Imprimir
Inicio » Especiales  »

Los premios Nobel y la política planetaria: Mario Vargas Llosa como síntoma

| 15

Manuel Talens y Juan Miguel Company-Ramón
http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=1813">Tlaxcala

En el ámbito de la reflexión freudiana sobre el inconsciente, "somos hablados" por el lenguaje al mismo tiempo que utilizamos, de forma deliberada, las palabras que lo constituyen como tal. La verificación de nuestro aserto se comprueba a diario en la vida cotidiana, esa misma de la que Freud diagnosticó sus patologías.

En un programa de la televisión francesa, a una ex ministra de Nicolas Sarkozy se le traba la lengua -ella misma reconoció después que habla demasiado deprisa-, confunde inflación con felación y dice que esta última era prácticamente nula en sus datos sobre la situación económica del país galo.

El lapsus linguae ha dado la vuelta al mundo y comentaristas de toda laya -desatando (ellos también) sus lenguas- especulan en torno a en qué estaría pensando la ex ministra y qué hubiera dicho el padre del psicoanálisis al respecto, porque es bien cierto que en elacto fallido del lenguaje se expresa la auténtica verdad del sujeto: al hacer emerger lo que éste mantenía encerrado en su interior, sus palabras lo ponen en evidencia.

Mario Vargas Llosa, tras recibir la noticia de la concesión del Premio Nobel de Literatura de 2010, dijo: "Espero que me lo hayan dado más por mi obra literaria que por mis opiniones políticas". No sabemos si se sonrojó tras tamaña afirmación, pero sí estamos convencidos de que, en su fuero interno, debió pensar en el conocido dicho castellano: por la boca muere el pez.

Aparte de revelar una cierta esquizofrenia entre su talante de hombre de letras y la persona cívica que emerge en sus intervenciones periodísticas, las palabras del novelista peruano esconden un reproche amargo contra la Academia Sueca, que tantos años le ha hecho esperar la concesión de un premio del que se sabe ampliamente merecedor para, a fin de cuentas, otorgárselo ahora por razones de política planetaria.

Vaya por delante nuestra afirmación de que el novelista de Arequipa se lo merecía ya en 1969, cuando publicó su monumental Conversación en la Catedral, y que desde entonces no ha hecho sino acumular méritos con su obra posterior. Vargas Llosa, el benjamín aventajado de una generación irrepetible de fabuladores latinoamericanos tocados por la gracia, es un narrador fuera de serie, pero también la punta de lanza del neoliberalismo más reaccionario. No es, desde luego, el primero en quien ética y estética han tomado caminos opuestos: Lope de Vega, excelso poeta, fue un judas al servicio de los poderosos; por su parte, Louis-Ferdinand Céline compaginó el fascismo con esa maravilla titulada Voyage au bout de la nuit (1932).

Pregunta: ¿en qué rincón del inconsciente vargasllosiano radicaría entonces el reproche al que aquí estamos aludiendo como posible explicación de sus palabras? Respuesta: en el del rencor acumulado por los años perdidos a la espera de un tren que siempre pasaba de largo y que ahora se detiene a recogerlo demasiado tarde, cuando buena parte de sus lectores piensan ya que su escritura periodística, al dictado de Washington, ha sido el precio de la gloria.

¿Es la Academia Sueca impermeable a los vaivenes de la política? No, en absoluto, y si en su momento le denegó el premio a Jorge Luis Borges por sus intempestivas alabanzas a la junta militar argentina y se lo dio más tarde al rebelde e iconoclasta Dario Fo, ahora se lo otorga a esa suerte de guerrillero intelectual del Imperio que es Mario Vargas Llosa.

Las piezas del puzzle global encajan a la perfección: la reciente entrada de la extrema derecha en el parlamento sueco -constituida hoy en árbitro político del país escandinavo- es el termómetro que mide la temperatura ideológica actual de Suecia; temperatura que, a su vez, es un reflejo fiel de la del resto de Occidente, gobernado ya en exclusiva por la derecha (no nos engañemos, la socialdemocracia es una derecha light)... salvo en una parte de Latinoamérica. Es en dicho contexto de la partida de ajedrez que dirime la política planetaria donde encajaría elpeón que es Vargas Llosa (el rey, por su parte, observa las jugadas desde el Despacho Oval).

