Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

¿Arde El Cairo?

| 8

Por Hermann Bellinghausen
caricatura-de-egipto

Abril de 2010. Comienzas en motoneta (los camellos no llegan acá) sobre la extensión infinita de basura orgánica e inorgánica pepenada por gatos y seres humanos. Alcanzas el Land Rover viejito, tocado por la paciente mano seca del desierto, que te llevará entre los canales del río Nilo, una red de venas descompuestas pero persistentes del valle labrantío que contiene al Cairo. Durante la epidemia de fiebre aviar, por aquí fluyeron millones de pollos sacrificados en el altar de la higiene. Un hombre en una barca de madera pesca. Una niña de unos tres años, cerca del bordo, caza insectos.

Atraviesas los campos verdes de alfalfa, trigo y verduras, amenazados ya por Monsanto. Y los barrios al sur de El Cairo, hasta dar de lleno con la ciudad, brusca como toda urbe real. Riberas habitadas durante cinco milenios por la misma gente, que no se ha movido. Como pocas, es una cuna de la humanidad. Ciudad inconclusa bajo el peso de los siglos. Centenares de edificios inmensos, ventanas sin vidrios, muros sin pintura ni yeso, invadidos por el ocre del desierto. De lejos, El Cairo y su gemela Seis de Octubre resultan la parte viviente de un desierto que nunca muere y rodea los costados del río surcado por yates para turistas.

La ciudad de a pie está que hierve. En árabe, vivaz, exasperada entre viejos edificios de ladrillo oscuro y un laberinto de rincones donde perderse, huir, esconderse. La terminal de autobuses parece sitiada de ruinas y la marabunta impaciente de los carros. Gritan conductores y peatones. Parvadas de mujeres cruzan veloces los semáforos que nadie obedece, cubiertas de la cabeza al tobillo en un mundo que les prohíbe todo.

Vas a dar a una estación del Metro, que al poco rato te escupe en la plaza Tahrir y sus masivos edificios, que dentro de pocos meses, quién diría, serán clausurados o arderán, empezando por la sede del partido del dictador vitalicio Hosni Mubarak. Las llamas casi alcanzarán el museo arqueológico, bodega monumental de restos de la antigua civilización egipcia, apilados, polvorientos y en cierto desorden. Un fascinante tiradero milenario. Tal maravilla será saqueada los primeros días de la revuelta por los propios policías del régimen, cobrándose el inminente despido, sin interrumpir su violencia contra la súbita revuelta popular de finales de enero y su peculiar “que se vayan todos”. Allí también los policías son lo verdaderos ladrones, se les tolera todo, son el “orden”.

Ciudad que nadie limpia nunca. Se fermenta bajo la población y su muchedumbre de gatos, casi sagrada, ominosa. No es lugar para perros, como no sean falderos o de la policía. Ciudad a punto de estallar. Cairo la fea. Y sus enigmas: ¿Cómo le hacen para estacionar sus carros? Encimados, adyacentes al máximo, como si los apilara un gigante o una grúa. Pero los cairotas se dan maña, son ingeniosos. Y mayoritariamente musulmanes. A las horas que el muecín llama a plegaria, media ciudad se inclina y pone la frente en el suelo.

En su nerviosismo impaciente, uno los diría sumisos. Perfectamente reprimidos. La policía es omnipresente. Los servicios secretos del régimen trabajan tres turnos. La delación, el castigo y la tortura son lo usual en las estaciones de policía. El ejército emplaza cuarteles y puestos de revisión por todas partes.

Aunque el moribundo dictador con cara de momia es militar, Occidente lo trata como demócrata que fuera, socio, amigo, aliado, querido Hosni. Ahora, Tel Aviv y Washington están en ascuas, París y Londres se hacen tontos, la revuelta árabe se extiende del Mediterráneo al golfo de Aden, y Hosni es incapaz de sonreír ya, ni a las potencias, ni al pueblo mareado de fotos suyas en las calles y recintos.

El empleo de celulares en El Cairo es masivo, perenne. En medio de la sumisión ya estaban hiperconectados y, ahora sabemos, listos para rebelarse. Meses atrás llegaste al Café Riche de la calle Tallaat Harb, donde te atendió el mismo mâitre, nubio, con túnica azul turquesa, que en pocos meses atenderá al corresponsal británico Robert Fisk, mientras envía desde esas mismas mesas su primer despacho de la revuelta. Parece un lugar seguro, concurrido por turistas, intelectuales, periodistas, agregados militares. Cuelgan solemnes retratos de escritores egipcios; el más grande, de Naghib Mafouz, antiguo parroquiano del café. Inesperado lugar, o no, para escuchar Ausencia, con Cesaria Évora. El gran Fisk lo sabe: es un oasis, esa especialidad del desierto egipcio.

