Imprimir
Inicio » Especiales  »

Admite EE.UU. por primera vez que Posada Carriles entró ilegamente a Miami en El Santrina

| +

Con información de El Nuevo Herald
Santiago Alvarez Fernández Magriña
El terrorista Luis Posada Carriles entró ilegalmente a Estados Unidos a finales de marzo del 2005 a bordo de la embarcación El Santrina, propiedad de Santiago Álvarez Fernández Magriñá, revelan documentos presentados por la fiscalía ante un tribunal federal en la Florida.

“Al afirmar que Posada Carriles ingresó a los Estados Unidos en el Santrina con Santiago Alvarez Fernández Magriñá, la propia fiscalía norteamericana pone en jaque la credibilidad de Posada, de Alvarez, de sus cómplices y hasta la de la propia Casa Blanca”, afirmó a Cubadebate el abogado José Pertierra, representante legal del Gobierno de Venezuela para la extradición del terrorista de origen cubano y nacionalizado venezolano.

Al ingresar ilegalmente a Estados Unidos, Posada y sus cómplices mintieron para proteger a la tripulación de El Santrina.  “Ayudar a un terrorista a ingresar ilegalmente a los Estados Unidos es un felonía muy seria, que es castigada por varios años de cárcel.  Mentir para encubrir una felonía es también una felonía federal”, añadió el experto legal. 
 
Luis Posada Carriles ingresó en marzo del 2005 a los Estados Unidos y aunque era de dominio público, el Departamento de Seguridad de la Patria no lo arrestó hasta el 17 de mayo del año pasado. Mientras, Washington siempre negó conocer su paradero.  “Ahora nos enteramos que una de las personas que ayudó a Posada a ingresar ilegalmente al país trabajaba para el FBI.  Es evidente que la Casa Blanca siempre ha sabido cómo Posada entró al país, con quién entró y dónde vivía”, aseguró Pertierra, quién añadió: “esto es una mancha para todos”. 

Gilberto Abascal, testigo clave de la fiscalía en el caso de Santiago Álvarez Fernández Magriñá y Osvaldo Mitat, informó a las autoridades de su participación en el operativo ilegal para traer oculto a Posada desde Isla Mujeres, México, a Miami en el barco camaronero Santrina.

Un documento firmado por el fiscal general Alexander Acosta y el fiscal asistente Randy Hummel, señala que Abascal, informante del FBI, reportó el hecho. La revelación acerca de Posada aparece en la carta del 27 de febrero, enviada por la fiscalía en respuesta a una petición del abogado Arturo Hernández, que representa a Fernández Magriñá.

”El [Abascal] también viajó con Santiago Álvarez Fernández Magriñá en su embarcación [Santrina] a México durante la exitosa aventura de contrabando humano que resultó en la entrada ilegal de Luis Posada en Estados Unidos”, señala el texto de la carta.

El Nuevo Herald admitió este sábado que “es la primera vez que un documento gubernamental corrobora que un informante del FBI estuvo en contacto con Posada durante su traslado a territorio estadounidense. El gobierno cubano sostuvo desde abril esta versión, sustentada en un reportaje del periódico mexicano Por Esto!, pero Posada siempre aseguró que llegó a EEUU tras cruzar en automóvil la frontera por Texas y viajar luego en ómnibus a Miami”.

Abascal, de 40 años, quien se encuentra en el programa de protección de testigos, confirmó anoche su declaración durante una breve conversación telefónica con El Nuevo Herald.

”Es cierto, todo lo que he dicho está ya en documentos públicos”, dijo Abascal, que declinó ofrecer detalles sobre su desempeño como informante.

Eduardo Soto, abogado de Posada, manifestó que cree en la versión de su cliente, pero señaló que “a estas alturas es irrelevante la forma en que entró”.

Según José Pertierra, “para el caso de inmigración, está claro que ingresó ilegal, no importa si es por tierra o por mar. PERO mentir afecta su credibilidad para TODO, incluyendo lo que dijo sobre su posible tortura en Venezuela y por lo cual recibió el beneficio del Convenio contra la Tortura. Posada mintió, Alvarez mintió y Washington, a través de un informante del FBI, sabía perfectamente cómo había entrado el terrorista a territorio norteamericano.”

Si lo sabía el FBI -argumentó Pertierra-, lo sabía el Departamento de Seguridad. “¿Por qué no lo arrestaron en marzo? ¿Por qué no presentan cargos contra Alvarez y Mitat por haber ayudado a un terrorista a entrar ilegalmente al país?”

Abascal, Alvarez y Mitat figuraron entre los tripulantes del Santrina, junto al patrón José Pujol y Rubén López Castro. La embarcación viajó a Isla Mujeres y encalló en una zona de arrecifes, el 14 marzo del 2005, y luego del contacto con las autoridades mexicanas fue autorizada a zarpar rumbo a Miami, adonde arribó cuatro días después.

El juez Cohn autorizó la presencia de Posada como testigo en el caso contra Santiago Álvarez Fernández Magriñá y Mitat, pero Soto dijo que su cliente no testificará en el juicio.

Posada se encuentra detenido en una prisión de El Paso, Texas, desde el pasado 17 de mayo. Su principal benefactor, Santiago Álvarez Fernández Magriñá, y Mitat, ambos de 64 años, fueron arrestados a finales de noviembre tras las pistas ofrecidas por Abascal para la ocupación de una nevera con armas.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también