recuento de votos. Esa soledad se hizo patente en la sesión de ayer de OEA, donde la representante de Washington, Carmen Lomelín, fue la única que tomó la palabra para defender la necesidad de un nuevo conteo de los votos y mantener en suspenso el reconocimiento de Maduro. Nadie más habló en igual sentido”.

La presidenta argentina había exhortado a las autoridades estadounidenses a reconocer la victoria chavista como una contribución a la paz. Por ahora no tuvo éxito. Hablarle a los halcones tiene generalmente resultados como ese. Washington no envió delegación alguna a la toma de posesión de ayer…

Maduro presidente

Ayer el ganador asumió como presidente en una ceremonia realizada en la Asamblea Nacional, con la presencia de 17 presidentes y delegaciones de 61 naciones. Cristina Fernández, Dilma Rousseff, Rafael Correa, Raúl Castro, Evo Morales, José Mujica, Ollanta Humala, Juan M. Santos, Michel Martelly (Haití), Danilo Medina (República Dominicana), Donald Ramotar (Guyana), Porfirio Lobo (Honduras) y el iraní Mahmud Ahmadineyad, fueron algunos de los mandatarios presentes.

La capital se vistió de rojo en las siete avenidas: Baralt, Fuerzas Armadas, Lecuna, Universidad, Urdaneta, Bolívar y México. Luego, en feliz coincidencia, la multitud se trasladaba al paseo de Los Próceres, para el desfile cívico-militar celebrando el 19 de abril de 1810. Es que 203 años atrás, ese Grito de la Independencia, inició la lucha para acabar con el dominio español en Venezuela.

Como le dijo ayer al cronista el primer secretario de la embajada de ese país en Buenos Aires, Juan E. Romero: “nuestro 19 de abril es equivalente al 25 de mayo de 1810 de ustedes”.

En ese desfile estaba el jefe del Comando Estratégico Operacional, mayor general Wilmer Barrientos quien declaró que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) mostraba así “la cohesión, disciplina y capacidad de la institución”.

En ese plano también la derecha tuvo varios traspiés porque sus maniobras para captar militares susceptibles de sumarse a un golpe de Estado -como el que dieron en abril de 2002- vienen fracasando. La FANB se mantiene leal al gobierno bolivariano y la legalidad. Con eso, más el apoyo de más de la mitad del electorado y el aval de los 33 socios de la CELAC, los once de la Unasur, los seis miembros del Mercosur y los ocho de la Alianza Bolivariana de Nuestra América (ALBA), Maduro tiene una base más que interesante para gobernar.

 

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • salgado dijo:

    Aun me siguen preocupando los medios masivos en contra de maduro en su propio suelo,yo se que hay mucha libertad de expresion y eso y que los DH y esas cosas,pero compadre hay que presentar denuncias antes los tribunales competentes,los venezolanos saben que esas mentiras estan fundadas y cuando no se puedan probar hay que denunciarlos por falsos argumentos,por difamacion,por sedicion,no es posible que se muestren fotos de elecciones anteriores en la quema de boletas,dice TELESUR que son falsas y no oigo una medida en contra de esa fuente,ya el gobierno debe cortar por lo sano o desaparecen de una vez,de todas formas los que mas violan los DH son los EU,asi que al carajo con esos medios que estan entorpeciendo el avance bolivariano o se plegan a la patria o desaparecen de una vez,no informan nada de las patrañas de la derecha,no mientan a los muertos ni los CDI,para ellos el chavismo es transparente o invisible,¿ para que venezuela necesitan estos medios.? recuerden que los estan financiando CAPRILES y los Yumas y la embaja de EU en Venezuela,guerra habierta o cierran de una vez la contienda de desinformacion que tienen con el pueblo que esta sufriendo estos vejamenes de la oposicion, ¿ donde esta la justicia solicitada por venezuela,cuando ilustraron foto falsa de Chavez moribundo en el Diario del Pais..? O Venezuela le corta la señal o se pliegan a los intereses del pueblo..?….ahora maduro esta haciendo gobierno de calle y la tv enemiga desiforma a las personas sobre estos planes de desarrollo,esto es seriamente preocupante,trabaja en las mentes de las personas,es nocivo compañeros,pongan asunto en este tema tan serio para la seguridad de venezuela.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emilio Marín

Periodista argentino, colaborador de Cubadebate.