Otro peón, también muy sintomático de cómo anda el mundo, es el chino Liu Xiaobo, quien acaba de recibir el premio Nobel de la Paz. Es curioso cómo estos dos galardones, que premian actividades subjetivas -no científicas- de los seres humanos, han ido a parar a las dos zonas geográficas que más preocupan en Washington hoy en día: por un lado, a Latinoamérica, donde Cuba sigue resistiendo y la Revolución Bolivariana hace estragos entre la derecha vendepatrias de Venezuela, Bolivia y Ecuador; por el otro, a Asia, donde el gendarme universal está enfangado hasta las cejas sin poder salir ni vencer militarmente (Iraq, Afganistán y Pakistán podrían ser su tumba) y donde China amenaza por primera vez en la historia con arrebatarle el cetro imperial.

¿Qué función política se les habría asignado ahora a estos dos hombres en dicha partida de ajedrez? A Vargas Llosa, la de kamikaze cultural de Washington en Latinoamérica. A Liu Xiaobo, la de eficaz utensilio para el desgaste de la corrupta clase dirigente china.  En tal sentido, los premios que hoy reciben Vargas y Xiaobo serían simplemente un síntoma del avance inexorable de la globalización neoliberal liderada por el Imperio actual, a saber, el movimiento táctico de un peón cultural y otro sociológico para que ambos preparen el terreno a las armas verdaderas, las que matan a sangre y fuego.

Pero volvamos a Freud: el hecho de saberse una marioneta política durante varias décadas habría dado lugar a una dolorosa herida oculta -reprimida- en el narcisismo del ya septuagenario Vargas, pues una cosa es haber puesto voluntariamente su arte al servicio de un amo y otra muy distinta aceptar luego de buena gana que éste mueva los hilos a su antojo y le pague tarde y a destiempo, sin haberle permitido nunca escoger la mejor ocasión para su entrada en el selecto club de los mejores.

Los grandes artistas -Vargas lo es- tienen su orgullo y no les gusta que se vislumbre el lado oscuro de su canonización. Si esta hipótesis es cierta, también sería perfectamente lógica la descomunal cobertura que los medios convencionales españoles dedican estos días a la noticia, constituida por variaciones en torno a la nota oficial con la que la Academia Sueca justificó el otorgamiento del premio, según la cual el escritor peruano sería un campeón de la lucha por las libertades democráticas en Latinoamérica y un denunciante implacable de los excesos del Poder, allá donde éste se encuentre...

En los artículos ditirámbicos de El País, por ejemplo, brilla una muy coherente línea de liberalismo neocon, patognomónica de una derecha democrática empecinada -como todas las derechas- en imponer sus ideas encubriéndolas bajo el manto de ese buen sentido (lógico y moral) que ya denunciara Simone de Beauvoir hace más de medio siglo (La pensée de droite, aujourd'hui, 1955). El pensamiento político de la derecha occidental no concibe que alguien pueda opinar de forma distinta a la suya, tal como demostró magistralmente Santiago Alba Rico en Trofeos de Guerra, su visionario texto (¡de 2003!) sobre Mario Vargas Llosa.

El Nobel concedido al autor de La guerra del fin del mundo sería una ayuda suplementaria a la globalización político-ideológica en el momento histórico que nos ha tocado vivir, una época peligrosa para los países cuyos gobiernos piensan y actúan a contracorriente, lejos de veleidades imperiales: Venezuela, Bolivia, Ecuador... sin olvidar a la Cuba revolucionaria. No cabe la menor duda de que el credo político derechista que transmite el escritor peruano en sus artículos de El País aumentará a partir de ahora su predicamento en Latinoamérica, con repercusiones impredecibles.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • felman dijo:

    Mario Vargas Llosa es un referente de la literatura latinoamericana y una de las mentes mas brillantes de nuestro continente, y es indignante que lo clasifiquen como peón de un juego geopolitico,realmente existe una ficción lamentable en este articulo que intenta realzar temas tan caducos utilizando los nombres de dos grandes personajes de nuestro tiempo, debería darles vergüenza por publicar estas noticias.

