Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

La verdad detrás del escudo antimisiles

| 10

Escudo antimisiles

Por Pedro Núñez Mosquera*
Especial para Cubadebate

La noticia no es nueva pero aparece y desaparece con cierta asiduidad, aún cuando los principales medios globalizados de información no la presentan en su real dimensión: Estados Unidos y sus aliados, incluido Israel, desarrollan planes para establecer “escudos antimisiles” en Europa, Asia y el Oriente Medio.

La idea de los sistemas de defensas antimisiles, comúnmente conocidos como “escudos antimisiles”, forma parte de la ya demasiado larga carrera armamentista; y surgió en los Estados Unidos en la década de 1940, concebida como un mecanismo que protegiera el territorio de ese país de un ataque con armas nucleares, incluso en momentos en que solo Estados Unidos poseía ese tipo de armamento.

Desde que Estados Unidos ensayó con éxito el arma atómica en 1945, que fue seguido por el ensayo atómico en la Unión Soviética en 1949; y por sucesivas espirales en la carrera armamentista, la concepción del escudo antimisiles, con diferentes variantes, siempre estuvo presente. Precisamente, la decisión de la Unión Soviética y de los Estados Unidos, de firmar en 1972 un Tratado de Defensa Antimisiles, tuvo como finalidad concreta no solo la protección del territorio de ambos países, sino también limitar la producción y el despliegue de este tipo de sistema, en la convicción de que su poseedor podría verse estimulado a propinar un primer golpe con armas nucleares.

Es eso lo que explica que ese Tratado de Defensa Antimisiles, conocido más comúnmente como Tratado ABM, limitara el despliegue de esos “escudos” únicamente a dos áreas en cada país y no a la totalidad de los respectivos territorios; con un radio de acción de alcance limitado; y con un determinado número de lanzadores. En el año 1974, durante la década de la “distensión”, Estados Unidos y la Unión Soviética acordaron limitar las áreas “protegidas” a solo una en cada país. Tal era la relevancia y pertinencia que se le concedía al Tratado ABM.

La idea del escudo antimisiles, sin embargo, reapareció repentinamente con mucha fuerza y gran publicidad en los Estados Unidos el 23 de marzo de 1983, cuando el entonces presidente Ronald Reagan, anunció en la televisión de su país su “Iniciativa de Defensa Estratégica”, conocida comúnmente como “guerra de las galaxias” que, en su esencia, planteó la creación de un gran paraguas nuclear, capaz de detectar y destruir todos los misiles dirigidos hacia cualquier parte del territorio norteamericano.

Consecuencia inmediata de esta propuesta fue el incremento del presupuesto militar de los Estados Unidos que, con el pretexto de la investigación y el desarrollo, engrosó considerablemente las arcas de grandes empresas norteamericanas vinculadas al sector. Desde el punto de vista militar, la iniciativa, que pronto concitó el rechazo de amplios sectores en todo el mundo, suponía un cambio radical de estrategia en la política seguida por Estados Unidos frente a la Unión Soviética desde los inicios mismos de la guerra fría, pues su implementación acabaría con los fundamentos de la disuasión nuclear, que había prevalecido hasta ese momento en las relaciones soviético-norteamericanas, a fin de evitar el primer uso de las armas nucleares y la destrucción mutua asegurada (MAD). Esa destrucción mutua asegurada; y el interés en evitar el primer uso de armas nucleares por alguna de las partes, estuvieron en la raíz misma del Tratado ABM.

La “iniciativa” Reaganeana, que entre otras cosas contemplaba el desarrollo de bases espaciales y satelitales con rayos láser para interceptar los misiles adversarios en el espacio, fue muy criticada en su momento. En el año 1987, durante el segundo mandato de Reagan, apareció un estudio elaborado por un grupo de especialistas de la Sociedad Norteamericana de Física, que cuestionó su viabilidad.

Pero a pesar de todas las críticas recibidas, que incluyeron su elevado costo económico y las dudas sobre su real viabilidad; la idea de un escudo antimisiles continuó siendo explorada y desarrollada por sucesivos gobiernos en los Estados Unidos. En su discurso sobre el estado de la Unión, en 1991; en un escenario en el que ya se había previsto el desmembramiento de la Unión Soviética, el presidente George H. W. Bush la retomó con ciertas innovaciones.

