Imprimir
Inicio » Especiales  »

Raúl en Managua: En Honduras solo hay un Presidente, Zelaya

| 2

raulEl mandatario cubano, Raúl Castro, aseguró hoy que en Honduras solo hay y debe haber un solo presidente, quien debe regresar inmediatamente al desempeño de sus responsabilidades.

Raúl Castro insistió en que no debe haber negociación ninguna con los golpistas ni condicionamiento al gobierno legítimo de Manuel Zelaya.    Ante los dignatarios asistentes a la reunión del Grupo de Río en la capital nicaraguense, el presidente cubano enfatizó que el golpe no puede quedar impune y sus autores deberán responder por los crímenes cometidos contra el pueblo.

Al pueblo hondureño, a los campesinos, obreros, maestros, a todos los hijos de la Patria de Moracén el mensaje y el compromiso de acompañarlos en esta batalla por la justicia y la dignidad, aseveró.

Raúl Castro reclamó al gobierno de los Estados Unidos que debe actuar en consecuencia con sus pronunciamientos de rechazo al golpe militar en Honduras.

Al referirse a las autoridades norteamericanas el dignatario de la Isla enfatizó creer en la sinceridad que puede demostrar el presidente Barack Obama y su canciller, pero deben demostrarlo con hechos y no con palabras.

Es el momento de actuar consecuentemente y no perder tiempo y desenmascarar a aquellos que condenan pero después aplauden por debajo de la mesa como ha sucedido tantas veces en nuestra historia común, manifestó el presidente cubano.

(Con información de la Agencia Prensa Latina)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Ruiz Sánchez dijo:

    El golpe de estado en Honduras es una señal de que las oligarquías nunca se resignarán a perder.

    Muchas cosas llaman la atención. En el Líbano ganó las elecciones una coalición pro-occidental; en Irán el resultado de las elecciones llevó a grandes enfrentamientos populares; en Venezuela fueron dos golpes, el de estado y el petrolero; en Bolivia se ha hecho hasta lo imposible para fragmentar al país, y como colofón a una serie de eventos tal vez no tan casualmente sucedidos en relativamente poco tiempo, un golpe de estado en Honduras.

    Entre las últimas noticias que leí, está la declaración del presidente Manuel Zelaya de que regresaría el próximo jueves a Honduras. Me preocupa grandemente el nivel de desinformación a que pueda estar sometido el pueblo hondureño. Parafraseando a Lincoln, de que no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo pero sí una parte del tiempo, no sé en que grado de concientización en las multitudes hondureñas pueda estar la real situación que se vive debido a la manipulación mediática de los golpistas.

    En el caso de Venezuela, el propio pueblo trajo a su presidente, aun cuando países como EEUU y España reconocieron al golpista como legítimo. En el caso de Honduras, aún cuando la reacción internacional ha sido unánime en el sentido del rechazo al golpe de estado, sin el apoyo mayoritario del pueblo en las calles para recibir a su presidente, (el pueblo, repito, puede estar desinformado o desorganizado por la manipulación mediática de los golpistas), Zelaya sería detenido y tal vez hasta asesinado si regresa.

    No dudo en momento ninguno del valor personal y de la fuerza moral del presidente Zelaya, pero cada cosa tiene su tiempo.

    Los golpistas están perdidos legal y moralmente y tienen el rechazo absoluto de la comunidad internacional, pero tienen de su lado al alto mando del ejército.

    Es cierto que los soldados son formados para cumplir las órdenes de sus superiores, pero llegar al punto de violar la inmunidad diplomática, secuestrar a través del uso de la violencia física y psicológica, y expulsar del país a un presidente elegido democráticamente y a su canciller, significa que el alto mando militar y golpista se rigen por conceptos de total desprecio a la vida de los seres humanos, a las leyes y a las convenciones internacionales.

    Los golpistas son criminales pero no tontos, y sabían la repercusión que sus actos traerían, y aún así, hicieron lo que hicieron.

    Ellos saben que difícilmente algún país les de asilo, por lo que tendrán que responder por sus crímenes ante las leyes hondureñas en el caso de que Zelaya vuelva a asumir la presidencia, y en esa disyuntiva, no creo prudente que el presidente Zelaya regrese el próximo jueves a Honduras aunque vaya acompañado de Insulza.

    De cualquier forma, habría que esperar para ver la vía que tomarán los acontecimientos en las próximas horas y sobre todo la reacción del hermano pueblo de Honduras.

    Luis Ruiz Sánchez Icapuí, Ceará, Brasil, 30 de junio de 2009

  • Leivys Enrique Garcia Garcia dijo:

    HU!! HA!! ZELAYA NO SE VA!!

    Es importante que todos nos unamos para reclamar el regreso del presidente Zelaya a su país como presidente de Honduras que es, este golpe de Estado es una violación a los derechos constitucionales que tiene Zelaya como Presidente de Honduras, y el secuestro del mismo es una prueba más de la anticonstitucionalidad del mismo. Este no es un delito político, porque el pueblo hondureño reclama a su legítimo presidente, es un delito que solo busca el retroceso de este pueblo, como cubano hoy defiendo mi derecho a la opinión y reafirmo mi posición de reclamo ante el secuestro y el golpe de estado dado en Honduras al presidente Zelaya. Gracias, por dejarnos también participar de este reclamo que hace toda Latinoamérica ante este Golpe de estado. Creo que es muy importante, que participemos de la vida política de nuestro continente y debatamos cuestiones tan importantes como el acontecer político de nuestros hermanos.

    ¡Hasta la Victoria Siempre!

    CUBA 30 de junio del 2009

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también