  • Dardo Ribas dijo:

    NO ME ANIMO A AGREGAR NADA.
    SIMPLEMENTE, MAGISTRAL...

    Es una nota para aprender y, al menos para mí, no para opinar.

    Qué lástima que uno deba irse algún día de este mundo sin poseer la versatilidad, objetividad, conocimiento profundo de las cuestiones de que se habla y capacidad pedagógica para transmitirlas a los semejantes de la manera maravillosamente simple y fundamentada, con que las tratan estos autores.

    Si lo lee Vargas, el lunes ya está pidiendo a su psicólogo una sesión especial.

    Un lujo. Gracias por semejante aporte en este domingo apacible y silencioso de la costa atlántica.

  • Durán dijo:

    !Que buen análisis!

  • Winston Arias dijo:

    Mario Vargas Llosa es un escritos soso, líneal, ambiguo, farragoso y tartufo, además desconoce la ortografía con plena convicción. Hay que ayudarlo en sus libros interpolando y pergeñando con la insidiosa fantasía. No hay duda, es un escritor pésimo así como periodista malo, y puede que sea un buen crítico de cine, en lo cual no puedo juzgar por no tener elementos de juicio en este momento a la mano.
    Mario Vargas Llosa es un buen escritor, pero para los lectores que no exigen.

  • Sara dijo:

    gracias por la claridad política del análisis. En los tiempos que vivimos es reconfortante leer esta nota de tan alto nivel que expresa con tanta claridad lo que uno piensa pero no sabe escribir. La comparto, me la llevo. Habra que seguir luchando, sin embargo el monstruo ha sido alimentado y saldra a atacar con fuerza y la soberbia de la impunidad. No nos confundamos, este no es el Vargas Llosa de La Ciudad de los Perros o la tía Julia y el Escribidor o ... Es el Vargas del establishment. Despues del Premio Nobel de la paz a Barak Obama y a Kissinger, qué podemos esperar de los que votan al ganador.

  • EMIR AMED dijo:

    RECORDO-ME,QUE LÁ PELOS IDOS DE 1979/1983,HAVIA UMA EXCELENTE REVISTA PUBLICADA EM PORTUGAL,MAS QUE CHEGAVA AO BRASIL,EM PLENO PERÍODO DA DITADURA MILITAR-EMPRESARIAL,DENOMINADA "CADERNOS DO TERCEIRO-MUNDO" E QUE SE CONSTITUIA NUMA VERDADEIRA JANELA PARA SE SABER O QUE SE PASSAVA NOS PAÍSES DO CAPITALISMO PERIFÉRICO,EM ETERNO "EM DESENVOLVIMENTO,E ,HOJE DENOMINADOS DE "EMERGENTES".POIS BEM,CERCA DE 1985,ESTES "CADERNOS"PUBLICARAM,JÁ SENDO EDITADOS NO BRASIL,UMA ENTREVISTA COM O SR.VARGAS LlOSA NA QUAL ELE "DESENCAVA"CONTRA A REVOLUÇÃO CUBANA E SEU LÍDER FIDEL CASTRO.SENDO EU "CONSEJAL" (VEREADOR) DO RIO DE JANEIRO,ELABOREI UM ARTIGO-RESPOSTA,O QUAL ENTREGUEI PESSOALMENTE À DIREÇÃO PROGRESSISTA DOS "CADERNOS".ESTE ARTIGO-RESPOSTA,EM DEFESA DE CUBA E SUA REVOLUÇÃO, JAMAIS FOI PUBLICADA,TALVEZ DEVIDO AO SEU TEOR DURO CONTRA O ESCRITOR PERUANO.NÃO PUBLICARAM,NÃO DISSERAM PORQUE,E JAMAIS ME ENTREGARAM DE VOLTA MEUS ORIGINAIS,"ESQUECIDOS"EM ALGUMA GAVETA DOS EDITORES LÁ NA RUA DA GLÓRIA. AGORA,PASSADOS 25 ANOS, O SR.LlOSA,DESMASCARADAMENTE CONTRA-REVOLUCIONÁRIO E ARTICULADO COM FASCISTAS ESPANHÓIS E BAJULADOR DO IMPERIALISMO,RECEBE O NOBEL DE LITERATURA,DESONRANDO NOME INSÍGNES COMO OS DE GABRIELA MISTRAL,NERUDA,SARAMAGO,SARTRE, HEMINGWAY E,TANTOS OUTROS QUE O MERECIAM E JAMAIS O RECEBERAM,COMO JORGE AMADO,CORTÁZAR,JORGE LUIS BORGES,ETC...ENTÃO,FIQUEI REFLETINDO,NAS RAZÕES DA NÃO PUBLICAÇÃO DAQUELE MEU ARTIGO,QUE SERIA À ÉPOCA,UMA CONTUNDENTE RESPOSTA AO "OVO DA SERPENTE" QUE SE DESENVOLVIA.....E LA NAVE VA.....PROF.EMIR AMED-"HÓSPEDE-ILUSTRE DE HAVANA".RIO DE JANEIRO.BRASIL.