Es en ese contexto que apareció la Protección Global Contra Ataques Limitados, (GPALS), que significó un cambio en la concepción del escudo antimisiles, al abogar no por un sistema que protegiera a todo el territorio de los Estados Unidos, lo que estaba prohibido según el Tratado ABM, sino por un sistema defensivo limitado a un determinado teatro y con un número también limitado de interceptores. Se consideraba que, al desmembrarse la Unión Soviética, ningún Estado tendría en sus arsenales grandes cantidades de armas nucleares, capaces de un ataque masivo contra el territorio norteamericano, por lo que el número de misiles a interceptar eventualmente, provenientes quizás ahora de los que Estados Unidos calificaba como Estados “renegados”, sería mucho menor.

En el año 1993, durante el gobierno del presidente William Clinton, en Estados Unidos se mantuvo la brega hacia el escudo antimisiles. La Organización para la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDIO), que había sido establecida en 1984 bajo la administración de Ronald Reagan, fue transformada en Organización para la Defensa contra Misiles balísticos (BMDO) que, en línea con la nueva concepción del ex presidente Bush, se concentró en un sistema más limitado; y no necesariamente dirigido a proteger todo el territorio de los Estados Unidos de una vez.

En enero de 1999, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Defensa Nacional contra Misiles (Nacional Missile Defense Act), en cuya sección segunda se establece claramente la política a seguir en materia de defensa contra misiles:  “La política de los Estados Unidos es la de desplegar, tan pronto como sea tecnológicamente posible, un Sistema Nacional de Defensa contra Misiles  efectivo, capaz de defender el territorio de los Estados Unidos contra ataques limitados con misiles balísticos (sea de forma accidental, no autorizada o deliberada)”

Esa ley se convirtió en un instrumento formidable para los sectores que en el congreso norteamericano abogaban por acelerar los trabajos dirigidos al establecimiento de un escudo antimisiles. A partir de su aprobación, la ley fue utilizada en muchas ocasiones como muestra del interés “bipartidista” en el tema, con el objetivo de promover apoyo al mismo.

La Ley de Defensa Nacional contra Misiles de 1999 fue un claro y determinante paso hacia la salida de Estados Unidos del Tratado ABM. Es más, como señalara un investigador de estos temas, los Estados Unidos se apuraron en desplegar sus defensas contra la amenaza de ataques con misiles balísticos intercontinentales por parte de Estados “renegados”, aún antes de que esa amenaza se materializara y antes de que esos sistemas se hubiesen ensayado. Esas acciones, según se ha considerado, costó a Estados Unidos gastos considerables y pérdida de otras oportunidades.

El presidente George W. Bush, quien a pesar de haber obtenido menos votos populares que su contrincante demócrata, se hizo de la presidencia de Estados Unidos en el año 2000 gracias a las mañas de la mafia terrorista de origen cubano que mora en el sur de la Florida, continuó dando pasos acelerados hacia el escudo antimisiles, incluso con una participación más activa de sus aliados de la OTAN. Fue a principios de su gestión que Estados Unidos abandonó el Tratado ABM, lo que dejó a ese país con las manos libres para concretar las ideas que venían siendo diseñadas desde mucho antes, así como para ensayar los sistemas antimisiles tanto en solitario, como de conjunto con otros aliados

De manera que los esfuerzos dirigidos hacia el desarrollo de un escudo antimisiles por parte de Estados Unidos, incluida la investigación y el ensayo de sus componentes, siempre estuvieron presentes en todo el período de posguerra y no se detuvieron luego del desmembramiento de la Unión Soviética y la desaparición del Pacto de Varsovia.