Una noche, en la legación de Polonia, escuchaste a una vieja dama de origen europeo, esposa de un viceministro de cultura, y propietaria de una fortuna, rodeada de distinguidas personalidades de las representaciones occidentales: “Veremos cambios más grandes que nosotros. Cambiará por completo el mundo que conocemos, en pocos días”. Bueno, fueron meses, pero llegó el día en que Fox News se preguntó, temblando: “¿Qué pasará si el gobierno de Egipto cae en las manos equivocadas?” Las del sátrapa Mubarak eran las correctas, claro.

(Con información de La Jornada)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Paulo Henrique Mai dijo:

    ¿Hacia donde van los países Árabes?

  • GERMAN ROBLEDO dijo:

    EL CAMINO MAS CORTO PARA UNA SOLUCION AL PROBLEMA PALESTINO, PASA POR LA CAIDA DE EL DICTADOR MUBARAK. EL MUNDO ASI LO ESPERA

    !! EN HORA BUENA PALESTINA, PUEBLO HERMANO !!

  • H.LO dijo:

    HASTA EN LA ARENA DEL DESIERTO FLORECEN LAS ESPERANZAS. (y pensamiento revolucionario)
    Con un granito de arena y otro y otro mas se forma un roca, con muchos granitos de arena se contruyen ladrillos. bloques y ormigones de concreto. Se hacen fuertes murallas e edificios rascacielo. Asi se agruparon los Egipcios. uno, dos miles y millones mañana en las calles. En la MARCHA DE MILLONES a la cual se esta llamando al pueblo de Egipto para exigir la salida del SAPATRA de Hosni Mubarak. Un dictador que apoyado por el imperio y los asquerosos e inescrupuloso gobiernos de derecha y “seudo izquierdista” de Europa. (especialmente Inglaterra, Francia, Italia, España, Alemania y otros)
    Y LLEGO LA HORA DE HACER ALGO. no se puede esperar mas, cada pueblo cada hombre y mujer debe manifastarse y salir a la calle mañana para luchar junto al pueblo egipcio por democracia y libertad, por un mundo mas justo para todos. Asi lo espero del pueblo de Mexico, del pueblo de Haiti, Honduras, etc. Llego la hora de rebelarse de manifestarse abiertamente. No podran matarnos a todos, hay un mundo por conquistar y dejar a nuestros hijos y futuras generaciones libres de estos desgenerados abarientos y sapatras que gobiernan por la fuerza para satisfacer a una minoria multimillonaria del 1% de la poblacion mundial. ARRIBA QUE VENCEREMOS

  • c v dijo:

    ESPERO QUE EL NUEVO PRESIDENTE DE EGIPTO SEA IGUAL AL PRESIDENTE DE IRAN. DE LO CONTRARIO SUCEDERA LO MISMO DE LO QUE ACABA DE PASAR EN TUNES, UN PRESIDENTE IMPUESTO POR LOS YANKYS

  • josé juan requena dijo:

    Al Pueblo de Egipto
    Por José Juan Requena

    Tiempo de libertades
    Ha tronado
    El grito de un pueblo
    Ya cansado
    Del martirio de las hordas
    Dominantes
    El Egipto de Gamal
    Hoy se levanta
    Grita enardecido
    ¡Libertad!
    ¡Revolución!
    Camina por las calles
    Grita en sus plazas
    ¡Libertad!
    ¡Revolución!
    Abajo la tiranía
    El pueblo egipcio ha despertado
    Nasser ha vuelto a la vida.

  • Agustín Navarro dijo:

    Al gobierno Américano ya no le interesa el presidente de Egipto,alguién dijo ayer que si es otro dictador no importa siempre que sea aliado a los EU imaginense ustedes, lo que no quieren alguién que se parezca a IRAN,eso es todo.

  • illich dijo:

    La revolución irani no la comenzaron los ayatolas, estos se la apropiaron por la pasividad de PC Irani, que contaba con millones de militantes cuando aquello ocurrio.¿ cuantos comunistas quedan vivos ahora en el Iran de los ayatolas?.
    La lucha contra el imperialismo yanki no pasa por regimenes religiosos por muy anti eeuu que sean. Espero que la revolución en egipto no traiga otro regimen religioso y si veamos una revolución arabe que solucione los problemas de la clase trabajadora y la juventud hasta ayer duramente reprimida por los lacayos del imperio.
    Solo el socialismo conjuga la lucha antiimperialista y los derechos de los trabajadores, no lo olvideis camaradas, vosotros más que nadie deberiais de saberlo. Por un Egipto socialista en una federación arabe socialista. Por un IRAN SOCIALISTA

  • Sterling dijo:

    Ojala que a todas las dictaduras les pase lo mismo.Mubarak estuvo 30 años,se pueden imaginar otras que llevan mas de 50.HORRIBLE!!!Hace falta que el ejemplo de Egipto sea tomado por todos aquellos pueblos que sufren lo mismo.Gracias.
    Sterling

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también