  • Grisel dijo:

    Soy peruana y celebramos la nominación de Mario en toda la republica.
    Este articulo lo considero humillante y cargado de envidia e impotencia
    ante un enemigo politico.
    Nuestro Mario es un gran escritor y sus ideas politicas deben ser respetadas como se respetan las izquierdistas de otro grande como lo es
    García Marquez.
    Si todos pensaramos igual que sería de este mundo.
    Debemos reconocer la grandesa de los hombres sin importarnos de que lado del rio está, porque la verdad y la razón absoluta no existe.
    Eres grande Mario y tu pueblo sin importar las idiologias te apoya.

  • Manuel dijo:

    A quien se le ocurre nominar al disidente chino con el nobel de la Paz
    cuando nuestro sabio y ponderado comandante Fidel lleva tiempo luchando por la paz.
    El debió ser el ganador por su sagacidad y comprometimiento con el medio ambiente y evitando una guerra nuclear.
    Pero los suecos no se dieron por enterado y nuestro guerrero revolucionario deberá arreciar su defensa por la paz para que lo elijan el próximo año.
    No se rinda comandante siga escribiendo que para el próximo año haremos campaña para que se lo den a usted.
    Y podrá ser nominado para el premio Nobel de literatura por sus brillantes reflecciones que nos advierten los peligros que se ciernen sobre la humanidad y el invierno nuclear.
    Adelante Fidel,gigante de siete leguas,el cerebro mas lucido del siglo XX y XXI.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    SIEMPRE HAY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD. EL M. VARGAS LLOSA POLÍTICO

    Cuando se publicó la noticia sobre el Premio Nobel a "M. Vargas Llosa" (CubaDebate 07 Octubre) escribí en lo que consideré una primera parte lo siguiente:<>. En el artículo mencionado se recordaba que se alejó de la Revolución cubana cuando decidió entrar a la política en las filas de la derecha.
    También escribí que su hijo Álvaro declaró ese mismo día: <>.
    No es que nunca hubiera leído algo escrito por el "Nobel" contra Cuba; pero diciendo "La hambrienta Cuba que sufre",o algo parecido, nunca, que yo esté enterado. Recordaba que ambos conocemos Perú. Agrego ahora, que ambos, creo yo, conoceos el resto de Sur América y el Caribe. Yo estoy seguro de que yo sí. Escribí un día que para conocer Brasil había que visitar no solo Ipanema, etc. sino "Las Favelas".
    La ciudad de "Caracas", rodeada por un inmenso cordón de edificios altísimos, que según me dijo un colega (1984) cuando le pregunté por esa forma tan peculiar de "acordonar" la ciudad" me contestó que era para evitar que bajasen los "habitantes" de los "ranchos" u otras dos palabras, muy venezolanas que no recuerdo,a la ciudad. Hablo, en general de casi todos los países que conocí, exceptuando Chile, (Donde en los innumerables "Tránsitos", primero nadie salía de los aviones y después el dictador "Pinochet" dijo que aquello era un ofensa y era obligatorio bajar y estar en las salas destinadas a ello.) Paraguay y Bolivia (Con los dictadores, que había, no era como para animarse) y Ecuador, los únicos 4 que nunca he visitado.
    ¿Por qué ese afán contra Cuba siempre?. Decía que me había sentido herido cuando se refirió a Cuba, hace tan solo pocos meses diciendo: "Hambriento pueblo cubano que sufre".
    Y pregunto, además, ¿Por qué Más Canosa le encomendó a Álvaro que escribiera su Biografía, cuando se creía merecedor y hubiera preferido que la escribiera él, Mario?. ¿Le habrá parecido una obra menor? O era porque hubiera podido ser la gota que derramara la copa?
    Parece ser que su "remordimiento" hubiera sido mayor si hubiese sido él quien la escribiera. Quizás era una forma de promocionar a su hijo y no negarse, rotundamente, al pedido del "Kaiser".
    Gran amigo de algunos miembros importantes de la Fundación Hispano-cubana, Partido Popular, etc.