En el período del presidente George W. Bush, Estados Unidos fue particularmente agresivo en este tema, en forma solo comparable con el período en que Ronald Reagan fue presidente. El propósito declarado, ahora como entonces, era la intercepción de los misiles enemigos antes de que alcanzaran su objetivo. No importaba que desde hacia diez años no existieran la Unión Soviética ni el Pacto de Varsovia; ni que se considerara finalizada ya la guerra fría; ni que las pretendidas justificaciones a las que se echaba mano no fueran convincentes. Lo importante era mantener la superioridad militar norteamericana y el mundo unipolar al que se había arribado en la confluencia de los dos últimos decenios del Siglo XX, costara lo que costara.

Ahí está la esencia de la renuncia de Estados Unidos al tratado ABM, firmado treinta años antes, que impedía el desarrollo de ese tipo de programa, pues no solo regulaba su despliegue, sino que comprometía a las partes a no crearlos, ensayarlos ni desplegarlos. Con la denuncia de ese tratado en el año 2002, Estados Unidos quitó del camino un obstáculo formidable a sus planes armamentistas; y para el quinquenio 2004 – 2009, el Pentágono había previsto ya 59 mil millones de dólares en su presupuesto con esos fines.

Con el establecimiento de un sistema de defensa antimisiles lo que Estados Unidos busca, en realidad, es mantener una superioridad militar absoluta, en línea con los postulados del Informe Guía de Planificación de la Defensa, redactado luego del desmembramiento de la Unión Soviética, en el que se abogó por la dominación militar en todo el mundo mediante el incremento de la superioridad norteamericana. Se basa  para ello en los enormes recursos financieros y materiales propios y en los de sus aliados; y en la capacidad científico-técnica desarrollada por el Complejo Militar Industrial desde los inicios de la carrera armamentista.

Independientemente de los pretextos a que se recurra, el objetivo verdadero del “escudo antimisiles” es imponerse sobre los países que puedan ser capaces de acabar con el actual orden unipolar, en particular Rusia y China, puntales fundamentales en la Organización de Cooperación de Shangai, que representa un formidable desafío al orden internacional unipolar.

Son los anhelos de dominación y hegemonía, unidos a los intereses económicos y financieros de poderosas empresas, los que están en la base misma del desarrollo y sofisticación de los armamentos, incluido el sistema de defensa antimisiles, que constituye un fuerte estímulo para una nueva espiral en la carrera armamentista.  En el actual orden internacional unipolar; el escudo antimisiles, precisamente por estar diseñado para intersectar y destruir en pleno vuelo los misiles de un enemigo potencial, gana relevancia como arma de primer golpe nuclear, pues Estados Unidos podría sentirse impune, como nunca antes, para realizar un ataque de ese tipo contra otro país.

Rusia y China han rechazado, en más de una ocasión, los planes dirigidos a desarrollar y expandir a varias regiones del mundo el escudo antimisiles, por los peligros que entraña para la paz y la seguridad internacionales; pero Estados Unidos y sus aliados se muestran dispuestos a seguir adelante con esa aberración. De ahí que la insistencia en el desarrollo del escudo antimisiles podría arrastrar al mundo a una nueva espiral en la carrera armamentista, con todas sus negativas consecuencias en varias esferas.

Precisamente por eso hay cada vez más países que, a pesar de enfrentar grandes dificultades económicas, no parecen estar dispuestos a aceptar por mucho más tiempo la hegemonía norteamericana. Son países que comienzan a actuar en el escenario internacional con mayor determinación e independencia; y que levantan sus voces con fuerza para oponerse a los planes militaristas de Estados Unidos.

También contra esos países y las posiciones que sostienen en el ámbito internacional, aún cuando muchos de ellos no poseen la capacidad de producir armas nucleares, está dirigido el escudo antimisiles. Se trata, en el fondo, de un esfuerzo más por mantener el actual orden unipolar, cuando comienzan a cuajar las condiciones para cambiarlo.

De ahí que el presupuesto del Departamento de Defensa de Estados Unidos aprobado para el 2012 alcance la astronómica cifra de 662 mil millones de dólares; es decir, casi la mitad de la suma total de los presupuestos militares de todos los países del mundo. Oponerse al escudo antimisiles es oponerse, en consecuencia, a la carrera armamentista, al mantenimiento del orden unipolar vigente, y al aumento de los peligros de que estalle una guerra que, por sus características y alcance, podría convertirse en nuclear.

