Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Giovanni: un rostro de la lucha estudiantil en la UPR

| 1

Giovanni, Puerto Rico

Giovanni.

Por Perla Franco
Claridad

Dos procesos huelgarios fue el saldo que dejó el año 2010 en la Universidad de Puerto Rico (UPR). El primero de ellos con un cierre total en casi todos los recintos, siendo el de Río Piedras el que más tiempo se mantuviera en huelga,-56 días, del 21 de abril al 16 de julio-,con cientos de estudiantes acampando en su interior durante ese tiempo. El segundo proceso huelgario comenzó en diciembre y aún no ha concluido.

En esta ocasión la administración universitaria alegando adherirse al concepto de “universidad abierta” arrancó los portones de entrada y ha sido la Policía de Puerto Rico, la Fuerza de Choque y comandos “Swat” con su equipo de armas largas de todo tipo, los que apostados en las entradas han tomado el control del recinto de Río Piedras prácticamente paralizado en sus funciones antes del cierre navideño. La razón de ambas huelgas tienen que ver esencialmente con el “acceso” a la Universidad, concepto que choca de frente con las intenciones del actual gobierno que pretende equiparar las funciones de una universidad pública al de las universidades privadas, incluyendo costos, oferta académica y visión administrativa.
Uno de los rostros de estas huelgas ha sido Giovanni Roberto Caes, quien recién recibió la notificación de una suspensión sumaria de la UPR. Pero, ¿quién es este estudiante? ¿Por qué a sólo un semestre para culminar los estudios post graduados que lo certifiquen como maestro ha optado por unirse a la lucha estudiantil? Su vida es en gran medida un espejo de tantos otros jóvenes que sin una universidad pública, de calidad y al menor costo posible tendrían un futuro incierto. Con nuestros(as) lectores y lectoras compartimos las vivencias de este estudiante que la administración universitaria pretende presentar como uno temerario, provocador que no merece ser estudiante de la UPR. Recientemente la administración universitaria le envió una misiva notificándole de la suspensión sumaria por su alegada conducta violenta en el actual proceso huelgario estudiantil. En la primera vista administrativa los abogados de la jefatura universitaria no pudieron probar tal acusación. Vea su historia y juzgue usted mismo(a).

Giovanni: ejemplo de superación y solidaridad

Giovanni es un joven de vientiocho años que habla en tono bajo y proyecta mucha tranquilidad. Se graduó en el año 2000 de la escuela superior José Gautier Benítez en Caguas. Hizo un Bachillerato en Estudios Hispánicos en la UPR que completó en el 2005 con un promedio de 3.97, lo que le permitió recibir exención de matrícula todos esos años. Actualmente estudia pedagogía a nivel secundario para obtener la certificación que lo lleve a ser maestro de español. Le falta solo una clase para obtener el certificado. Ya completó el requisito de la práctica y la pre práctica. Durante su vida académica ha tenido que trabajar para cubrir los costos necesarios que le permitan estudiar como lo son la transportación y la comida, entre otros. Entre los trabajos que ha realizado está haber sido tutor bajo el programa SAE, que orienta a estudiantes de primer año y de primera generación con acceso a educación universitaria. Él mismo recibió esa tutoría antes de entrar a la UPR. También trabajó de mesero en el Restaurante Raíces del Viejo San Juan de donde lo despidieron durante la pasada huelga en la que mantuvo un papel activo en el entonces Comité Negociador Nacional Estudiantil, responsabilidad que asumió como prioridad.
¿Pero cómo llegó este joven a tomar conciencia de que es crucial en este momento luchar porque la UPR siga siendo una universidad pública? Ésa fue la primera pregunta que me hice cuando sentada frente a Giovanni para entrevistarlo quise conocer qué lo hacía tener una conciencia tan clara de por qué la defensa de una educación pública es tan importante en este momento. Luego de esta entrevista comprendí que Giovanni es el espejo de muchos otros jóvenes puertorriqueños que ante un entorno donde la pobreza limita las posibilidades, la lucha se convierte en la única opción. Y no se trata de una lucha personal, sino una en la que estudiantes como Giovanni están concientes de que tienen en sus manos la responsabilidad de garantizar para las futuras generaciones, especialmente las más pobres, el acceso a una educación de calidad, forjadora de personas que puedan aportar a la construcción de un país mejor.