    Debe estar arrepentido de su pasado político y si antes no recibió el Nóbel,habría que darles explicaciones a "Delibes" por no habérselo otorgado en literatura y en el otro Nóbel, el de la Paz, habría que darle explicaciones a "Mandela", que sí lo tiene.

    He escrito varias veces (Desde el pasado año, en éstas páginas) que, por el contrario, hay personas que el "Nobel de la Paz" no merece contarlas entre sus galardonados.

    Para algunas otras, habría que inventar otro.

  • Héctor dijo:

    Algunos ponentes hablan de "respeto" pero qué ¿debemos respetar? Si es usted un fascista ¿yo debo respetar su filosofía?. Sobre esa base habría que respetar a Hitler. Las cosas hay que verlas como son, no como queremos que sean, y la política es una constante en nuestras vidas. Mario Vargas Llosa es un fenomenal escritor, y sí merece el Nobel por su obra, como también merece el Nobel de lamebotas del imperio. La amiga peruana, omnubilada por su nacionalismo chovinista, se ofende con el artículo, yo lo aplaudo. De todas formas no necesito a Mario, teniendo a Guillén y Alejo. Y comparar al Gabo con Mario resulta el mayor despropósito que he visto en mi vida.

  • Héctor dijo:

    Amigo F.Juan Águila: Claro que hay que inventar un premio para Mario. El de tracatán del imperio, o quizas ofrecerle el cargo de subsecretario para asuntos latinoamericanos, y el salario se lo paga la Fundación Nacional Cubano Americana. Fíjese en esto: Cubano Americana. En este momento pienso en MARTÍ, y pienso también en el merine borracho trepado en su estatua, y en la "disculpa" del embajador yanqui que no se acordaba de quién era la estatua. Pobre Mario tan divorciado de su vida y su obra

  • Víctor dijo:

    Estimada Grisel, no se sienta ofendida por este artículo, nadie desconoce los merecimiento del Sr. Mario Vargas Llosa como Nobel de Literatura, solo se explica el contexto geopolítico en que se otorga, sin lugar a dudas que este reconocimiento debió plasmarse hace décadas, pero el propio galardonado sabe que era necesaria una mayoría de derecha en Suecia y una moderna lucha reaccionaria de EEUU en latinoamerica, para que fuera reconocido uno de sus principales intelectuales contemporáneos... que nuestro hermano Perú siga celebrando un merecido Nobel, que por razones políticas fué entregado con 30 años de retraso, yo soy chileno de izquierda, pero no me dejo engañar... Pablo Neruda recibió el Nobel el año 1971, bajo un contexto político "oportuno" en Chile y en el mundo, sin lugar a dudas lo merecía, pero al igual que Vargas Llosa, debió recibirlo con 20 o 30 años de antelación.

  • Tess dijo:

    No creo que a Vargas Llosa lo traicionó el subconsciente y que sea un ejemplo del análisis del subconsciente que brillantemente nos aportó a la humanidad ese genio de las neurociencias; Sigmund Freud.
    El sabe perfectamente cómo se encuentra el arcoíris del Nobel; si por un lado el premio de medicina este año es incuestionable en su mérito, en la otra cara nos encontramos con el Novel de Obama y el del chino Liu Xiaobo que es incuestionable su no merecimiento.
    Si Vargas Llosas lleva años esperando por el premio, por sus justificadas cualidades literarias y nada, al virarse al panorama actual de los Nobel, comprendió conscientemente que sus criterios político en estos momentos cuentan más para los miembros de la Academia; lamentablemente.

  • F. JUAN AGUILA dijo:

    Amigo Héctor, está en lo cierto; muy bueno.