*Pedro Núñez Mosquera es el Embajador de Cuba ante las Naciones Unidas.

startrususa950jlm

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gallo dijo:

    DOMINIOS ABSOLUTOS
    Por doquier, en casi todas las esferas de la vida (no solo la humana) se palpa su búsqueda, hasta en algunos tipos de amor… de los que hasta el instinto huye..
    Bueno seria detenerse un poco en buscar que sustenta esos afanes, pues de seguro alguna debilidad o necesidad inconfesada los sustenta. Una vez descubierta y tratada convenientemente, alejaría entre los humanos al menos tan feos espectáculos. Si.. espectáculos, porque… vistos desde afuera no aportan belleza… hasta conmoverían… si los extremos que imponen no pusieran en juego la existencia.

  • Valery dijo:

    Saludos a los participantes.
    Muy bueno este artículo. Sirve para no olvidar a los vecinos y sus complicadas políticas. A la vez, el artículo despierta una interrogante. Conseguirán su objetivo los adinerados del norte? Cuando digo objetivo me refiero al control militar, a nivel de escudos antimisiles, de la mayor parte del planeta.
    La respuesta no parece sencilla si pensamos en lo complicado que puede resultarle el dominio del mencionado control, en áreas tan grandes como Rusia y China, inmersos sus respectivos gobiernos, en la búsqueda de variantes que minimicen las ambiciones de los EEUU.
    De todas maneras, si rusos y chinos no logran disminuir las consecuencias del dominio antimisiles yanqui, entonces como decía un experimentado prefesor de Relaciones Internacinales,¨con un misil nuclear disparado, con uno solo es suficiente para provocar el caos mundial¨.
    También recuerdo que los rusos han desplegado todo tipo de maniobras diplomáticas, en aras de alcanzar un acuerdo en el tema del escudo antimisiles con los EEUU, pero parece que los únicos que no se dan cuenta del ajedrez norteamericano son algunos en el Kremlin, o quizás sí estén en perfecta claridad acerca de los interes de Washington, pero prefieren agotar todos los recursos verbales, con el ánimo de quedar bien con ellos mismos, y con otros de la comunidad mundial.
    Lo que parece cierto, es que Putin no deja ver su simpatía por los gringos, y su condición de militar y atleta de buenos resultados, lo convierten en un hueso duro de roer para la Casa Blanca, más si pensamos que como exjefe de inteligencia o mejor dicho, actual jefe de la inteligencia en su país, tendrá planes estratégicos que aún no conocemos, pero que sin dudas o con pocas dudas, harían frente a situaciones complicadas para Rusia, de la cual se siente patriota, según sus palabras y sus actuaciones políticas de los últimos años.
    Pero en otro orden de cosas, si alguien dice que los EEUU ya tienen el control, no se me ocurre otra cosa que decir, que desafortunadamente la práctica es una de las vías que confirma la realidad de los hechos, y muchas señales apuntan hacia el intento de la confirmación de la práctica, en la guerra que se aproxima contra Irán. Con semejante escenario, muchos implicados, pocos beneficiados. Quizás a esos pocos, los escudos antimisiles no les sirvan de nada. El tiempo contará la historia y el hombre la escribirá como entienda.

  • Enrique Martínez dijo:

    No se debe olvidar que las grandes transnacionales del Complejo Militar Industrial tambie´n se benefician considerablemente con este programa, pues los fondos del Presupuesto Militar norteamericano para la investigación y desarrollo de los componentes de estos sistemas van a sus arcas, y además, son los que posteriormente construyen los radares, mísiles y demas elementos componentes. Un negocio redondo, pues además, muchos de los resultados de esas investigaciones pueden emplearlos en otros productos, lo que se conoce como la “tecnología de doble uso”. La suma de estos intereses, tanto los de la cúpula gobernante norteamericana por mantener el predominio mundial en el plano militar, así como los de las grandes transnacionales, es lo que hace que estos alucinados planes no sean desestimados.