Retrato de una parte de nuestra juventud

Giovanni nació en Fajardo, de donde es oriundo su padre. Como muchas familias puertorriqueñas, la suya se trasladó a Connecticut en donde permanecieron hasta que él cumplió seis años de edad. A su regreso a la Isla vivieron durante años en casa de familiares ya que no tenían suficiente dinero para pagar una vivienda propia. Su único ingreso eran los cupones de alimentos que apenas daban para una compra racionada. Finalmente, pudieron tener un techo tras el paso de un huracán y cuando recibieron dinero de FEMA para construir una humilde vivienda en el barrio Hormigas de Caguas. Su padre, obrero sin un taller fijo de trabajo, se lesionó la espalda, lo que le causó grandes impedimentos, pero el Seguro Social no quiso reconocerle limitación alguna. La mamá de Giovanni, ama de casa hasta entonces y a cargo de la crianza de sus tres hijos, se vio precisada a ingresar a la fuerza laboral. Poco después se divorciaron. Recuerda esos años de su vida como de “extrema pobreza, donde vivíamos mal”.
Estudiante de escuela pública, sintió en su adolescencia, (cerca de los 16 años) inquietud por la literatura a la que tuvo muy poco acceso. Asegura que de haber tenido una biblioteca accesible su formación intelectual hubiera comenzado mucho antes. Apenas un par de libros que encontró en su casa y que se devoró de inmediato fueron sus lecturas entonces. Uno de ellos fue la novela “La Víspera del Hombre”, de René Marquéz, y otro libro sobre Pedro Albizu Campos cuyo nombre no recuerda pero sí su contenido. Nunca supo cómo llegaron esos libros a su casa, pero reconoció que esas lecturas abrieron en él inquietudes que lo llevaron a cuestionarse por qué vivía en esas condiciones .
Tras graduarse de la Escuela José Gautier Benítez en Caguas en el año 2000, Giovanni ingresó a la UPR donde gracias a su promedio académico obtuvo exención de matrícula la cual mantuvo hasta que se graduó en el año 2005. Durante esos años militó en la Organización Socialista Internacional y llegó a participar de la huelga de ese año en la UPR. Su hermano mayor ingresó al ROTC, según Giovanni por no tener en el panorama otra opción en el momento y ante tanta pobreza frente a él. Una vez, su hermano y él se levantaron a las 3:00 a.m; su hermano para participar de las prácticas del ROTC, y Giovanni para piquetear dichas prácticas. Su hermano siguió una carrera militar, lo que admite ha levantado grandes distancias entre ambos.
Al graduarse de Bachillerato, vivió la experiencia del exilio, esta vez en España, de donde era su compañera, la cual conoció en la Universidad. Allá permaneció tres años. Comenzó una Maestría que tuvo que interrumpir ante la necesidad de un trabajo que le permitiera mantenerse en ese país. Como inmigrante indocumentado enfrentó la cruda realidad del discrimen y la explotación laboral. Se desempeñó como mesero en distintos lugares donde trabajó turnos de 12 horas, siete días a la semana. No fue hasta que año y medio mas tarde se casó y obtuvo la residencia legal que le dio la oportunidad de buscar trabajos que le interesaron más. Cuidó ancianos, niños con discapacidades, trabajó en Organizaciones No Gubernamentales que atendían temas latinoamericanos y sobre la realidad de los inmigrantes. En ellas Giovanni trabajó ofreciendo charlas, foros y talleres en diversas escuelas sobre el tema de la inmigración latinoamericana. Ingresó a la organización política, Izquierda Anticapitalista. Durante ese proceso internalizó que su raza negra no la había identificado claramente hasta entonces. A manera de reafirmarse como negro se dejó crecer su pelo hasta tener un afro. Desarrolló con ello la conciencia social de lo que significaba el racismo. Se identificaba entonces como moro.
Luego de esa experiencia Giovanni se divorció y regresó a Puerto Rico en verano de 2008. Trabajó en una escuela en Loíza para desertores escolares. Ofrecía clases de inglés básico y sociología. Se dio cuenta que la realidad de esos estudiantes requería de un alto nivel de sensibilidad y buscó el vínculo común que existía en la realidad de cada uno de ellos. Esa experiencia lo motivó a continuar estudios y hacerse maestro de español. Así ingresó nuevamente a la UPR en el año 2009.
Giovanni reconoce que la lucha por la salida de la Marina de Vieques y la excarcelación de los prisioneros políticos puertorriqueños pusieron en contexto las inquietudes políticas que fue adquiriendo. Igualmente, la necesidad de que exista una educación pública accesible a todos y no sólo a los que la puedan pagar. Por ello ha sido parte de las huelgas universitarias que se han dado durante su preparación universitaria. Ése es el compromiso que ha asumido para con las generaciones futuras. Reconoce que en ello a su vez que ser socialista, como se identifica a sí mismo, es lo que lo ha llevado a comprender que en nuestra vida como pueblo cada problema está vinculado a los demás, por lo que las luchas tienen que integrarse. De ahí que reconozca como válida la solidaridad de diversos sectores con el movimiento estudiantil y del movimiento estudiantil con otras luchas sociales. Y es precisamente ese vínculo lo que los estudiantes en huelga se proponen estrechar con las organizaciones comunitarias, especialmente en sectores pobres que son al fin y al cabo para los cuales es la actual lucha estudiantil. De ese esfuerzo, anunció Giovanni, debe salir una actividad nacional el 11 de enero, día en que culmina el receso navideño en la UPR y continúa la huelga. También vislumbran el desarrollo de un centro de medios estudiantiles que informe los pormenores de la lucha estudiantil. Esos son los planes del actual proceso huelgario para el inicio del 2011.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Guarionex dijo:

    Excelente articulo , GRACIAS CUBA un abrazao desde Puerto Rico

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también