    Sin embargo, me refería al caso de Fidel, lo cual había expresado aquí con anterioridad, cuando comenté, y ahora lo he dicho también, que los premios no se merecían a determinadas personas, haciendo referencia a él también.

    Lo de perdirle disculpas a Mandela por habérselo otorgado, mientras que ahora lo obtienen "disidentes", por ejemplo, aunque no ha sido el primero en la historia de esa categoría, precisamente (Pasternak)

    En literatura nombré a Delibes como podía haber nombrado a nuestro "Alejo Carpentier", lo cual no hice para que no me acusaran de "chovinistas"; pero de manera que el "Galardonado" Vargas Llosa, habló en Princeton, EE.UU. el después de recibir el Premio sobre "Carpentier"; pues ahora me atrevo a decdir que debió haberlo recibido, ya que fue "Premio Cervantes" con muchísima anterioridad que él.

  • Mauricio dijo:

    Amigos, es injusto lo que dicen de Mario Vargas Llosa. Honoré de Balzac es uno de los pilares de la narrativa universal y sostenía posiciones monárquicas, era partidario de una clase social que lo despreciaba y él mismo como persona adoptaba poses aristocráticas que le eran impropias. Sin embargo, alguien puede encontrar mejor reflejo de una sociedad y crítica más mordaz que sus novelas de la Comedia Humana? Así pasa con los grandes escritores. Carlos Marx dijo que a través de Balzac se podía conocer en detalle el mundo borrascoso y contrahecho del primer capitalismo industrial. Se puede decir lo mismo de la obra de Vargas Llosa, pues es un trazado del mapa sociopolítico y de los girones del poder más relevantes en la historia política del siglo XX, preocupaciones de este tipo lo llevaron en Conversación en la Catedral a hacer una cartografía única de una etapa de la historia peruana y universal. Hablo, conste, del valor documental de estas obras, pero por ejemplo, el nivel de experimentación formal en Conversación, sobre todo con su estructura de diálogos telescópicos no tiene parangón en la historia de la literatura hispana, por sólo mencionar un aspecto formal que la hace única y trascendente. Juzgar al arte por el artista nos llevaría así a quemar o censurar las obras de Hamsum, el gran escritor noruego que fue partidario del fascismo alemán pues él pensaba que así se regresaría a la grandeza de los pueblos del norte, o a censurar la poesía del también fascistófilo Ezra Pound, sin cuyo aporte no podríamos hablar de poesía norteamericana en este siglo presente. Los ejemplos son muchos y debemos tener en cuenta que un proceder tal puede llevarnos a posturas de extremos. Nos toca como latinoamericanos, felicitar a la figura que es el señor Mario Vargas Llosa, y no decir sin leer, sin conocer, que su obra es sosa y su periodismo pésimo, porque una opinión así además de ser mediocre y ofensiva, obvia de un plumazo una parte nuestra de la que sentirnos orgullosos los latinoamericanos. El nobel de Vargas Llosa no es un antinobel, ni un premio a la derecha internacional. Es el reconocimiento al gran novelista que es, al gran estudioso de las técnicas narrativas, al intelectual respetable y erudito. Toda ofensa contra Mario ahora es una ofensa contra el arte y la narrativa en particular. Yo soy un joven aspirante a escritor, escritor en ciernes se puede decir, he ganado algunos premiecitos y casi recién cursé el Taller de Técnicas Onelio Jorge Cardoso que lidera el escritor, periodista y excelente profesor de literatura que es Eduardo Heras León (gracias a él sé que decir que Mario Vargas Llosa es un mal escritor es una tontería), he leído todas las obras que he podido del peruano en formato digital, en mi pc, agotándome la vista, pero disfrutando de una narrativa que quizás, injustamente, será indefinidamente postergada en los estanquillos de nuestra Feria Internacional del libro de La Habana. Lástima que aún hayan Torquemadas por allí diciendo qué se puede leer o no. Fidel mismo dijo, lee, no creas. Posturas como la del periodista que firma el artículo al pie del cual dejo mi visión del asunto, dan verguenza ajena, pero dañan sobre todo al arte, a ese arte que según Oscar Wilde (otro grande censurado) es inmoral o dejaría de serlo. Gracias.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también