  • GTR dijo:

    Hace mucho tiempo desde el fin de la segunda guerra mundial que estamos en presencia de UN MUNDO UNIPOLAR LIDERADO POR LA OTAN Y la onu como brazo politico ideologico, que por cierto es un imstrumento creado por EE.UU, INGLATERRA Y FRANCIA para dominar al mundo de manera legal y bajo intereses economicos y militares propios.
    Es en este mundo unipolr en el que tiene mayor desarrollo el capitalismo poruque no existen mecanismos de copntension para rodear al mundo de bases militares y de empresas imperialistas. recordemos que desde el lanzamiento de las bombas de HYROCHIMA Y NAGASAKY en mundo vive en un verdadero dilema por las armar nuclares y aun no se condena efectivamente a los que la utilizaron contra la poblacion japonesa, es decir EL GENOCIDIO Y EL TERRORISMO DE ESTADO se a convertido en una politica sucia de las potencias imperiales y casi siempre la patrocinan las ONG, la ONU y Las instituciones de pantalla que EE.UU ha creado para SUS PROPIOS BENEFICIOS, INTERESES Y SOCIOS.

  • Julio Cesar Leyva Fernández dijo:

    Mientras EU tengan el monopolio del dólar como divisa internacional fundamental de comercio le resultará fácil costear su carrera armamentista, emitiendo papeles con los que inunda al mundo y puede dedicar miles de millones a sistemas antimisiles y demás armas. Ningun país solo puede enfrentársele ya que entre todos costeamos, sin quererlo, su militarismo; domina el Fondo Monetario Internacional, el Banco Monetario Internacional, hasta la ONU está bajo su manto la cual, dicho sea de paso, se debería democratizar para que no sean unos pocos países los que determinen los destinos de la mayoría.
    Solo nos queda crear un mundo multipolar, que ya está acercándose y eso es a lo que le temen los imperialistas y pretenden dar la batalla en el plano militar donde hay que reconocer que son muy fuertes pero la batalla economica la están perdiendo y no solo con Rusia y China y el resto de los BRICS, también se le podría sumar una América Latina y el Caribe unida y con el SUCRE como moneda de intercambio comercial, es otro polo de poder que podría surgir, aceptándonos en nuestras diferencias pero, unidos!.

  • Jorge dijo:

    Urgente:Intento de golpe de estado en EE.UU y asesinato del presidente Obama.
    Acusan a cuatro militares de preparar un golpe de Estado y el asesinato de Obama.
    Los anarquistas formaban parte de un grupo antigubernamental que buscaba socavar el sistema político actual de EE.UU.

    http://www.dequehablamosahora.com.ar/golpe_de_estado/
    http://www.jorgelopezcalderon.com.ar/golpe_de_estado/

  • Mijail dijo:

    En un mundo unipolar son las armas nuclares las que llevan el poder al extremo: Estas armas representan un propaganda sutil, una burda forma de chantaje mediatico, una forma mas del poder expansionista, hegemonia sin barrera y desespero por dominar al planeta.

    La retorica del armamnetismo se traduce para EE.UU y la OTAN en mayor EXPANSIONISMO, mayor numero de BASES MILITARES RODEANDO EL ORBE, mayor CONTROL DEL COMERCIO MUNDIAL y mayor TRAFICO DE ARMAS ILEGALES PARA EE.UU

    Es la doctrina de ROOSVELT, NIXON Y REAGAN por la decada de 1940 a 1970, donde se planteaba la dominacion total del planeta para poder garantizar el desarrollo economico de EE.UU y que las naciones invadidas y ocupadas entreguen todos sus recursos economicos al imperialismo, ahora su consolidacion se basa en el poder militar y para eso tiene esas armas porque saben bien que provecho le pueden sacar.

    Estas armas tendran algun uso en el futuro…..?
    podemos seguir creyendo en la diplomacia….?
    Se puede negociar con igualdad entre todas las partes involucradas…..?
    Por que la crisis economica no afecta al sector industrial militar de EE.UU……..?
    Los inpuestos de los ciudadanos estadounidenses en su mayoria va a gastos militares y de la nas…¿Por que…?

    Si la ONU Y LAS ONG TIENEN VERDADEROS PROPOSITOS DE PAZ Y DE DESARROLLO POR QUE NO DESTRUYEN ESAS ARMAS Y DEJAN DE PROMOVER LA GUERRA.

    CONCLUSIONES:

    La politica internacional en este tema esta muy gastado, la retorica no funciona, la propaganda sucia del tema nuclar EE.UU lo utiliza para su desarrollo economico y para recordarle a las otras potencias quien es el unico poderoso del orbe.
    Ojala algun dia se pueda ver que esas armas se destruyan por completo y que se invierta ese dinero en alimentos, medicinas, juguetes y en universidades para crear un nuevo ser BIOPSICOSOCIAL en este siglo y poder borrar todo tipo de transgresion de la conducta humana y en especial la de LAS SOCIEDADES CAPITALISTAS DESARROLLADAS.

  • krel dijo:

    el deseo de poder, fuerza, dominación, es algo que va escrito en el ADN del ser humano, lo cierto es que si EEUU cae, cualquier otro país va a intentar ser el nuevo dueño del mundo, no hay remedio el mal en si somos nosotros mismos.

  • Fernando Quevedo dijo:

    Krel, si todos somos culpables entonces no hay culpables. Así justificamos la injusticia, la violencia y el dominio. Cuando esto lo dice el que domina tiene sentido, pero dicho de un dominado lo convierte en un ser abyecto.
    ¿Está en el ADN? El ser humano es un ser no acabado cuya naturaleza cambia y viene determinada por las relaciones sociales, es el ser social.
    ¿Acaso Fidel lo lleva en el ADN cuando podía haber vivido acomodado y rico y sin embargo se sacrificó por su causa, por la causa de los pobres?

  • joaco dijo:

    Los tratados de desarme nuclear son una cortina de humo para desarrollar nuevos armamentos, renovar la tecnologia en los existentes y de esta manera mantener al planeta siempre en incertidumbre de lo que pueda pasar.
    EE.UU. es un mago en el manejo de los medios de informacion y publicidad alrededor del mundo, aparte de manejar una doble moral en cuanto al control del desarrollo de armamento (nuclear) por parte de otros paises, tal es el caso de Iran que junto con los miembros de la OTAN estan intentando evitar a toda costa que logre enriquecer uranio para plantas nucleares por la sospecha de que desarrolle armas nucleares con plutonio, mientras que a Israel que nunca ha mostrado mesura frente a los conflictos y ataca a quien se le da la gana y cuando quiere, a este pais si le permite tener armamento nuclear sin percibir que un pais con estos antecedentes de intolerancia hacia sus vecinos, si es capaz de desatar una guerra que puede llegar a tener consecuancias nucleares nefastas para el planeta; Iran no es el unico pais musulman que este construyendo plantas nucleares, de hecho PAKISTAN que tambien es musulman, tiene plantas nucleares y tambien armamento atomico y se debe tener en cuenta que los Pakistanies son mas radicales que los Iranies. Para paises como Rusia y China no es viable dejar de lado el desarrollo de nuevo armamento nuclear, porque esto seria demostrar debilidad frente a occidente que lucha incansablemente por dominar a todo el planeta; en otras palabras “Las armas nucleares, son las armas de la paz, porque cuando un pais ya las tiene, sus vecinos o enemigos evitan los enfrentamientos con el”; si Rusia se hubiera desarmado completamente, en estos momentos estarian invadidos y dominados completamente por occidente que claramente demuestra que ha seguido desarrollando armamento estrategico, si vemos el caso de Korea del norte, ¿porque EE.UU. y la OTAN no se meten abiertamente con el?, sencillo, porque saben que ya tiene armas nucleares y en cualquier momento que se sientan amenazados, no dudaran en utilizarlas. ¿EE.UU. y la OTAN cuando invadieron a IRAK?, cuando comprobaron que en verdad no tenian armas de destruccion masiva.
    Quizas en un futuro la humanidad despierte de este letargo en el que nos tiene sumergidos EE.UU. y la otan con todos sus productos de dominacion como las peliculas, celulares, computadores, tablets, Ipads, etc. y decida quitarles su hegemonia y el planeta se convierta en ese mundo soñado de igualdad en todos los aspectos.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también